Menu

Omar Hakim ¿Tocar con Sting, Dire Straits?

Omar-Hakim-ISPmusica

Ésta no es su primera visita a nuestro país
No, no lo es, he estado aquí muchas veces con distintos artistas durante los últimos 25 años. Estuve aquí precisamente con Sting, cuando comenzó su carrera en solitario, en 1984. Participé en sus dos primeros discos, así como en la película sobre el nacimiento de aquella banda, y vinimos a España de gira. Anteriormente ya había estado en España con una banda de jazz-fusión llamada Weather Report.

¿Cómo consiguió formar parte de aquella primera banda de Sting?
Yo estaba participando en la grabación de “Brothers in arms”, de Dire Straits, en los estudios “Air Studios”, que se encuentran en la isla de Monserrat, propiedad de George Martin, productor de los Beatles, que es además el mismo estudio donde Police grabaron sus discos. Sting estaba allí de vacaciones con su esposa Trudy. Él se pasó a grabar los coros de Money for nothing, y después cenamos juntos. Yo estaba al otro lado de la mesa. Realmente, eran Mark Knopfler y Sting quienes mantenían una conversación sobre las intenciones de Sting de dejar de Police y comenzar una carrera en solitario, así que le dije: “pues bien, has encontrado a tu batería”. Entonces Mark nos presentó y Sting me dijo: “¿Tú eres Omar Hakim? Mi agente te está buscando en Nueva York en este mismo momento”. Yo empecé a tocar en la mesa y aquello fue una auténtica locura. El día que llegué al estudio estaban allí Brandford Marsalis, Kenny Kirkland y Daryl Jones. Comenzamos a improvisar y fue impresionante, muy pronto nos dimos cuenta de que éramos una banda.

Omarhakim2

¿Cómo resultó la experiencia de tocar pop con una banda repleta de músicos de jazz?
En realidad fue muy sencillo. Los grandes músicos de jazz son capaces de tocar cualquier estilo. En aquel momento yo ya tenía fama de haber estado involucrado en proyectos muy diversos. Aunque tocaba con Weather Report, había hecho por aquel entonces dos discos con David Bowie, así que la gente ya se había hecho a la idea de que no era sólo un batería de jazz. Siempre he huido de esta clase de asociación, no quería ser conocido como un batería de jazz, porque eso termina convirtiéndose en una celda de la que no puedes salir. Para mí era importante tener el respeto del que gozan los músicos de jazz, pero al mismo tiempo que todo tipo de artistas sintieran que podían contar conmigo. He trabajado con muchos artistas de jazz, pero siempre he querido mantener el contacto con el mundo del pop y el rock. Lo mismo sucede con Daryl Jones: aunque la gente lo conocía por ser el bajista de Miles Davis, nadie toca rock como él, de hecho ahora acompaña a los Rolling Stones y por esa misma razón ¡Sting decidió no tocar el bajo en su primera gira! Los músicos que crecimos en los setenta estábamos expuestos a muchos estilos diferentes y eso nos convirtió de manera natural en instrumentistas muy versátiles.

¿Ser capaz de tocar cualquier estilo le ha beneficiado en su carrera?
Desde luego. Si me hubiera mantenido sólo como un baterista de jazz, mi carrera no hubiera sido tan interesante y me hubiera perdido muchas oportunidades fantásticas. El hecho de que estuviera abierto a todo tipo de música ha hecho que mi carrera sea muy emocionante.

Ha tocado con muchos artistas importantes. ¿Queda alguno con el que no haya trabajado y con el que le gustaría colaborar?
Creo que, en ese sentido, sería muy divertido improvisar con Prince, pienso sinceramente que es un genio, admiro mucho su música. De todo lo que escucho hoy en la radio me gusta sólo una parte. En la música pop siempre hay cosas que merecen la pena y otras que, sencillamente, están bien, pero siempre estoy escuchando música y trato de mantener mis oídos bien abiertos, esto es muy importante para mí.

El en caso de su gira con Madonna, ¿fue complicado concentrarse en la interpretación en un directo donde la parte que corresponde al espectáculo es tan importante?
En absoluto. Como batería, mi misión es mantener alto el nivel emocional de la música. La gente puede pensar que es sencillo tocar ese tipo de canciones, o que los ritmos son aburridos, pero yo no lo veo así. Mi responsabilidad es “conducir” a la banda. Cuando hay bailarines en el escenario y una artista que está muy involucrada en el espectáculo, es importante contar con músicos experimentados en los que confiar, que estén muy concentrados y mantengan el ritmo del concierto. Creo que esa es la razón por la que Madonna me llamó. Podía haber contado con cualquier batería para aquella gira, pero me quiso a mí no sólo por mis habilidades como músico, sino por mi experiencia.

omar hakim 4

¿Tuvo que resolver alguna situación “crítica”?
Efectivamente. Cuando tocas delante de 50.000 personas, en un directo donde hay tanta tecnología involucrada: samplers, secuencias, etc., si algo ocurre en mitad del espectáculo, necesitas alguien experimentado, y eso nos ocurrió una vez: la claqueta y las secuencias desaparecieron, así que me quedé a solas con el resto de la banda. Cuando todo volvió dos o tres minutos después, seguíamos en el mismo tempo, como si nada hubiera sucedido. En ese momento, toda mi concentración tiene que estar en el espectáculo, y debo olvidarme del problema técnico, ahí es donde mi experiencia entra en juego.

Usted vivió el nacimiento de las baterías programadas y electrónicas en los ochenta. ¿Cómo afrontó ese cambio?
En realidad, muchos baterías se sintieron amenazados por este nuevo recurso, que afectó a la vida de muchos de ellos, pero afortunadamente este cambio tuvo lugar en un momento muy temprano de mi carrera, y yo lo acogí con mucho interés. Al fin y al cabo, ¿quién mejor que un baterista para programar baterías? Así que compré una y lo añadí a mi tarjeta de visita: “Omar Hakim, batería y programador”. Conseguí mucho trabajo de este modo, porque era una tecnología tan nueva que todo el mundo buscaba a alguien que supiera manejarla. En general, pienso que es mejor estar abiertos a la nueva tecnología, abrazarla. Gracias a eso, la programación ha sido una gran parte de mi carrera. Quizás por esta razón Roland confió en mí como uno de los primeros endorser de V-Drums. De hecho, he utilizado todos los equipos que han ido apareciendo, desde el Synth Drum de los 70 hasta las baterías programadas de Yamaha, Korg, Roland, etc., así como baterías electrónicas como la Dynacore o las propias V-Drums, que son las mejores que he probado, con mucha diferencia. En algunas ocasiones he podido tocar sólo con ellas, sin la inclusión de ninguna batería acústica.

El hecho de haber trabajado con baterías electrónicas, así como su experiencia como percusionista, ¿han influido en su modo de tocar la batería?
Ya lo creo, pero esta influencia ha sido incluso más importante en el sentido contrario: mi experiencia con baterías acústicas y como percusionista, combinado con mi natural afinidad por la tecnología y los ordenadores, han hecho más sencillo para mí convertirme en un batería “electrónico”. De hecho, tuve mi primer Mac con la primera versión del software Performer, con apenas 2 MB de memoria RAM. De repente, mi iPhone tiene mucha más memoria que el primer ordenador con el que trabajé. Quiero decir con esto que, para un músico profesional, es vital tener una mentalidad abierta de cara a la nueva tecnología, es clave para tener éxito. También es importante no atarse a una idea en concreto, porque las ideas cambian tan rápido en estos tiempos que es fácil convertirse en un dinosaurio si te quedas anclado en una en particular.

Vdrums

¿Cuál sería su kit de batería ideal ahora mismo?
Lo cierto es que diseño mi equipo en función de cada proyecto específico. Como músico profesional, tengo que pensar en lo que quiere el cliente. En algunos trabajos he combinado baterías acústicas con electrónicas y en otros casos sólo he utilizado las V-drums. Ahora estoy utilizando mucho el TD20 Drum Module de Roland, pero mi kit y cómo lo uso viene determinado por cada artista en concreto. En cuanto a las baterías acústicas, siempre he confiado en Pearl. He sido endorser de esta marca desde hace más de veinte años, y aunque no fuese así creo que utilizaría este tipo de batería, entre otras razones porque considero que tienen el mejor hardware.

¿Cuáles son sus próximos proyectos?
Ahora mismo estoy preparando mi propio disco. Tengo mi propio estudio, con un concepto similar al que existe aquí en TAF. Muchos amigos y fans me preguntan por qué me lleva tanto tiempo publicar mi propio material, y tienen razón, así que quiero concentrarme en publicar dos o tres discos seguidos como artista en solitario. De hecho, espero que mi próximo álbum, que se llamará “We are one”, esté terminado en abril, y ojalá que con la gira que lo acompañe podamos venir a España.

¿Cuál es la lección más importante con la que deben quedarse los alumnos que asistan a su clinic?
Lo más importante es que deben recordar siempre por qué empezaron a tocar, y es probablemente porque se enamoraron de la música. Mientras mantengan eso en mente, siempre tendrán la fuerza para continuar tocando. Al fin y al cabo, se trata de hacer algo que amas, algo en lo que pones toda tu pasión. Yo he sentido esta pasión por la música durante toda mi vida, y aunque he sido batería profesional desde los diez años, todavía me siento como un niño, quizás estoy disfrutando ahora más que nunca del hecho de tocar. Se trata de amor, de pasión, y de disfrutar comunicando tu arte a otras personas.

Más datos sobre Omar

Con tan sólo cinco años de edad, Omar Hakim ya practicaba en su casa de Nueva York, donde nació, con una batería de juguete que le regaló su tío. A los diez años ya tocaba en la banda de su padre, el trombonista Hasam Hakim, que acompañó a grandes músicos de jazz, como Duke Ellington.

Su primera gran oportunidad en el mundo profesional llegó en 1980, al formar parte de la banda de Carly Simon. Su posterior participación en la grabación de los últimos discos de los míticos Weather Report le dio la popularidad y el reconocimiento necesarios para formar parte de la banda que Sting eligió para su primer disco en solitario, The dream of the Blue Turtles, y un disco en directo imprescindible que vino acompañado de una película documental llamada Bring on the night, como el popular tema de The Police.

Omar hakim22

Con el nacimiento de las baterías programadas, y lejos de venirse abajo por la nueva amenaza, aprendió el nuevo medio y se convirtió también en un afamado programador. Su versatilidad y su saber hacer han convertido su lista de colaboraciones en un “quién es quién” de lo más granado del panorama musical a escala mundial y en los más diversos estilos: Miles Davis, Marcus Miller, Dave Grusin, David Bowie, Bruce Springsteen, Madonna o Mariah Carey, entre muchos otros.

En su discurso, Omar Hakim habla en la necesidad de no olvidar que la música es diversión, que es siempre importante tocar desde el corazón para lograr la mejor comunicación posible con el público y que, desde el punto de vista profesional, es muy valioso aprender diferentes técnicas y adaptar tanto el estilo de interpretación como la elección del equipo en función de cada proyecto específico.

email  facebook rec  twitter rec  google rec  printrest rec  linkedin rec  rssnews