Menu

Dominic Miller. “La música en directo siempre estará viva”.

Dominic-Miller ISPMusicaMientras otros bebíamos leche, Dominic Miller, en su infancia, bebía música. Con ella se hizo mayor, y con ella se mantendrá hasta que se pueda quedar en el mundo, porque, para él, crear música y respirar vienen a ser casi la misma cosa. Este inglés nacido en Buenos Aires compagina toda una vida de guitarra al lado de Sting con sus discos en solitario, a los que mima como si fueran sus propios hijos (de estos últimos tiene seis, uno menos que álbumes).

Su prestigio con las cuerdas se lo ha ganado a pulso. Con talento, con trabajo y con una gran capacidad de adaptación de la que dan fe artistas como Phil Collins, The Pretenders, Tina Turner, Paul Young y otros muchos con los que ha grabado en torno a 200 álbumes.

Además de tocar, también sabe viajar, componer, escribir y hablar en términos absolutamente musicales: “Ser compositor es un poco como ser mago o ilusionista. Creas imágenes en la mente de los demás y luego les sorprendes”.
Esperamos verle pronto haciendo magia. Estamos deseosos de oír en directo cómo respira su guitarra…

¿Cuándo empezaste a tocar la guitarra?
Comencé a tocar cuando tenía ocho años y, de manera un poco más seria, a los 15. Vengo de un entorno musical. Mi hermana me enseñó a tocar. Mi padre canta blues y tango, y mi madre es pianista. Pero yo soy el único miembro de la familia que se dedica a ello de forma profesional.

¿Es una profesión o un estado vital?
Es una necesidad.

¿Crees más en la inspiración o en el trabajo duro?
La inspiración es un lujo, pero si no trabajas duro, la inspiración no viene. Creo que confío más en el trabajo duro.

¿Cómo empezó tu relación con Sting?
El productor Hugh Padgham nos presentó después de que yo trabajara con él en el álbum But seriously de Phil Collins. Hice una audición en Nueva York y me dio el trabajo. Era 1989. He estado con él desde entonces.

¿Y cómo logras compaginar tu carrera en solitario con tus trabajos con Sting?
Ambas cosas se necesitan la una a la otra. Sin Sting no podría hacer mis propios trabajos; sin mi trabajo personal, no podría hacer el de Sting. Es importante para él y para mí que yo trabaje con la banda, y también en solitario.

¿Cómo es trabajar con Sting? ¿Seguís alguna rutina?
No necesariamente. Pero sí que seguimos una ética de trabajo con respecto a las cuerdas. A ambos nos gusta probar diferentes posibilidades y luego lanzarnos.

Más de 1.000 actuaciones… y supongo que delante de miles de personas cada vez. Cuando se llega a este punto, ¿va uno a los conciertos como el que va a la compra?
En absoluto. Para mí, cada concierto es como si fuera el primero y el último. La cantidad de público no supone para nada una diferencia.

¿Cómo definirías tus discos?
Instrumental moody fucker music.

¿Dirías que hay una evolución clara a la largo de tus siete álbumes?
Realmente no. Es la misma persona, la misma visión y las mismas influencias. Creo que estoy mejorando en los arreglos. Pero mis discos son como mis hijos; posiblemente no podría elegir mi favorito: todos tienen sentido en conjunto y por separado.

Cuando tocas la guitarra eléctrica, ¿qué diferencias sientes con respecto a la acústica?
Las considero muy distintas, y encuentro muchas diferencias en las guitarras eléctricas. Yo, cuando toco un instrumento, saco el mejor sonido que se pueda obtener de él. Creo que me siento más cómodo con la acústica, pero me encanta tocar la eléctrica.

Y ahora, ¿tienes algo entre manos?
Estoy en proceso de terminar un nuevo álbum. Vinnie Colaiuta en la batería, Jimi Johnson en el bajo y mi banda.

¿Podremos verte en concierto por España?
Con Sting, muy pronto. Con mi banda, el año que viene.

¿Cuáles son las diferencias entre tus giras con Sting y tus giras en solitario?
Logísticas. Con Sting viajo en avión privado, duermo en hoteles de cinco estrellas y ganamos un montón de pasta. En mis giras nos movemos en caravana, no tenemos personal y queda muy poco dinero después de haber pagado a la banda. Pero, una vez que estoy en el escenario, no hago ninguna diferencia. Mi compromiso con la música y con la que gente con la que trabajo es siempre el mismo.

¿Tienes alguna guitarra preferida?
Sí, mi Yairi Torres electroacústica en nylon.

¿Qué buscas en una guitarra?
Entonación, fiabilidad y ausencia de personalidad.

¿Sueles tener la misma visión musical que los músicos con los que has trabajado?
Sí y no. Pero es lo maravilloso de trabajar con gente.

Aparte de los grandes músicos con los que has trabajado, ¿qué otros artistas han supuesto una influencia para ti?
Egberto Gismonti, J.S.Bach, Hendrix, the Beatles y muchos otros.

El negocio musical ha cambiado muchísimo en los últimos años, y también lo han hecho los consumidores. En estos 20 años que llevas haciendo giras, ¿ha cambiado también la forma en la que el público se aproxima a la música en los conciertos?
Para nada. La música en directo siempre estará viva y siempre será real. Ahí no hay truco.

¿Tienes algún consejo que dar a los guitarristas incipientes que aún tienen por delante mucho camino que recorrer?
Sí: abrid bien vuestros oídos a todo tipo de música y practicad y aprended tantos estilos como os sea posible. Será entonces cuando podréis encontrar el vuestro propio.

email  facebook rec  twitter rec  google rec  printrest rec  linkedin rec  rssnews