Menu

Convierte el ordenador en un sistema de grabación. Desde el principio, para los que se inician.

Prácticamente todos los músicos, independientemente del instrumento que toquen, sienten en algún momento inquietud por grabar sus ideas. Desde tiempos remotos han existido herramientas para la grabación “portátil”: pequeños 4 pistas y un largo listado de utilidades. Ahora todo esto es más sencillo a través de un ordenador (entre otros sistemas existentes). Lo básico.
Este artículo va destinado a todos los músicos inquietos que quieren grabar, que quieren utilizar su ordenador como medio inicial y que tienen dificultades para empezar por desconocimiento total del sistema.

¿El ordenador sirve para grabar MIDI, audio o las dos cosas?
Si tienes un ordenador muy antiguo y tarjeta de audio inadecuada, es posible que el audio te de problemas. Por el contrario, realizar secuencias MIDI será posible prácticamente con cualquier ordenador. Actualmente, por poco dinero (si el ordenador es adecuado) podrás organizar fácilmente un sistema de grabación Audio y MIDI.

¿Puedo grabar con mi ordenador?
En principio la respuesta es sí, aunque depende del ordenador que tengas y el sistema de audio (tarjeta) que lleve incorporado. También va en función de nuestras intenciones. Los desarrollos MIDI son mucho menos exigentes, o dicho de otra forma, funcionan en casi cualquier tipo de ordenador por lento que este sea. Dado que la información MIDI se basa en códigos numéricos, el procesador de tu ordenador podrá manejarlo sin inconvenientes, puesto que los números ocupan poco espacio y son procesados de forma rápida. Cuando queramos grabar audio necesitaremos algunos requisitos más, puesto que los archivos audio son más grandes, pesan más y requieren de mayores prestaciones para ser procesados.

¿Qué ordenador necesito?
La mayoría de los usuarios intentan aprovechar el ordenador existente en “casa” para montar el “chiringuito musical”. Una de las mayores ventajas de este sistema (basado en ordenador) es su posibilidad de crecimiento progresivo, instalando poco a poco más cosas. Vayamos con lo básico.

Si estás medianamente familiarizado con la informática a un nivel de usuario, no encontrarás grandes diferencias entre aplicaciones musicales y otras de cualquier índole. Como sabes, los softwares cada día son más potente y “chupan” más recursos del ordenador. Hasta para instalar juegos necesitamos cada día más máquina: más ram, más procesador, etc. Lo mismo pasa con la música. El software musical cada día ofrece más posibilidades, y para ello requiere que la máquina pueda procesar lo que le estamos demandando. Si tienes una máquina de hace 5 generaciones lo más probable es que tengas bastantes problemas, cuelgues de sistema, lentitud e inoperatividad. Digamos que no existe un mínimo exacto (aunque cada programa, como en todos los terrenos del software, suele indicar los requerimientos mínimos para que funcione correctamente). Lo deseable, sea cual sea el programa musical elegido, es contar con un procesador medianamente moderno (cuanto más rápido mejor) y abundante RAM (un mínimo de 1 GB sería lo indicado, aunque puedes arrancar con algo menos). Posteriormente podrás ir pinchando ampliaciones de RAM en función de tu demanda.

Ya lo he intentado pero el ordenador se queda colgado, no funciona bien, es imposible ¿qué hago mal?
Muchos usuarios que se inician muestran cierta desesperación cuando intentan grabar o hacer de su ordenador un pequeño estudio sin resultados. Las razones más repetidas que causan el malfuncionamiento son algunas de las siguientes:

a) Ordenador viejo, incapaz de soportar software moderno. Te pasará lo mismo con un juego, incluso con versiones de Windows (o sistema operativo moderno). No es un problema musical, es un problema de ordenador para jubilar.

b) El programa se cuelga pero el ordenador es rápido y moderno. Cansados ya de repetir que una de las grandes causas del malfuncionamiento es debido a los programas piratas. Si trabajas con software pirata, olvídate de buscar lógica y de encontrar respuestas a lo que pasa. Todos los que han pasado por el software musical pirata, se han dado cuenta de la cantidad de horas que han perdido y del auténtico martirio que supone no disponer de los originales (además de ser delito). Resumen: PROGRAMAS ORIGINALES.

c) Todo va bien, pero según voy grabando audio y metiendo efectos la máquina se va ralentizando, incluso se bloquea. El papel de la RAM se hace fundamental en varios aspectos: el procesamiento del audio, la inserción de efectos (en audio), la carga de librerías, sampler, etc. Es posible que tu sistema funcione bien al principio y, según lo vas saturando, la RAM se agote ¿cuánta RAM tienes pinchada? Revisa este aspecto.

d) No suena bien el audio, hay desfase, retardos, no oigo bien el audio. Es importante que el dispositivo de audio que tengas en tu ordenador soporte los requerimientos de software. En muchos casos hay usuarios que han intentado utilizar un software musical de última generación con la tarjeta más básica y baja de gama que viene por defecto en un ordenador de consumo. Actualmente existen muchos dispositivos (interfaces USB, Firewire, PCI, etc.) especialmente previstos para la grabación multipista con software musical. Existen marcas realmente económicas y que funcionan. Te recomendamos que revises tu dispositivo de audio y, ante cualquier duda, te hagas con una interfaz específica. Por poco dinero te ahorrarás muchos problemas y conseguirás que la cosa funcione bien. Asegúrate de que el hardware que compras (M-Audio, EMU, Terratec, Tascam, Motu, Creamware, Behringer, Edirol, etc., etc.) es compatible con el software que piensas instalar (Cubase, Logic, Cakewalk, Sonar, etc.). Muchos de los problemas iniciales vienen por un problema de configuración. Puede que los drivers del hardware no estén bien actualizados, no dispongan de compatibilidad con el soft, etc.

Casi todos los programas tienen una fase TEST para sincronizar con el dispositivo de audio. Es esencial que, en primera instancia, revises que el software y el hardware “se entiendan” a la perfección.

e) He comprado un dispositivo de audio nuevo, tengo un ordenador moderno, RAM, etc. pero no suena nada, sólo suena MIDI, etc.
Antes de ponerte nervioso revisa que todos los cables están bien puestos. No dejes pasar ni un detalle. Desde la corriente de todos los dispositivos, hasta todo el cableado. Hazlo por fases y revisa paso por paso primero MIDI (conexiones MIDI OUT/MIDI IN – MIDI IN/MIDI OUT), conexión correcta del dispositivo de audio al ordenador (y que éste aparece en el hardware del sistema), cableado AUDIO. Chequea las rutas del audio a través de los cables, tanto de los instrumentos hacia el dispositivo, del dispositivo al ordenador, del ordenador a los bafles o monitores, etc. A veces un cable mal puesto puede hacernos perder un buen rato. Dedica tiempo y hazlo despacio consultando el manual si tienes dudas.

Es decir, que lo que necesito es...


1. Un ordenador que funcione bien y aguante los programas de última generación
2. Suficiente RAM, mejor pecar por exceso que por defecto.
3. Dispositivo MIDI/AUDIO que soporte el software y sea compatible.
4. Lógicamente, monitores amplificados o cualquier sistema de escucha (amplificador, bafles) conectado al ordenador.
5. Software original
6. Los instrumentos que quieras grabar (teclado maestro, guitarras, micros, etc.)

Ya tengo una configuración básica que funciona ¿Cómo puedo mejorar mi sistema?
Una vez que has conseguido que todo funcione bien, puedes ir ampliando tus posibilidades ¿De qué forma? Aquí van algunas sugerencias:

1. Una de las piezas básicas es el ordenador. Por tanto, este es el primer elemento que debe ser moderno y rápido. Te recomendamos montar el sistema sobre un ordenador que no de problemas. Si no lo tienes, este es el primer paso.
2. RAM. Puedes (y seguramente debes) ampliar la RAM. Como sabes, es relativamente sencillo. Sólo has de asegurarte acerca del tipo de RAM que lleva tu ordenador y ampliar. Si no sabes hacerlo, la ampliarán en la tienda donde lo compraste. Con más RAM podrás meter más efectos, trabajar más rápido y muy especialmente, trabajar con librerías sampler de alta calidad (o instrumentos virtuales completos)
3. Software. Aunque para empezar no es imprescindible que trabajes con software de última generación, pues te llevará unas cuantas horas irte haciendo con ello, es recomendable que tengas una buena versión. Suelen tener herramientas potentes como la cuantización de audio, admisión de formatos Rex2 (para trabajo con loops) y un largo etc. de facilidades a la hora de trabajar.
4. Escucha. Todos queremos oír bien lo que hacemos. Además, para experimentar tus labores de mezcla, sería conveniente pensar en la adquisición de unos monitores de referencia amplificados (activos). Si estás trabajando con un equipo Hi-Fi, o incluso con el sistema de altavoces básico de un PC, notarás grandes diferencias según vayas mejorando tu sistema de escucha. Con respecto al sistema básico de un ordenador de consumo, sobran los comentarios, mejorarás seguro. Sobre un equipo Hi-Fi, con monitores de referencia obtendrás sonidos más fieles, más reales y más precisos. (Depende, lógicamente, de los monitores que adquieras). Puedes empezar a conocer los monitores de referencia de forma progresiva, comenzando con unos baratos, o puedes (lo recomendable) ir a algo medio e ir mejorándolos (comprando otros mejores) en función del uso que les des.
5. Instrumento Maestro MIDI. Otro elemento importante es el instrumento maestro con el que interpretas todas tus secuencias. Hay mucha oferta en el mercado. Si dispones de un teclado viejo y cochambroso puedes pensar en comprar uno más moderno, con teclado contrapesado (tacto parecido al de un piano real), con más octavas, etc.
6. Instrumentos Virtuales. Este es un aspecto apartado para todos aquellos que tocan básicamente solos. Es posible que seas un fiera en los teclados pero estés menos puesto en guitarra, batería, etc. Los instrumentos virtuales son colecciones de sonidos reales (generalmente) que se disparan cuando tocas tu teclado (o instrumento maestro). Existen cientos de instrumentos virtuales que te aportaran muchísima riqueza en diferentes pistas de tus grabaciones. Desde colecciones de baterías (bombos, cajas, charles, platos, efectos, toms...), colecciones de cuerda, hasta instrumentos para generar guitarras (reales, desde el teclado), bajos y efectos de bajo, viento metal y madera, orquesta, piano, voces, ambientes, loops éticos – jazz – acid – vintage, etc.

El instrumento virtual suele instalarse como plug-in dentro de tu programa maestro. De este modo, una vez dentro del software (Cubase, Logic, etc.) podrás abrir todos tus instrumentos virtuales y utilizarlos como si fueran módulos de sonido. La diferencia con respecto a un módulo es que se trata generalmente de librerías sampler especialmente previstas para aportar todo lo que necesitas con relación al instrumento virtual en cuestión. Por ejemplo, si se trata de un instrumento virtual de batería (bueno) dispondremos de ricas colecciones de bombos, cajas, charles, toms, rides, crash, splah, china... Seguramente (dependiendo de cada caso) tendremos a nuestra disposición herramientas loops, o incluso loops ya generados con calidades realmente espeluznantes (de buenas). La diferencia será realmente notable, pues pasarás de unas pistas de batería mediocres, a resultados absolutamente poderosos.

Puedes llevar esta descripción a otras familias de instrumentos, como guitarras acústicas, eléctricas, coros y voces en solo, instrumentos de orquesta, instrumentos contemporáneos. etc.

7. Superficies de control, previos y dispositivos externos. La ventaja de este tipo de sistema es la facilidad que brinda para añadir de forma progresiva cualquier tipo de periférico. Previos de micro, superficies de control, racks de efectos externos, procesadores de dinámica...

8. Monitores (pantalla). Otro aspecto útil que se debe tener en cuenta es la mejora de la pantalla. En muchas ocasiones el software maestro, los instrumentos virtuales, etc. se componen de decenas de ventanas que suelen apiñarse. En un proyecto con muchas pistas es frecuente que un monitor de 14” quede totalmente repleto de multiventanas. Por tanto, la idea de comprar una pantalla más grande, o incluso dos pantallas de 17” (o más) pulgadas, con el oportuno hardware para dividir el escritorio entre dos monitores, es una idea y una inversión que se agradece.

En resumen
Nuestro consejo es que no compres cosas al azar, que medites bien qué es lo que te hace falta, que preguntes todo lo que te haga dudar antes de gastar y que vayas consolidando poco a poco un sistema estable. Es mejor ir comprando despacio, pero cosas que te ofrezcan garantías y un tiempo de uso razonable. Si gastas poco, por ejemplo, en unos monitores de referencia, pero al mes te das cuenta de que suenan fatal, habrás tirado el dinero y tendrás que comprar otros mejores de nuevo.

Arrancar es un poco tedioso, pero cuando todo empiece a funcionar correctamente, habrás mutado tu ordenador hacia una estación de trabajo musical perfectamente válida y que podrá sorprenderte con los resultados obtenidos.

 

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec