Menu

El software de nuestra unidad de control. Logic y Cubase

Una vez más nos encontramos ante las cientos de posibilidades a la hora de instalar nuestro software en el ordenador. Existen diversas opciones y muy probablemente las iremos viendo todas, o al menos, las más interesantes.Permitidme, no obstante, que en el capítulo de hoy comencemos por lo básico, para acercar a aquellos quienes se sienten absolutamente lejanos a este mundillo. De modo que en los siguientes apartados dedicados a este menester (aunque suene redicho) vayamos profundizando en contenido y tecnicismos sin que los más profanos se nos aburran y puedan así coger el hilo. En las páginas de hoy, vamos a centrarnos en dos de las grandes opciones a las que podremos acceder a través de nuestras habituales tiendas especializadas, aunque de una forma un poco genérica.

Es fundamental considerar que para el buen funcionamiento del software, es imprescindible disponer de los originales. Sí, es cierto que circulan copias piratas por ahí, pero amigos míos lo caro es barato. Esto no es una simple observación con carácter de apoyo a los fabricantes, mi comentario tiene su razón de ser y de una forma muy fundamentada: las copias piratas no funcionan bien, se cuelgan y tienen infinidad de problemas; lo que finalmente va a hacer que después de muchas horas de trabajo, el ordenador se bloquee, empiece a hacer cosas raras y tire por la borda toda nuestra composición y producción. Además, surgen otros muchos problemas de compatibilidades, de malos funcionamientos etc., etc.

¿Qué podemos hacer con estos programas?
A través de los programas de producción digital, como los que veis en las fotografías de este capítulo (LOGIC y CUBASE VST) podemos controlar perfectamente todas nuestras sesiones de grabación y producción.

Para los menos introducidos en materia, diré que gracias a estos programas, conseguimos reunir multitud de aparatos que de forma física, ocuparían mucho espacio y nos costarían una fortuna.

En primer lugar, vamos a encontrarnos con la unidad de multipista dentro de nuestro ordenador. Lógicamente, la capacidad de grabación va a estar en función de la tarjeta de sonido que tengamos "pinchada" en nuestro equipo. Os recomiendo trabajar con un mínimo de ocho pistas de audio y preferentemente con salidas y entradas individuales para cada una de ellas.

Contando con 8 pistas de audio y toda la capacidad de secuenciación midi, podemos elaborar nuestros temas en 24 pistas (combinando ambos recursos).

La grabación digital, a través de nuestro disco duro (en el ordenador) es de una calidad perfecta (hemos de disponer de una máquina, medianamente rápida). Supongo que os hacéis una idea de lo que supone la grabación en 8, 16 ó 24 pistas con calidad digital. Pasamos de nuestro antiguo multipista de 4 canales en formato de cinta a un nuevo sistema revolucionario que nos permite grabar, pinchar y editar con calidad digital absoluta.

Avanzando un poco más, entramos en las ventajas de la grabación a través del ordenador y su Software correspondiente.

Los pinchazos y loops
Tanto con Logic como con Cubase, podemos pinchar las grabaciones justo en el segundo preciso, establecer secuencias loop para practicar la frase que vamos a interpretar, etc...

Seguidamente vamos a una de las mayores ventajas: la edición. Con movimientos sencillos de ratón, podemos cortar una parte de la canción, copiarla y pegarla, de tal modo que si un estribillo nos ha quedado de miedo, podemos repetirlo sin la necesidad de volver a interpretarlo. La calidad es perfecta y ni el oído más exquisito podrá percibir donde hemos cortado, pegado e insertado.

/estudio13_1.jpg" width="227" height="170" hspace="12" vspace="8" border="2" align="right" alt="">

La edición de audio
Por otra parte, disponemos de herramientas de edición de audio, es decir: una vez capturada la toma correcta, podemos abrir la pista grabada y editarla, aumentando su nivel de ganancia, normalizando frecuencias, comprimiéndola, cortando los espacios sobrantes que emiten ruido y un larguisimo etc... de funciones que harán que la calidad de nuestra grabación prospere.

/estudio13_2.jpg" width="227" height="170" hspace="12" vspace="8" border="2" align="left" alt="">
La edición midi
Como en casi cualquier programa de secuenciación midi, una vez grabadas las interpretaciones, podremos entrar en las ventanas de edición midi. Aquí podremos editar absolutamente cualquier parámetro: número de programa, pitch, modulación, velocidad (volumen), retardo (delay), duración de cada nota, etc., etc...

¿Qué diferencias encontramos en un programa potente (por ejemplo las versiones avanzadas de Logic o Cubase) con respecto a uno "cutre"? (quedaría poco elegante mencionarlos) En los programas potentes, disponemos de funciones que van a ahorrar muchas horas de trabajo; así, podremos seleccionar todas las notas similares, variar las velocidades (volúmenes) por grupos de notas, eliminar, copiar y seleccionar según tonos, hacer transposiciones de forma cómoda y rápida... un sin fin de variables que facilitan todas las tareas en nuestro trabajo.

Dentro de la edición midi vamos a disponer de una de las más potentes herramientas: la cuantización, que como imagino todos conocéis. Consiste en la "cuadratura" de las notas en su punto justo de forma automática. Aquí también vamos a encontrar más posibilidades en función de lo avanzado del programa (aunque realmente los avances de todo este tipo de Software se encuentran en la parte de audio ya que el midi hace tiempo que está a una altura razonable).

La ventana "arrange"
Inicialmente, en ambos programas nos encontramos con una ventana esquemática, que organiza la canción y en la que podremos especificar cuantas pistas de audio o midi utilizamos, nombrar cada pista e incluso renombrar cada secuencia grabada dentro de cada una de ellas.

Desde aquí manejamos las funciones esenciales: tempo, octava (en midi), compresión, retardo, banco midi y programa, pistas estéreo o mono (en audio) etc... y controlamos la estructura general del tema.

La mesa de mezclas
/estudio13_3.jpg" width="227" height="170" hspace="12" vspace="8" border="2" align="right" alt="">
Bueno, bueno, empezamos a entrar en las partes más interesantes. En la ventana Mixer (o similar) accedemos a una mesa de mezclas virtual que combina todas nuestras pistas midi y audio. Si estáis acostumbrados a un multipista "modo y lirondo" lo "fliparéis".

Dentro de cada canal disponemos (en audio) del fader de volumen, ecualización mediante medios, agudos y graves y... tachán... la inserción de efectos a tiempo real. Los efectos, también van a variar (en calidad) según la tarjeta de audio instalada. Es conveniente tener pinchada una "tonelada" de RAM; el uso de efectos a tiempo real en el ordenador requiere una buena dosis de RAM para su buen funcionamiento.

Aquí empezamos a notar ciertas diferencias de manejo entre CUBASE y LOGIC, aunque en esencia el tipo de trabajo es parecido. Igual que en una mesa normal, podremos insertar en cada pista una serie de efectos que podremos además modificar: por ejemplo, añadimos una reverb a una pista de voz y abrimos la ventana de efecto, en la que vamos a controlar la longitud de onda, la mezcla entre efecto y sonido grabado, la velocidad etc., etc... Existen una serie de Plugins (compatibles casi en todos los casos para ambos programas) que nos van a proporcionar multitud de efectos diferentes (cada vez más currados) para insertar en nuestras pistas de audio.

/estudio13_4.jpg" width="227" height="170" hspace="12" vspace="8" border="2" align="left" alt="">
Solo he de decir que si la máquina (ordenador) dispone de un procesador algo pasado (viejo) y poca RAM, cuando empecéis a poner un par de efectos por pista iréis notando como el ordenador "se siente presionado" hasta decir ...lo siento majo pero no doy más de sí...

Por su parte, si el ordenador es potente (un 350 Mhz mínimo) y la RAM es generosa (128 megas mínimo) podréis empezar a disfrutar de casi todas las opciones que estos programas nos ofrecen.

/estudio13_5.jpg" width="227" height="170" hspace="12" vspace="8" border="2" align="right" alt="">
Queda incluir la posibilidad de efectuar mezclas en subgrupos (a través de buses) para mandar a los auxiliares e ir así reforzando nuestro "poderío" en mezcla.

Olvidaba mencionar el control de panorámico que decide en que medida mandamos la señal al canal derecho o izquierdo para procurar un satisfactorio estéreo (en caso de pista mono).

Por lo que respecta a la mezcla midi, controlamos (a través del mixer) el volumen, el panorámico, la inserción de efectos midi (chorus, reverb, flanger etc...), control de frecuencias, número de programa y banco (por si en la mezcla decidimos cambiar de sonidos) y .... creo que nada más.

/estudio13_6.jpg" width="227" height="170" hspace="12" vspace="8" border="2" align="left" alt="">
Finalizando el apartado de mezcla, decir que ambos programas son muy potentes (depende de qué versión en cada uno de los casos) y parece que no hay una definición clara. Quizás existan bandos tipo el Barça o Real Madrid y hay quien prefiere CUBASE de toda la vida y hay quien está encantado con Logic. Lo cierto es que, aunque como os comentaba la capacidad final de trabajo es parecida, hay cosas más cómodas en uno y por el contrario en otros aspectos resulta más atractivo el otro y viceversa.

Personalmente, no tengo una definición clara de cual es mejor (siempre equiparando versiones parecidas). De Logic, me gusta particularmente que la mesa de mezclas muestra de una vez todas las pistas (audio y midi), con lo que podemos controlar perfectamente la mezcla de un vistazo y en una misma pantalla y ventana. Así, la capacidad de control midi en Logic (al menos en las versiones que he probado) me parecen algo más fina y cómoda. Por su parte, en Cubase, los gráficos y aspecto final de cada herramienta está algo más "currado" y la imagen se parece más a nuestros aparatos convencionales, los potenciómentros son más parecidos a los físicos y aunque los controlamos desde el ratón se hace agradable a la vista. El sistema de trabajo en Cubase tiene más segmentado cada campo: EFECTOS, MIDI, AUDIO, etc... lo cual por una parte hace más incómodo el manejo, ya que hay que abrir más ventanas, pero por otra parte permite que cada segmento este algo más perfeccionado.

Sí os recomiendo disponer de un monitor grandecito, algo más grande del estándar, ya que al trabajar con 5 ó 6 ventanitas a la vez y pasar decenas de horas frente a la pantalla, se hace cómodo ver un poco más grande cada "chirimbolillo", evitando así dejarnos los ojos poco a poco en cada temita.

La ventana Score y Piano roll
Cómo no, tenemos a nuestro alcance la ventana de edición en partitura, seguramente para los más "sabios" es realmente práctica, ya que editamos la partitura en un abrir y cerrar de ojos y vamos viendo las notas tan "ricamente" escritas según vamos tocando.

Para los menos "matemáticos" y más intuitivos (los conocidos músicos de oído) quizás sea más efectiva la ventana de "barritas" -creo que se denomina "Piano Roll"-. En ella, encontramos las notas dibujadas de una forma gráfica, y con un dibujo del teclado en la parte derecha, lo cual nos facilita la ubicación de cada nota. También se ha pensado en la longitud o duración de cada nota, de modo que si en la partitura no controlamos lo que es una redonda, negra, blanca corchea, etc... podemos estirar y acortar las notas (en la ventana piano roll) con la punta del ratón y haciendo más largo o corto el rectangulillo que figura la nota. Podemos asignar también colores para diferenciar a golpe de vista diferentes aspectos: la velocidad (volumen), el pitch, etc... por ejemplo cuando el gráfico tiende al azul, nos expresa un impulso leve y cuando tiende al rojo nos indica un golpe de nota a "toda pastilla".

Aún así, y termino, la ventana Score también será cómoda para los músicos que pasan de partituras, ya que a la hora de escribir nuestras canciones (para autores y registro o para tirarnos el pisto) no tendremos que pedirle a un coleguita que nos las escriba; ya estará hecha sin que nosotros hagamos nada. Finalmente, y aunque para algunos resulte molesto mi comentario, os animo (a los que paséis de partituras) a que poco a poco (y dado que el ordenador lo pone fácil) nos vayamos familiarizando con los pentagramas, a ver cómo el cursor va pasando por la partitura y así vayamos reconociendo nuestra canción de una forma escrita. Una vez un antiguo profesor me dijo: "¿Cómo quieres aprender si no sabes leer?". En su día me pareció una chorrada, ya que a mí me apetecía tocar Heavy cañero con mi guitarra y el distorsionador a tope y me aburrían soberanamente las clases de guitarra clásica de Dña. Matilde... a lo largo de los años, me fui dando cuenta del sentido de su comentario. Una vez que empiezas a sentir la inquietud por aprender, te empiezas a tomar en serio tu alma musical, sientes la necesidad de aprender y es algo parecido a ...intentar entender un tratado de filosofía de Platón sin saber leer... Lógicamente con nuestro oído podremos llegar a mucho, pero la lectura y escritura ayuda y ahorra tiempo..........

Me pregunto ¿por qué os he soltado este petardo que no viene a cuento para nada? Lo lamento, parezco la abuela ¿cebolleta?

Resumen y conclusiones
La informática al alcance del músico (como casi para cualquier campo) es terrorífica (en el buen sentido de la palabra). Es, sin duda, una de las partes más importantes de nuestro home y definitivamente con un buen equipo y un software potente tendremos un importante estudio al que arropar con multiefectos, buenos micros, módulos, buenos instrumentos y un poquitín de talento.

Logic o Cubase, sinceramente no sabría decidirme... vosotros mismos.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec