Menu

CV12: Micro de válvulas de Avant Electronics

No es habitual encontrar un fabricante de equipo de audio que en la sección “About us” de su web se defina como “una familia”. Si se continúa leyendo, se pueden encontrar otras declaraciones de intención como “creemos que es posible ofrecer productos de primera calidad a precios razonables”, “somos Avant Elctronics y te escuchamos” o “sólo sacamos al mercado productos que nosotros mismos usaríamos en un entorno profesional”. Tras un rato de navegación por el sitio, se tiene la sensación de que están de tu lado, de que realmente han estado en tu situación y entienden las necesidades de un estudio. Esto podría parecer mera palabrería, si no fuera porque los productos de Avant llevan muchos años demostrando su calidad. Los altavoces Mixcube (analizados recientemente en ISP por Román Vega) son considerados comos los sucesores de los míticos Auratones, y sorprenden tanto por su sonido como por su diseño.

En el terreno de la microfonía, es habitual leer en los foros cómo “el micro XX de Avant es siempre mi primera opción”... Ciertamente, el CV12 podría ser uno de esos micros, y no sólo por su sonido, sino también por su construcción, acabado y accesorios.

Calidad
Con la competencia que hay actualmente en el mercado profesional de audio, es habitual ver cada producto acompañado por el mayor número posible de accesorios. Sin embargo, no es tan usual hacerlo con la calidad que ofrece Avant, y menos aún en todos los elementos.

Tanto el propio micro, como el estuche de madera, filtro antivibración, fuente de alimentación y maletín de transporte, transmiten inmediatamente la sensación de solidez y buena construcción.

El diseño exterior del micro está inspirado en “famosos diseños europeos” y, ciertamente, el aspecto del CV12 recuerda mucho al legendario AKG C-12. Sin embargo, en esta ocasión, el color del micro es un elegante rojo-granate. El nombre de este color -Cabernet red wine- sirve para nombrar toda la serie de micros C del fabricante, que comparten el acabado exterior. Los micros CR son de cinta (ribbon), los CK de condensador, y los CV de válvulas.

Dentro de esta serie C, cabe destacar otros miembros como el CR-14 (un micro de cinta dual) o el CK-40 (micro de condensador estéreo).

Volviendo al caso que nos ocupa, decíamos que la sensación que transmite el CV-12 es de solidez y muy buen acabado. Se puede presentar este micro con el título de “micro principal para grabar voces” con todo el orgullo del mundo. De hecho, el fabricante indica en su web –también con todo el orgullo del mundo- que las voces del disco de Taylor Swift Fearless fueron grabadas con un CV12. Este disco debutó en 2008 directamente en el número uno de Billboard, y vendió más de 500.000 copias en su primera semana.En palabras de Nathan Chapman, productor del disco, “cuando Taylor se puso los cascos y escuchó el sonido de su voz a través del CV12, inmediatamente dijo este es mi micro, quiero utilizarlo a partir de ahora”. Por supuesto, esto no quiere decir que las voces que se graben con el CV12 sonarán tan bien como las de Taylor... más bien quiere decir que el CV12 le hace justicia a voces tan buenas como la de esta artista. No olvidemos que primero va el talento y después la tecnología.

Los remates del micrófono se realizan en níquel, y en uno de los aros se sitúa el pad de atenuación de -10dB y el filtro paso alto (6dB/octava, en 80Hz).

Transformer coupled tube
En cuanto al interior del CV12, el circuito con transformador acoplado de válvula recoge la señal proveniente de la cápsula dual de 32mm de mylar. La polarización de la cápsula se realiza mediante espolvoreado con oro y, a lo largo de todo el camino de la señal, se emplean condensadores de polipropileno metalizado. El fabricante indica que son condensadores de alta gama, idénticos a los que se suelen usar en las modificaciones (mods) que ofrecen algunos proveedores para mejorar el sonido de micros comerciales.

En cuanto a la válvula, se trata del modelo ruso 6072A, “seleccionada a mano”.

Como cabía esperar, el hecho de disponer de una cápsula dual permite ofrecer varios patrones polares. En total, hay nueve opciones: omni, cardioide y figura de ocho... y varias “in between”.

La selección del patrón polar se realiza en la fuente de alimentación PS-12 –roja, como no podía ser de otra forma-, a la cual se llega mediante un cable de siete pines (incluido).

Para continuar con el resto de accesorios, la suspensión antivibraciones (también incluida) es robusta y está muy bien construida. Permite colocar el micro en la posición y ángulo deseado sin necesidad de hacer muchas florituras y sin tener que apretar lo indecible para mantener el micro fijo (ya sabes a lo que me refiero).

Todos los accesorios encajan perfectamente en el maletín de aluminio –también robusto y bien construido-, en el que, además, hay espacio para la caja de madera forrada de terciopelo que permite guardar el micro. Un nuevo toque elegante.

Garantía
Otro punto importante en este tipo de equipo es la atención prestada a los controles de calidad. Es normal que un producto pueda diferir de las especificaciones teóricas al ser montado, pero es responsabilidad del fabricante testear sus productos para asegurar que la calidad es óptima.

En este punto, algunas firmas recortan en el proceso de control de calidad para reducir costes, pero no es éste el caso de Avant, que ofrece cinco años de garantía y comprueba uno a uno sus productos (nuestro micro tenía el número de serie 12 000 82).

En acción
Las pruebas del CV-12 coincidieron con una grabación del grupo El Alpinista (www.elalpinista.com). La formación se encuentra preparando el que será su tercer largo y, puesto que uno de los guitarristas ha pasado a emplear únicamente una guitarra acústica, querían escuchar cómo sonaban los temas grabados en este formato eléctrico-acústico. Por tanto, la ocasión ha sido idónea para poner a prueba el CV-12, que ha sido utilizado tanto como micro de sala en la grabación de la batería, como delante de un Vox AC-30, con la guitarra acústica y en la voz.

En la figura 1 se muestra la respuesta en frecuencia del CV-12 en cardioide. Éste ha sido el patrón polar más usado durante las pruebas y, ciertamente, se puede dar fe de la gráfica, tanto del comportamiento plano en casi la totalidad del espectro, como de los realces en torno a 3k y 12k.

La respuesta del CV-12 ha resultado muy natural en todas las situaciones, con un comportamiento que adolecía del exceso de graves encontrado en algunos micros de válvulas de este rango. Incluso en distancias cortas, el efecto de proximidad no resultaba excesivo, daba más la sensación de apoyar que de exagerar.

En cuanto a los realces, y especialmente en voces donde estas dos bandas son muy delicadas, el micro traía al frente la voz y la mantenía en primera línea en la mezcla, sin sonar en ningún momento dura o sibilante.

Otra característica que ha destacado ha sido que el comportamiento del CV-12 era muy constante, independientemente del nivel de la fuente.

Las pruebas se completaron con la captación de una voz femenina en un tema en el que se alternaban pasajes muy suaves con secciones con mucha intensidad. En las primeras, el CV-12 proporcionaba mucho detalle y delicadeza, y la sorpresa vino al comprobar que el micro mantenía estas cualidades en los pasajes más fuertes. Habría sido esperable que la respuesta del micro hiciera algo dura la voz en estas las partes pero, lejos de eso, en lugar de apretar la voz, ésta se mantenía al frente sin apenas variación de la respuesta. El CV12 daba la sensación de conservar el timbre independientemente del SPL al que se le sometiera.

En cuanto al resto de patrones polares, el hecho de disponer de varias posiciones intermedias ha facilitado el uso creativo del cambio de diagrama de captación.

En cualquier micrófono multipatrón, el hecho de cambiar el diagrama influye en la electrónica y método de captación del micro y, por tanto, conlleva un cambio en las características tímbricas. Sin embargo, no siempre se puede sacar provecho de esta particularidad, ya que el hecho de cambiar de patrón a menudo conlleva un cambio sustancial en el balance entre sonido directo y de ambiente que captura el micro (piensa, por ejemplo, en pasar de cardioide a omnidireccional para reducir el efecto de proximidad).

En el CV12, las posiciones “in between” han probado ser muy útiles en este sentido, ya que proveen sutiles matices en el timbre del micro, sin variar en exceso la relación entre sonido directo y reflejado.

Conclusiones
Ateniéndose a los precios, el CV12 corresponde a la gama media, pero lo cierto es que ofrece muchas características de los micros de gama más alta.

Habría que hacer una rigurosa prueba A/B con otros micros para poder asegurar que tal micro suena igual/mejor que otro que cueste más, y aún así en muchos casos se estaría hablando de una cuestión de gustos.

Sin embargo, lo que sí se puede decir es que el comportamiento del CV12 es francamente bueno, y que los accesorios que lo acompañan son de muy buena calidad. ¿Suena como un C-12? No, porque no es un C-12.

¿Suena muy bien, especialmente teniendo en cuenta el precio? ¿Los accesorios son de buena calidad y completos? ¿El micro es versátil? Sin duda.

Ya sabemos que, en este rango de precios, hay otras marcas que también tienen propuestas interesantes. Por ejemplo, Violet y JZ han destacado en otros bancos de pruebas realizados en ISP.

Si tienes intención de adquirir un micro de estas características, puedes añadir el CV12 a la lista de candidatos a probar. No te defraudará.

Especificaciones
Impedancia de salida:<=250 Ohmios. Transformador.
Nivel SPL máximo:136dB (THD de 0,5% sobre 1kHz)
146 con el pad activo
Ruido equivalente:<17dB
Relación S/N:78dB
Sensibilidad:-35dB
Conector de salida:Cable de siete pines (incluido)
Otros accesorios:Caja de madera, filtro antivibraciones, maletín de aluminio
Tipo de válvula:6072A
Filtro paso alto:6dB / Octava en 80Hz.
Pad:-10dB
Peso:800gr.
Dimensiones:237 x 46 mm.
Acabado:Metal/Níquel y Rojo

 

 

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec