Menu

Cómo sacar más partido a nuestro propio equipo

Este fin de semana sufrí una notoria y exasperante falta de inspiración. Sin duda estos momentos son los indicados para dejar de lado nuestros instrumentos, ya que pasaremos horas intentando crear sin conseguir el resultado esperado. No tengo intención de entrar, en este capítulo, de lleno en el debate "inspiración vs matemática". Por tanto sigo el hilo del camino por el que empezaba. Personalmente, cuando la inspiración, musa o como queráis llamarlo, me abandona, dedico mis esfuerzos a una de estas dos cosas: a) Escalas, armonía, práctica y estudio en general.
b) Tratar de curiosear aún más a fondo los mismos aparatos y equipo del que dispongo en el estudio y/o laboratorio de pruebas. El objetivo es profundizar en esos campos de cada aparato que por pereza o falta de tiempo nunca he investigado.

Retomando el provecho de la lectura de este articulo para los lectores, describo hoy como dedicando unas horas recuperé parte de las posibilidades de un home que parecía ya optimizado.

Maxi Estudio Isis. Interactive Sound Integration System
El estudio que visitaba hoy basaba sus sistema de grabación en un Pc que disponía de una tarjeta Isis. Ya estaban analizadas todas las posibilidades de grabación y reproducción y más que satisfecha nuestra curiosidad en lo que respecta a su funcionamiento bajo Logic.
Pensando en que la capacidad de muestreo "Instrument Manager" era relativamente escasa para trabajos profesionales, el técnico no se había adentrado en investigar sus posibilidades. Así, este buen día comenzamos a hacer diversas pruebas que cambiaron nuestra opinión sobre este apartado del Hardware/Software (de esta marca).

¿Qué hicimos?
Abrimos la pantalla Instrument manager del menú general de la Isis. Teníamos unas muestras de batería; concretamente archivos en formato aiff, cajas, bombos, aro, muestreos de Zildjian, Sabian, Paiste, toms Sonor y un largo etcétera.
En primer lugar abrimos el WaveLab y retocamos ligeramente las muestras hasta conseguir hacerlas sonar a nuestro perfecto gusto. Posteriormente convertimos los archivos a formato wav utilizando el Save as.

Una vez salvadas todas nuestras muestras en un directorio que llamamos Drums, nos dispusimos a elaborar un banco de sonidos de batería que se adaptara realmente a nuestra idea, para enfrentarla posteriormente a los sonidos que ejecutábamos desde nuestros módulos vía midi, a través del Power Sampler, etc.
Ahora, nuevamente en la pantalla general de "Instrument Manager", pulsamos Archivo, Load Sample.

Insertamos todas las muestras que queríamos disparar desde nuestro teclado maestro (un Korg X5D en este caso). Acto seguido abrimos el menú edit/Add split.
En esta ventana asignamos un archivo wav a un rango de teclas de nuestro teclado. Así en la pantalla se nos pide incluir los valores "Key Split" (lugar en el que indicamos el número de tecla en el que queremos que empiece a sonar nuestra muestra subiendo por tonos progresivamente hasta el valor (Key Split) de la segunda casilla en el que delimitamos en que número de tecla dejará de ser disparado el sample.

La tercera casilla a rellenar "Velocity Split" nos solicita el valor de velocidad para en el que queremos que la muestra sea disparada. Dicho de otro modo más sencillo: Podemos asignar a una misma tecla diferentes sonidos, por ejemplo la misma muestra de una caja en diferentes volúmenes. Ahora asignamos la muestra de volumen más bajo para valores de velocidad entre 0 y 25, la siguiente muestra un poco más alta entre valores 26 y 50, etc., hasta llegar a los valores más altos entre 100 y 127. Resultado: si pulsamos la tecla muy suavemente se disparará el sonido de la caja muy baja, si la pulsamos más fuerte, el siguiente sonido de caja más alto, etc., conseguimos por tanto de este modo generar intensidad de impulso (velocidad) a nuestro sonido de caja.

Paso a paso vamos añadiendo splits (Edit/add split), asignando sus valores de nota y velocidad hasta completar todas las teclas de nuestro teclado o bien hasta agotar la memoria de nuestro ordenador.
Ahora, podremos manipular todos los splits en diferentes ventanas del "Instrument Manager".

Para terminar el procedimiento, guardamos (File/save) nuestro trabajo. Cerramos el Instrument Manager y abrimos el Soundbank Manager de la Isis.
Pulsamos en la pestaña "Compilador de banco" y pulsamos en "archivo" nuevo. Y seleccionamos el archivo que acabamos de guardar desde Instrument Manager. Pulsamos guardar y volveremos a la pantalla de "compilador de banco".

Ahora seleccionamos el archivo (que habrá aparecido en la ventana Archivos 94i) y pulsamos sobre agregar y posteriormente en compilar.
Por último, pulsamos la pestaña "descargador de bancos" y cargamos el nuevo banco generado en nuestra tarjeta Isis. Ya hemos generado un banco de sonidos gracias al cual, todas las muestras de nuestra batería en formato wav, serán disparadas vía midi desde nuestro teclado maestro.

Ahora, abriremos el Logic (o programa que utilicemos) y una vez situados en la pista sobre la que vamos a trabajar, seleccionamos la salida por la tarjeta Isis. Nuestro teclado nos ofrecerá en ese momento todas los sonidos sobre los que hemos estado trabajando con la sencilla acción de pulsar cada una de las teclas a las que los asignamos anteriormente. Podremos así mismo variar la reverb desde el Track mixer ajustando a cada pieza de la batería (si utilizamos diferentes pistas) el ambiente exacto que precise nuestro tema.

Conclusión sobre las muestras en Isis
En nuestro caso, comparamos diferentes bancos de sonidos de baterías procedentes de diversos aparatos. Realmente quedamos satisfechos de las muestras manipuladas y disparadas desde la Isis, ya que conseguimos aplicar, con bastante puntería, los matices exactos que queríamos que nuestro batería virtual hiciera sonar.
Seguimos ampliando.

Dados los excelentes resultados de las horas que habíamos dedicado a mejorar nuestros sonidos de batería, decidimos seguir ampliando las posibilidades de este home estudio. Así la inspiración se vería atraída por nuevos recursos, que sin duda conseguirían hacer más fiel el traslado de nuestro tema en la cabeza al cd final.
Ya metidos en arena, comenzamos a sacar una caja de Cds en la que el dueño del Home estudio iba almacenando diversos programas (software) que aún no se había decidido a instalar. Entre ellos, encontramos diversos paquetes de Plug-ins.
Tan sencillo como instalar el programa (comprándolo previamente, eso sí) en nuestro disco duro. En unos minutos ampliamos el rack de efectos del home y con este aspecto:

Creo que sobra decir, que la cantidad de posibilidades que abre cada uno de estos pequeñines es realmente infinita. Nada tiene que ver el sonido directo que un micrófono nos proporciona (por bueno que sea), a la muestra retocada mediante ecualizadores, reverb, etc. En muchas ocasiones nos hemos visto obligados a grabar nuestras voces o guitarras con la reverb de nuestro multiefecto externo, ya que no quedábamos satisfechos de las posibilidades del ordenador. Gracias a los plug-ins, podremos manipular a tiempo real nuestras pistas grabadas, ajustando en cada momento la ecualización, compresión, reverberación, etc., según y cómo nos pida la mezcla una vez grabadas todas las pistas.

En el próximo capítulo, ahondaremos en los plug-ins, describiendo una buena parte de ellos, abarcando las diferentes "marcas" o fabricantes y los tipos de filtros y/o efectos que podemos conseguir.
Invitados quedáis a investigar a fondo todos y cada uno de los aparatos que habéis ido adquiriendo con el tiempo ya que, muchas veces quedan partes de los mismos que no exploramos y, para nuestra sorpresa, resulta que tenemos grandes posibilidades de ampliación de nuestros medios sin gastar apenas dinero.

 

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec