Menu

KORE 2 de Native Instruments. Interfaz y superficie de control.

 

kore2

Respecto la traducción al español que las instrucciones de KORE 2 describen como PLUGINES, a lo que entre nosotros estamos más acostumbrados a escuchar en inglés: PLUGINS. Cada uno de ellos es un pequeño programa o instrucciones informatizadas que añaden a nuestros sistemas una cada vez más sofisticada gama de sonidos (generalmente originados desde magníficos instrumentos convencionales) o de efectos especiales profesionales. Y ¿por qué hablamos de esto?

La enorme cantidad de plugines que nos llegan ya por software, desde diversos aparatos de hardware con los que trabajamos, más los conseguidos a través de Internet o desde tantísimas librerías a nuestro alcance, dificultan su uso o, simplemente, el revisar su posible eficacia entre nuestros equipos, así como distribuirlos adecuadamente entre nuestras producciones musicales, ahora más profesionales y manejadas con estas excelentes herramientas que ya conseguimos a costes tan asequibles.

KORE 2 pone todo esto en orden, de una manera lógica, fácil, rápida, asequible y ocupando muy poco espacio. No es esta, ni mucho menos, la única solución existente, pero sin duda NATIVE INSTRUMENTS ha desarrollado, primero con su KORE y ahora en su versión 2, una máquina muy a considerar, que ahora tengo entre mis manos y paso a describir.

¿Qué ofrece KORE 2?
Siendo de aspecto tan pequeño, es impresionante su enorme contenido real desde su interior, especialmente manejando tantísimo software desde “su hardware físico”.

Es imposible dar un repaso a su contenido íntegro con lo que yo sea capaz de describir en tan sólo estas cuatro hojas, pero intentaré comentar “algunas partes...” de lo que hace o gestiona.
KORE 2 contiene más de 500 sonidos, cada uno transformables indefinidamente usando los botones, conmutadores o los suaves ocho potenciómetros que están visibles sobre su carcasa.
Por su pequeña pantalla digital iluminada van apareciendo continuamente los resultados y posibilidades de su funcionamiento interno.

Los conmutadores que estén activos en cada momento permanecerán iluminados con una luz tenue para confirmar su acción o posible nueva utilidad.

kore23

Para revisar todos esos 500 sonidos se requerirá, por supuesto, cierto tiempo. Los hay magníficos, como podrás suponer, especialmente los de tipo sintetizador, cuya espectacularidad aumenta y se engrandece, o suaviza, manejando los controles del KORE 2 de una forma progresiva y con una aparente “continuidad natural” (aún con sonidos virtuales).

KORE 2, además de poder manejar sus propios sonidos, también puede servir como anfitrión para albergar o manipular otros cientos o miles sonidos o plugines (y no sólo los que conlleven componentes de audio o de MIDI) que provengan externamente, por ejemplo, desde un computador (tanto tipo PC como MAC), al que estará unido mediante una conexión USB-2 que, además, le proporciona al KORE 2 la pequeña corriente eléctrica que necesita para funcionar.

Junto a esta máquina, se añade un CD que contiene el software para su control y que lo instalaremos en nuestro ordenador, activando sobre su monitor muchas herramientas útiles al manejo de KORE 2. Así pues, en casi todas las ocasiones que usemos el KORE 2, deberá estar unido, al menos, a un computador portátil para obtener su mayor eficacia de uso.kore2backConexiones traseras
Dispone de conectadores DIN de entrada y de salida independientes (MIDI-IN y MIDI-OUT).

A su lado hay previstos otros conectadores donde insertar los jacks que provengan de pedales, para, con estos, ejecutar eficaces expresiones ocasionales (de volúmenes, de sostenidos, etc.) u otras funciones más cómodas de controlar mediante los pies.

Por ejemplo, al MIDI-IN podríamos conectarle un teclado maestro, mientras al MIDI-OUT podría ser a un disparador de ritmos externo o a un dispositivo que contenga otros muestreos. Esta máquina dispone de controladores para realizar calibraciones y ajustes muy variados, y para trabajar con el conjunto de nuestros equipos de una manera fiable e inmediata.

Usando los controladores de KORE 2
Moviéndolos podremos, por ejemplo, realizar esa sensación de continuidad con cada uno de los sonidos y a tiempo real, de modo que, al usar sonidos tales como los de sintetizadores o de pianos eléctricos, resultan muy espectaculares, rotundos y expresivos. Estos controladores son muy sensibles a los dedos, sensibilidad que incluso podremos matizar a nuestro gusto mediante las herramientas configurables del KORE 2. Cuando alguno de sus controladores esté activado, su luz parpadeará o tornará a un tono rojo brillante, advirtiéndonos de su uso o la modificación en sus valores.
Sobre la carcasa de este aparato existe una rueda de desplazamientos muy útil para lograr “atajos”, y así acceder a diferentes funciones y ajustes de forma rápida y eficiente.

KORE 2 trabajando conjuntamente con otros programas externos
A través de su USB-2 podrá trabajar, por ejemplo, unido a una computadora, con cualquier editor de sonidos o secuenciador, tales como Cubase, Logic, Ableton, Sonar, Performer, Tracktion, etc.
KORE 2 puede controlar a la vez los plugines de 16 canales estereofónicos, con su posible combinación de efectos variados, cuyo límite, lógicamente, queda comprometido tan sólo con las capacidades establecidas en la CPU del computador con que trabajemos (como siempre...).

En la pantalla de este computador aparecerán muy ampliados los detalles del funcionamiento del KORE 2 y repartidos los datos en varias secciones diferenciadas. En la superior se reflejan virtualmente los movimientos que físicamente ejecutemos sobre los controles sobre el KORE 2.

Y debajo de esa zona, aparecen otras tres que nos proporcionarán detalles minuciosos sobre la actividad de todo el sistema en su conjunto o por partes concretas, tanto sobre sonidos como sobre los efectos que se gestionen, así como pudiendo controlar también el tiempo de las secuencias, los reproductores MIDI, los arpegiadores, las secuencias, etc. Sus menús desplegables podrán contemplarse en diferentes idiomas, como el español.

Algunas de sus muchas herramientas
Con “Scan User Folders” podremos buscar los diferentes sonidos o “KoreSouns”, para integrarlos a la base de datos del trabajo, así como combinarlos con los de otras carpetas que nos apetezcan. Con “Full Scan” los tendremos ordenados de la manera más lógica. También podremos regresar en cualquier momento a su primera distribución y orden desde fábrica.

Será posible organizarlos en otros órdenes, añadiéndolos o suprimiéndolos individualmente, e incluso por agrupaciones, hasta organizar la forma de nuestro trabajo que nos convenga.
Pero hay otras formas de ajustar nuestro trabajo, por ejemplo con “Touch Sensitivity”, para ajustar las sensibilidades al tacto de los controles, contraste y brillos en la pantalla visualizadora de datos, sobre la intermitencia de las luces LED de señalización, calibraciones de los efectos logrados desde los pedales conectados al KORE 2.

Kore2 c

Se pueden trabajar tanto con sonidos simples como múltiples, y conjuntamente o en diferentes combinaciones, variados parámetros en cada uno de ellos y, todo ello, posible también de ser alterado a tiempo real. Esos sonidos podrán provenir indistintamente de audio o por MIDI. “Paquetes de Sonidos” así elaborados podrán ser copiados a otro canal, añadidos, modificados, eliminados, alterados en grupos o como nos convenga.

Cada canal tiene su propio juego de seis envíos auxiliares. En MIDI se disponen los típicos 16 canales, que pueden trabajar individual o conjuntamente, y ajustes diversos en sus parámetros que también se podrán trabajar de forma automatizada, simplificando así su uso.

Existe la opción que permite realizar una pre-escucha de cada sonido individualmente, de entre una lista de trabajo, pudiendo cambiar sus atributos o parámetros; también con varios a la vez.

Con una enorme cantidad de efectos ajustables
Entre ellos, por supuesto, hay muchos tipos de ecos, reverberaciones, distorsiones controladas, chorus, compresores, trémolos diversos (alterando las velocidades de modulación mediante alguna envolvente ajustable), WahWah, expansor dinámico, varios tipos de ecualizaciones desmultiplicadas (gráficas, paramétricas o a modo de “Filterbank”), Flanger, Freq Shifter (desplazador de frecuencias), Gate (puerta supresora de ruidos de ambiente indeseables), Grain Shifter (que consigue con inflexiones de tono unos sonidos más espectaculares), Harmonic Shaper (excitador de armónicos que hace resaltar a algunos sonidos que antes fueran opacos), limitadores (que evitan picos de saturación acústica) Lo-Fi (que compensa pérdidas de volúmenes en señales que contienen pocos bits), Mic Conditiones (permiten, al conectar directamente un micro al KORE 2, evitar que entren también señales no deseadas de baja frecuencia o en fuera de fase), Mod Delay (retardos por modulación, filtrados y realimentaciones, todo ello ajustable), multicompresor (que combina varios efectos a la vez), Phasher, Rooms (efectos de ambientes diferenciados), Rotor (al estilo de los órganos B4 como si su escucha fuera desde un altavoz giratorio).

Con su arpegiador, el KORE 2 genera una gran variedad de patrones muy eficaces, aunque para lograr esta opción necesita, por supuesto, los datos MIDI.

Sobre el tema de la latencia
Me consta que una de las críticas que recibía entre algunos músicos el primer KORE fue el tema de la lentitud con la que se realizaban los cambios de su programación. Yo diría que en esta nueva versión KORE 2 se ha suavizado el problema, pero en todo caso, teniendo en cuenta que casi siempre éste estará unido al menos a un ordenador portátil, realmente las posibles latencias tendrán una relación muy directa con respecto a la que posea precisamente la tarjeta de sonido instalada en ese ordenador. Si tal computador se tratara, por ejemplo, de un PC, debería trabajarse mejor con un controlador del tipo ASIO4ALL. ASIO es un protocolo desarrollado originalmente por STEINBERG.

En todo caso, para optimizar los resultados, convendría ajustar en esa tarjeta los tiempos de latencia en la manera que parezca más conveniente y luego reinicializar el equipo, asegurándose de que se han utilizado las últimas versiones posibles de software. Conviene asimismo, por seguridad, hacer una copia del disco que contiene ese software instalable.

Un ajuste bastante razonable podría ser el fijar los valores de latencia como a 1,5 ms. Pero cuanto más bajo sea ese valor, obligará al ordenador a trabajar más, y con ello quizá podríamos encontrar problemas con la polifonía o respecto a la cantidad de efectos que pudiéramos usar simultáneamente. Otro ajuste razonable sería conseguirlo a una cifra como de 256 samples/bufer, pues hacerlo por ejemplo a 512 podría ocasionar retrasos apreciables.
Como siempre, un mejor equipo (procesador, tarjeta de sonido, etc.) = + pelas en el coste de nuestra CPU, con el cuento de nunca acabar... Pero es que ya sabemos que ¡la cosa es así!...

Algo más sobre los precios
KORE 2 cuesta 449 € (lo distribuye en España ADAGIO), que en principio parece bastante económico, teniendo en cuenta “todo lo que mueve”. Aunque podría manejarse de forma autónoma, realmente es más eficaz hacerlo en combinación y junto a un computador (quizá un portátil), donde, entre otras cosas, estará el programa secuenciador principal instalado, así como que, gráficamente a través del monitor, seguiremos mejor todos los datos de los procesos (que pueden ser casi infinitos...). Digamos que, entonces, KORE 2 será un complemento a un computador musical, extendiéndolo con herramientas que no suelen estar instaladas, al estar la mayoría de los ordenadores configurados para realizar otro tipo de labores. Así pues, al KORE 2 habría que sumar los costes de ese computador que, además, funciona mejor en estas cuestiones, cuanto más calidad (y coste) tenga ese computador (casi todos los músicos ya suelen tener al menos uno...).

Se puede trabajar sobradamente con KORE 2, que trae ya desde fábrica más de 500 plugines de todo tipo, unas 3.000 variaciones sobre los sonidos principales preprogramados y alrededor de 400 magníficos efectos; pero seguro que trabajarás, además, con algunos de los cientos de librerías de plugines que existen, unas ya gratuitas, otras no... (otra suma quizá).

Sistema de antirrobo de datos

Por supuesto, hay otras alternativas similares o parecidas para producir excelente música. Ésta es, entre ellas, de las más reducidas en peso y tamaño; aunque para mí, le faltaría algo más de hardware (más entradas y salidas de audio, o una pantalla con más datos, por ejemplo). KORE 2 es una excelente y “asequible” forma de elaborar música profesional en el Siglo XXI.

 

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec