Menu

T-RackS 3. El dinosaurio de IK vuelve a la carga.

Roger Montejano

El conocido software de masterización de IK Multimedia ofrece una nueva versión, en la que se incorporan cinco procesadores nuevos (EQ y dinámica), una cadena de señal más completa, nueva sección de monitorización, gestión dual de presets para módulos/cadena completa y sobremuestreo a lo largo de todo el recorrido.

Sin lugar a dudas, contratar a un ingeniero de mastering profesional es lo más indicado para dar el acabado final a un proceso de grabación y mezcla en el que, probablemente, se ha invertido mucho tiempo y esfuerzo.

No sólo se obtiene la experiencia de un profesional acostumbrado a escuchar “de otra forma”, también proporciona un nuevo par de oídos frescos con una nueva perspectiva, equipamiento dedicado, monitores y sala especializada... los beneficios son muchos.

Sin embargo, también es cierto que en algunos proyectos no hay presupuesto suficiente que permita gozar de estos servicios, o simplemente hay veces en que es necesario improvisar un “mastering” rápido para que una premezcla quede presentable.

Para ayudar en estas y otras situaciones parecidas, en el mercado existen herramientas de masterización que proporcionan en un único plugin o aplicación todos los procesos habitualmente empleados en esta tarea: secciones de ecualización y dinámica diseñados especialmente, medición, ajuste del campo estéreo, enhancers, etc.

El software T-RackS de IK Multimedia fue una de las primeras aplicaciones disponibles en este campo, y en esta nueva versión 3 se incorporan novedades realmente interesantes...

Versiones y módulos
Hay tres versiones distintas del software T-RackS 3, cuya diferencia estriba en el número de módulos disponibles:

El T-RackS 3 EQ es la versión más sencilla, e incluye únicamente el Ecualizador Clásico de T-Racks. La versión T-RackS 3 Standard cuenta con los cuatro módulos clásicos (Compressor, Multi-band Limiter, Clipper y Equalizer), y la versión Deluxe
añade a éstos últimos los cinco nuevos procesadores:

- Vintage Tube Compressor/Limiter 670.
- Tube Program Equalizer EQP-1ª.
- Opto Compressor.
- Brickwall Limiter.
- Linear Phase Equalizer.

Los nuevos módulos han sido desarrollados mediante el uso conjunto de las tecnologías SCC (Sonic Character Cloning) y DSM (Dynamic Saturation Modeling), propiedad de IK Multimedia y que, según el fabricante, permiten implementar las emulaciones software de equipamiento vintage más realistas hasta la fecha.

Vintage Tube Compressor/Limiter 670
Basado en uno de los compresores más famosos de la historia (el Fairchild 670), este módulo pone a disposición del usuario todos los controles presentes en el modelo original, para procesado en estéreo o M/S (Mid/Side).

De hecho, los nombres Lat-Vert se conservan para, respectivamente, las componentes Mid y Side, así como los controles para operación estéreo/link/lat-vert, constantes de tiempo (release), threshold, medidores y ganancia de salida. Incluso la opción original para variar la curva de compresión (DC Thres) ha sido tenida en cuenta.

Tube Program Equalizer EQP-1A
En este caso, el equipo emulado es el también archifamoso ecualizador Pulteq EQP-1A. En concreto, se han utilizado dos unidades que destacaban especialmente por su “musicalidad”.

Todos los controles de la versión hardware están disponibles (con posibilidad de procesado en estéreo, L/R y M/S) y la topología pasiva del diseño original ha sido respetada, de forma que los filtros en graves para Boost y Atten no coinciden exactamente en frecuencia, dando lugar al característico sonido Pulteq.

Opto Compressor
Este módulo no está basado en ningún modelo hardware en concreto, sino que emula el carácter general de los compresores ópticos, con controles para el tiempo de ataque y release, ratio, compresión y ganancias de entrada y salida.

De nuevo, el procesador permite actuar en estéreo, L/R y M/S.

Brickwall Limiter
Se trata de un limitador digital que cuenta con distintos algoritmos de operación, cada uno de los cuales proporciona un carácter diferente al procesador:

El estilo Clean es el más limpio y transparente de todos, adecuado para situaciones en las que el limitador debe pasar “desapercibido”.

Los estilos Advanced 1, 2, 3 y 4 ofrecen una mezcla de saturación “cálida” y limitación digital, que proporciona más coloración y pegada al resultado.

Por último, Sat 1, 2 y 3 procuran distintos grados de saturación, mientras que Clip recorta directamente en 0dBFS.

Linear Phase Equalizer
Para tareas de EQ en las que es necesario un trabajo limpio, este ecualizador proporciona seis bandas paramétricas idénticas, con posibilidad de seleccionar cualquier tipo de filtro en cada una de ellas.

Interfaz
El nuevo TR3 puede funcionar como aplicación independiente o como plugin, en cuyo caso es compatible con la mayor parte de aplicaciones, como Pro Tools, Cubase, Nuendo, Logic Pro/Express, Digital Performer, Live, Sonar, Garage Band, Acid, Tracktion Y Riffworks.

Cuando funciona en modo standalone, la interfaz añade en su parte inferior un navegador para gestionar los archivos, así como una representación gráfica de la forma de onda, donde se puede establecer la duración del fade in y fade out, escucha en loop, y puntos para insertar automatizaciones en los módulos.

Sobre esta sección se sitúan las herramientas de medición, que incluyen medidores de pico, perceived loudness, RMS, fase, correlación y un analizador de espectro.

Las constantes de tiempo de todos ellos pueden ser personalizadas, y el medidor perceived loudness incorpora una “sugerencia” de nivel, en función del tipo de programa musical.

Situado sobre la sección de medición se encuentra el panel principal, donde se pueden mostrar cada uno de los módulos insertados, o bien un resumen de la cadena de señal completa.

Esta cadena permite colocar en paralelo dos series de cuatro módulos cada una, detrás de las cuales hay espacio para insertar cuatro módulos más. Por tanto, para cada archivo abierto se pueden utilizar hasta doce procesadores y, teniendo en cuenta la funcionalidad A,B,C,D que permite comparar instantáneamente cuatro cadenas de mastering distintas, las opciones son realmente amplias.

Por último, en lo alto de la interfaz se sitúan el gestor de presets, la navegación por cada módulo (cada uno con su respectivo bypass) y la función Compare.

El gestor de presets contiene configuraciones de cadenas completas (Global) y configuraciones para cada uno de los procesadores (Module). Junto con la aplicación se incluyen varios presets para cada uno de ellos y, por supuesto, el usuario puede también crear los suyos propios.

En cuanto a la función Compare, permite activar y desactivar con un solo control toda la cadena completa, y ofrece una interesante opción para ajustar el nivel, para que la comparación entre el premaster y el master se haga en igualdad de condiciones en cuanto a “volumen” se refiere.

En acción
Las pruebas se llevaron a cabo utilizando TR3 Deluxe en modo standalone, aunque de forma parecida se podrían haber hecho con cualquiera de las DAWs que admite, ya que el funcionamiento es prácticamente igual, a excepción del “File player”.

Las primeras impresiones fueron positivas. La interfaz gráfica es intuitiva y los presets globales facilitan cargar cadenas completas de forma eficaz, por lo que suponen un buen punto de partida para comenzar a ajustar los parámetros de cada procesador.

También los presets de los propios módulos resultan útiles para conocer más íntimamente de lo que es capaz cada procesador, y lo cierto es que el sonido de los nuevos módulos es realmente bueno.

Existen varias emulaciones del 670 y del EQP-1A en el mercado, y por tanto la polémica sobre cuál es mejor está a la orden del día. Sin embargo, cada unidad hardware es distinta, y es normal que haya usuarios que opinen que una emulación es más fiel que otra.

Sin entrar en este tipo de valoraciones, lo cierto es que los nuevos procesadores suenan muy bien. Con esto no se quiere decir que se parezcan más o menos a un XXX o a un YYY, sino que los módulos en sí son buenos.

Mención especial merece el Opto Compressor, que no emula ningún procesador en concreto, pero cuyo sonido sorprende por la musicalidad que aporta. También destaca la funcionalidad de procesado en paralelo, que facilita el uso de técnicas avanzadas de mastering.

En el campo de la manejabilidad, la visión de la cadena de señal permite navegar ágilmente entre los distintos módulos, aunque se echa en falta poder arrastrar y soltar procesadores de un slot a otro. El fabricante indica que esta funcionalidad estará disponible en el futuro.

En este sentido, hay un par de detalles menores que también podrían ser mejorados, como un intercambio entre los botones de selección y bypass de cada módulo (el primero, generalmente más utilizado, es mucho más pequeño que el segundo), o que se pudiera ocultar y/o desactivar la sección de medidores para ganar, respectivamente, más espacio en pantalla y más CPU.

Tras varios días de uso, la sensación general es que con T-rackS se puede lograr muy buen sonido, pero, o más bien, “y por ello” los resultados no se obtienen en cuestión de segundos.

Como plugin
Por supuesto, el T-RackS también se puede utilizar para otras aplicaciones que no sean masterizar y, de hecho, dentro de los presets de cada módulo hay configuraciones para voz, batería, bajo... Una vez más, el sonido de los nuevos procesadores destaca.

Puesto que en el modo indicado para mastering (“Oversampling+Linear Phase”) la latencia es de casi 20.000 muestras, dentro de las preferencias se pueden seleccionar otros dos modos más, que permiten bajar el delay introducido por el plugin hasta las 132 muestras, una cantidad más aceptable para usos en mezcla y que también reduce la CPU consumida por el dinosaurio en cada instancia.

Al hilo de esto último, en la nueva versión de T-RackS los distintos módulos no están disponibles como plugins independientes, algo que sí era posible en versiones anteriores. Para cargar un módulo hay que cargar una shell entera de T-RackS.

El fabricante explica que esto obedece al funcionamiento interno y que, por contra, presenta el beneficio de que el plugin delay del procesado en paralelo se compensa automáticamente dentro del propio plugin.

Conclusiones
Con el nuevo T-RackS 3 vienen grandes acompañantes. Los módulos clásicos ya destacaban por su sonido, y los nuevos procesadores de la versión Deluxe sin duda exceden las características de sus predecesores.

En comparación con otros software de mastering, se echan en falta algunas opciones como reverb, manipulador de imagen estéreo, spectral enhancer... Sin embargo, estas tareas siempre pueden ser llevadas a cabo antes de atacar el TR3, y “a cambio” se obtienen nueve módulos francamente aprovechables.

Las herramientas de medición son cómodas visualmente, proporcionan información útil y pueden ser ajustadas según las preferencias de los distintos usuarios.

En cuanto a su uso fuera de mastering, es un acierto la opción Lowest Latency, ya que permite disfrutar del sonido de los módulos de T-RackS 3 en otros ámbitos.

En www.ikmultimedia.com se puede descargar una versión gratuita de prueba, totalmente funcional durante 10 días.

Para ver la ficha técnica y tabla de valoración descarga la Revista en PDF

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec