Menu

Presonus BlueMax Smart Compresor. Pequeño pero ingenioso.

Presonus Bluemax Smart

A primeros del año 1995 apareció la compañía americana PRESONUS, con la fabricación del premiado DPC-8, desde entonces han mantenido la filosofía de producir aparatos de calidad contrastable a un precio contenido, presidiendo la compañía Jim Odom, ingeniero de sonido de reconocido prestigio internacional y autentico responsable del éxito de esta empresa.

El BLUEMAX salió a la venta dos años después, cosechando muy buenas críticas, y en paralelo también grandes ventas en todo el mundo. La consecuencia directa de este éxito es la continuidad en la fabricación de este modelo siete años después sin cambios apreciables, ni siquiera estéticos, convirtiéndose en un autentico clásico del home Studio, sin que por ello dejemos de buscar su sitio en otras aplicaciones.

DESCRIPCIÓN
El BLUEMAX es un compresor estereo (no dual mono) de tamaño minirack, con fuente de alimentación incluida, un sistema de presets de 16 posiciones aparte del control manual, donde disponemos de ganancia de entrada y salida, radio de compresión, ataque, caída, selector de bypass y medidores de reducción de ruido y de nivel de entrada o salida, seleccionable desde el frontal.

En la trasera distinguimos la entrada IEC del cable de corriente, con la tensión preseleccionada de fábrica, entradas y salidas balanceadas en jack, una entrada de sidechain, también en jack, desbalanceada, y por último, el interruptor de alimentación. La sensación general es de un acabado sólido y bien confeccionado, con potenciómetros alpha de vástago metálico y buena serigrafía, los botones son correctos y los conectores un poco pobres.
Al abrir la carcasa nos encontramos con un circuito de componentes SMD, con muy buena presentación, distinguiéndose principalmente el VCA de la THAT corporation, compañía de fabricación de componentes escindida de la DBX y seguramente la única que proporciona VCAs de calidad a un precio contenido. La alimentación corre a cargo de un transformador de ferrita con muy buena cara, la sensación general es de un equipo bien diseñado y componentes de calidad, buscando el ahorro en la simplificación del proceso de montaje y reduciendo al mínimo detalles estéticos, con lo que nos queda un precio sin IVA. de 275.00 euros, que como podréis leer seguidamente es bastante bueno.

EN FUNCIONAMIENTO
El pequeño BLUEMAX no es tan pequeño sonando sino todo lo contrario, usándolo en el estudio te olvidas deque es un producto por debajo de los 300 euros y te sientes con un buen espacio para trabajar, recordándome mucho al DBX 160, quizá un poco más oscuro pero con la sensación de tener una gran pureza a altas compresiones, limpio en su sonido y preciso de uso. Las posiciones prefijadas facilitan enormemente cuando en directo tenemos que enfrentarnos a pruebas de sonido con el tiempo justo. De estos "presets" me han gustado especialmente los de percusión, de el que salía un bombo aplastante usando el clásico D112, en la posición de fretted el bajo sonaba muy natural, con lo que te puedes de repente ver con el BLUEMAX en tu rack; las tres posiciones de teclado resultaron ser bastante certeras pero desde mi gusto hubiera cerrado un poco más el ataque, y las de efecto las encontré ligeramente exageradas, dado que no soy muy dado a forzar la dinámica de los mismos, especialmente si después vas a apretar la mezcla general. Para esto último disponemos de dos posiciones, útiles, pero arriesgadas si la mezcla ha de ser para algo más que una maqueta excepto que usemos radios de compresión bajos. En resumen es una utilidad cómoda y muy rápida con la que cualquiera puede aprender a usar compresores, ya que además los parámetros de los presets vienen en las instrucciones, con lo que luego podremos ir redondeando en manual para llegar a muy buenos acabados.

Trabajando en el estudio con tomas de voz con mi C12 te das cuenta de la diferencia entre el PRESONUS y aparatos más caros de alta gama, pero el resultado en este caso es más que defendible, y no me refiero solo a maquetas sino que se puede llegar, si tenéis cierta paciencia, a acabados de gran presencia y con un sonido "grande".

CONCLUSIÓN
El pequeño BLUEMAX no es tan pequeño como podía parecer al principio de la prueba, consiguiendo una puntuación alta en calidad de sonido y denotando una gran versatilidad, se ve claramente que es de un diseño muy cuidado y llegas a echar de menos el que los controles sean independientes para cada uno de los canales, forzándote a funcionar con solo una señal, sea mono o estereo, y con esto no ser tan rentable como podría parecer en un principio, también lo ajustado de la calidad de la calidad de los conectores rebaja la relación calidad precio. El buen funcionamiento general del aparato lo sitúa como el mejor de su gama desde mi punto de vista, para lo que también he valorado la buena respuesta de los medidores de leds, que nos dan un gran servicio y son de gran exactitud. Si buscáis un buen compresor seria un error no considerar el BLUEMAX, a mi me ha convencido.

 

 

email  facebook rec  twitter rec  google rec  printrest rec  linkedin rec  rssnews