Menu

Mauri Sanchis. Desde la inspiración hasta la distribución internacional de un trabajo discográfico.

mauri sanchis ISP MusicaAprovechando el lanzamiento de GOOD VIBES de Mauri Sanchis, editado por BHM, hacemos un análisis, en primera persona, de todo el proceso necesario para el lanzamiento de un proyecto: desde su creación hasta su puesta en el mercado Imaginando esta tertulia en un corro de amigos, sentados, expectantes y ya puestos con una copita entre manos, nos gustaría que nos contaras cómo ha sido todo y saber de qué forma se ha desarrollado la evolución: desde una idea, hasta el fichaje con BHM.

Mauri Sanchis, el preludio
Pues veréis, lo primero que se me ocurre es hablaros de una fecha, 14 de Agosto de 2006. Ese fue uno de esos días en que todo cobra sentido. Las horas en la dura carretera, las docenas de temas guardados en un cajón, los frustrantes días en que no se te ocurre nada creativo, las estresantes tardes esperando a que tal o cual A&R se decida a coger un teléfono para decirte si le gusta o no tu trabajo… Resumiendo, todos los minutos, horas, días, semanas y años pensando obsesivamente en un proyecto parecieron encontrar justificación.

Y es que aquel 14 de Agosto un uniformado mensajero me entregó un paquete bien grande enviado desde Meremberg, Alemania. En la etiqueta ponía BHM (sello discográfico de Maceo Parker, Randy Brecker, Bill Evans, Dennis Chambers, Hiram Bullock, etc.) y en el interior se encontraba, bien empaquetado y encelofanado, el fruto de mi trabajo y el de todo el equipo que ha colaborado conmigo durante los últimos años, Good Vibes!!!

Recuerdo que en ese momento pensé que todos los problemas, el trabajo y el sufrimiento de la producción quedaban en anécdota y en vagos recuerdos que se desvanecían para dar paso a la ilusión de un nuevo lanzamiento. Pero, fijaos, uno de los recuerdos que tuve (y tengo) más claros nos traslada a Valencia durante la mezcla de mi primer disco, Less is More. Me encuentro dentro de un Opel Astra rojo propiedad del asistente de la mezcla y le estoy mostrando una maqueta de lo que quiero que sea mi siguiente trabajo y cómo me gustaría que enfocáramos juntos la producción. El asistente era Manuel Tomás, hoy gran amigo y, además, co-productor, programador e ingeniero de Good Vibes!!!
Han pasado 4 años desde aquel día…

Para muchos os parecerá una barbaridad que pueda pasar tanto tiempo desde que compones un tema hasta que lo ves editado. Pero, por desgracia, la gente de la calle (incluso muchos músicos) no conoce de este mundillo más allá del disco acabado o, aún peor, de la descarga del tema en mp3. Y es que, aunque con sus innumerables defectos y detractores, y con un exclusivo enfoque hacia la música estrictamente comercial con grandes presupuestos, el único programa de televisión que se ha adentrado algo en el mundo de la producción ha sido Operación Triunfo. Al César lo que es del César.

Ojalá algún día una productora de tv decida crear un reality show sobre cómo se hace un disco de bajo presupuesto y con un objetivo de venta modesto. El público conocería mejor todos los procesos y respetaría mucho más tanto a los músicos como a los productores, ingenieros, etc. la verdad es que un poquito de respeto no nos vendría mal, ¿no os parece?

Equipo ISP. Háblanos de los procesos ¿qué es lo importante? ¿Cuál es el concepto del desarrollo de Good Vibes?
En mi opinión, el proceso más importante dentro de cualquier proyecto (sea musical o no) es el de pre-producción. Pero antes de entrar en detalles, creo necesario exponer la situación de este proyecto en particular, tanto en cuanto al artista (yo mismo en este caso), como al estilo y al presupuesto, dado que son circunstancias que dirigirán el curso de una producción hacia una u otra dirección. Os explico:

Con Good Vibes!!! estamos hablando de un proyecto instrumental con un concepto que bebe del funk, el soul, el jazz, el blues, el r&b, etc., estilos considerados hoy “poco comerciales” en este país.

En cuanto a mi figura como artista, soy lo que los sellos discográficos llaman un “artista en desarrollo” lo que significa realmente “artista desconocido”. Como imaginaréis, la unión de “estilo poco comercial y “artista desconocido” dan como resultado “presupuesto cero” por parte de los sellos.  Aunque en honor a la verdad, hay que reconocer que hoy en día muy difícilmente conoceréis a nadie que firme un contrato a la escucha de una maqueta, sea cual sea el estilo musical o el tipo de artista. Es lo que hay…

Ante tal situación, la gran mayoría de proyectos son autoproducidos (pagados por los artistas, vamos) y se presentan ya masterizados a las compañías discográficas por si les puede interesar fabricarlos y distribuirlos a cambio de un pago de royalties sobre las ventas, ya que hoy en día casi ningún sello compra el master. Conclusión, el artista recuperará su inversión únicamente si vende discos y habrá de vender muchísimos para, además, ganar algo de dinero.

¿Sorprendidos? Pues os diré que incluso algo así puede considerarse un éxito hoy en día, ya que una absoluta mayoría de las producciones que se realizan actualmente acaban siendo autoeditadas (el artista paga incluso la fabricación de los cd’s), a través de sellos pertenecientes al estudio donde se graba el disco, sin lograr canal de distribución ninguno. Conclusión, muchos artistas y grupos de todo el mundo ponen sus ilusiones y su dinero en la grabación de un disco y en su posterior fabricación únicamente para poder regalar a los colegas o vender en los conciertos con la única ilusión de poder recuperar lo suficiente como para poder invertirlo en un nuevo proyecto.

Como decía, es lo que hay…y Good Vibes!!! no ha sido un proyecto ajeno a esta situación.

Equipo ISP. Pre-Producción. Uno de los apartados que comentas como más significativos en el desarrollo del trabajo ¿puedes dar forma a este concepto?
Veréis, el motivo por el que afirmo que el proceso de pre-producción es el más importante dentro de cualquier proyecto es porque, ante un panorama tan arriesgado como este, las decisiones que hay tomar en cada momento son cruciales y se han de meditar una y mil veces antes de llevarlas a cabo, para no arrepentirse cuando no hay presupuesto ni tiempo para arreglarlo. Según lo veo yo, éste es el periodo donde plantearse QUÉ, CÓMO, QUIÉN, DÓNDE, CUÁNDO y…lo más temido, CUÁNTO.

Equipo ISP. Nos pones fáciles las siguientes seis preguntas, vamos con la primera ¿Qué plantearse?
En mi opinión, aunque es extremadamente importante escoger temas diferentes entre sí para evitar la monotonía, también es indispensable lograr una uniformidad entre ellos, tanto en el sonido como en el aspecto de producción, para que ningún tema se quede fuera de contexto. Para esto, aunque siempre hay que dejar una puerta abierta a alguna nueva creación surgida durante el proceso, el listado de temas (tracking) es uno de los primeros objetivos a cerrar. Lo ideal es poder contar con más del doble de temas de los que se planea editar, para así poder realizar diferentes combinaciones sobre un contexto global y escoger en base a él. Muy a menudo un compositor consigue hacer dos buenos temas demasiado similares para incluirlos en un mismo disco y vale la pena guardar uno de ellos para un proyecto posterior. Otras veces podemos crear algún tema tan original que al verlo en conjunto con los demás puede desentonar, y merece la pena dejarlo fuera antes de dañar el conjunto con algo demasiado diferente.

A mí me parece que poder realizar dichas combinaciones nos ayudará a obtener un conjunto ameno y uniforme, nuestro objetivo inicial.
Por ejemplo, en el caso de Good Vibes!!! me he encontrado con ambas situaciones en varios temas. He tenido que descartar algunos de ellos porque he considerado que no aportaban mucho al conjunto, por similares a otros que sí he escogido. En cambio otros están en un cajón por no verlos en contexto, a pesar de gustarme mucho. Lo bueno de los cajones es que los puedes cerrar ahora y abrirlos después, algunos de esos temas ya forman parte del tracking que estoy preparando para mi nuevo disco. (Sonrisa…) Las cosas son así, antes de acabar algo ya estás pensando en lo próximo.

Equipo ISP ¿Cómo mostrarlo al público?
Para mí, si el proceso de pre-producción es el más importante dentro del proyecto, el proceso de decidir CÓMO mostrarlo es el más importante dentro de la pre-producción. Sabéis que hoy en día se dice mucho eso de “menuda producción tiene este disco” o “vaya concepto de producción”. En ese momento nos estamos refiriendo a la estética, la forma en que el productor ha querido mostrar el tracking al mundo entero, el cómo. Tener claro esto es un factor determinante, ya que de ello depende el tipo de estudio, músicos y técnicos que se requiera. Vamos, que si las ideas no están claras, puedes acabar grabando al músico erróneo en un estudio con condiciones acústicas diferentes a las que necesitas y con un ingeniero con un oído experto en un estilo que no se parece en nada a lo que querías en un principio.

Ya sabéis que soy un amante de la unión entre vintage y moderno. Por eso toco un Hammond de los 60, pero uso programaciones cuando las necesito.

Por suerte, gracias a la revolución del home studio, un compositor/productor puede hoy en día preparar prácticamente todo el proceso de pre-producción con un ordenador desde casa y obtener una maqueta que sirva de referencia clara del resultado final sin gastar un euro ni en músicos ni en estudio.

Por ejemplo, mis herramientas de trabajo para componer son las básicas, un secuenciador, un teclado maestro, unos monitores, cd’s con loops para las bases y diversos plug-ins de sonidos para escribir las líneas de órgano, bajo, guitarra, etc.
Con todo ese material, suelo componer la base rítmica, armónica y melódica de los temas y le paso una maqueta al programador, Manuel Tomás, para que ponga todos sus sentidos en conseguir programaciones de batería que nos acerquen al resultado final y nos ayuden en el proceso de elección posterior, tanto de músicos como de estudio.

En nuestro caso, llevamos la pre-producción de los temas al límite para poder tener una visión más clara de lo que buscábamos. Esto es, escribir todas las partes, arreglos y fills tanto de órgano como de pianos, guitarras, bajos, metales y batería hasta el mínimo detalle, a pesar de que sólo servirían de referencia en el momento de la producción.

Todo eso conlleva un gran y muy minucioso trabajo. Sin embargo, lo más duro fue dar con el concepto de producción que yo tenía en mi mente, el maldito cómo. Mi primer disco, Less is More, tuvo una estupenda acogida por parte de prensa y público con un estilo Smooth Jazz o Smooth Blues. Lo más fácil para mí hubiera sido continuar por esa vía. Sin embargo, me apetecía desarrollar un concepto más directo, más funky, más negro y, por encima de todo, más USA, sin renunciar a mi estilo. Así que dedicamos mucho tiempo en hacer diferentes versiones de algunos temas hasta encontrar con el sonido deseado, una versión smooth, una versión más acústica, etc., probar diferentes conceptos, vamos. En mi opinión, se trata de una labor indispensable y que se debe llevar a cabo en base a 2 ó 3 temas a lo sumo. No es necesario hacer versiones sobre todo el tracking para saber qué dirección debe tomar una producción.

Ya que Good Vibes!!! contiene tres temas con batería programada y seis con batería real, tomamos como referencia Cookin’, Beauty in the B y Everything. Una vez tuvimos claro el concepto, lo demás fue más fácil.

A partir de ahí, conformamos el tracking con el sonido más profesional que pudimos lograr, montamos una maqueta y nos tomamos un tiempo de reflexión para decidir qué temas escoger y continuar con el resto de procesos.

Equipo ISP. Vamos con la parte chunga ¿Cuánto cuesta todo esto?
Has dado en el clavo. Es decir, aunque antes te he enumerado los procesos y he puesto el “cuánto” en último lugar, lo cierto es que el momento de afrontar ese tema es, justamente, antes de entrar en el estudio, para malgastar lo menos posible. Tan pronto se tiene claro el listado de temas y el enfoque de la producción, llega el momento más desagradable de la producción, el de los presupuestos. Personalmente, hablar de dinero con otros músicos (amigos, en realidad) es una cuestión que me gustaría poder evitar. Sin embargo, la situación de “presupuesto cero” que os he explicado en un principio, obliga al productor a tener que afrontar esta serie de cuestiones obligatoriamente.

La dinámica es clara, establecer un máximo de inversión al que puedes llegar, configurar un planning de disponibilidad de estudio y músicos, para que nadie pierda demasiado y, por último, solicitar un préstamo a un banco si no tienes efectivo, como fue mi caso.

Por suerte, tanto todos los músicos como los estudios y demás profesionales en Good Vibes!!! se mostraron muy sensibles a la situación del proyecto e ilusionados por formar parte de él y no hicieron más que apoyar al máximo a todos los niveles. Sin un grado de implicación tal, Good Vibes!!! no hubiera sido posible, y la mayoría de proyectos de hoy en día tampoco. Está claro que la situación es mala, pero nos queda el consuelo de que somos buena gente y no permitiremos que el arte se termine. ¿No os parece?

Equipo ISP. Nos siguen faltando algunos puntos de desarrollo ¿Quién elegir, dónde llevar a cabo el desarrollo y cuándo hacerlo?
Estos tres conceptos, ligados entre sí, varían en orden dependiendo de factores como presupuesto, disponibilidad de músicos y/o estudios, etc. Por ejemplo, en Good Vibes!!!, Bill Evans grabó su parte un año antes de que lo hiciera yo. El motivo es que Bill tocaba en Vitoria y en San Javier en 2004 y quisimos aprovechar para hacer la grabación en España, por si no volvía al año siguiente. Así que quedamos en grabar en los Estudios Ama de Murcia la mañana del concierto de S. Javier. La grabación se hizo sobre una maqueta que habíamos pre-producido para la ocasión con bases programadas de todos los instrumentos. En el caso de Javier Vargas tenía el calendario muy apretado y, como somos muy amigos, se vino un domingo a mi estudio y lo grabamos en una tarde.

El único músico que ha grabado “a distancia” ha sido Dean Brown, que grabó en su estudio y nos envió los archivos de audio por Internet a tiempo real mientras chateábamos…fue muy divertido.

Para el grueso de la grabación (baterías, órganos y mezcla) escogimos el fantástico estudio de Natxo Liberty en Munguía (Bilbao), Estudios Lamiña.

Equipo ISP. Analicemos el proceso de producción y post-producción. ¿Qué puedes contarnos sobre la mezcla y mastering?
Para mí, el proceso de producción empieza justo en el inicio de la grabación hasta el masterizado, y será más o menos complicado dependiendo de la buena o mala tarea que se haya realizado en el proceso de pre-producción que os he explicado.

Tenéis que tener en cuenta que cuanta más gente entra a participar en un proyecto, más ideas aportan y más puntos de vistas sobre qué cosa se puede o no hacer. El productor debe conseguir que los músicos se sientan a gusto y estén libres para desarrollar sus recursos musicales, pero también es responsabilidad suya que las ideas de todo el mundo se ciñan al concepto de producción y nadie pierda perspectiva en ningún momento. Por ejemplo, hay productores que prefieren dejar que el músico grabe docenas de tomas, para después decidir sobre cuál es la mejor sin tener al músico delante. En mi caso, me gusta llegar al estudio con un proceso de pre-producción muy elaborado y trabajar sobre 2 ó 3 tomas como mucho. Obviamente, me gusta que el músico aporte todas sus ideas y propuestas improvisadas, pero confío mucho en toda la labor de pre-producción que hemos llevado durante muchas horas antes y siempre quiero que quede una toma exacta como la que yo tenía en la cabeza, por si después no sirve alguna de las otras tomas. Realmente, lo ideal para mí es hacer un pre-montaje básico antes de que el músico se vaya y comentarlo con él, por si se le ocurre alguna otra cosa en base a dicho montaje.

Obviamente, después de grabar a todos los músicos, llega el momento de poner en marcha el toque final en cuanto a producción. Escoger entre tomas, poder cambiarlas de sitio, etc. Como os decía antes, si todo el proceso se ha llevado de una manera coherente y organizada, este paso no debe traer demasiados problemas, aunque sí muchísimo tiempo, porque es el momento de dejar toda la parte musical totalmente definida. Por ejemplo, sin un ride entra aquí y sale allá, etc., hay que verlo todo antes de que se mezcle, así que es un trabajo de tiempo, aunque no complicado.

En cuanto a la mezcla y mastering, prefiero delegar absolutamente en Manuel Tomás, el ingeniero de sonido y, en este caso en Natxo Liberty, quien hizo el mastering. Para mí, el proceso de mezcla es insufrible. Y si has trabajado con el mismo ingeniero durante todo el proceso, no hay nada que puedas explicarle sobre la mezcla.

Equipo ISP. Ahora ya tenemos todo el proyecto desarrollado. ¿Cómo llega el disco a manos de una compañía seria y potente? y, ¿qué significa para ti que BHM comercialice el trabajo?
Bueno, como podéis imaginar, si el peor momento para mí fue el de tener que tocar el tema económico (no hay nada artístico en eso), el proceso de tener que moverlo por sellos es de lo más estresante, porque tardan mucho en contestarte (si contestan), te dan muchas fechas, te dicen sí y nunca llega la firma y esas cosas… De hecho, rara vez un sello te dice “no nos interesa”. Es algo que captas porque no te llaman o dejan de atender tus llamadas. Cuando tienes tu primer proyecto no sabes muy bien a quién enviárselo y acabas mandándoselo a todo el mundo. En este caso, con la experiencia que tuve con Less is more, envié el disco a sellos muy específicos; y he de reconocer que, a pesar de todos los inconvenientes que os he contado, fue muy gratificante ver como a todos les gustaba. Hemos recibido ofertas de muchos sellos de países como Italia, Inglaterra, Alemania, Argentina, México, USA, Japón… Pero a mí me preocupaba mucho tener presencia en España, ya que en ninguno de los casos anteriores íbamos a recibir una oferta con millones de promoción, así que preferí insistir con que la distribución aquí fuera buena. Recibimos ofertas de un par de sellos con buenas perspectivas, pero yo siempre he sido un seguidor del trabajo de Índigo Records, la distribuidora de las grandes estrellas en mi estilo en nuestro país. Tras muchas conversaciones en que nos conocimos mutuamente, Juan Miguel (Índigo) envió el disco por cuenta propia a BHM en Alemania y a la semana me confirmó que se iba a hacer la cosa. Fue un sueño, la verdad. En estos momentos entras en la web de BHM y en el listado alfabético de artistas aparece mi nombre debajo de Maceo Parker, es una experiencia surrealista que da sentido a todo el trabajo duro del disco.

Equipo ISP. ¿El dinero vendrá por los bolos, por la venta de discos, no vendrá?
La verdad es que no soy el más indicado para vaticinar si el disco venderá más o menos, ya que con Less is more no vendimos mucho, pero tampoco había un sello como BHM y una distribuidora aquí como Índigo. Creo que los resultados llegarán por las dos vías en común. Si hacemos buenos bolos, la gente comprará los discos. Si el disco se mueve, y la gente habla, llegan más bolos y todo eso. Lo que sí está claro es que las perspectivas son muy positivas y, como os he dicho, haber fichado por BHM colma mis aspiraciones y deja todo el esfuerzo mío y de mi equipo en una anécdota que no hace más que engrandecer nuestro orgullo por lo que hemos conseguido.

Deseándote toda la suerte del mundo, agradecemos tu tiempo y tomamos tu desarrollo como una fuente de optimismo. Saber que nuestras composiciones pueden llegar alto, sin duda es un apoyo a la hora de trabajar en la música, día a día.

Gracias a Mauri Sanchis.

email  facebook rec  twitter rec  google rec  printrest rec  linkedin rec  rssnews