Menu

Los previos de micro

ART MPA II 750px

La mayor parte de los lectores tienen claro qué es un previo de micro y para qué sirve, pero cuando comienzan a aparecer conceptos como Estado sólido, válvulas, clase A, impedancia... la cosa puede empezar a complicarse.

Este elemento es un eslabón muy importante en la cadena de señal, y a menudo existen muchos mitos y creencias que no tienen por qué ser siempre ciertos. Por otro lado, la extensa adopción de los ordenadores como herramienta para grabar, mezclar y producir música conlleva que muchos usuarios se vean a diario empleando todo tipo de plugins.

Puesto que cada plugin consume cierto tiempo para procesar la señal, cada uno introduce un retraso (delay) en la señal que lo atraviesa. Algunas DAWs tienen sistemas para compensar este hecho automáticamente (conocidos como sistemas de compensación de delay), pero muchas otras no.

previos44

Saber cómo combatir este delay y qué efectos puede tener sobre nuestro trabajo es indispensable para el día a día. A continuación se ofrecen algunas de las preguntas y respuestas más habituales sobre estos dos temas.

Previos de micro
Sin entrar en definiciones o análisis pormenorizados, y para mantener al tanto a algunos lectores poco experimentados, se puede decir que un previo de micro es un elemento que se encarga de adecuar el nivel de la señal procedente de un micrófono (u otros elementos) al nivel de trabajo de otros equipos, como puede ser una mesa de mezclas, un conversor AD, un ecualizador...

La forma en que este proceso se lleva a cabo puede tener un gran efecto sobre el carácter de la señal original, y de ahí que a la elección de este elemento se le dé una gran importancia. La circuitería interna del previo interactúa con la señal proveniente del micro, y aspectos como la impedancia, válvulas, transistores, etc. pueden conferir a este elemento un “color” u otro.

previos rupert neveSolid State vs Tube
A menudo existe la creencia de que los preamplificadores de válvulas (tubes) son “mejores” que los de estado sólido, o que estos últimos son más “limpios” que los primeros.

En realidad, si están diseñados correctamente, ambos tipos de previo pueden ofrecer bajas figuras de ruido, y funcionarán correctamente en su franja de linealidad. La diferencia comienza cuando los previos son empujados más allá de esta zona lineal. El paso de las válvulas a la no linealidad se hace de forma gradual, y el efecto es que la señal se ve redondeada, lo que genera predominantemente armónicos pares.

Estos armónicos pares son interpretados por el oído como una distorsión “agradable”, y de ahí que muchas veces los previos sean saturados deliberadamente, para obtener este efecto de las válvulas.

Incluso hay algunos tipos de válvulas que crean cierta distorsión armónica también en su zona lineal, y el propio funcionamiento de otras implica un pequeño filtrado paso bajo en la señal. A menudo, la suma de estas circunstancias es lo que se define como la “calidez” de la válvula.

Por el contrario, el paso a la no linealidad de los elementos de estado sólido es abrupto, por lo que la señal se ve recortada. En este caso, se crean una mayoría de armónicos impares, que generalmente se perciben como “menos agradables”.

Esto último no quiere decir que el estado sólido sea peor, simplemente indica que no “debería” ser saturado. Ahora bien, hay pedales de distorsión para guitarra que generan armónicos impares, por lo que algunos guitarristas diferirán en que estos armónicos no son deseables...

¿Qué previo es mejor? Quizá una pregunta más apropiada sería: ¿qué se está buscando?

El efecto producido por las válvulas puede ser muy adecuado en algunas ocasiones, donde un buen previo de válvulas saturado es el ingrediente idóneo para darle cierto carácter a un pasaje o instrumento.

 

TL Audio Ivory 5001 750px

 

Sin embargo, en otros momentos esto puede ser precisamente lo que se quiere evitar, y un buen previo de estado sólido es lo más adecuado para una captación fiel al sonido original (de ahí la expresión de que estos previos son más limpios).

En cualquier caso, la clave de todo probablemente reside en la palabra “buen”, que precede a la palabra “previo” en los dos párrafos anteriores.

¿Clase A?
Este término también suele crear cierta confusión. En general, parece que un previo Clase A indica que es de buena calidad, y en realidad el término sólo está informando sobre la topología del circuito de salida del preamplificador.

En otras palabras, hay distintos tipos de diseño de amplificadores, también conocidos como “Clases”. La clase A es una de ellas, pero también existe la Clase B, la Clase AB, la Clase C, la Clase D... cada una lleva a cabo la amplificación de una forma y, por tanto, tienen ciertas características propias.

previos45

Desde el punto de vista teórico, la Clase A es la más ineficiente en cuanto a consumo de energía, pero también es la más precisa en su tarea, y esto es lo que hace que suela ser la preferida para aplicaciones de audio.

Sin embargo, esto no quiere decir que otras clases no puedan ser usadas para audio. Por ejemplo, Grace Designs emplea topologías hibridas AB en sus previos, ampliamente reconocidos por su calidad.

Por otra parte, que un diseño sea Clase A no es una garantía de excelencia. Como con cualquier otro equipo, la calidad de los elementos con que se implemente el diseño (condensadores, resistencias, cableado...) tiene mucho que decir sobre la calidad final del mismo.

Pensar lo contrario sería como suponer que todos los coches son iguales porque todos tienen los mismos elementos... Obviamente, hay motores mejores que otros, discos de freno mejores que otros, etc.

Impedancia
La relación existente entre la impedancia de salida del micro y la impedancia de entrada del previo tiene efecto sobre el sonido resultante.

previo microfono

En ocasiones se dice que es como un tipo de ecualización, ya que si se varía alguna de estas impedancias (como por ejemplo usando un previo con impedancia ajustable), el resultado audible es parecido al que se tendría ecualizando la señal.

Sin embargo, este efecto no suele ser tan radical como para que un micro no se pueda emplear con un determinado previo. De hecho, lo cierto es que (hablando del mercado pro y semipro) la mayor parte de los micros se pueden emplear con la mayor parte de los previos sin ningún tipo de problema.

Lo que sí es aconsejable realizar son pruebas con el equipo que se tiene, para saber cómo suena cada micro con cada previo, y conocer así íntimamente las posibilidades de que se dispone a la hora de grabar.

En cuanto al ajuste exacto de impedancias (en referencia al Teorema de Máxima Transferencia), hay que indicar que, hablando de audio, no siempre es deseable este ajuste, ya que puede implicar una reducción en la relación señal/ruido. Con micros dinámicos o de condensador, la relación entre la impedancia del micro y la del previo suele ser de entre cinco y diez veces menor la primera respecto de la segunda.

 

email  facebook rec  twitter rec  google rec  printrest rec  linkedin rec  rssnews