Menu

SPL Cabulator, calentando válvulas

SPL-Cabulator-ispmusicaSPL es una empresa bastante conocida en el mundo del sonido. Previos, armonizadores, compresores… Esta compañía nos ofrece mil opciones, pero hoy se atreve con un reductor de potencia y D.I. que situaremos entre el cabezal y la pantalla. Antes de comenzar a meter el dedo dentro de las tripas del Cabulator, vamos a pensar sobre cuál es la necesidad que lleva a una empresa a desarrollar un producto tan específico como éste.

Es por todos conocida la gran afinidad de algunos músicos a tocar con volúmenes más que generosos. Los guitarristas tenemos peor fama en estas cuestiones, pero es bien sabido que los amplificadores de guitarras a válvulas suenan mejor cuanto más calientes están éstas; ese calor proviene del volumen; por tanto, tenemos que subir el control de master para conseguir ese tono que estamos buscando. Por otro lado, otro asunto pendiente de los guitarristas es el hecho de conseguir un sonido de línea más o menos decente.

Tenemos un producto que permite poner el amplificador al volumen que queramos, calentar así la válvula al máximo y sacar el tono lo más cálido posible, pero sin quedarnos sordos y, sobre todo, que los compis no acaben con el correspondiente pitido provocado por nuestra excesiva chicha.

Pasemos ahora a ver qué controles tiene, qué conexiones podemos tener, a qué suena nuestro amplificador cuando lo conectamos, etc.

Construcción
El Cabulator tiene tres opciones: un reductor de potencia, un simulador de altavoz y una salida directa (D.I.).

Esta vez, vamos a comenzar al revés, es decir, analizaremos en primer lugar la parte trasera, ya que ofrece más opciones que la delantera:

a) Speaker In: Ésta es la entrada donde conectas la salida del speaker out de tu propio amplificador. La salida de amplificador debe ser de 8 Ohmnios, y no debe tener más de 100W, ya que muchas veces los amplificadores de guitarras de válvulas suelen tener picos que hacen que suban más de 100W.
b) Soak Output: Esta salida nos permite obtener el sonido original pero con la reducción que hayamos seleccionado en el control Power Soak (que se encuentra en la parte frontal). La mínima disminución que podemos conseguir es 8db, colocando la rueda completamente a la izquierda (si la colocamos completamente a la derecha, muteamos la guitarra).
c) D.I. Output: Como su nombre indica, es la salida directa, que sirve para conectar a la mesa, a la entrada de grabación, etc.
d) DC Power: La entrada del transformador de 9V para dar corriente al sistema. El Cabulator se activa directamente cuando conectas el trasformador. Además, te permite utilizar el sistema Power Soak sin necesidad de corriente, de una forma completamente pasiva, algo muy útil ya que, cuantas menos cosas lleves, mejor.

Pasemos a analizar el sistema por la parte frontal:

a) Power Soak: Este control determina el nivel de reducción que tendremos actuando sobre la señal de la guitarra. Como acabamos de indicar, no necesita corriente para su uso. Además, hay que tener cuenta que no afecta a la salida simulada. Si en algún momento queremos utilizar el cabezal sin conexión a la pantalla, podemos utilizar el Cabulator, pero debemos poner el control Power Soak completamente a la izquierda, es decir, muteando la señal.

b) Speaker Voicing: Con este mando podemos simular los recintos y configuraciones que creamos convenientes. A medida que vas pasando el control más a la derecha aumentan los medios, al igual que el nivel y la compresión, como cuando aumentas el volumen en un recinto normal.

c) Cabinet Open/Close: Con esta opción, podemos elegir tener un recinto cerrado o un recinto abierto. En el mundo de las guitarras, el hecho de que un cabinet esté abierto o cerrado lo cambia todo. Al tener el recinto abierto conseguimos un mayor número de armónicos y, por tanto, un sonido más abierto pero menos comprimido. En un recinto cerrado, al sacrificar armónicos, obtenemos más compresión y más empuje, es decir, ataque. Por tanto, si queremos un sonido más agresivo debemos pensar en un recinto más cerrado que abierto.

d) Character Vintage/Modern: El tipo de carácter que le queremos dar al sonido: en Vintage, obtendremos un sonido mucho más suave en medios; en Modern tendremos unos graves mucho más contundentes y unos agudos más abiertos.

En cuanto al tamaño de este producto, podemos decir que no se trata de un aparato demasiado pequeño. Por tanto, podría ser colocado de forma estética y cómoda incluso encima del cabezal. Aún así, y considerando que dentro de la carcasa del Cabulator se esconde un reductor más una caja D.I., entiendo que las dimensiones y peso no son desmedidas, puesto que, si lo montaras por separado, abultaría seguramente más.

Sonido
Éste es un gran capítulo, ya que todo lo demás no tiene sentido si el sistema no nos proporciona un sonido que esté a la altura. Vamos a analizar cada sonido que podemos sacarle a este pequeñín.

Dependiendo de qué es lo que se quiere conseguir, vamos a considerar diferentes posibilidades:

a) Sólo queremos un reductor de potencia: En ese caso, no necesitamos conectar el sistema a la corriente, por lo que únicamente debemos conectar la salida del cabezal al Cabulator y de allí a la pantalla. Para las pruebas, he utilizado diferentes amplificadores: un Matchless, un Marshall Super Lead y un Koch Twintone (35W, 100W y 50W respectivamente). Podemos comprobar que los sonidos más saturados, al utilizar el Power Soak, respetan la señal original y, al aumentar la atenuación, se va incrementando la compresión. A medida que aumentas el Power Soak, los armónicos disminuyen, lo que también es lógico, ya que es mayor la cantidad de información que hay que introducir en un menor ancho de banda.

b) Si queremos conectar la salida del SPL a una mesa de monitores, o simplemente a la entrada de grabación de cualquier sistema, pasamos a un apartado mucho más complicado, ya que simular un recinto es más difícil. El speaker voicing es el control fundamental para que esto realmente funcione, consigamos un sonido decente y podamos disimular la falta de recinto.


c) Cuando combinamos el selector de cabinet tenemos dos opciones: Open y Close. En Open hay más armónicos y algo menos de empuje; si queremos un sonido más contundente o con mayor compresión, necesitamos activar la opción Close.

d) El conmutador Vintage/Modern es, simplemente, una configuración de ecualización donde podemos realzar medios, graves o agudos. Son, por así decirlo, dos presets predeterminados por el propio fabricante que te pueden ayudar en alguna ocasión.

Cuestiones a tener en cuenta
Tener la posibilidad de utilizar un reductor de potencia y, a su vez, una línea que salga directamente a una mesa o entrada de grabación, convierten al Cabulator en una herramienta muy potente que, además, nos permite solucionar problemas derivados del uso de pantallas. En algunas ocasiones, debemos tocar en recintos donde el volumen de nuestro amplificador es molesto (como en el caso de tocar en una obra de teatro, o la grabación de las líneas de referencia en el mismo estudio). Esto puede llevarnos a utilizar simulaciones que vayan por línea. Sin embargo, usar tu propio amplificador y añadirle pedales es mucho más cercano; el propio técnico te lo agradecerá, ya que le envías una señal analógica mucho más tratable que si hubiera sido procesada digitalmente, haciéndola más complicada de mezclar. A volúmenes bajos puede sonar bien, pero a medida que subimos el volumen queda más latente que no acaba de empastar. Con un sistema como Cabulator te aseguras de que, aún poniéndolo a un volumen decente para tocar con banda, va a sonar perfectamente.

La otra pregunta es cómo responde al uso de pedales y artillería que solemos llevar: al Cabulator no le afecta prácticamente nada de lo que puedas usar. Quizás el uso de fuzz puede ayudar a conseguir algo más de saturación, sobre todo al aumentar de volumen, pero, salvo esa pequeña cuestión, por lo demás no deja de ser prácticamente independiente de los pedales que utilicemos. En el caso de utilizar los pedales junto al Cabulator y su salida de línea para la mesa de monitores, quizás sí que hay que tener un poco más de cuidado con las saturaciones, pero ya no sólo de pedal sino en general, ya que una saturación decente por línea es algo muy difícil de conseguir.

Conclusión
Concluir este artículo no es nada fácil, ya que entramos en asuntos personales. Utilizar reductores, en general, es una cuestión muy subjetiva del músico, tanto como usar in-ears, monitores, etc.

Soy de la opinión de que, si en algún momento has necesitado artefactos de este tipo, quizás te hagan falta, pero hay que ver cuántas veces a lo largo del año los has tenido que usar. Lo que si que es claro es que, si lo tienes, tarde o temprano acabarás introduciéndolo en tu equipo más o menos de forma habitual.

En resumen, es una opción a tener en cuenta. Recomiendo que, si tienes la oportunidad, lo pruebes, lo testees con tu propio equipo y veas qué tal encaja. Tener en una misma caja un reductor y una D.I. hace que los técnicos te miren con otra cara. En cualquier caso, es un sistema muy competitivo y con buenos resultados, robusto, con buena calidad de sonido y a un precio que está muy en la onda.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec