Menu

StealthPlug: Sistema de interfaz para guitarra y bajo. Pequeño, pero matón.

Stealthplug1

Tras quedarnos un buen sabor de boca con el banco de pruebas del M-Audio JamLab, creció mi interés por los dispositivos portátiles de interfaz guitarra/ordenador, orientados especialmente al usuario medio. Pero, independientemente de quién lo emplee, se trata, ante todo, de sistemas extremadamente portátiles, con el objetivo de proporcionar un mini-estudio donde quiera que vayamos. Dicho esto, veamos si StealthPlug nos sorprende con algo nuevo, o si se trata de más de lo mismo.

Desembalando
Abrimos la caja y la cosa promete: interfaz con controles de volumen, cable USB de conexión al ordenador y cable de jack 1/4” para conectar la guitarra; manual de instrucciones, dos cd’s cargados de software de grabación y simulación, así como tarjetas de registro del producto.

La interfaz
A primera vista, me ha resultado más atractiva que JamLab, especialmente por la adición de controles de volumen.

Como he comentado, además del cable USB, también incorpora un cable-jack de 1/4” de conexión a guitarra. Aquí, la única pega es que el cable es muy corto, y según nuestras preferencias, podríamos sentirnos incómodos si queremos colocar el dispositivo lo suficientemente lejos como para que no nos estorbe. En este sentido, personalmente, prefiero el JamLab.

Enchufando
Tan pronto como conecté el bus USB al ordenador y la clavija jack de ¼” a la guitarra, descubrí que es posible hacer sonar el instrumento sin necesidad de software de grabación; directamente a salida. Esto es una novedad respecto a JamLab, ya que es algo que no podía hacerse con él.

Esto significa que, en principio, los únicos elementos imprescindibles son: instrumento, dispositivo de interfaz y ordenador. No obstante, y como es obvio, emplearemos los programas de simulación.

Las pruebas se han llevado a cabo en los dos soportes compatibles con StealthPlug: un PC con procesador Intel Pentium IV a 2,0 Ghz, con 1 Gb de RAM; y un MAC MacBook con procesador Intel Core 2 Duo, a 2,0 Ghz, con 1 Gb de RAM.

stealthplug2Probando configuraciones
Lo cierto es que, como cabía esperar, el MAC ha respondido mejor que el PC. De entrada, en el PC sólo es posible configurar el dispositivo a 48 Hz, mientras que el MAC soporta 44,1 y 48 kHz. Además, StealthPlug es compatible con el USB audio driver de Apple. Así, para emplear el Stealth en MAC OS X 10.4 o posterior, no es necesario instalar ningún driver adicional. Simplemente, se trata de conectar la interfaz en uno de los puertos USB disponibles. Para obtener resultados satisfactorios, no conectar a un USB hub.

Instalar en un PC bajo Windows implica tener que esperar a que el programa de instalación del driver solicite la conexión del dispositivo.

En cuanto a compatibilidad, me ha resultado más versátil JamLab, ya que éste contenía drivers de interfaz Core Audio, ASIO 2, WDM, ReWire (Mac) y VST, mientras que el StealthPlug soporta ASIO, CoreAudio y VST. Además, la calidad de audio también varía, ya que el conversor Analógico/Digital-Digital/Analógico es de 24 bits en el caso del JamLab, y 16 en el caso del StealtPlug.

En el panel de control de StealthPlug se pueden configurar las frecuencias de muestreo (sample rate), excepto cuando el host está empleando el driver ASIO; la sensibilidad de entrada (para controlarla, lo mejor es, si conectamos una guitarra, tocar quintas y octavas y ajustar el control de ganancia en la entrada, de modo que quede elevado sin tener picos) y salida, el envío de la señal directa a monitor (permite monitorear el instrumento a latencia muy próxima a cero, siempre y cuando no haya otra aplicación de audio activa) y la tasa de latencia (buffer size).

Como he dicho en alguna ocasión, tened presente la latencia respecto a las características de vuestro ordenador, pues valores de buffer pequeños o mínimos generan una respuesta muy rápida, pero tales valores pueden ocasionar una carga excesiva sobre la CPU, cuya memoria puede llegar a colapsarse y desembocar en un bloqueo del sistema. El funcionamiento y la configuración del sistema es un factor determinante en el nivel de operatividad. Como digo, si una aplicación está empleando el ASIO del StealthPlug, no puedes cambiar el valor de buffer size desde el panel de control del StealthPlug. En tal caso, lo mejor es cerrar la aplicación antes de cambiar el valor del buffer size. Sea lo que sea, he configurado en ambas máquinas la latencia al mínimo, y no he percibido bloqueo alguno.

El control del buffer, pese a no ser de lo más sofisticado, cumple con su cometido. No se puede variar la frecuencia de unidad en unidad, sino por nivel. He aquí una muestra en el PC, bajo Windows XP, a 48 kHz:

Stealth3

Nivel de buffer: Tamaño de buffer

  • 2: 96
  • 3: 144
  • 4: 192
  • 5: 240
  • 6: 288
  • 7: 336
  • 8: 384
  • 9: 432
  • 10: 480
  • 12: 576
  • 14: 672
  • 16: 768
  • 18: 864
  • 20: 960

    El paquete de software
    Aquí me he llevado una grata sorpresa, pues se trata de un paquete bastante más completo de lo que esperaba, tras la experiencia con JamLab. Incluye:

    a) Amplitube 2
    Un simulador de amplificadores valvulares para guitarra y bajo, fácil de emplear, con opciones de inclusión de efectos, interfaz atractiva (los controles de los amplificadores, los efectos que aparecen gráficamente en forma de pedal, con sus controles modificables, etc.), metrónomo, afinador y reproductor de pistas base, la cual contempla la posibilidad de modificar su tempo, a fin de adaptarlo a nuestras preferencias. Hay tres amplificadores cuya interfaz y sonido dejan muy claras las simulaciones pretendidas: Marshall JCM 800 (guitarra), Fender Twin Reverb (guitarra) y Ampeg SVT (bajo). Viene como programa independiente y como plug-in compatible con la mayoría de los programas de secuenciación más empleados, incluyendo Pro Tools, Cubase, Logic y GarageBand, entre otros.

    b) Tracktion 2.1
    Un secuenciador de audio/MIDI sencillo de manejar, con el que realizar las mezclas y posteriormente exportarlas. Es posible visualizar la interfaz en cuatro idiomas (inglés, francés, alemán y español). Más sencillo de emplear que el Cubase o el Pro-Tools, aunque con menos prestaciones. Es posible ejecutarlo desde MAC o PC, bajo OSX o 2000 y XP respectivamente.

    Algo que me ha gustado es la posibilidad de grabar pistas durante un tiempo ilimitado (restringido únicamente por la capacidad de memoria y recursos de CPU, cuyo consumo es, por cierto, muy bajo).

    c) SampleTank 2 SE
    Creador de samples de audio y MIDI, con multitud de instrumentos para diseñarlos. La interfaz se caracteriza por la presencia de un teclado y controles para tales efectos, de modo que he podido crear bases con 64 instrumentos diferentes con pistas MIDI (también es compatible con un teclado físico para desarrollarlas), para las posteriores mezclas con el Tracktion, con una sorprendente facilidad de uso que contempla, además, gran versatilidad.

    d) T-RackS EQ
    Módulo con el que podremos variar las frecuencias de la señal con ecualizador de seis bandas, filtros de paso alto y bajo, así como la ganancia y la intensidad sonora. Excelente complemento para AmpliTube 2.

    e) 500 Mb de loops de audio con instrumentos reales
    Paquete de ficheros wave con riffs y secuencias creadas a partir de distintos instrumentos: batería, guitarra, bajo, teclado, etc.

    Tales fragmentos están orientados a estilos musicales concretos, lo cual provoca su extensión a los músicos de todas las disciplinas (blues, country, rock, metal…). Buen material, listo para emplear como base para SampleTank 2 SE.

    Como se puede observar, al software incluido no le falta de nada. Me ha sorprendido la dedicación de IK Multimedia en cuanto a la seguridad de copia de sus programas. Para instalar los drivers y Amplitube 2 se exige la introducción de tres códigos, además de uno que envían vía mail tras la comprobación de autenticidad del primero.

    Respecto a AmpliTube 2, debo reconocer que las simulaciones de los amplificadores son bastante fieles a sus correspondientes originales, aunque pienso que falta algo de “chicha” para los estilos que exigen distorsiones muy elevadas. Por otra parte, esperaba que simulara, al menos, dos o tres amplificadores más, aunque es obvio que, siendo parte de software incluido, podemos estar conformes. Además, hay otras versiones en el mercado de este programa, cuyas prestaciones y objetivos varían según precio.

    Compatibilidades
    ¿Qué hay de los clásicos programas de secuenciación profesionales? StealthPlug es compatible con Pro-Tools (con el que trabaja especialmente bien), Acid Pro 6 y Sonar 5 (Windows); Live 5, Nuendo 3-Cubase X, Tracktion 2 (Windows y MAC); Logic 7 (Express o Pro), Digital Performer 4 y 5, y GarageBand (MAC).

    Hemos probado el Tracktion 2 en ambos sistemas y funciona de acuerdo a lo esperado, así como con Cubase y GarageBand, con un excelente desarrollo en MAC.

    Conclusión
    Considero que las principales ventajas de este dispositivo son la portabilidad y que ofrece un número considerable de prestaciones (como el control de volumen), por no mencionar el excelente pack de software incluido. Además, permite diversas configuraciones en el panel de control (tasa de muestreo, frecuencias, etc).

    Los inconvenientes radican en (insisto) que el cable del jack ¼” es extremadamente corto, que soporta únicamente CoreAudio y ASIO, y que las posibilidades de StealthPlug se exprimen muchísimo mejor bajo MAC, cuando con JamLab la diferencia entre las prestaciones logradas con un MAC y las obtenidas con un PC no eran tan significativas, lo que hace a este último más versátil. Visto esto, ya podéis haceros una idea. Es una buena interfaz, con programas versátiles (actualizables desde Internet) y muy ligero. Pequeño, pero matón.

 

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec