Menu

Drawmer TS2. Acelera sin miedo.

Drawmer ts2 ispmusicaNos suele parecer imposible dejar una mezcla acabada, dulce, potente y que no suene a "cristal", o que las tomas de voz no nos parezcan "pequeñas" y los bombos papeleros o soplones. Los aparatos que solucionan estos y otros problemas son los compresores, que nos acercan la señal al techo dinámico, suavizan los picos de ésta y nos proporcionan la presencia necesaria.

La compañía inglesa DRAWMER ha fabricado durante su larga existencia procesadores analógicos de alta calidad y renombrada fama (especialmente las puertas de ruido) En su catálogo figuran compresores como el 1960 ó el 1969 special edition que se sitúan entre los mejores del mundo. No es el TS2 un aparato de esta clase, donde medio millón de las antiguas pesetas es solo la tarjeta de visita, sino el intento de acercar al estudio medio el aroma de las grandes producciones, dando la posibilidad de un gran acabado y esa "autenticidad" que tanta falta hace en las "DAW".

Un buen compresor es absolutamente necesario para cualquier estudio que se precie de serlo, y, si normalmente podemos trabajar utilizando "plugins", éstos no nos sacaran de mezclas pequeñas y tomas insulsas, reclamándonos a gritos algo que engrandezca nuestro estudio.

La tentación de un buen compresor es muy alta y el freno principalmente es el bolsillo. He visto gastar fortunas en desguaces de viejas mesas NEVE para extraerles los compresores y los previos, y se puede gastar hasta para insertar uno en cada canal. Ahora solo nos queda ver si os rascaríais el bolsillo por el TS2...

Descripción
El TS2 es un módulo de dos compresores en una unidad rack. Estos pueden funcionar uno a uno de forma dual, o como un estéreo donde cada canal mantiene su circuito a válvula separadamente. En principio, el compresor de cada canal es el clásico diseño por VCA y operacionales de bajo ruido (el sempiterno TL 072), resultando de por sí efectivo y con calidad. Dispone de controles de ataque y caída como el resto de compresores, pero con una primera gran diferencia, no vemos por ningún lado controles de umbral, de "knee" o perfil de entrada a la compresión, ni de cociente de compresión, encontrándonos a cambio un solo potenciómetro general de compresión reglado del uno al diez. He aquí la base del concepto que Drawmer traslada de sus "gran clase" a esta nueva serie, un concepto originario de las primeras épocas de los compresores, donde, como en los FAIRCHILD 660 de los 50´s, se busca el equilibrio entre umbral y cociente dependiendo únicamente del nivel de señal de entrada y de cuanto queramos comprimir.

La ausencia de control de "knee" viene dada por la aplicación del diseño "soft knee" heredado directamente de sus hermanos de mayor alcurnia y, específicamente del1969. Es un sistema por el cual no notaremos claramente la entrada en funcionamiento de la compresión, aún con tiempos de ataque muy cortos en sonidos percutidos, donde apenas dejamos señal sin procesar. En el frontal se hace bastante visible una cadena de leds rojos para la medida de la reducción de ganancia.

Después del circuito de compresión la señal procesada atraviesa un pequeño amplificador a válvula que no solo aumenta el nivel sino que también añade una coloración especial, que podremos regular con un control "drive", con su led progresivo, y con un conmutador de encendido que nos permite comparar el drive de válvula a oído, muy útil para corregir las diferencias de ecualización y distorsión sumada. La válvula es una ecc 83 (12ax7) firmada por EDICROM, compañía inglesa que habitúa a proporcionar material a otros fabricantes, en él que éstos imprimen el sello comercial que convenga. Éste circuito se comporta de manera progresiva y lineal, recordando a los diseños de previo de los amplis de guitarra.

Por último tiene en cada uno de los canales un control de ganancia de entrada y uno para la salida analógica, que no afecta a la salida digital opcional, medidas que podemos controlar con el mismo vúmetro de leds, pero solo veremos el nivel de entrada si pulsamos el botón de "bypass", lo que me hace preguntarle al diseñador de turno si tengo que girarme continuamente a la mesa cuando este ajustando el compresor, y no utilizar la ganancia del TS2, o directamente darle al bypass en medio del bolo, a mi que me lo expliquen...

Los potenciómetros son alpha, funcionales, no de gran calidad, pero si de una resistencia probada, con lo que tendremos control sin ruidos durante muchos y muchos años.

La calidad general de las soldaduras y placas, así como de los componentes (alguno como los pots de calibrado, de fabricación española), está muy bien. Ningún componente va en soldadura superficial y todas las placas son de fibra de vidrio a doble cara. Todo ello nos da garantías para el duro uso en la carretera.

Por detrás
Nuestro módulo dispone en su trasera de entradas y salidas balanceadas electrónicamente por canal en XLR , son de marca NEUTRICK, lo que nos garantiza durabilidad y buen contacto. También disponemos de un juego no balanceado en jacks de ¾, una entrada de llave "key" para el "side chain" con lo que podremos disparar desde el exterior cada compresor, y así utilizarlos como de-esser, por ejemplo.

Para la corriente se incluye una toma IEC y el cable correspondiente que alimenta un transformador toroidal de generoso tamaño, el arranque de cada canal está protegido con en relé individual y dispone de un fusible general interno para evitar roturas por subidas de tensión en la red.

En la unidad de pruebas nos quedamos con las ganas de insertar en la ranura que tiene el TS2 en su trasera el módulo tipo "slot" con salidas digitales, en AES/EBU y SPDIF amen de una entrada de sincronía de palabra "wordclock". El slot, llamado DG1, conmuta entre 44.1, 48, 88.2, y 96 khz siempre a 24 bits. No hemos de preocuparnos por "romper" en la salida digital, esta vez se nota que han pensado, y han incluido un limitador de umbral fijo en la salida. Este limitador acepta hasta un cierto abuso, sin sufrir excesivamente por ello (según datos de otros artículos).

Funcionando en directo
En la calle descubrimos alguna buena sorpresa. La más agradable es la rapidez y la comodidad de uso. Con cuatro movimientos estas cerca del resultado deseado, y el último afinado es sensitivo y muy cálido. Esa calidez o coloración hace fácil que exageremos el uso del drive de la válvula, lo que demuestra que su uso es muy placentero. La calidad del sonido procesado es ideal para el uso de mesas digitales, y acepta de buen grado altas cotas de compresión, lo que no quita para que tengamos que ser muy cuidadosos con el "release" (control de caída) para evitar sensaciones de bombeo, que en este aparato tardan en aparecer.

La distorsión es baja y bien controlada pero el sonido "deep" que promete la publicidad esta ahí. Los circuitos de bajo ruido cumplen y el sonido se presenta muy transparente, como si no tuviésemos nada insertado, sensación que ha de ser así en artículos de esta gama.

Las voces en directo ganaban claramente en calidez y presencia, lo que perdona las ecualizaciones en las que forzamos el medio agudo en busca de la inteligibilidad, quitando la dureza excesiva cubriendo el espacio con una gran presencia.

En el estudio
En el estudio las sensaciones han sido muy similares al directo, pero con la diferencia de poder analizar las ondas ya procesadas. Aquí es donde vemos un compresor a la altura de la competencia pero con dos grandes ventajas, una facilidad de uso casi insultante y una sensación muy musical, sin duda producida por ese diseño de circuitería, que no deja de ser una búsqueda de nostalgia de otros tiempos...

A la hora de masterizar temas no podemos esperar un resultado de disco a una sola pasada. Al final utilicé una combinación de una primera pasada, después un reencuentro con el ultramaximicer de WAVES, reecualización y una segunda pasada, quedándome una mezcla potente pero sincera.

Conclusiones
La verdad es que el TS2 puede ser esa gran opción a compresor principal del estudio. La calidad general es buena así como los acabados (botones metálicos, etc...) y el sonido no solo es bueno sino también fácil de conseguir. Para directo cumple muy sobradamente con su función, ofreciendo a su vez una facilidad de uso que perdonará a más de un técnico poco avezado. Su acabado resistente, y el uso de componentes de contrastada calidad, proponen un buen uso de alquiler.

Por otro lado no debemos llevarnos a engaño: los compresores de altísima calidad siguen costando muchísima pasta, y no es este el destino del TS2; aunque con la salida digital y no llevando medio kilo encima...

 

email  facebook rec  twitter rec  google rec  printrest rec  linkedin rec  rssnews