Menu

Tapco SS by Mackie S5 y S8

Es posible que a algunos la marca Tapco les evoque recuerdos de hace algún tiempo: "¿No eran aquellos fabricantes de mesas de directo? Pues no estaban nada mal..." En efecto, Greg Mackie rescata la marca que le hizo popular a principio de los años 70 por sus mesas de PA, para ofrecer una gama de productos orientada a los usuarios con presupuesto ajustado.

Sin embargo, esta premisa no debería engañarnos. El apellido "by Mackie" une la renovada marca con uno de los fabricantes de equipos de audio más respetados del momento, por lo que es de esperar que los productos Tapco no sólo destaquen por su precio.

La gama de monitores autoamplificados está compuesta de dos modelos -S5 y S8-, y se completa con un subwoofer -SW10- diseñado para trabajar indistintamente con cualquiera de los modelos anteriores.

El S8 cuenta con unos transductores algo más grandes que los del S5, y también con amplificadores más potentes, por lo que presenta una respuesta en frecuencia más extendida. Precisamente, debido a la dificultad de obtener buenos resultados con unidades más pequeñas, nos pareció más interesante analizar el modelo S5 en este artículo.

Descripción
Los monitores S5 cuentan con un woofer de 133 mm (5.25 pulgadas) de polipropileno y un tweeter de 25 mm (1 pulgada) fabricado en seda. La palabra dome nos indica que el transductor de agudos tiene forma de cúpula o bóveda, algo bastante habitual.

Sin embargo, cada unidad se alimenta de un amplificador independiente de 60w (100w de pico), algo que hace de los S5 unos monitores especiales, pues generalmente la potencia de la etapa de agudos es menor que la de graves.

Montado sobre un guía ondas que mejora la dispersión de las frecuencias altas y reduce la fatiga auditiva, el tweeter incluye en su sección dos leds que señalan encendido (verde) y sobrecarga (rojo).

La frecuencia de cruce entre la unidad de graves y la de agudos se sitúa en los 4 kHz, y la división en frecuencia se hace mediante un crossover electrónico con una pendiente de 24 dB por octava.

El chasis es robusto, fabricado en MDF (Medium Density Fibreboard) con un acabado gris oscuro que le confiere un aspecto sobrio. Todas las esquinas han sido redondeadas para ayudar a controlar las resonancias internas, y el interior de la caja está forrado con espuma adiabática. Esta espuma también reduce las resonancias internas y ayuda a controlar y mejorar el comportamiento del puerto bass reflex situado en la parte posterior.

Las opciones para introducir señal en los monitores son también algo más amplias de lo normal: disponemos de conectores XLR y TRS balanceados, así como de conexión no balanceada tipo RCA. Además, la entrada TRS puede ser utilizada como salida para conectar en daisy-chain dos monitores.

En el manual leemos que la respuesta abarca desde los 64 Hz hasta los 20 kHz (±3dB). Se dispone de dos filtros (graves y agudos) para adaptar la respuesta de los monitores a nuestro entorno de escucha:

El primer filtro tiene una frecuencia central de 65 Hz, y permite variaciones de +2 dB y +4 dB. El segundo filtro afecta a todas las frecuencias superiores a 5 kHz (incluida), y cuenta con ajustes de +2dB y -2dB.

Junto a los filtros se sitúa el potenciómetro que controla la ganancia de entrada. Los S5 están diseñados para recibir niveles de línea situados entre +4dBu (potenciómetro al máximo) y +20dBu.

En la parte posterior también encontramos el disipador de calor, interruptor de encendido y el selector y toma de alimentación.

Protección
Los monitores S5 cuentan con dos sistemas de protección, diseñados para proteger el equipo en circunstancias de uso normal.

El primero es un filtro paso alto de 12 dB/octava en 60 Hz, para prevenir daños en el woofer debido a sobre-excursión. Reduciendo las frecuencias más graves se evita que el cono realice movimientos extremos al intentar reproducir los graves más profundos.

El segundo sistema de protección consiste en un circuito térmico que desconecta las unidades de amplificación cuando detecta sobrecalentamiento, volviendo a conectarlas de forma automática en el momento en que la temperatura vuelve a ser segura.

Además, los motores de los altavoces están blindados magnéticamente para evitar interferencias en monitores TRC, aunque hemos podido constatar que este blindaje no es del todo efectivo, y si se sitúan los monitores junto a una pantalla de este tipo se aprecian pequeñas interferencias.

Impresiones
Al abrir el embalaje, la primera impresión no puede ser mejor. Nos encontramos con unos monitores de diseño moderno y agradable, con un aspecto sólido y firme. Bien construidos.

Pesan lo suficiente como para transmitir sensación de seguridad, pero sin resultar complicado moverlos, algo que sería un punto en contra en unos monitores de este tipo.

También se agradece que hayan sido cuidados los pequeños detalles: alrededor de la toma de corriente encontramos una llamativa pegatina amarilla que advierte a los usuarios de Japón y USA que se aseguren que el selector de corriente está colocado en la posición correcta para su red eléctrica; los cables y fusibles para ambos tipos de red vienen incluidos.

Otro punto a favor es la inclusión de un manual en Castellano. Los manuales originales están en Inglés, pero acompañándolos encontramos una versión traducida que nos permite entender sin ningún esfuerzo las características del equipo.

Para realizar las primeras escuchas, seleccionamos la posición de los filtros en respuesta plana (0dB en los filtros de graves y agudos), y colocamos la sensibilidad de entrada en el punto medio del recorrido (hay un pequeño tope que lo delimita).

De nuevo, las impresiones fueron positivas. Un sonido redondo y potente inundó toda la sala, haciéndonos olvidar el tamaño de los altavoces. El talón de Aquiles de estas unidades suele ser, lógicamente, la respuesta en las frecuencias más bajas, pero los S5 nos sorprendieron en este aspecto, proporcionándonos unos buenos graves.

La imagen estéreo es precisa, los agudos son claros y agradables, permitiendo apreciar una rica variedad de detalles. El único punto en contra destacable es un pequeño realce en las frecuencias medio-agudas que colorean ligeramente la respuesta, confiriendo al sonido un matiz nasal.

Al llevar al extremo la sensibilidad de entrada comprobamos que los S5 son capaces de trabajar sin distorsión en sus niveles de escucha más altos. De hecho, teniendo en cuenta que estos monitores están diseñados para emplearlos en campo cercano, los niveles obtenidos están por encima de los que probablemente seleccionaríamos para un uso normal.

Decididos a llevar al máximo los S5, comenzamos a probar CDs de R&B y Hip Hop, estilos de música que demandan grandes dosis de bajas frecuencias.

A pesar de su tamaño, los monitores se defendieron muy bien en estos temas (algunos con múltiples capas de graves), aunque lógicamente se echaban en falta algunas de las frecuencias más graves y algo de claridad en el low end. Al emplear la posición +2dB en el filtro de graves obtuvimos algo más de potencia, pero a costa de difuminar un poco la respuesta en estas frecuencias. La posición +4dB era algo exagerada para nuestra sala, pero puede resultar útil en otras.

Respecto al filtro de agudos, no fue necesario utilizarlo, ya que la respuesta de las cajas en estas frecuencias es buena. Los agudos son claros sin resultar molestos, haciendo que la escucha resulte cómoda, incluso tras períodos largos de uso.
El único punto en contra vuelve a ser ese pequeño realce en torno a 2-4 kHz, aunque lo cierto es que se trata tan sólo de un ligero matiz que acaba por pasar desapercibido.

En cuanto al sweet spot, sin ser excesivamente amplio, permitía cierta libertad de movimiento sin perder el "brillo".

Conclusiones
Los S5 de Tapco perpetúan la reputación de la marca de construir equipamiento para audio de calidad a precios competitivos.

Presentan una buena respuesta en frecuencia teniendo en cuenta su tamaño y están construidos de forma sólida y atractiva. Los filtros permiten adaptarlos a muchos y muy variados entornos de escucha, y las posibilidades de conexión son realmente amplias.
El diseño de la respuesta en agudos es justo el que se espera: por un lado, permite un uso continuado de los monitores sin excesiva fatiga auditiva, y por otro, proporciona una imagen estéreo precisa y sólida. Estas características hacen de los S5 una herramienta de trabajo confiable y valiosa.

Quizá no sea la elección más adecuada para un estudio profesional que busca sus monitores principales pero, por ejemplo, sí pueden resultar un valioso aliado en una sala auxiliar de edición, o como parte de un equipo surround 5.1.


Del mismo modo, es posible que si el estilo de música con que trabajamos habitualmente requiere graves poderosos, esta no sea la decisión más acertada, pero no debemos olvidar que en la misma familia de productos existe el subwoofer SW10, diseñado para trabajar con los S5, que nos permite añadir ese low end.

En cualquier caso, el objetivo perseguido por los fabricantes ha sido cumplido: buenos monitores a precio competitivo. Para alguien que busca sus primeras escuchas, los S5 son una opción que no debe ser pasada por alto.

 

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec