Logo

Matt Pre-Comp WL 1942. Unas válvulas con mucho carácter.

  • Publicado en Procesadores y previos
  • Imprimir

Mat Pre Comp¿Alguien realmente conoce la marca Matt Audio? Yo reconozco que antes de proceder a evaluar la electrónica que traemos a estas páginas, no sabía absolutamente nada de ellos. ¿De dónde son? ¿Qué hacen? Visita al archiconocido navegador Google y nada más y nada menos que 5.300.000 de respuestas posibles con "Matt". No puede ser que aún desconozca la marca. Si a la variable de búsqueda le añadimos "Pre-Comp", el nombre comercial del aparato en cuestión, bajamos a 394. Y si filtramos manualmente aquellas respuestas que seguro no tienen nada que ver con lo que realmente buscamos: ninguna. Eso es más lógico. Sin duda ahora entendía por qué no sabía nada.

Sólo en el manual de usuario aparece una dirección electrónica: www.mattaudio.com.

Por el aspecto visual del previo-compresor que hoy toca analizar, sabía que estaba ante un producto "diferente". Primero porque se escapa de las grandes marcas conocidas, pero sobre todo por ese epígrafe que se lee en el mismo chasis del aparato: "Handmade", hecho a mano. Hace tanto tiempo que no tropiezo con un producto hecho a mano en el mundo profesional … casi me salta una lágrima.
Pero las sorpresas no terminan aquí.

Origen español
Matt Audio, y así reza en su página electrónica, es una empresa de origen español, o como mínimo tiene su planta de producción en el norte de España, más concretamente en Vizcaya, muy cerca de Bilbao. Se dedican principalmente al diseño y producción de compresores y ecualizadores de audio profesional a válvulas, manteniendo vivo este oasis abrumado por los más recientes e impersonales transistores. "En MattAudio únicamente procesamos equipos de alta calidad", dicen; pero confirmaré (o no) esta atrevida sentencia unas cuantas líneas más abajo. Me gusta esta otra frase que extraigo de su página: "Todo técnico de sonido del mundo busca la máxima calidad de audio, así como poder aportar a este sonido matices que realcen los resultados".

En la sección de productos tan sólo aparecen el compresor COMP-S2 y el ecualizador EQP-S1, ni rastro de Pre-Comp 1942, el modelo que aquí traemos (seguramente porque la página todavía no está actualizada). En cualquier caso, si quieren visiten la página electrónica y podrán ver algunas imágenes del interior y proceso de fabricación de los dos modelos mencionados, algo que sin duda no resta interés y curiosidad. Centrémonos en nuestro banco de pruebas.

A la vista
Soy muy sincero cuando afirmo que el aspecto de nuestro invitado no me gusta. He deducido que la empresa trabaja con un excelente equipo de ingenieros de sonido y/o electrónicos, capaces de conseguir los resultados que más tarde comentamos. Pero han dejado escapar el "diseño visual", el que hace que a simple vista un producto guste (lo que es, sinceramente, injusto, pues lo importante es que funcione y bien). En el caso de este MattAudio, la primera impresión es que se trata de una copia de esos equipos electrónicos antiguos, aunque, la verdad, podrían haber cuidado algo más los detalles. Como podrán ver en las imágenes, el serigrafiado (a parte de algo impreciso) no está a la altura del resto del equipo, con aspectos "retros" como dibujar piezas inexistentes, u olvidando por completo el significado de simetría (una mejor disposición ayudaría enormemente a comprender y saber utilizar el aparato). Alguien, durante las pruebas, consiguió definir de manera muy exacta la sensación que producía este aparato sólo verlo: "pereza".

Sus 4 UR de altura sólo se justifican por la necesidad de refrigerar sin ventilación forzada (y por lo tanto, ausencia de ruido) las válvulas que se encuentran visibles por detrás. Al tratarse de un compresor-previo de un solo canal, es seguro que querremos adquirir dos, cuatro u ocho unidades, que dispuestas en un rack ocuparían un importante sitio en nuestro estudio. Uno de los previo-compresores más populares e inevitables en casi cualquier estudio de grabación, como es el Avalon VT737SP, ocupa la mitad, e incluye otras prestaciones como un ecualizador paramétrico y tampoco olvida las válvulas. El aspecto del Avalon, amén de conseguir una disposición de los controles mucho más eficiente y lógica, reboza modernidad, robustez y fiabilidad.
La disposición asimétrica del Matt, el uso de controles de gran tamaño y cierto caos visual en primera instancia no son, sin embargo, representativos de lo que más adelante analizamos.

Vuelta al aparato, nos encontramos tan sólo con dos entradas y salidas A y B únicamente con conectores XLR. En el escueto manual de usuario (que, de golpe, se vuelve en una herramienta imprescindible) se nos informa de que las entradas son de tipo balanceado, así como las salidas a excepción de la de previo. El manual a veces resulta algo impreciso, como por ejemplo con la anterior frase, porque, ¿a que salida de previo se refiere? ¿A la A o a la B? Constantemente es necesario un ejercicio de deducción por parte del usuario. Hubiera sido deseable un manual de usuario más extenso y completo, aunque seguramente la compañía estará trabajando en uno nuevo.

Aunque está claro que el uso de este aparato encontrará su utilidad en estudios (por lo tanto, en instalaciones fijas) esto no evita que su panel de conexiones tenga que ser tan limitado y escueto como el que es. Deducimos que la entrada A, insisto mediante XLR, es la que ataca al previo; mientras que la B es la que corresponde al compresor. Un conmutador en el panel frontal etiquetado con la palabra "Link" (enlace) y una enorme flecha de izquierda a derecha nos ayudó a entender, junto con las limitadas palabras del manual de usuario, que existían dos posibles opciones de conexión. Ambas entradas disfrutan de sendas salidas también en XLR, aunque, como ya hemos indicado anteriormente, la salida de previo (es decir, la que sólo se etiqueta como "A" en el chasis posterior) es sin balancear. Una posibilidad es conectar la salida A a la entrada B, lo que nos permitirá utilizar el previo y luego comprimir una señal de entrada. El botón "Link" hace innecesario esta conexión física real, por lo que entramos la señal en A y sacamos la señal en B. En el caso de que no queramos utilizar el compresor, otro conmutador nos permitirá "saltarnos" la electrónica correspondiente. Ésta sería la manera de conectar más lógica, pero está algo lejos de lo que otros aparatos ofrecen en cuanto a conexiones. De hecho, amén de una entrada de alta impedancia (etiquetada como "Line IN") en el panel frontal, la adaptación de impedancias en función de la entrada la tendremos que realizar mediante la modificación escalada del valor de ganancia, algo poco común que, hoy en día, se soluciona de una manera más rápida, aunque esto no deja de indicar un control más preciso de la señal de entrada. Hubiera sido deseable que se incluyeran más tipos de conexión y más pasos de inserción y salto. No es que sea totalmente imprescindible, ni mucho menos, pero su competencia sí lo hace.

Al oído
Realizamos las pruebas en el estudio La Bucbonera en Caldes de Montbui, liderado por el estimable Tomás Robisco. Para ello contamos con su experiencia y su equipo, que para el caso que nos concierne, incluye un Neumann U87ai y la guitarra española de Luis Robisco.

La incompleta serigrafía elegida ofrece cosas ilógicas como que algunas escalas estén en valor lineal de 1 al 10, cuando deberían indicar, claramente, valores de tiempo o dB (es decir, escala logarítmica). Por ello mi anterior comentario a la necesidad de hacerse amigo del manual de usuario, pues en éste se indican los valores correspondientes a la escala serigrafiada. Resulta poco cómodo.

Pero, bastó la cara del ingeniero Tomás e incluso de la del músico Luís para confirmar lo que nos temíamos: excelencia sonora por doquier.

El trabajo como previo de nuestro invitado es inconmensurable. No hay ni un ápice de coloración indeseada, y aunque resulte un poco lento conseguir el valor de pre-amplificación más correcto, el resultado es tremendamente contundente. El MattAudio aquí analizado es de los que sirven para enseñar la diferencia entre los fríos y modernos transistores "todo-en-uno" y el buen resultado que se consigue cuando la ingeniería electrónica y la buena elección de válvulas se unen. La guitarra de Luís Robisco consigue el cuerpo y fuerza que todo ingeniero busca, como hemos dicho sin una coloración evidente, aunque yo añadiría una extrema suavidad en los agudos que convierte el sonido en algo "muy cálido" (existe coloración, pero controlada y muy agradable).

La salida de previo (paso anterior al compresor) incluye un control de nivel de salida; por lo tanto, éste es responsable de los valores de threeshold del compresor, lo que complica un poco más el ajuste y uso del aparato. Si por cualquier razón en un momento dado necesitamos algo más de nivel de salida, sólo podemos modificar el valor de salida de previo, por lo que toda la configuración realizada en el compresor (si lo utilizamos, claro) debe modificarse de nuevo. Hubiera sido más interesante colocar el nivel de salida justo después de la etapa del compresor. Éste, y sólo éste, es el único (pequeño, pequeñísimo) inconveniente en el apartado de audio. Y, aunque reconozco que siempre busco algo "malo" en un producto, no puedo ser injusto y debo reconocer, también, el excelente rendimiento de la etapa de compresor. Y eso, ¿por qué?

Para empezar porque se respeta enormemente el muy buen trabajo del previo, algo que parece lógico pero que no siempre es así. La coherencia tonal entre ambas etapas es muy buena, lo que permite explotar eficientemente ambos recursos sin perder absolutamente nada de la fidelidad de la señal de audio. Los controles posibles del compresor (aunque sigue siendo necesario el uso del manual para entender algunas omisiones en el serigrafiado) permiten controlar perfectamente la dinámica de la señal, ofreciendo a la salida un sonido contundente, deseado y, sobre todo, exento de cualquier nueva coloración destructiva y, no menos importante, ápice de distorsión. Incluso ante sonidos transitorios que en otros compresores mediocres apuntan claramente a una distorsión audible, en el caso de este Matt se traduce en una transición suave y un control absoluto.

Conclusiones
Es inevitable comparar nuestro invitado con cualquier otro producto "de referencia". Cuando hablamos de "referencia" a veces lo hacemos no a un producto "fuera de toda calificación", si no al producto estándar presente en la mayoría de estudios de grabación. Focusrite (ISA430, aunque éste es un ejemplo de hasta donde puede llegar el estado sólido) y Avalon son dos ejemplos claros, y de hecho ya he utilizado el Avalon como referencia anterior. Personalmente, y en comparación directa, el Matt supera, y bien y por mucho, la compresión y previo del Avalon, aunque éste, casi del mismo precio, ofrece algo más (como la ecualización, amén de su aspecto y conectividad, nada menospreciables). Por ejemplo, el Avalon ofrece un sonido algo más áspero, bien superado por el dulce acabado del Matt.
Pero esto no deja que mi nivel de sorpresa (y por ende, el de nuestros invitados Luís y Tomás Robisco) sea muy agradable ante un aparato construido a mano y a conciencia, capaz de ofrecer un sonido y unas prestaciones que sólo encontramos con productos de mayor alta gama.

El Matt no es un juguete, ni mucho menos; es un previo de muy alta clase y un compresor en toda regla. Tiene sus deficiencias, como su aspecto (que no hace justicia a su sonido, ni mucho menos) o su conectividad algo justa.

Nos planteamos utilizarlo como compresor en la etapa final de una grabación, lo que vistos los resultados sería una excelente elección, gracias a la rapidez y ausencia de coloración (aunque con la "calidez" propia de las válvulas) del compresor y el magnífico rendimiento del previo; pero esto indicaría utilizar dos unidades para una producción en estéreo. En este momento es cuando encontramos otra pequeña limitación. Es un aparato "mono", por lo que será necesario el concurso de dos unidades independientes para este propósito. Esto hace que la calibración de ambos sea perfecta, pero también que los ajustes sean lo más idénticos posible. Sería deseable una opción que permitiese a un aparato "controlar" en modo esclavo al otro, evitando posibles problemas en el ajuste de ambos, algo fácil visto la extrema precisión de nuestro invitado.

Como previo y compresor de canal, ya hemos visto y creo que he dejado claro (y sino, que estas líneas así lo indiquen) que es magnífico.

 

 

Revista ISP Música ®