Menu

Drumcore. Ocho Gigabytes de muestras Drums reales.

Chema Vílchez

Introducción
Como cada vez que me piden que haga un artículo sobre algún producto que se encuentra en área de la tecnología musical, no puedo evitar recordar el camino transitado en los últimos años. Después de dos décadas trabajando con todo tipo de cajas de ritmos y secuenciadores que con más o menos fortuna me han permitido escuchar algo parecido a una batería, me encuentro con un programa en el que hay muestras reales de baterías, contiene los estilos, grooves y ritmos más diversos y además se pueden programar, modificar los tempos, añadir fills, etc. El software en cuestión se llama DrumCore.

Manos a la obra
Este software llega en una cajita minúscula y en ella encontramos un par de DVDs con unos ocho Gigabytes de muestras. La lista de los baterías es interesante, ya que son auténticos maestros en sus estilos:
Jeff Anthony (Sheryl Crow), Ben Smith (Heart), John Bishop (Mark Murphy, Ernie Watts), Matt Sorum (Guns N Roses, Velvet Revolver), Tony Braunagel (Bonnie Raitt, Taj Mahal), DJ Syze-up (Ultranate), Ned Douglas (Dave Stewart, Simply Red), Alan White (John Lennon, Yes), Sly Dunbar (Bob Marley, Black Uhuru), Zoro (Lenny Kravitz, Bobby Brown), Michael Shrieve (Santana). Cada uno de estos baterías se hacen cargo, básicamente, de dos o tres estilos. Así pues, este programa nos ofrece una amplia lista de géneros: alternative, blues, country, dance, funk, fusion, hip hop, jazz, latin, pop, reggae, rock, soul, world music, y otros.

El interface
Puestos a trabajar con DrumCore me encuentro con un interface muy claro, sin ventanillas ocultas y 100% intuitivo. Arriba a la derecha tengo una vista del archivo de audio o midi, dependiendo del que esté usando. Debajo de éste aparecen unos botones que me permiten acceder a los archivos en dos ordenes distintos a elegir, bien por baterías o por los estilos mencionados. A la derecha de este parámetro, hay una lista de grooves que se corresponden con la categoría músico/ritmo que hayamos escogido. A la derecha del interface tengo el selector de tempo. Quizás éste no tendría porque ser tan grande y hubiese sido suficiente con tener a mano unos dígitos de los que disponer para variar la velocidad. Algo más abajo tenemos el control de play, una herramienta para modificar la estructura de los ritmos de la que os hablaré a continuación y un botón de exportación que nos permitirá llevar los ritmos al programa con el que habitualmente trabajemos.

Grooves y fills
En un primer momento veo que dispondremos de diferentes formatos con los que podemos generar los ritmos. Por un lado grooves o patrones rítmicos, por otro lado fills que puedo ir añadiendo y que se perfilan bastante adecuados para insertar en el momento idóneo. Al mismo tiempo tengo sampleados cada elemento de la batería, platos, cajas bombos, etc., y los diferentes sets de batería de cada uno de los músicos ya mencionados, con lo cual puedo crear mis propios patrones con un sonido muy convincente. Como podemos utilizarlo tanto desde el formato de audio como el de midi, el trabajo de edición nos será sencillo.

Herramientas
Por otra parte tenemos algunas herramientas que nos permiten modificar los ritmos. Una de ellas es el feel, que nos proporciona, en cierta forma, la opción de variar la simetría de la métrica y, de esta forma, pasar por ejemplo de swing en corcheas a swing en semicorcheas o bien "atresillar" el ritmo. Tenemos también distintos tipos de compás, 3/4, 4/4, 5/4, 6/8 y 7/8.

Hay una función cuyo termino me resulta nuevo y, disculpar mi ignorancia, dudo que haga honor a un tal "Gabriel" pero el caso es que se denomina "Gabrielizer". Este parámetro modifica cualquiera de los grooves a partir de unos algoritmos ya preestablecidos, haciendo una variaciones curiosas, algunas más afortunadas que otras pero también interesantes, con respecto al patrón original. De este modo la función "Gabrielizer" , nos permite multiplicar por mucho las posibilidades que presenta cada ritmo.

Como funciona
Es importante reseñar que DrumCore no es un plugin, sino una aplicación que podemos usar sincronizada con el software de audio que consideremos oportuno, Pro Tools, Nuendo, Cubase, Digital Performer o Logic. Esta sincronización se lleva a cabo a través de una aplicación denominada Rewire. Nosotros podemos monitorizar por medio de cualquiera de los programas antes mencionados la señal que llega desde DrumCore, y a su vez esta se pondrá en marcha conjuntamente con nuestro software. Yo he trabajado en esta ocasión con Nuendo. Lo he realizado de distintas formas. Una de ellas ha sido escogiendo una serie de ritmos y patrones, les he variado, el tempo, el feel. En la medida que me ha sido posible los he modificado de modo que puedan formar la base y estructura rítmica de un tema. Cada vez que he generado uno de estos grooves lo he exportado a Nuendo. Allí los he ido colocando y, tan sólo en unos minutos tenía toda la base rítmica de la nueva composición con sus fills, breaks, etc.

A posteriori he realizado otra prueba, he cogido un patrón de batería midi y le he asignado como fuente de sonido uno de los sets de DrumCore. Es decir, lo he utilizado como un módulo midi. El resultado ha sido excelente, y en la medida que he ido cambiando los diferentes sets tenía el mismo patrón con diferente sonido. Unos parecían sonar mejor que otros, pero en cualquier caso, es una opción bastante interesante y sencilla de tener organizados las muestras de audio de las diferentes baterías. En el transcurso de todas las pruebas no ha habido retardos, ni bloqueos, ni otras innombrables cosas raras.

Calidad de las muestras
La calidad de los archivos de audio es extrema, están en un formato de 48K/24bit, y por su calidad se deduce que han sido grabadas con profesionalidad y muy buenos equipos. Me ha sorprendido una particularidad: que al cambiar la velocidad de los ritmos, estos no parecían verse alterados en la calidad del audio, como suele ser lo habitual. Lo que sucede es que cada vez que seleccionamos un tiempo diferente, unos 5 beat arriba o abajo, tenemos un nuevo archivo de audio específico para ese tempo. Esto me ha parecido una buena idea y es algo a destacar muy positivamente. Otra posibilidad interesante es que podemos usar gran parte de las opciones de edición del programa sobre las librerías de batería que habitualmente utilicemos. Esto lo haremos importando los archivos de audio que queramos usar.

Conclusiones
En definitiva, creo que este programa puede ser de gran ayuda a todos aquellos que quieran programar sus propias baterías, o por limitaciones de espacio o presupuesto, no se puedan permitir un batería. A su vez, el uso de DrumCore se puede hacer realmente interesante durante el proceso de composición y arreglo de temas. Como un buen batería es insustituible, luego dependerá de nuestro gusto y objetivos el reemplazar esos patrones por el toque y el feeling de un baterista real.

Para ver la ficha técnica y tabla de valoración descarga la Revista en PDF

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec