Menu

Alphatrack. Toma el control de tu DAW.

AlphatrackCada vez son más los usuarios que coinciden en que el uso de una DAW (Digital Audio Workstation) en la grabación y mezcla de música reporta un gran número de ventajas. De forma parecida, los usuarios también suelen estar de acuerdo en cuanto a las desventajas de trabajar “in the box”, siendo una de las más comentadas el hecho de estar encadenados a un ratón para girar potenciómetros, mover faders, armar pistas...

En la actualidad, hay un buen número de superficies de control que permiten relegar el ratón a un segundo plano. Enfocada a usuarios que no requieren superficies de control complejas, pero que sí quieren beneficiarse de sus ventajas, Alphatrack ofrece un buen set de herramientas para agilizar el control de muchas DAWs.

El diseño
La idea escondida tras el diseño de esta superficie es que muchos usuarios sólo necesitan controles para manejar una única pista, ya que no suelen hacer ajustes sobre más de una de ellas a la vez.

Con esta premisa en mente, los diseñadores de Frontier Design decidieron crear una superficie de control que contase con todos los controles necesarios para manejar una pista, y le añadieron muchas de las funcionalidades habitualmente empleadas en una DAW.

El resultado es una superficie de control que cuenta con un fader motorizado de 100 mm (sensible al tacto), tres potenciómetros táctiles programables, teclas para transporte (Play, Stop, Rec, etc.), y un buen número de teclas adicionales para controlar aspectos como Solo, Mute, Zoom...

También dispone de una pantalla retroiluminada de 32 caracteres y una superficie táctil, que permite controlar aspectos como Scrub, Shuttle, etc.

Los controles táctiles
Los tres potenciómetros giratorios y el fader motorizado son sensibles al tacto. Esto proporciona una gran ayuda en el manejo de la unidad, ya que cada vez que uno de estos controles es tocado con la mano la pantalla muestra el nombre y valor del parámetro.

Puesto que, en función del modo de trabajo de la superficie, cada uno de estos controles puede gobernar un aspecto distinto de la DAW (detalles más adelante), el hecho de que sean táctiles acelera enormemente el flujo de trabajo, pues en todo momento se tiene conciencia del parámetro afectado y su valor.

En cuanto a la superficie táctil (denominada touch-strip, similar al touch-pad de un ordenador portátil, pero algo más estrecha), tiene varias funciones asignadas. Cuando es tocada con un solo dedo permite desplazar el cursor de inserción a lo largo de la línea de tiempo.

Alphatrack2

Sin embargo, cuando es accionada con dos dedos la tira táctil pasa a actuar como una shuttle wheel, acelerando y decelerando la línea de tiempo en función de cuánto se alejen los dedos del centro de la superficie.

La última funcionalidad accesible mediante la touch-strip es la navegabilidad entre los marcadores de la sesión. Golpear ligeramente cada extremo de la tira permite el desplazamiento hacia el anterior/siguiente marcador.

Otras funciones
Como complemento a las cinco teclas de transporte de que dispone (las habituales RW, FF, stop, play y rec), Alphatrack cuenta con ocho teclas más, que unidas a una novena tecla, Shift, ofrecen acceso a 16 parámetros de la DAW.

La funcionalidad exacta de estas teclas difiere ligeramente entre las distintas plataformas, ya que cada una permite el acceso a unos parámetros u otros. En Pro Tools, DAW con la que se hicieron las pruebas de Alphatrack, las ocho teclas gobernaban los siguientes parámetros:

Zoom In (F1): Selección de pista anterior (<TRACK)
Zoom Out (F2): Selección de pista siguiente (TRACK>)
Modo Scrub (F3): Loop play (LOOP)
Undo (F4): Flip (FLIP)

Usadas en conjunto con la tecla Shift de la controladora, estas mismas teclas permiten el acceso a:

Pre Roll On/Off (F5): Establecer punto de inicio (IN)
Post Roll On/Off (F6): Establecer punto de fin (OUT)
Modo Audition (F7): Quick Punch (PUNCH)
Redo (F8): Intercambio entre la ventana de mezcla y la de edición (WINDOW)

Todas ellas cuentan con su respectivo led, y las teclas especiales Shift, Mute, Solo y Rec se iluminan o parpadean para indicar que están activas (rojo, amarillo, verde y rojo, respectivamente).

Modos de trabajo
Como se comentaba anteriormente, los parámetros a los que afectan los potenciómetros giratorios y fader dependen del modo de trabajo en que esté Alphatrack. Estos modos son Pan, Send, EQ, Plugin y Auto, y se seleccionan con sus respectivas teclas.

El modo Pan es el que se activa por defecto. En él, el primer potenciómetro permite seleccionar la pista sobre la que actúa Alphatrack. Esta función es similar a la de las teclas < Track y Track >, pero con la diferencia de que permite avanzar más rápido entre las pistas.

El segundo potenciómetro sirve para navegar entre los distintos marcadores de la sesión (de forma similar a la función de la touch-strip), y el tercero regula el panorama de la pista. En el modo Send, el primer encoder tiene la misma función que en el modo anterior (mover el foco de la controladora). Una vez elegida la pista, el segundo potenciómetro permite seleccionar el envío que se quiere gobernar, y una presión sobre él (los potenciómetros también actúan como botones) permite cambiar el envío entre Pre y Post.

El tercer potenciómetro regula el nivel del envío, y en caso de que se quisiera controlar este nivel con el fader, una presión sobre la tecla Flip cede temporalmente el control de este parámetro al fader principal.

El tercer modo, EQ, permite acceder de forma rápida a los parámetros del plugin EQ3 de Digidesign. Cuando se selecciona este modo, los tres potenciómetros sirven para regular distintos aspectos del ecualizador (Q, frecuencia, ganancia...), pero con una salvedad: el plugin debe estar insertado en la ranura C.

Si el plugin EQ3 está insertado en otra ranura, o si hay otro plugin distinto en este slot, el modo EQ no permite el acceso al plugin. En la figura uno, la pista de la izquierda podría emplear el modo EQ, la de la derecha no.

En el cuarto modo (Plugin), el primer potenciómetro sirve para seleccionar el plugin que se quiere controlar, el segundo permite variar sobre qué parámetro actuar y el tercero ajusta su valor. De nuevo en la figura uno se puede apreciar el rectángulo azul que indica qué ranura de inserción está seleccionada en el modo plugin.

Por último, en el modo Auto se tiene acceso a la automatización, pudiéndose seleccionar la pista con el potenciómetro izquierdo, el tipo de automatización (read, touch, latch, etc.) con el central, y el parámetro a automatizar con el derecho (volumen, pan, send level, etc.).

Junto al fader principal existen tres leds: uno rojo que parpadea cuando se activa alguna escritura de automatización, uno verde que se mantiene encendido cuando se está leyendo la automatización (“read”), y uno amarillo, “Any Solo”, que parpadea cuando se activa el modo solo en alguna pista.

Compatibilidad
La superficie de control se conecta al ordenador (Pc o Mac) a través de un cable USB que también proporciona la alimentación, algo que los usuarios de ordenadores portátiles agradecerán, ya que no hacen falta fuentes de alimentación adicionales.

Los drivers que acompañaban a la controladora ya proveían acceso a muchas de las DAWs más conocidas, como Pro Tools (HD, LE y M-Powered), Cubase, Digital Performer, Cakewalk, Nuendo, Sonar, Reason, Tracktion... Una visita a la web del fabricante (www.frontierdesign.com) permitió descubrir la disponibilidad de un buen número de plugins adicionales y una nueva versión de los drivers, con los que acceder a muchos otros programas de audio.

En esta misma web existen guías de usuario para las distintas DAWs, y unas útiles hojas resumen, layouts, que recogen en una sola hoja toda la información referente a las funcionalidades del Alphatrack (disponibles para cada programa soportado).

En funcionamiento
La instalación de la superficie de control y el posterior reconocimiento por parte de Pro Tools no pudo ser más rápido. En cuestión de cinco minutos el Alphatrack estaba listo para trabajar.

Cuando se abre una sesión con el Alphatrack activado, las primeras ocho pistas aparecen con el nombre remarcado con un cuadro azul, siendo la primera de ellas la que está bajo el foco de la superficie de control.

Con las teclas

(y con el potenciómetro izquierdo, según el modo de trabajo) se desplazan en bloque estos ocho cuadrados, cambiando la pista que está bajo la acción de Alphatrack. Una forma más rápida de seleccionar la pista “activa” es hacer click con el botón derecho del ratón sobre el nombre de la pista (Ctrl+Click en los Mac con un solo botón), método que puede resultar más cómodo.

Nota: a partir de Pro Tools 7.3, este click con el botón derecho hace que aparezca un menú contextual. Para que Alphatrack cambie el foco a la pista hay que seleccionar la opción “Scroll Into View” del menú.

Una vez seleccionada la pista, los diferentes modos de Alphatrack están disponibles para controlar los distintos parámetros. Aquí es donde resulta útil la hoja resumen ya que, pese a su reducido tamaño, la superficie de control presenta un buen número de funcionalidades, y al principio puede costar un poco recordar todos las combinaciones de teclas.

De modo general, se puede decir que Alphatrack dispone de dos tipos de funciones: las que afectan a una pista determinada y las que ofrecen funcionalidades de la DAW. Entre las primeras destacan el acceso al nivel de la pista (en el fader), solo, mute, rec (armar la pista), panorama, nivel y panorama del envío, acceso a los plugins o configuración de la automatización.

Entre las segundas destacan las teclas para zoom in/out, transporte, activación y desactivación de los tiempos de pre roll y post roll, undo y redo, activación del modo loop, activación del quick punch, o el intercambio entre la ventana de mezcla y edición.

La integración
Transcurridos unos días, Alphatrack se va integrando poco a poco en el flujo de trabajo, hasta que llega un momento en el que la simbiosis entre atajos de teclado, clicks de ratón y funcionalidades de la superficie de control hace que el día a día sea más eficiente. Personalmente, hay ciertas cosas que me parecía más rápido seguir haciendo con el ratón (como el acceso a lo plugins), pero aún así, la inclusión de la superficie agilizó el trabajo.

Las teclas de transporte son muy útiles y el fader es muy cómodo a la hora de ajustar los distintos niveles. En este punto hay que indicar que, para ciertas aplicaciones, el motor del fader puede resultar algo ruidoso. Se puede desactivar presionando Stop+Mute. El modo Pan y Send son también muy productivos, y teclas como las de acceso al tiempo de pre roll y post roll, cambio entre ventanas y quick punch, resultan muy útiles en grabación.

Hay un pequeño detalle con las teclas de zoom que podría ser mejorado: usando un teclado estándar, la letra R y la letra T hacen las veces de zoom out y zoom in, respectivamente. En Alphatrack, la tecla que hace el zoom out está a la derecha, y la del zoom in a la izquierda, es decir, justo al revés que en el teclado.

El personal de soporte nos indica que esto no puede ser personalizado por el usuario, debido a que el protocolo de comunicación empleado (HUI) no permite la programación. No obstante, anuncian que está siendo evaluado para una futura revisión de los drivers. Este protocolo HUI es también el responsable de otro punto que podría ser mejorado: la navegación entre los marcadores de la sesión se hace siguiendo el número asignado al marcador, no la posición en la línea de tiempo.

Esto puede provocar saltos inesperados en la navegación, ya que en lugar de moverse al siguiente marcador mostrado en pantalla, se puede acabar en otro marcador situado al final de la sesión, si este último fue creado antes. Afortunadamente, en las últimas versiones de Pro Tools el número asignado a cada marcador puede ser editado. Si se acostumbra a emplear los marcadores para localizar las distintas partes de la canción (Intro, Estrofa 1, Estribilo, etc.), puede ser una buena idea crear primero todos estos marcadores con números correlativos, para evitar posteriormente saltos inesperados.

Al margen de estos dos pequeños detalles, la versatilidad que aporta Alphatrack es realmente notable. Un punto destacable en este aspecto es la automatización. Los cambios hechos en tiempo real con la superficie de control pueden ser grabados como automatización, lo que permite, por ejemplo, realizar gain ridings de forma sencilla.

Puesto que, además, la automatización de distintos parámetros puede ser registrada simultáneamente, se tiene la posibilidad de crear efectos más complejos, como por ejemplo variar de manera dinámica el nivel de una pista y el de su envío en paralelo a un procesador, o cualquier otra combinación que se nos ocurra.

En el modo Auto se tiene acceso a la configuración de la automatización de cada pista y, para complementarlo, resulta muy útil el atajo de teclado que permite automatizar los distintos parámetros de un plugin: Ctrtl+Alt+Start+Click en el parámetro (Windows) o Command+Option+Control+Click, para Mac.

Conclusiones
Hasta aquí sólo se han mencionado algunas de las funcionalidades de Alphatrack. No ha habido espacio material para hablar, por ejemplo, sobre otros atajos de teclado que se realizan con la tecla Stop, el modo Audition, el modo Scrub/Shuttle, el footswitch, la superficie táctil, etc. Raramente un equipo de menos de 300 euros da tanto de sí.

Esta superficie de control permite gobernar un gran número de DAWs, y parece que la lista va en aumento. El personal de soporte de Frontier Design es realmente eficiente, y las prestaciones de Alphatrack se siguen perfeccionando y afinando constantemente a través del lanzamiento de nuevas versiones de los drivers y plugins. En el lado negativo (si es que se puede considerar así), apuntar que es necesario por parte del usuario un cierto proceso de aprendizaje, ya que la superficie ofrece bastantes posibilidades en poco espacio, y al principio puede costar un poco la integración de la unidad en nuestra forma de trabajar.

También es cierto que existen pequeños detalles menores que podrían ser mejorados, como lo comentado sobre el modo EQ, zoom o marcadores, pero esto es algo que se queda pequeño en comparación con todo lo que aporta la unidad. En resumen, una buena inversión en relación calidad/precio que puede suponer un gran paso adelante en la optimización del trabajo diario.

 

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec