Menu

DAS. audio, monitores pasivos

Los monitores de estudio Monitor 6 y monitor 8, representan el nexo de unión de DAS con sus orígenes, hace más de treinta años, cuando el estudio y el hifi marcaban los primeros movimientos de la empresa. Das es una empresa nacional de fabricación de productos de electroacústica, tales como altavoces y cajas acústicas Historia de DAS
Das es una empresa nacional de fabricación de productos de electroacústica, tales como altavoces y cajas acústicas. Situada en Valencia, una región con una tradición musical muy grande, quizá la más importante de España, raro es en ella el pueblo que no posee una banda municipal, privada o ambas a la vez. Esta profusión de músicos ha propiciado que, con motivo de una pasada edición de la feria Intermusic, se consiguiera un record Guinnes a la mayor reunión y concierto de instrumentos de viento. Por ello, no parece extraño que la más importante fábrica de material de sonido española también se encuentre en esta misma ciudad.

La andadura de esta marca comienza a principios de los años 70 de la mano de su fundador y actual director Juan Alberola. DAS, acrónimo de "Dinamic And Sound", comenzó con la fabricación de motores de compresión, altavoces de cono y divisores de frecuencia en la propia casa de su fundador. Nueve años más tarde la empresa se consolida en España y empieza a mirar al exterior, acudiendo por primera vez al Certamen Internacional de Sonido "Musikmesse" en Frankfurt. En la década de los 80 la empresa se desplaza a su ubicación actual en un polígono industrial y empieza a experimentar con procesos de fabricación nuevos, al tiempo que el mercado del espectáculo crece con la llegada de las estrellas internacionales de la música y los conciertos se asientan como espectáculos de masas. Sus ventas aumentan y se perfeccionan los procesos de fabricación, apareciendo las primeras cajas acústicas en plásticos técnicos de alta densidad, lo que dota a la empresa de una ventaja competitiva importante.


Actualmente, las ventas de sus productos se dividen en partes iguales entre el mercado nacional y el exterior, con el reciente sistema de Line Array, llamado Aero, como punta de lanza de la marca, que está consiguiendo unos excelentes resultados tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

Recinto acústico
El desarrollo del recinto de madera presenta singularidades importantes respecto a otros modelos de igual propuesta, el más importante a primera vista es el recinto acústico, desarrollado en madera aglomerada de alta densidad del tipo DM de 15 milímetros de espesor y los laterales acabados en dos piezas de madera listonada de Iroko de 24 milímetros de grosor, una madera tropical ésta de gran vistosidad y que, por su rigidez, aporta unas condiciones adecuadas para el trabajo acústico.

La manera técnica de desarrollar este recinto difiere de lo habitual precisamente en que las piezas de cierre de la caja (las piezas de madera de Iroko) están en los laterales en vez de en el frontal y trasero. La parte frontal, trasera, superior e inferior son una única pieza de madera cortada a medida. Este sistema le confiere una mayor rigidez al frontal y, por tanto, un mejor punto de apoyo al woofer. Este sistema obliga a una mayor complejidad en el proceso de fresado del frontal, por lo que no es habitual en el resto de fabricantes. Paradójicamente y a pesar de este diseño peculiar, la frecuencia de resonancia de la caja es alta y se encuentra cercada a la banda de la voz, posiblemente por el insuficiente grosor de la madera utilizada y la falta de refuerzos interiores, especialmente necesarios en el modelo monitor 8, en el que hay un nivel alto de trasmisión mecánica a la caja, especialmente para las frecuencias graves.

El diseño de este recinto acústico es del tipo bass reflex, con la boca de salida en la parte posterior, lo que evita que las turbulencias causadas por el aire que expulsa el tubo del bass reflex afecten a los frentes de ondas generados por el woofer. Esta disposición trasera obliga a tener la precaución de no pegar excesivamente la caja contra una pared u otro objeto que pueda obstruir la libre circulación de aire. En la parte inferior de la caja se encuentran dos tuercas empotradas en la madera para la fijación de ésta a soportes para fijación en pared o techo.

La primera impresión visual que se tiene de ellos es de una gran singularidad y sobriedad en su diseño externo. Tanto la pequeña bocina, como el embellecedor del woofer, ambos en fundición metálica y color negro, le dan un aspecto prometedor. La fabricación peculiar de la caja también aporta un toque de singularidad muy agradable entre tanta igualdad en el diseño del resto de fabricantes.

Filtrado de frecuencias
A este monitor, al ser pasivo, es necesario atacarle con señal amplificada desde un amplificador externo, lo que provee la posibilidad de poder elegir la etapa de potencia más adecuada para él. Etapas de potencia hay muchas, pero como consejo rápido se pueden decir dos cosas: nunca es demasiada potencia y las buenas etapas de potencia analógicas pesan, y cuanto más pesan mejor, ya que eso significa que tienen un transformador grande y buena cantidad de transistores finales y, por tanto, mucho radiador metálico, que también pesa. La calidad de la etapa de potencia es fundamental para el buen sonido final de éste y de cualquier monitor, el usar etapas de potencia pequeñas para monitores pequeños es un error que sólo es justificable por limitaciones económicas.

Para la prueba de estos bafles, se ha utilizado una etapa de potencia de gran calidad y suficiente potencia, la "4 Briston", de 300 vatios por canal a 8 ohmios, una etapa de esas tan espartanas, que no tienen ni mando de volumen. Para asegurar que no hubiera ninguna pérdida de sonido entre la etapa y los monitores, se han usado unos cables de grosor generoso. Volviendo a los filtros, estos son muy sencillos, más propios de una caja de PA que de un monitor de estudio, compuestos por dos bobinas, dos condensadores y una resistencia atenuadora. La placa de circuito que soporta estos componentes hace también de soporte, por el lado contrario, de los conectores externos de entrada, de buena factura estos y con aislamientos para evitar, en la medida de lo posible, cortocircuitos accidentales.

Altavoces
Los altavoces montados en ambos monitores son de la marca Vifa y SEAS, para woofer y tweeter respectivamente, todos ellos de muy alta calidad; en esto DAS, que no ha usado material propio, ha ido sobre seguro, usando material del mismo tipo de los que se pueden encontrar en otros monitores de gama alta.

El altavoz de agudos es de tipo tweeter con cúpula de aluminio de 0,75 pulgadas para el "Monitor 6" y de 1 pulgada para el "Monitor 8", en ambos altavoces hay delante de la cúpula una rejilla metálica para protegerle de accidentales golpes, desastrosos en este tipo de materiales. La bobina de este motor está bañada en ferrofluido, un material que, sin afectar al normal movimiento de la bobina, le permite evacuar el calor de ésta hacia el exterior con mucha mayor facilidad, lo que evita deformaciones en la bobina y, por tanto, distorsiones.

En el caso de los woofer, los conos están fabricados en polipropileno, material plástico que proporciona un grave con bastante cuerpo, aunque exige más energía que los altavoces con cono de cartón, que distorsionan antes ante potencias elevadas. Las medidas en ambos monitores para los altavoces son de 6,6 y 8 pulgadas respectivamente para el monitor 6 y el 8. La refrigeración de estos woofers se hace a través de un agujero hecho en la parte central de la pieza polar central del imán en la parte trasera del motor, siendo suficiente aún con señales muy distorsionadas y sobrepotencias.

Los TWT se han equipado con un guía ondas de tipo Linear Quadratic Spherical (LQS™) que promueven la coherencia de fase entre éste y el woofer. Los beneficios de esta pequeña bocina, se pudieron comprobar desde el primer momento de la prueba. Este accesorio, fabricado en acero y con forma de pequeña bocina, distribuye y difunde el sonido del twt, tanto en el plano horizontal, como en el vertical, donde contribuye al buen solapamiento en fase entre los dos altavoces. Ninguno de todos estos altavoces está dotado de un sistema de aislamiento magnético, lo que significa un handicap significativo para su entrada en los estudios compartiendo espacio con monitores de ordenador, muy sensible a los campos magnéticos.

Con los oídos abiertos
La audición comienza con el monitor pequeño, el "6", en él la primera sensación sonora es bastante agradable, a causa de la buena coherencia en las frecuencias medias que se solapan de manera muy natural entre los dos altavoces, trasmitiendo la sensación de existir un sólo punto radiante virtual situado entre ambos altavoces. La voz, quizá la parte más delicada para la reproducción sonora, en buena parte por la gran sensibilidad del oído humano en este margen de frecuencias, nace de manera muy natural y proporciona una escucha bastante relajada. La cobertura en horizontal, tanto de las frecuencias medias como de las agudas, es excepcionalmente buena, gracias en buena medida al diseño del difusor del twt., que hace también las veces de acoplador acústico entre ambos altavoces en aquellas frecuencias compartidas entre uno y otro.

Las frecuencias agudas son reproducidas con limpieza y precisión por el twt de aluminio, muy por encima de los 20Khz, hasta los 40khz según los datos del fabricante, pero aporta además un pequeña coloración al sonido propia de este material, que sin embargo, da a los instrumentos de viento metálico una gran presencia. Nada que objetar en la zona de medios y en cuanto a los graves, se comportan con firmeza hasta donde un altavoz de 6,5 pulgadas es capaz de dar. En la prueba y con sonidos de nivel medio se ha comportado bastante bien, pero a niveles de presión elevados el comportamiento de la caja cambia notoriamente y aparecen las resonancias propias de los altavoces, que no han sido controladas en el filtro. La distorsión aumenta y aquellos factores tan agradables como inteligibilidad de la voz o graves contundentes disminuyen rápidamente con el aumento de la potencia volviéndose una caja de escucha difícil.

La monitor 8 se mostró más difícil de escuchar, teniendo un margen estrecho de potencia en la que su comportamiento se semejaba al de hermana pequeña. A baja potencia, el rendimiento del woofer y del twt, es desigual, produciendo que el solapamiento entre ambos sea difícil, punto especialmente peliagudo en este modelo en el que la voz, se reparte entre los dos altavoces de una forma más equilibrada que en el monitor 6. El problema se resolvió con un aumento considerable de potencia, que incluso pareció adecuado para una escucha en una posición de campo medio, justo por detrás de la mesa de mezclas, a poca distancia de ésta. En esta nueva situación los dos altavoces se equilibraron y empezaron a trabajar al unísono, ofreciendo ese sonido coherente, aunque más desigual que su hermana pequeña en la zona de medios agudos. El trabajo con un altavoz de 8 pulgadas se hizo notar rápidamente, aportando un sonido más completo y con mayor cuerpo, especialmente claro en las frecuencias graves, las cuales extendían mucho más.


Para las pruebas de mayor presión sonora, los problemas de distorsión causados por las resonancias no controladas de los altavoces aparecieron también en este modelo, pero con mayor protagonismo, siendo imposible escuchar el sonido sin una desagradable sensación y cansancio auditivo. Estos problemas se podrían salvar en ambos modelos con un procesador de sonido antes de la etapa de potencia, al igual que se usa en equipos de PA, o que viene incluido en la mayoría de los monitores autoamplificados. Sería interesante el resultado de la adaptación de un procesador y etapa de potencia digital en estos monitores, campos en los que DAS lleva trabajando algún tiempo ya, para su gama de PA.

Lista de precios y manual de usuario
Estos dos modelos de cajas acústicas son los únicos que se encuentran en el catálogo de DAS en cuanto a monitores de estudio, sin variación en gama, ni renovación de modelos desde su nacimiento hace ya varios años. Los sectores a los que va dirigido son el estudio de grabación o cualquier otro entorno similar y su precio está fijado por el fabricante en 283 euros + IVA para el modelo monitor 6 y 330 euros + IVA para el 8.
Por otra parte, hay que señalar la calidad de la información aportada por el fabricante en el manual con estos monitores, pero aún es mejor la que se puede encontrar en su página web, un ejemplo de cómo debe ser una pagina web de un fabricante, especialmente potente en la sección de biblioteca, muy recomendable.

Un entorno adecuado
El lugar para la prueba de estos monitores ha sido el estudio de grabación de Carlos Arsuaga, en él las condiciones acústicas están especialmente cuidadas, al tratarse de un estudio con un profundo diseño acústico desde el origen de su construcción, de la mano del diseñador Mariano Talamante de la empresa SPA. Valores como la reverberación equilibrio de frecuencias o de difusión están controlados, sin olvidar un ambiente relajante y acogedor. En él escuchamos, desmontamos y probamos tanto estos monitores como los Fostex serie PM con gran comodidad las dos personas implicadas en la prueba: Jorge Acle, reconocido técnico de sonido y con profundos conocimientos técnicos, y yo mismo.


Los tres modelos de monitores probados aquí, guardan similitudes importantes en cuanto a construcción, materia prima y diseño. La relación calidad precio también es un parámetro en el que los tres ofrecen una ventajosa consideración, por ello, aparecen los tres juntos en esta tabla. Quedando el sonido, como la última y definitiva valoración, reservada a la prueba auditiva de cada persona, entendiendo que junto con los micrófonos, los monitores son los elementos más subjetivos de toda la cadena de sonido.

 

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec