Menu

SENNHEISER: serie 900. Sorprendente.

Cada vez es más difícil trazar una línea que defina claramente qué producto está destinado única y exclusivamente a aplicaciones de estudio y cuáles a los directos. Quizá los fabricantes están consiguiendo unas cotas de calidad cada vez mejores en sus productos para directo y somos nosotros quienes nos atrevemos a meterlos dentro de un estudio; pero también pienso que son los fabricantes los que, conscientes de las demandas en este vertiginoso y mutante mercado, consiguen cierta convergencia en sus realizaciones.

Ya hace años que conozco con profundidad el modelo e604 de Sennheiser, un micrófono cardioide de muy compacto tamaño pensado para metales y, sobre todo, percusiones. Su característica pinza es reconocida por muchos profesionales y sin duda ofrece un buen resultado, pues casi siempre es aceptado incluso en los raiders más exigentes. Tienen un cuerpo de fibra de vidrio reforzada para que absorba sin problema los accidentales golpes de las baquetas (pocas veces he visto romperse uno) y es capaz de captar con fidelidad los transitorios de los timbales sin distorsión alguna. Este archiconocido micrófono forma parte de la serie Evolution de la marca, dividida actualmente en tres sub-series: la 600 (donde encontramos a este e604), la 800 y una más reciente 900.

Nuestros invitados a estas páginas forman parte de esta serie 900. Dentro de una preciosa maleta de transporte bien acolchada me encontré con un casi completo set de batería formado por un micrófono optimizado para bajas frecuencias e902 (si hablamos de una batería, perfecto para el bombo), otro más versátil en frecuencia pero también capaz de absorber con facilidad altos niveles de presión sonora e905 (éste pensado para la caja), cuatro micrófonos de pinza, similares a ese e604 pero actualizados a la serie e904, y dos micrófonos de condensador e914, éstos con sus respectivas espumas. La serie se complementa con otros seis modelos más, que no hemos analizado.

Todos ellos están construidos magníficamente. En vez de utilizar la durísima fibra que encontramos en la serie 600, nuestros invitados tienen un cuerpo en aluminio, igual de rígido. Algunos de los modelos, como el e905 para bombo o el e902 para caja, incluyen la rosca para el pie de micro, lo que nos evita tener que utilizar una pinza. Su construcción es irreprochable y ofrece seguridad tanto en su uso continuado como en funcionamiento (dudo que un batería, por muy desaprensivo que sea, logre machacarnos algún micro).

Si empezamos por los e914 (los ambientales), nos encontramos con un micrófono muy versátil. Además de permitir el cambio de cápsula, viene con un filtro pasa-altos graduable en tres pasos. Con un patrón cardiode y una amplia respuesta en frecuencia (de 20 a 20.000 Hz), destaca por su capacidad de absorber hasta 157 dB de presión sonora.

Los e904, los de pinza para los timbales, heredan el fácil manejo e instalación de los e604. Su pinza permite acoplarlos virtualmente a cualquier timbal y, gracias al concurso de un ingenioso juego de rosca y guía, nos será fácil orientar y separar o acercar el micrófono al parche sin problema. En la base de la pinza encontramos un agarre para el cable, lo que evita que el propio peso del mismo, o una estirada accidental, nos modifique la posición del micrófono. Se trata de otro cardioide con una respuesta en frecuencia muy extendida para tratarse de un micrófono para percusiones: 40 Hz a 18.000 Hz.

El e905 aspira a seducir con las cajas. Mantiene la respuesta en frecuencia del e904, pero tiene un fabuloso pico alrededor de los 6.000 Hz. Su compacto tamaño nos facilitará colocarlo cerca del parche, sin que moleste entre los hierros del batería.

Y, finalmente, el e902, el de bombo. En su diseño se han esmerado en conseguir una profunda y optimizada respuesta en graves. Así, en vez de presentar una respuesta en frecuencia plana, ofrece un patrón casi ecualizado según los estándares conocidos. Presenta un prominente pico en los 60 Hz, donde empieza una continua pero suave caída hasta los 700 Hz, para volver a elevarse vertiginosamente hasta los 6.000 - 12.000 Hz y vuelta a caer hasta los 20.000 Hz. Con este patrón es muy fácil conseguir buenas ecualizaciones a la primera. Evidentemente, ofrece una buena capacidad de absorción de transitorios.

A prueba
¿Directo o estudio? Desgraciadamente no he tenido la oportunidad (y lo hubiera deseado, sobre todo después de las pruebas que sí realicé) de utilizarlos en directo. Pero me trasladé, una vez más, a los estudio de la Bucbonera Records y, codo con codo con nuestro compañero de líneas Tomás Robisco, sometimos nuestro invitado a una prueba muy real. Invitamos también al conocido batería Eudald Boluda y microfonamos una batería Gretsch. Ésta contaba con sólo 2 tom, por lo que, al final, no utilizamos todos los micrófonos del set suministrado (es decir, únicamente dos e904 -uno para el tom y el otro para el goliat o floor tom). En el ProTools nos arriesgamos a cargar una base de batería diseñada para otro set de micrófonos y las pruebas empezaron bien, muy bien.

En menos de 1 h, el ingeniero del estudio, Tomás, obtuvo unos excelentes resultados acústicos preliminares. Al bombo, por ejemplo, se le aplicó apenas una leve ecualización para eliminar una única frecuencia de resonancia, más propia de la batería que del set utilizado. El sonido del bombo nos llegaba con una precisión sublime, con el cuerpo y profundidad deseado desde el primer momento.

El micrófono de la caja también arrojó unos resultados asombrosos. Incluso creo que en ningún momento nadie de los presentes echó en falta el también archiconocido Shure SM57. Ofrecía una dinámica tremendamente rápida, con precisión en los medios-graves y un más que pretencioso y correcto agudo. Nada de coloraciones indeseadas, ni ningún ápice en el descontrol de cualquier frecuencia.

Los micrófonos de pinza e904 ofrecían un sonido muy acorde al resto de la serie: excelente dinámica y precisión tonal en toda la gama de frecuencias.

De hecho, hasta este punto, la mayor parte del trabajo de Tomás consistió en solventar algunos problemas de resonancia de la propia batería, en vez de ecualizar los posibles problemas que los micrófonos presentasen.

Nos quedan los dos ambientes e914. Colocados en una configuración típica A-B, Tomás abrió significativamente la ganancia de ambos para conseguir recuperar, mediante ellos, un sonido global de la batería. Agradecimos la amplia respuesta en frecuencia que nos permitió ampliar la imagen de la batería con un sonido muy contundente, amplio pero, sobre todo, controlable. Sin aplicar ninguno de los filtros del propio micrófono, los detalles que ambos micros captaban permitieron darle vida a esa batería que, hasta entonces, sonaba genial.

Las primeras tomas nos sirvieron para verificar, una vez más, la polivalencia del set que estábamos probando. La definición de cada uno de los canales discriminaba cualquier coloración que complicara la mezcla, más bien al contrario. Incluso la fase estaba controlada desde el inicio.

Al principio de este artículo hablo de un set de batería "casi" completo. Después de probar durante un buen tiempo los micrófonos y proceder a escuchar el conjunto de la batería con más atención, nos dimos cuenta de que el charles estaba "lejos". Aunque seguramente dentro del estudio podríamos abrir todavía más los ambientes o reubicar el micrófono de la caja (tiene una amplia respuesta en frecuencia, suficiente para este acometido), nos decidimos por incluir, en el trabajo, otro micrófono. Para mantener la coherencia hubiera sido preferible contar con otro e914 y mantener así la coherencia tonal, pero al no disponer de él optamos por un AKG C451. Así, conseguimos "despegar" más el charles y conseguir una mezcla potencial todavía más controlada. Entiendan con esto que, si optan por este set (y, ya lo avanzo, lo recomiendo), adquieran un e914 adicional.

Pero aun así, la entrada del C451 nos ofreció nuevos datos. Incluir en el trabajo un micrófono de otra marca y de solvencia contrastada, consiguió que nuestros invitados alardearan de su resultado. Aunque el C451 seguramente consiga mejores resultados en ambientes, los e914 no se quedan demasiado atrás, ni mucho menos. Además, toda la instalación ofrecía una misma coherencia tonal, lo que indica la incapacidad de coloración de los Sennheiser.

EXTRAPOLACIÓN
Ya he comentado que no he tenido la oportunidad de probar estos Sennheiser en directo, pero sí me veo capaz de extrapolar los resultados obtenidos en la Bucbonera a ello. Y me los llevaría sin ningún temor. Primero, por que tengo una fe ciega con esta serie gracias a la larga experiencia que tengo con los e604 y que tan buenos resultados me han ofrecido. Si el cuerpo de aluminio de la serie 900 es sólo igual de resistente que los de la serie 600, me doy por satisfecho. Pero segundo, por que según lo visto hasta ahora, me ofrecería un control magnífico tanto de la dinámica como de la precisión tonal de los instrumentos. Que empiecen a temblar los baterías que no cuidan de la afinación de sus timbales, ya no tienen excusa.

Buena dinámica, perfecto nivel de entrada y, sobre todo, excelente fidelidad en el sonido que entregan.

CONCLUSIONES
Visto lo visto, Sennheiser ha sido capaz de ofrecernos un conjunto de micrófonos (esta vez, en una configuración pensada para batería y percusión) que realmente satisfará al ingeniero de directo y al de estudio, toda una proeza. Tomás Robisco confirma la última elección. Aunque es consciente de que en el mercado existen opciones mejores (individualmente), la perfecta relación calidad/precio de nuestros invitados le permitiría, sin ninguna duda, abordar cualquier trabajo de estudio. No le haría ascos. Por mi lado, en directo estoy convencido de que me facilitarían mucho el trabajo. Son robustos, fáciles de instalar y, sobre todo, me permitirían centrarme más en la mezcla y dinámica que en la "solución de problemas". Son perfectamente válidos incluso para desplazar a micrófonos que durante muchos años se han convertido en estándar en los raiders. Y aunque soy consciente de que para conseguirlo deberán lidiar con muchos tópicos, los que leáis estas páginas dadles como mínimo una oportunidad. Sin duda os convencerán.

 

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec