Menu

Ola Onabulé en vivo desde el estudio. ¿Por qué con Neumman?

 

Neumann Sennheiser Ola Onabulé HI

Veterano del estudio de grabación y ardiente usuario de los micrófonos Sennheiser y Neumann, Ola Onabulé ha estado transmitiendo regularmente actuaciones musicales en vivo desde su estudio casero cerca de Londres durante los últimos meses.

Con una carrera en la grabación de música de más de dos décadas, y habiendo actuado en algunos de los festivales de jazz y salas de conciertos más prestigiosos del mundo, el nombre de Onabulé es sinónimo de excelencia en el jazz y su profunda pasión por la tecnología musical.

Cuando comenzó la pandemia, la primera reacción de Onabulé fue de consternación. «Había desarrollado una cultura de hacer conciertos internacionalmente durante muchos años. La mayoría de mis espectáculos implicaban subirme a un avión e ir a un país extranjero donde me quedaba unos días antes de pasar al siguiente destino. La pandemia me creó un caos completo y absoluto y se desató el pánico», comparte.

Al período inicial de incertidumbre le siguió la constatación de que no se trataba de un breve paréntesis y Onabulé se dio cuenta de lo mucho que echaba de menos el zumbido de la actuación.

«Un buen amigo en México me dijo que debería hacer streaming en directo», recuerda Onabulé. «Recuerdo haberle preguntado, ‘¿qué es la transmisión en vivo?’. Ni siquiera se filtró en mi conciencia como una opción viable en ese momento, ya que no estaba seguro de lo bueno que sería con mi menos que perfecta conexión a Internet y mis rudimentarios conocimientos al respecto.»

Después de ver ejemplos de transmisiones en vivo, que en cuanto a la producción sonaba muy modesto, Onabulé sabía que quería hacer las cosas de manera muy diferente y se lanzó a investigar qué equipo necesitaría para iniciar su propia transmisión en vivo.

 

El Neumann KMS 105 ha sido el micrófono vocal favorito de Ola Onabulé durante los últimos 12 años

 

Mientras lo hacía, el manager de Ola en Estados Unidos, Vernon Hammond, se acercó a él para decirle que The Blue Note, uno de los clubes de jazz más legendarios y renombrados del mundo, se había puesto en contacto con Ola para hacer una transmisión en directo. «Vernon dijo: ‘The Blue Note tiene una serie de transmisión en vivo, y les gustaría que tú estuvieras en ella. ¿Puedes hacerlo la semana que viene?'» recuerda Onabulé.

Neumann Sennheiser Ola Onabulé 1

Con sólo unos días para transformar su estudio de grabación casero en un nuevo espacio para la transmisión en directo, Onabulé trabajó sin descanso, averiguando qué cámara e iluminación iba a utilizar, así como quién iba a dirigir y encender las cámaras durante el día y supervisar la transmisión.

«Mis hijos me ayudaron mucho entre bastidores con esa primera actuación, coordinando las cámaras y vigilando la propia emisión», dice Onabulé. «La situación me recordó a una emisión profesional en la que alguien estaba haciendo una cuenta atrás justo antes de salir en directo. Estaba enganchado. Era adicto. Por primera vez en unos tres meses, tuve esa adrenalina de volver a actuar y cantar canciones e interactuar con músicos».

Posteriormente, Onabulé refinó su montaje y perfeccionó su nuevo oficio y su actitud ante la transmisión en directo, a la que se acercó desde una mentalidad de grabación. Pasó mucho tiempo moviendo paneles de sonido para aislar cada sonido, colocando gobos, colocando el amplificador de la guitarra en una cabina lejos del guitarrista y dejando la tapa del piano. También construyó lo que llamó una «cueva de bajos»; una serie de paneles que forman una cueva con un micrófono para el contrabajo dentro de ella. «Al final, no se sentía como un concierto en vivo. Era como una sesión de grabación, pero una en la que nadie puede hacer más de una toma. Se sentía demasiado restrictivo, rígido y embrutecedor», comenta Onabulé.

A medida que las cosas avanzaban, Onabulé se dio cuenta de que las transmisiones en vivo eran esencialmente conciertos que podían ser capturados. «Y esa era la esencia de lo que tratábamos de hacer: capturar la magia de cinco tipos en una habitación divirtiéndose de verdad. Esa es la razón de ser, lo que nos obsesiona hacer. Luego encontramos formas de capturarla», explica.

Esta nueva comprensión requería un nuevo enfoque. Onabulé retiró todos sus paneles y pantallas, colocó el amplificador de guitarra junto al guitarrista, así como rompió su ‘cueva del bajo’ y quitó la tapa del piano. Luego pasó más tiempo tratando de afinar el sonido en cada elemento.

Neumann Sennheiser Ola Onabulé 2

Para su configuración de audio, Onabulé eligió sus probados micrófonos Sennheiser y Neumann. Para la batería, utiliza dos Sennheiser e 902 en el tiro y e 904 en los toms y la caja. Un Sennheiser e 906 se usa en la guitarra, así como un MD 441, con la opción de un MD 421 en el amplificador de la guitarra cuando se usa más de un amplificador. Un e 908 B de condensador cardioide de cuello de cisne se utiliza para capturar el contrabajo, que según Onabulé es «absolutamente magnífico» para captar frecuencias muy específicas y capturar la entonación y la sutileza de expresión de forma muy aguda. «Es estupendo para las frecuencias de la sección media inferior a la sección media superior donde está toda la riqueza», añade.

Un micrófono de condensador de tubo Neumann M 147 se utiliza como micrófono general para capturar el cuerpo de un instrumento, que Onabulé también utiliza en el contrabajo. Para el piano, se utiliza un par de micrófonos de condensador de gran diafragma Neumann TLM 170, que también ha encontrado perfecto para la grabación clásica tradicional.

El probado micrófono vocal de Onabulé es un Neumann KMS 105, que ha estado usando durante los últimos 12 años. «Me encanta. Es casi una extensión de mi voz ahora y es perfecto para este escenario en realidad. Si hubiera usado un condensador de micrófono de estudio, debido a mi posición en la habitación, habría demasiado de todo lo demás en el micrófono. El KMS 105 me da esa vibración de condensador, pero es más específico», dice.

 

Una de las cosas más interesantes para Onabulé ha sido ver la retroalimentación en vivo de la audiencia e interactuar con ellos en tiempo real

 

«Me doy cuenta de lo adicto a la adrenalina que soy, de lo mucho que necesito interactuar», comparte. «En una situación normal de actuación en directo, no sería posible obtener una retroalimentación inmediata de lo que una persona está pensando, en una transmisión en directo, la gente comenta cosas muy específicas en el chat en directo. Es casi como un ejercicio de grupo. La gente dice «escucha la forma en que cantó esa nota», o «mira la forma en que el guitarrista está tocando ese solo», y lo están diciendo como lo están viendo».

Sesiones temáticas en vivo e invitar a músicos talentosos, como el saxofonista Duncan Eagles y el fenomenal guitarrista suizo Nicholas Meyer se traducen en que los fans están siempre en busca de una nueva experiencia. Para su última emisión en directo, el 23 de enero, Onabulé presentó Songs For A New Year con Chris Nickolls (batería), Kuba Cywiński (contrabajo), Nicolas Meier (guitarra) y John Turville (piano).

Neumann Sennheiser Ola Onabulé 3

El alcance de Onabulé es global, con fans que se conectan desde el Reino Unido, México, Argentina, Japón, China, Australia, Nigeria y muchos otros lugares, y su reacción ha sido extremadamente positiva. «Aunque el medio de transmisión en vivo tiene sus deficiencias, como el retraso en la transmisión y la incapacidad de transmitir en alta definición 4K debido a las restricciones de ancho de banda, sigo pensando que esto va a ser una parte esencial de la siempre cambiante escena musical y del negocio de la grabación de sonido, así como de la forma en que la música es digerida y entregada. Hacer estos conciertos en vivo ha sido bueno para nosotros, los músicos, y ha sido bueno para la audiencia casi exactamente de la misma manera. Es como si nos estuviéramos alimentando mutuamente».

Onabulé cree que la tecnología de livestream apoya directamente el deseo de la gente de tener la experiencia visceral de otros actuando, cantando, bailando, y expresando sus comportamientos casi primitivos a través de la tecnología. Esto hace que Onabulé esté muy emocionado de ver cómo va a evolucionar la tecnología y hacia dónde viaja el arte con los avances tecnológicos en el livestreaming.

«Creo que este es el futuro, pero la importancia de tener un sonido de buena calidad no va a cambiar», concluye Onabulé. «Recuerdo haber hablado con alguien al principio de esta experiencia y me dijo, ‘mira, puedes poner tu teléfono, cantar en él y la gente lo disfrutará’. Yo dije: ‘Estoy de acuerdo contigo. Pero lo que me interesa es cuánto más lo disfrutarán si puedo darles el tipo de calidad de sonido que esperarían en un concierto’. Si el pianista toca un hermoso y conmovedor solo, siento que hay algo de respeto en la entrega de todas las frecuencias que este instrumento increíblemente complejo está diseñado para emitir, porque toda la emoción de su interpretación está oculta en esas frecuencias, ¡liberadas como ondas oscilantes y excitantes en la habitación!».

«Si puedo capturar eso y dar una experiencia completamente inmersiva a la audiencia, ¿por qué no? Soy muy afortunado de poder hacerlo con todos los increíbles micrófonos Sennheiser y Neumann que he coleccionado a lo largo de los años. Me permiten ir más allá y seguir desarrollándome en esta nueva y emocionante aventura».

¿Todavía no tienes una cuenta? ¡Regístrate ahora!

Acceder a tu cuenta