Menu

Genelec 8040AP. ¿Quién dijo pequeños…?.

Siempre he tenido una especial simpatía por los monitores de campo cercano "pequeños", quizás porque me inicié en el mundo de las grabaciones y las mezclas con un par de Tannoys Reveal Active. Y la verdad es que cuando llegas a conocer bien unos monitores de este tipo, una escucha a través de ellos te dice mucho de cómo sonará tu material en un equipo doméstico medio. No en vano, difícilmente encontraremos en el hogar medio de los españoles equipos de música con conos de graves de 8" o más, y, por otra parte, los equipos de "cine en casa" habituales, por mucho subgrave que lleven, están más diseñados para realzar los efectos de los DVDs que para una escucha óptima de música. Esto no significa que tengamos que renunciar a todo lo que necesitamos para realizar una buena mezcla (definición, detalle, linealidad, consistencia de la imagen…), porque las cajas deben estar bien diseñadas y construidas, pero de lo que sí podemos prescindir es de una gran extensión en frecuencias graves y de niveles de SPL muy elevados. En todo caso, la orientación comercial de este tipo de cajas es la de estudios de proyectos, apoyados, preferiblemente, de un subwoofer, o la de monitores alternativos a unos mayores, con la intención en ambos casos de tener un sistema de escucha de gama completa de frecuencias.

Serie 8000
En esta categoría de monitores se engloban los que hoy ponemos a prueba, los Genelec 8040A, pertenecientes a la serie 8000. Esta serie de monitores formada por el 8030A, el 8040A y el 8050A fue presentada por Genelec en el AES Berlín en mayo de 2004, con la intención de sustituir a los afamados 1029A, 1030A y 1031A respectivamente.

Genelec es una prestigiosa firma finlandesa, fundada en 1978, que presume de ser líder en el sector de monitores de estudio auto-amplificados, y que tiene una gran corte de seguidores debido, probablemente, a la personalidad de su sonido, conocido como el "Sonido Genelec". Externamente se hacen evidentes las diferencias entre la serie 8000 y la serie 1000. El diseño, fruto de la creatividad del diseñador Harri Koskinen, se basa en la tecnología MDE o Minimum Diffraction Enclosure (Recinto de Mínima Difracción) con la que, mediante una caja con bordes redondeados, el frontal y los lados curvados, se consigue reducir la difracción del sonido en el recinto y mejorar la respuesta, tanto en frecuencia como en potencia, así como la imagen.

Otro avance que incorporan los miembros de la serie 8000 es el DCW o Directivity Control Waveguide (algo así como Guía de Ondas para el Control de la Directividad), que determina la forma que tiene el receptáculo para el tweeter (una pequeña depresión), y que genera una mejora en la directividad del sonido, que redundaría en una respuesta en frecuencia más plana del monitor, especialmente en el punto de escucha.

Para la construcción de esta caja se ha escogido el aluminio que permite maximizar el volumen (mejorando la eficiencia de las bajas frecuencias) minimizando el tamaño, ya que el recinto puede tener menor grosor de paredes manteniendo la rigidez necesaria. De paso, dada la forma, se reducen las resonancias internas con las paredes y, por otra parte, al tratarse de aluminio (un buen conductor térmico) se disiparía con mayor facilidad el calor que amplificadores y altavoces generan.

También se han realizado mejoras en el puerto reflex, con la inclusión de un tubo largo que mejora el flujo de aire, incrementándose así la extensión de las bajas frecuencias del woofer. El tubo desemboca al exterior mediante una amplia boca con una geometría tal que minimizaría el ruido del puerto y mejoraría la articulación de los graves. Los altavoces que montan también son de nuevo diseño y, según Genelec, de más baja distorsión.

Para acabar de describir las mejoras introducidas, comentar que todos los altavoces de la serie 8000 incorporan un pie de goma llamado Iso-Pod o Isolation Positioner/Decoupler (Aislamiento Desacoplador/Posicionador ) que permite, por una parte, orientar el monitor de modo que el eje acústico se dirija con precisión hacia el punto de escucha y, por otra, que lo aísle de las vibraciones que le pudieran llegar a través de la superficie sobre la que se apoyan.

Un vistazo a las cajas
Para las pruebas el importador (AUPROSA) nos hizo llegar una pareja de 8040AW. La W hace referencia al color blanco del acabado, mientras que la P es la denominación que recibe el producto en color negro (que me llamen clásico, pero el blanco, aunque muy "cool", me recuerda la línea blanca de electrodomésticos…).
Las 8040A tienen un cono de graves de 6,5" y un motor de agudos de 0,75" de cúpula metálica, ambos protegidos magnéticamente. Cada motor tiene un amplificador propio de 90 W cada uno. La respuesta en frecuencia va desde los 48 Hz hasta los 20 kHz (+/- 2 dB) y proporcionan un SPL o Sound Pressure Level (Nivel de Presión Sonora) de 105 dB, con picos de hasta 115 dB medidos a 1 m. Ambos altavoces están protegidos por una malla metálica y presentan el crossover activo a 3 kHz.

Estos monitores no presentan asas, lo que junto a su peso (8,6 kg), su forma redondeada y su superficie bastante deslizante, hace que la manera más cómoda y segura de manipularlo sea asiéndolo por puerto reflex y sujetándolo por debajo.

En el panel posterior, además del comentado puerto reflex, encontramos las toma de corriente, un interruptor general y la conexión de señal, exclusivamente en XLR balanceado, aunque puede usarse una señal no-balanceada siempre que se unan los pin 1 y 3. Junto a estos se encuentran todos los controles que permiten la adecuación de los monitores al entorno acústico en el que se utilicen. En primer lugar tenemos un control que permite, con la ayuda de un pequeño destornillador, ajustar la sensibilidad de entrada. Para el control tonal dispone de 4 grupos de micro-interruptores, los clásicos ajustes de graves y agudos (bass tilt y treble tilt), el roll-off de graves y un control denominado Desktop Low Frequency, mediante el cual se pretende minimizar el efecto que sobre los graves tienen las reflexiones que se producen sobre la consola de mezclas, cuando los monitores están situados sobre ellas o en peanas muy próximas. Se trata de una atenuación de 4dB sobre los 160 Hz.

El control bass tilt permite tres niveles de atenuación por debajo de los 800 Hz (de -2, -4 y -6 dB) para compensar el incremento en graves que se produce cuando se sitúan las cajas cerca de las paredes de la sala (y más aun si es en las esquinas). El treble tilt permite una corrección de +2, -2 o -4 dB por encima de los 5 kHz para ajustar el exceso o defecto de brillo que pueda resultar de la interacción con la sala.

Finalmente, el roll-off de graves atenúa en -2, -4 o -6 dB la energía de salida en la región cercana a la frecuencia de corte, que nos ayudara a integrar mejor en nuestro sistema un posible subwoofer. Respecto a esto, cabe destacar que Genelec recomienda para estas cajas el uso del modelo 7060A, si se trata de una configuración estéreo, y del modelo 7070A, si se trata de un sistema multicanal.

A prueba
Debo confesar que acometí las pruebas con un cierto temor. Me explico. Hace unos meses participé como espectador en las pruebas que esta publicación sometió al hermano mayor de la serie 8000, las 8050A. Lo cierto es que esperábamos mucho de esos monitores, porque como evolución de las 1031A que eran, deberían sonar magníficas. Sin embargo, nos encontramos con unas cajas que se comportaron más bien torpemente. A pesar de las horas que las tuvimos en funcionamiento y de los ajustes que realizamos a través de los controles tonales, no conseguimos que sonasen todo lo bien que presumíamos. Fue, por decirlo de alguna manera, una pequeña decepción. Sin embargo, en esta ocasión se ha dado el caso contrario, la sorpresa ha sido positiva y mayúscula.

Conecté las cajas al sistema, sin ningún tipo de ajuste previo, seleccioné un material sonoro más bien complejo (mezcla de instrumentos acústicos y eléctricos con mucha dinámica) y presioné el play… Sencillamente impresionante. Haciendo honor a mi nombre, no podía sino ver para creer que de estas "pequeñas" cajas pudiese salir un sonido con tanta extensión en graves como la que salía. Además de un sonido claro, definido, con detalle, como debe ser una escucha que te guíe hacia la mezcla correcta. La imagen estéreo era soberbia y la ventana en la que podías moverte, sin salir del zona óptima, notablemente amplia (especialmente en horizontal). Solo realicé un pequeño retoque de -2 dB con el control bass tilt, y enseguida me hubiera podido poner a mezclar como si fuera un usuario habitual. Realmente soportaba más que decentemente la comparación con el sistema principal de monitorización (de una gama superior).

Conclusiones

En definitiva, obtuve dos conclusiones. La primera es que la serie 8000 no es un simple lavado de cara estético. Los 8040A, con todas las mejoras tecnológicas que incorporan, suenan tan bien o mejor que sus predecesores, llegan más abajo en frecuencia y tienen una notable capacidad para acoplarse a la sala donde vayan a ser usadas. Se trata pues, de un monitor muy recomendable tanto para los que quieran disponer de una segunda escucha de tamaño menor, como para los que, por economía o tamaño de las instalaciones, quieran usarlo como monitoraje principal (con o sin subwoofer). La segunda conclusión es que, por lógica cartesiana, las unidades 8050A que fueron probadas en mi presencia y que dieron un resultado más bien mediocre, debieron estar defectuosas. El nivel de aceptación en el mercado y el resultado del presente banco así lo avalaría.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec