Menu

Mezcladores

Una vez más afrontamos un nuevo capítulo de nuestro estudio en casa. Abordamos hoy los mezcladores, haciendo un resumen de sus ajustes básicos así como las especificaciones principales que hemos de tener en cuenta a la hora de curiosear (de forma somera) las diferentes opciones que el mercado nos oferta.  De forma sintética, y para los que se inician en las tareas del mezclador, describo algunos de los procesos básicos que deberemos manejar a la hora de realizar nuestras sesiones de mezcla.  Por último, recorremos diversas marcas a través de las páginas web, dejando en este número las direcciones con más interés sobre el capítulo que abordamos. De tal forma, si deseáis ampliar información o curiosear las últimas novedades, podréis hacerlo antes de pasar por vuestra tienda para probar, toquetear y comprar el aparato elegido.

Ajuste de Niveles
Si utilizamos un micrófono para grabar señales, necesitaremos un ajuste de ganancia en la entrada. Si el micro está situado delante de un amplificador de guitarra, la salida será por el contrario alta y se podrá por tanto utilizar una menor ganancia a la entrada.

Para ajustar el control de ganancia podremos:


a) Presionar el PFL.
b) Si no disponemos de PLF, podemos ajustar el fader de canal y el de salida en posición 0 dB y posteriormente ajustamos la ganancia, buscando el equilibrio en los medidores de señal de entrada, por ejemplo mediante el picómetro.

Cuando las características del instrumento requieran ajustes de ecualización, es muy probable que necesitemos incrementar o disminuir el nivel de señal. Todo dependerá del tipo de filtro o cambio que apliquemos.

Envíos Auxiliares
Los auxiliares suelen estar dispuestos antes o después del fader (pre-fader/post-fader). Los envíos a auxiliar "pre-fader " son útiles para dar una mezcla de monitor hacia los músicos o interpretes.
Por su parte, los envíos "post-fader" están afectados por el movimiento del fader del canal. Generalmente los utilizaremos para enviar señales a equipos de efectos y otros destinos en los que deseemos tener el nivel de auxiliar controlado por el fader del canal.
También podremos utilizar el envío "post - fader" como salida adicional para excitar amplificadores y altavoces de otra parte de la sala.

Los grupos
Tanto las salidas de grupo como los buses de encaminamiento a multipista pueden utilizarse para controlar varios grupos separados de instrumentos. En el caso, por ejemplo, de una batería, tendremos un conjunto de ocho micrófonos. Estas ocho entradas podrán ser dirigidas a los grupos uno y dos (ajustando el panorámico a nuestra conveniencia). Posteriormente podremos controlar todo el nivel de nuestro conjunto de batería mediante los faders de los grupos uno y dos.

Mezcladores digitales
Cuando trabajamos con un mezclador digital, todas las señales analógicas de entrada, deberían ser cuanto antes convertidas a señales digitales. De este modo conseguiremos que todas nuestras maniobras se desenvuelvan plenamente en el campo digital.
Obviamente las ventajas de los equipos digitales son las que todos conocemos ya a estas alturas: automatización, localización inmediata, menos ruido, búsquedas avanzadas y un largo etc..

Hablando con operadores, parece que en ocasiones la mezcla digital se hace algo incómoda, especialmente cuando el aparato en cuestión es de tamaños reducidos. Generalmente un equipo digital suele ocupar menos de un 25% que el analógico. En muchas ocasiones el mezclador digital presenta una fórmula de trabajo diferente: bien mediante un único canal de potenciómetros y filtros que deberemos ir asignando a cada una de nuestras pistas, o bien la ayuda mediante una pantalla multifunción sobre la cual iremos haciendo las mil y una filigranas. Muchos técnicos se quejan de la incomodidad de no tener a la vista todos sus panorámicos, faders, grupos, etc... de forma que el trabajo se hace incómodo.
En cualquier caso, los fabricantes van tomando nota de estas pegas en los sistemas de trabajo digital, haciendo que los nuevos equipos digitales tengan cierta similitud de manejo con respecto a los convencionales. También se llevan a cabo cursillos de reciclaje para ir concienciando a los operadores de la conveniencia de la adecuación a este tipo de sistemas.

Especificaciones técnicas a tener en cuenta

a) Ruido de entrada
Pongamos el ejemplo de la entrada de un micro. Cuando conectamos un micrófono a nuestra mesa, es más que probable que tengamos que incrementar su nivel de ganancia. Por consiguiente nuestro ruido de entrada también sufrirá alteraciones a la alta, a la par que la señal del propio micrófono.

b) Ruido de Salida
Por norma general, el ruido de salida de un mezclador con todos los faders abajo debería encontrarse cerca de los -90 dBu. Obviamente no tiene sentido disponer de un amplificador microfónico muy silencioso si la etapa de salida es muy ruidosa.

c) Respuesta en frecuencia
La respuesta en frecuencia debería estar entre los 20 Hz y los 20 Khz.

d) Impedancia
Una entrada de miro deberá tener una impedancia mínima de 1 kÇ, así una entrada de línea debería tener una mínima de 10 kÇ. Deberemos tener claramente identificada la separación de si la entrada en cuestión es balanceada o no balanceada, así como los tipos de aparatos que podremos conectar.

e) Distorsión
Para contemplar la distorsión, deberíamos medirla en los niveles de máxima ganancia. La distorsión armónica total (THD) no debería se superior al 0,1%. Para niveles de ganancia inferiores, lógicamente la distorsión también deberá ser menor.

Descripción de sistemas de medida en un mezclador

Vúmetros y picómetros. Medidores mecánicos.
La característica básica de los medidores mecánicos es que están compuestos por una aguja móvil. Es fundamental hacer un buen uso de los medidores de cara a conseguir los niveles más adecuados en cada momento de la grabación o reproducción.
Contemplar que los vúmetros mecánicos tienen un tiempo de ataque lento. Esto supone que un vúmetro no nos reflejará con realidad el nivel de pico de la cinta, aunque obviamente en el picómetro encontraremos un ataque prácticamente inmediato.
Los medidores mecánicos ocupan un espacio más que considerable en nuestra consola y a veces resulta muy difícil encontrar sitio para incorporar un medidor por canal en el caso de consolas multipista. Así es frecuente encontrar medidores sólo en las salidas principales y en alguna auxiliar.

Medidores electrónicos de barra
Suelen estar formados por una cadena de "Leds" de cristal líquido o algún tipo de pantalla de plasma. Como diferencia con respecto a los mecánicos, podemos observar que el ataque y caída de este tipo de instrumentos es más rápido y preciso (generalmente), ya que el medidor no se ve forzado al movimiento de la aguja metálica.
Otra de las opciones frecuentes en este tipo de medidores, es la de encontrar un conmutador que nos permita cambiar su tipo de respuesta de pico (PEAK) a modo Vúmetro (VU).

Mezcla automática
Otra de las ventajas que nos brinda un mezclador digital es la mezcla automatizada. Consiste (resumiendo) en almacenar la posición que ocupan los faders en todo momento. Memorizando sus movimientos, de tal forma que la mezcla quedará grabada y al reproducir el "corte" la mezcla se efectuará automáticamente.
Cuando el número de faders de un mezclador es demasiado grande para una persona, la automatización ayuda al ingeniero, memorizando los canales que va realizando para ir por "sesiones" retocando la mezcla final en todos ellos.
Otra conocida fórmula es la de realizar "fotografías de memoria" del estado de la mesa, de tal forma que en cualquier momento podremos recolocar de forma instantánea nuestro mezclador de forma exactamente igual al momento en el que sacamos esa "foto".

Un recorrido por las diversas marcas
A lo largo de estas páginas he ido mostrando diferentes sitios Web en los que podréis encontrar referencias de muchos de los últimos mezcladores, consolas y mesas de mezclas digitales. Abarcando desde las más modestas máquinas hasta los grandes equipos de consumo profesional.
Entre otras conocidas máquinas, podréis encontrar (en diferentes calidades y precios) productos de las firmas: Tascam, Phonic, Roland, Yamaha, Mackie, Sony, Spirit, Fostex, Solid State, Berhinger, Talmus, Montarbo, Viscount, Jeil... y un largo etcétera de marcas de interés.

Los mezcladores y el ordenador
Como ya todos sabéis, muchos de los procesos de mezcla pueden realizarse tanto en nuestro home, como en estudios de mayores dimensiones, a través del ordenador. Ya hemos hablado en diversas ocasiones de los programas más conocidos como: Logic, Pro Tools, Cubase, Cake Walk, etc...
Por descontado, todos los procesos en nuestro ordenador se harán en modo digital. Podremos aprovecharnos tanto de los sistemas de mezcla automatizados, las fotografías de mesa, sincronización perfecta y búsqueda de cada milisegundo, inserción de efectos a tiempo real, buses, subgrupos y prácticamente cualquier detalle que una mesa física nos proporcione. Dado que hemos dedicado numerosos capítulos de nuestro estudio en casa a la mesa de mezclas en nuestro ordenador, dejamos hoy -a modo de apunte- esta referencia.

 

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec