Menu

Presonus Firepod. De buena reputación.

 

presonus firepod

 

Esta interfaz llegó con la cabeza bien alta a la Revista ISP Música. Teniendo en cuenta la buena reputación que tienen los productos Presonus, prueba de ello son las múltiples nominaciones y premios que han recibido a lo largo de su historia, no es para menos. En el pasado Firepod fue nominado para los premios TEC Awards, y sus contrincantes eran convertidores profesionales de la talla del Aurora 16 de Lynx, Rosetta 200 de Apogee o ADA-8XR de Prism, alguno de los cuales cuesta hasta cuatro veces más.

El Firepod es una interfaz firewire 400 que ofrece diez canales simultáneos de entrada y salida (hasta 24bits/96kHz), con ocho preamplificadores de micro, S/PDIF y MIDI I/O, dos puntos de inserción y Phantom de 48v, todo ello en una pequeña unidad de rack de 19’’.

En detalle
Y efectivamente es pequeña porque, a pesar de que las dimensiones se corresponden con el estándar de una unidad de rack de 19’’ (1U), la profundidad es de tan sólo 14 cm. A este reducido tamaño posiblemente contribuya el hecho de que la fuente de alimentación es externa: un adaptador AC/AC suministrado con la unidad.

Con la característica combinación de aluminio metalizado y azul eléctrico de los productos Presonus, el Firepod cuenta con un chasis robusto y ligero que hacen que esta interfaz sea fácilmente transportable, tanto dentro como fuera de un rack.

En el panel frontal se sitúan los ocho conectores combo de Neutrik (XLR y TRS balanceados), diseñados para aceptar señales de micro/instrumento, los dos primeros, y micro/línea los seis restantes.

A continuación, en la cadena de señal aparecen los preamplificadores que, con una distorsión harmónica total menor del 0.005% (THD) y un ruido equivalente de -125dB (EIN), ofrecen 54 dB de ganancia en las entradas de micro, 40dB en las de instrumento, y un ajuste de +/-20dB en las de línea.

En realidad este camino tiene una pequeña variación, ya que los dos primeros canales cuentan cada uno con un punto de inserción, que permite capturar la señal antes de entrar en los preamplificadores. Cabe destacar que estos puntos de inserción son balanceados, algo poco frecuente. Lo habitual es que el punto de inserción se haga a través de un único conector TRS, pero en este caso cada canal cuenta con un TRS de envío y otro de retorno.

presonusback

De vuelta a los previos, cada uno de ellos es regulado a través de un potenciómetro (también situado en el panel frontal). Estos potenciómetros han sido colocados en diagonal, lo que permite que entre ellos haya suficiente espacio para ser operados con comodidad.

El giro de estos controles presenta una serie de “pasos”, útiles si se quiere colocar dos de los canales en exactamente el mismo punto de ganancia, para grabar por ejemplo con un par estéreo, o la señal procedente de un dispositivo con salidas L y R.

Aunque esto, a priori, puede desanimar a ciertos usuarios que prefieren no tener limitada la selección de ganancia a puntos preestablecidos, lo cierto es que el aumento de una posición a otra es muy pequeño. A lo largo del recorrido hay suficientes puntos como para colocar el previo en el deseado, sin experimentar saltos abruptos de ganancia.

La sección de preamplificación se completa con un led rojo para cada previo, que indica si éste ha sido sobrecargado. En este punto se echa de menos algún indicador más que diera pistas de por dónde se anda la señal, en lugar de un mero “te has pasado”, aunque lo cierto es que pocas interfaces de este tipo los incorporan.

En cuanto a la alimentación fantasma de 48v, puede ser activada en grupos de cuatro, para lo cual se dispone de dos interruptores que se iluminan para indicar que la phantom está presente.

Más controles
A pesar de que los valores de latencia que proporcionan los drivers son bastante bajos (hasta 1.5ms si el ordenador lo soporta), Presonus ha incorporado un control de mezcla en el Firepod.

Habitual en muchas interfaces, este control permite variar la proporción entre la señal directa y la proveniente de la DAW en la salida CUE, para lograr monitorizaciones con latencia cero durante la grabación. Este control se sitúa junto al led que indica el estado de sincronía, donde también se encuentran los potenciómetros para regular la ganancia en la salida principal y en la de cascos.

Hasta aquí un panel frontal sencillo y elegante en el que se echa de menos, sin embargo, el interruptor de encendido, situado en el panel trasero. Este es un lugar menos accesible, especialmente si la unidad es montada en rack. Un pequeño detalle que destaca es la inclusión de rótulos en el panel superior, que indican el tipo de conexión y su ubicación en la parte trasera. Esto resulta realmente útil a la hora de usar los conectores, ya que evita los contorsionismos habituales para ubicar una entrada o salida en el panel posterior.

Entrando ya en este último, las dos parejas de TRS balanceados para el envío/retorno de los canales uno y dos se sitúan en un extremo. Junto a ellas aparecen otras cuatro parejas, que proporcionan las ocho salidas analógicas independientes de la interfaz.

La primera pareja constituye la salida estéreo principal, y cuenta con un par TRS balanceado adicional donde conectar los monitores, cuyo nivel puede ser gobernado con el potenciómetro Main Level del panel frontal. Junto a esta salida se sitúa la destinada a monitorización (CUE), que sin embargo no dispone de ningún potenciómetro para controlar su nivel de salida, por lo que esto debe hacerse desde la DAW. Los puertos S/PDIF de entrada y salida (conectores RCA) aportan las dos entradas y salidas que faltaban para llegar a las diez que ofrece la interfaz, y los puertos MIDI In/Out proporcionan conectividad adicional.

Por último, el habitual par de puertos firewire permite conectar la interfaz al ordenador, y a la vez conectar otros dispositivos en daisy-chain.

Conexión de varias interfaces y modo standalone
De hecho, este puerto adicional permite conectar hasta tres Firepod entre sí, para lograr un sistema con 24 entradas y salidas simultáneas (cuando se usa más de un Firepod la funcionalidad de I/O S/PDIF desaparece, quedando estos puertos sólo para usos de sincronismo).

Para ello es necesario actualizar los drivers a la versión 2.14.25, disponibles en la página web del fabricante. Esta actualización de drivers también permite poner al día el firmware de la unidad, lo que a su vez aporta una interesante funcionalidad.

Algo que se le puede achacar a este equipo es que sólo funciona como interfaz. No dispone de puertos ADAT, por lo que los ocho previos de micro se encuentran obligados a funcionar bajo la conexión firewire. Esto tiene su lógica, ya que Presonus ya dispone de otros productos con conectividad óptica, y parece sensato disponer de distintos productos para distintas necesidades, aunque en la actual tendencia de ofrecer soluciones múltiples en un único aparato esto sea una excepción.

En cualquier caso, el mencionado cambio en el firmware permite usar la unidad en modo standalone, es decir, sin conectar la interfaz a ningún ordenador. En este modo las entradas son encaminadas internamente a sus respectivas salidas, por lo que la unidad puede usarse como un previo de micro de ocho canales.

Propack
Presonus sí que ha seguido la tendencia de acompañar la interfaz con un paquete de software. En este caso, la DAW ofrecida es Cubase LE, y junto a ella se incluyen plugins VST de Audio Damage (FuzzPlus 2 y Filterpod), Camel Audio (Camel Crusher), Voxengo (SPAN, Boogex, EssEQ y OldSkoolVerb, entre otros) y Cycling ’74 (Average Injector, Chamberverb y Feedback Network, entre otros). También hay una librería con muestras de batería de Discrete Drums, y una colección de 100 loops MIDI de Twiddly Bits.

Pruebas y conclusiones
Un desafortunado incidente ha impedido que esta unidad fuera probada como merece, razón por la cual no se ha incluido una tabla de valoración, pues los previos no han podido ser evaluados con profundidad.

Sin embargo, sí se puede indicar que apuntaban alto, con un buen margen dinámico y un sonido rico y claro. Personalmente, me ha gustado la forma en que se ha implementado el recorrido de los potenciómetros de los previos, pues aporta la comentada facilidad de colocar distintos canales en el mismo punto de ganancia, sin limitar la libertad de posiciones.

La interfaz está construida de manera robusta, con un chasis ligero y fácil de transportar, que proporciona la solidez necesaria para ser montada en rack. Quizá en esta configuración sea algo tedioso el hecho de que el interruptor de encendido se encuentre en la parte posterior, así como la necesidad de transportar el adaptador de corriente adicional, pero esto depende mucho de cómo se organice el rack.

Dada la feroz competencia actual, es necesario ajustar mucho los precios, y a menudo cada fabricante se ve obligado a ofrecer una serie de facilidades en detrimento de otras. En este caso, hay usuarios que pueden echar en falta un atenuador y un interruptor de polaridad en cada canal.

Sin embargo, los conectores Neutrik siempre son garantía de calidad, y la interfaz cuenta con un buen número de salidas independientes, todas ellas balanceadas. Esto permite implementar mezclas hasta en 7.1, o múltiples mezclas de cascos para músicos exigentes.

Además, la mejora del firmware, que permite usar la unidad en modo standalone, es realmente notable, y la posibilidad de concatenar hasta tres Firepods ofrece buenas posibilidades de expansión para el futuro. En resumen, una unidad bien construida y de buena familia, cuya oferta probablemente será del agrado de muchos usuarios.

 

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec