Menu

Monitores M-Audio DSM2

Creo que no me equivocaría al afirmar que se trata de una pareja con carácter semi profesional. M-Audio siempre me había parecido una marca de excelente relación calidad/precio. Hoy, también me ha sorprendido su “punta” de calidad, independientemente del precio. Se trata de una caja con un cierto tamaño ya. Capaz de incluir un woofer representativo. En este caso contamos con 8” que soportarán sus 100 w de potencia. En cuanto al tweeter, se trata de 80 w “narrados” por 1”. Si observas el panel trasero comprobarás una serie de detalles que elevan esta pareja a la categoría de “cuidadín conmigo”. Bass reflex, entradas analógicas y digitales: XLR, TRS, RCA S/PDIF, AES/EBU y un maravilloso sistema de corrección por bandas de 12 switchs.

¿En que se traduce todo esto?
En una capacidad de trasmisión digital, con un nivel de ruido que enamora (por su ausencia) y en una versatilidad poderosa que nos permite adaptar el monitor a nuestras preferencias de escucha.

Silencio, se rueda
Conectamos los DSM2 tal y como vienen de fabrica. Nos quedamos sorprendidos con éstos M-Audio. El sonido que emanan, de primeras, tiene un buen contraste entre graves y agudos. Ambas frecuencias bastante destacadas pero sin llegar a la exageración. Personalmente el exceso de grave me molesta, así que estaba claro que había que arreglar la colocación de ese bass reflex pegado a la pared (en nuestro caso) y aprovechar el fantástico repertorio de switchs de corrección de EQ.

Una vez adecuada la pareja a nuestra posición de escucha y situación física del equipo, repetimos las pruebas de escucha. Las proporciones de frecuencias ahora estaban muy bien equilibradas. Caracterizadas (insisto, bajo mi punto de vista o mejor dicho de escucha) por unos graves cremosos y unos agudos bien presentes sin llegar a la estridencia. Los medios son discretos. Con respecto a los Mackie, por ejemplo, siento una exposición mucho más “soft”. Más suave, menos incisiva. Encuentro bien todos los matices que busco. ¿Y si tengo ganas de fiesta?, le damos caña a sus 100 w de graves y 80” de agudos y escuchamos nuestro pase a lo grande.

No cabe duda. Este equipo es perfectamente utilizable en solitario o de forma combinada con otra pareja. En mi caso, creo que los DSM2 casan de maravilla con los Avantone Mixcube. Al tener éstos pequeñines bastante carácter (a lo mackie) y una presencia muy clara a la hora de buscar matices en agudos y medios.

Llama la atención
Su representatividad, su conectividad analógica y digital, el bass reflex, la corrección de EQ y.. en definitiva, sus prestaciones profesionales. Sonido contundente pero con matices. Cuidado de los detalles, por ejemplo la funcionalidad del led frontal; capz de indicarnos (por variación de color), la actuación de las conexiones digitales, peak, o incluso el fallo del hardware (amarillo, rojo, azul, rojo intermitente etc..). Por último, destacar su precio moderado considerando el tamaño de la caja, potencia y diámetro del woofer.

M-Audio DSM 2
Woofer: 8”
Tweeter: 1”
Potencia en graves: 100w
Potencia en agudos 80”
Conectividad: Analogica y digital, XLR, TRS ¼ , S/PDIF y AES/EBU

Dimensiones:
Peso: 9,1 kg

 

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec