Menu

Pablo Martín. ¿Cómo canalizar el talento y la dedicación a la música para vivir de ella?.

Martin y Garcia ISPMusicaDiría que es uno de esos artistas que te devoran con su talento. Su magia atraviesa la corteza. Su música y voz traspasan los sentidos, y se anidan en el motor de los sentimientos de quien escucha. Las casualidades, coincidencias o pasiones me hicieron, en el pasado, conocer de cerca la energía musical de este compositor. Del cuál he querido siempre absorber su vivacidad desbordante. Entre músicos y artistas, pasamos largas temporadas debatiendo sobre la técnica, la inspiración, el aprendizaje, la composición, el virtuosismo, etc. Nuestro invitado de hoy es un claro ejemplo de que la llama de la trasmisión del mensaje es mucho más poderosa que la técnica “filigro/vertiginosa” de un instrumento.

Pablo es multi-instrumentista. Me atrevería a decir que la disciplina técnica que siempre le ha inquietado más es la vocal. Técnica hoy refinada, que suma a sus poderosas cualidades vocales y personal forma de contar canciones.

Pero lo más inquietante de este músico es para mí su afilado poder de comunicación. En relación a su capacidad multi-instrumental, he tenido ocasión de conocer diversas facetas de Martín: batería, guitarra, voz, etc. Y siempre he percibido lo mismo. Una aplastante energía que contagia al instrumento que él utiliza.

Letra y música. Siempre inquieto por la composición, me consta que el autor ha ido haciéndose hueco, entre otros, en el sector “creador de canciones”. Hasta convertirse en un sello de garantía para las discográficas y artistas que difunden o interpretan sus obras.

Siempre me esfuerzo por encontrar personajes, artistas, músicos, productores, etc., que sean fuente de aprendizaje para los lectores ISP que buscan crecer. Contrastar aprendizaje y formas de entender la creación. Ejercitar el efecto esponja tomando talento o técnica de aquí y allá. Pablo Martín es una de esas personas que ha consagrado su vida a la música. Y no es esta la cualidad que me hizo pensar en pedirle que se uniera a nuestras tertulias ISP. Lo fue su encanto y poderosa forma de expresar al componer y tocar. Esa magia que él posee y que yo no puedo definir con palabras. Sólo sentirla cuando le oigo.

Aceptó nuestra invitación, gracias. Aprovecharemos su cortesía para averiguar el misterio de hacer canciones. Minutos que se cuelan por las rendijas de casi cualquier ser humano hasta llegar a su alma.

No sea usted tacaño, y cuéntenos los secretos.

Gracias a Pablo Martín, y bienvenido a las tertulias entre músicos de ISP.

David Martín

La entrevista
Por Mamen Diaz-Alersi

Llevas prácticamente toda tu vida dedicado a la música, ¿cuándo y por qué empezaste? ¿cómo fueron tus comienzos?
A los ocho años terminaba los deberes y me ponía “Crazy man, Crazy” de Bill Halley and the Comets como premio. También el single de “Singing in the rain” o el LP de “El sonido de Filadelfia”. A los diez cantaba canciones de monjas con mi hermana y su guitarra y sentía un llenazo inexplicable al cantar.

A los 12 años conocí a mi amigo Michu, repetidor (palabra maldita) y con un montón de discos de rock de la época (hace mucho que no tengo 12 años) con el que empecé a jugar a montar una banda. Era un juego con tus amigos. El juego más divertido que había conocido jamás.

Todo eso aliñado con que mi hermano mayor era melómano y gastaba su paga en discos de diversos estilos, mi hermana loca con la banda sonora de “Jesucristo Superstar” y el flamenco, mi otro hermano me compró mi primer pedal de bombo, con mi padre que tocaba en casa música popular y escuchaba clásico y una madre que tenia que equilibrar todo eso... ¿Qué puedes esperar que salga? Alguien que jugando fue escuchando de todo sin prejuicios y con los años descubrió que no podría hacer otra cosa que ser músico para ser feliz. Cualquier intento de hacer otra cosa, era necesidad fisiológica.

Aunque nunca has dejado de lado la interpretación, creo que has estado (y estás) muy inmiscuido en los procesos de creación, producción, etc. de grandes éxitos, no sólo tuyos, sino de otros artistas. Cuéntanos un poco dónde y con quién has trabajado.
De manera profesional, eso comenzó a ocurrirme hace 10 años, momento en el que comencé a trabajar haciendo coros para Alejo Stivel para los primeros discos de El Canto del Loco, La oreja de Van Gogh, La Quinta Estación, David Broza, los Lunes, y muchos más. Escribía canciones para mi propia banda y compuse un tema que se descartó para el disco que en ese momento empezaba a materializarse con Josu García (La Tercera Republica). El tema se llamaba “Sólo tus canciones” y ya lo había compuesto hace años cuando lo presenté. Se envió a Argentina para lanzar a una jovencita llamada Daniela Herrero, y aprendí lo que era alucinar.13 semanas de numero uno en Argentina en “air-play”(la canción más tocada en la radio). Eso despertó la confianza en mí, y he trabajado también con Rosa (“Caradura”) en su primer disco, como productor asociado y compositor; con Lolita en “Si la vida son dos días”, que a la vez fue campaña de la O.N.C.E. y single de uno de sus discos; he producido el primer disco de Verónica y compuesto su primer single (“Bésame”), también he sido productor asociado de Sr.Trepador, un joven grupo de pop-rock, Manolo Breis, cantautor roquero y gran tipo, y un aburrido etcétera para el lector. ¡¡¡Despierte, no hemos terminado!!!

¿Qué parte del proceso musical prefieres?
Sin duda la composición y el directo. El que menos, la grabación, dentro del placer que es trabajar en la música.

La composición es un acto que considero muy íntimo para llegar a comunicarle algo a otra persona, cualquier cosa que le haga sensible cuando te escucha. Al que compone le explica lo que tenía dentro y al que escucha se lo saca y se lo explica, es un acto solitario que une (solidario también).

El directo es como la vida misma. Tienes que usar lo que tienes para tirar “pa´lante”.

Se suele hablar mucho del ego del artista... en los casos en los que el éxito les llega a otros, gracias a tu trabajo, ¿cuesta estar “en la penumbra”?
Debo poner el egoísmo en otro sitio o ser raro. La penumbra es un lugar muy tranquilo donde se está muy a gusto y se trabaja a la velocidad que uno se pone, se gana igual si compones acertadamente y eres muy dueño de tu tiempo, cosa que no ocurre con los compromisos de promoción y conciertos de un artista, cosa que conozco.

¿Cómo se hace un “gran éxito”? ¿Cuál es tú secreto? (al menos, danos una pista)
Con la iglesia hemos topado, amigo Sancho.
Me han salido las cosas bien alguna vez, y la suerte, si llevas 20 años haciendo canciones, es menos suerte. Pero hay variables que se pueden identificar (quién es el artista, qué sonido quiere... Siempre te dicen que se parezca a algo y corres el riesgo de parecerte demasiado, lo cual en su planteamiento es un error ya, pero la editorial manda). Si hablamos de componer no hay normas, pero yo utilizo lo que más me cuesta: la SENCILLEZ, que es lo más difícil, olvidarte de que eres músico y no tienes que impresionar a los tuyos, sino gustar al público. Esto parece de cajón, pero cuesta años aprenderlo.

Escuchar lo que se te pide, aunque sea breve o parezca absurdo, para saber lo que el artista quiere es básico.
¿Quién sabe?

¿Qué es necesario para triunfar en la música: talento, imagen, suerte, o buenos contactos?
Si tienes talento, necesitas buenos contactos y puedes buscarlos mientras trabajas.
Si tienes imagen necesitas un público al que le guste eso, alguien que tenga talento para escribirte un mensaje adecuado y tener suerte mientras trabajas.
Si tienes suerte, no necesitas más que saber conservarla y saber por qué la has tenido.
Si tienes buenos contactos, necesitas talento mientras trabajas.
Triunfar en la música para mí es que la música sea el trabajo que te permita pagar tu casa, tu comida y un capricho de vez en cuando.

También has estado vinculado al mundo del cine y la televisión, como con la serie “Raquel busca su sitio”, donde te vimos actuar en algún capítulo, ¿qué te lleva a ese tipo de colaboraciones? ¿Has hecho algún trabajo más de ese tipo?
Produje hace cuatro meses un programa para “La Sexta “ con una banda en directo (tipo karaoke en vivo) y no fue una experiencia en la que se pueda hablar de música como arte, sino como entretenimiento y concurso, algo que no creo que vuelva a repetir de esa manera, por respeto a los músicos y a la música. La TV es una locura.
Lo de “Raquel….” Fue una colaboración cantando la sintonía del programa a modo de promoción para el grupo, pero nada más. Se suele hacer por promoción.
Compongo canciones que han cogido para alguna película, y ahora me meteré con cabeceras de series y cosas así.

¿Se puede vivir sólo de la música sin ser “el éxito” del momento? ¿Con quién hay que “pactar” para ello?
Sí, se puede, de hecho son muy pocas las personas que son éxito del momento y habría mucha gente sin comer. Pactar con la publicidad, las sintonías y cabeceras de series, música de documentales, películas, música para obras de teatro, etc. son formas artísticas y geniales de ganarse el pan y lo de dentro del pan.

¿Qué os unió a Josu García y a ti? ¿Vuestra pasión vocal? Háblanos un poco de tu trabajo junto a él.
Acertaste. Nos unió nuestra pasión por grupos como Canovas, Adolfo, Rodrigo y Guzman o The Eagles y el amor por las buenas canciones.
Somos dos compositores e instrumentistas que funcionamos de manera individual, pero sabemos que el resultado que provocamos juntos es mucho mayor que el que conseguimos por separado. Cada uno trabaja en casa, nos juntamos a escuchar canciones, escogemos lo que más nos gusta y el resto es disfrutar.

Martín & García ¿Por qué al sacar vuestro último disco habéis decidido dejar de lado el nombre “La Tercera República”, con el que se os conocía hasta el momento?
Apelamos a un nombre sin “aristas” para nadie y para ningún ayuntamiento, y hasta ahí puedo leer.

Háblanos de “Asociados”, vuestro último trabajo. ¿Qué podemos encontrar en él?
Encontrarás rock adulto, country, un toque 70´s y algún tema pop-rock, canciones que llevaban tiempo compuestas y grabadas, que responden a una fase anterior en lo que a nosotros respecta, pero no para el público y queríamos publicar antes de grabar otro más.

¿Tenéis prevista alguna gira, nuevos proyectos...?
Estamos presentando el nuevo disco que salió en Mayo del pasado año y venimos de la Comunidad Valenciana, vamos para Galicia, Santander y otros lugares de esta nuestra piel de toro que tanto trabajo nos da.
Ya tenemos el cuarto disco casi compuesto. Os contaré más adelante.

¿En qué se diferencia “tu propia música” del trabajo que puedas hacer para otros artistas?
En que cuando escribo para otros entran más formas de pensar, resolver e imaginar, incluso puedo decir algo que yo no siento y creo que otro sí, pero en lo mío sólo estoy yo, y espero agradarte, porque para eso lo hago.

Cuando compones, ¿decides qué canciones te guardarás para ti y cuáles “moverás” o, en esas ocasiones, sólo trabajas por encargo?
Desde el primer momento que escribo sé si vale para mí o necesariamente lo debo pasar a la editorial para otro artista.
Si es un encargo, Pablo obedece al encargo.

¿Cómo se “mueve” una canción para que se fijen en ella, la escoja alguien y las incluya en su disco?
Tienes que hacer una buena maqueta en primer lugar, pedir a las grandes editoriales el listado de artistas que necesitan repertorio y decirles para quién crees tú que es adecuada esa canción, y así ellos se la envían.
Es mucho más directo y eficaz conocer directamente al artista o al productor del disco, dado que te saltas el paso de la editorial, pero para eso hay que estar muy bien informado y relacionado.

En el propio foro de nuestra revista, vemos diariamente discusiones sobre la “integridad” de un artista, si se debe mantener fiel a su propio estilo o “venderse” a las majors para alcanzar el éxito... Parece que tú, hasta el momento, has sabido sobrellevar las dos vertientes con éxito y mantenerte en un armónico equilibrio. ¿Cuál es tú secreto?
Que respeto a las personas por encima de la música, que me respeto a mí mismo y que por las circunstancias personales del que se “vende” y el que lo critica se encuentra el equilibrio. ¡¡¡HE DICHO!!!

Muchísimas gracias por tu tiempo.
Gracias a vos por las preguntas tan inteligentes, a David por escribir cosas tan bonitas sobre mí y porque ha sido un ejercicio precioso de reflexión para mí esta entrevista.

email  facebook rec  twitter rec  google rec  printrest rec  linkedin rec  rssnews