Menu

Hammond XK-3, sonido legendario

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Diferente a todos los conocidos hasta ese momento y al que desde entonces se llamó "sonido Hammond", nombre de la compañía que los fabricaba. Desde ese momento, cuando algo rítmico como el jazz se deseaba interpretar con órgano, nada mejor y con más ritmo contagioso se lograba que los que contenían ese tipo de sonido. Por ello, como algo básico que demandaban todos los músicos teclistas, otras marcas fabricantes de órganos, incorporaron sonidos "tipo B-3". Pero era evidente que nadie podría configurar ese sonido como sus inventores: "Hammond"...
En este momento irrumpe esta compañía con un nuevo modelo de órgano inteligente al que denominan HAMMOND XK-3 que supera en cualidades a aquellos que fabricaban en aquellos años, ahora muchísimo menos voluminoso y que incluso sigue disponiendo del demandado efecto tan característico "LESLIE", pero ahora aplicado de dos formas diferentes: por electrónica, o mecánico por conexión trasera a esta máquina y a través de una de esas cajas con altavoces giratorios, ambos casos controlables desde el panel principal junto al teclado musical.

La perfección del sonido Hammond
Sigue siendo un órgano "REY" con envidiable personalidad, cuya más notable característica es por el tipo de vibraciones escuchadas en los sonidos que se generan al pulsar sus teclas, obteniendo cierta "dulce agresividad" percusiva, pero como mezclado con el ruido placentero que se produce por ejemplo al chocar las "gotas de agua" sobre algún arroyo o estanque, lo que contagia ritmo agradable desde el primer instante en que se escucha y con una magia musical tremendamente personal.

El modelo XK-3, reproduce todos los sonidos de los antiguos modelos B-3, C-3, etc. Y mas...

La fuente de los sonidos que se generan en este órgano se denomina "Tone-Wheels", o "tono de ruedas" que sería algo así como las cuerdas de una guitarra eléctrica, pero en este caso se trata de 96 generadores de "sonidos tubo" independientes, creados ahora electrónicamente, que combinan sus oscilaciones y a cada instante, en la mejor manera que nos convenga o apetezca. Estos generadores se mantienen funcionando y oscilando en una frecuencia y velocidad diferentes para cada uno de ellos.

Cuando pulsamos cada una de las teclas musicales, se producen una serie de reacciones acústicas que se corresponden con las diferentes oscilaciones, un ataque del sonido que "emerge" (con esa mezcla de sonido percusivo característico de Hammond), la "permanencia" de esa oscilación (que podemos ajustar según muy diferentes combinaciones) y el "decaimiento" del sonido, cuando soltemos el dedo de la correspondiente tecla pulsada. Y cada tecla musical, generará de forma independiente todas esas características, lo que complica y mucho sus circuitos electrónicos con respecto a los primitivos modelos de esta misma marca, pero al tiempo ahora consigue una mejor sensación de "naturalidad y vida propia", con una percepción como de más categoría musical, ofreciendo un grato deleite al músico que lo pulsa.

Sobriedad, elegancia y su refinamiento
Ahora mas manejable por haber desaparecido toda la incómoda parte inferior de los antiguos modelos, lo vuelve mas transportable y por una sola persona (para colocarlo sobre un soporte convencional) y el nuevo mueble diseñado con la prestancia de la madera y el diseño mas noble, nos convence por elegante.
Posee una polifonía absolutamente COMPLETA para todas las notas del teclado. A la izquierda de ese teclado se distinguen otras con "colores invertidos" que son utilizadas para seleccionar de forma cómoda e inmediata, los diferentes ajustes de los sonidos que previamente hemos querido seleccionar y así mientras toquemos después, serán de inmediato accesibles y saltando de una a otra combinación de sonidos, tan solo con una ligera pulsación a cada una de esas teclas especiales y que conservan su "programación" tras desconectarlo y reanudar de nuevo otra sesión al encenderlo de nuevo.

Las teclas musicales son del tamaño y contrapesadas como las de un piano convencional, pero con una pulsación algo mas suave, lo que facilita un movimiento más ágil sobre ellas de los dedos del músico.

Tiene por detrás una ranura para poder insertarle memorias "Compact Flash" y así guardar los diversos parámetros de ajustes de cada intérprete sobre este teclado, algo así como en algunos sofisticados automóviles que también guardan como opción los ajustes de altura de su volante o asiento, según lo usen diferentes conductores.

Hammond HK3 1

"Drawbar" ("barra de registro")
Situadas en el centro y justo detrás de las teclas musicales, nos llamarán pronto la atención e invitan a moverlas (del fondo hacia delante). Son 20 "barras" divididas en colores blancas, marrones o negras, cada una de las cuales tienen unas divisiones internas serigrafiadas. Moviendo cada una de ellas, "refinaremos" los ajustes instantáneos de sonidos, aumentando o disminuyendo en cada caso y de forma muy precisa, diferentes armónicos para cada parte del espectro total del sonido a escuchar, consiguiendo con ello distintas expresiones interpretativas musicalmente, como mas agresivas o como mas dulces y sin necesidad de hacerlo a base de mover con el pié el volumen general generado en la totalidad del instrumento, creando así mejores timbres diferenciados y agradables con que deleitarnos en las diferentes partes de un pasaje musical que deseamos interpretar y muy a mano como para que no se note que añadimos silencios no deseados mientras cumplimos fielmente con la partitura musical que interpretamos.

Los antiguos instrumentos de órgano tenían dos teclados
Este también, pero simplificándolo "en uno solo"... ¿Cómo?; pues con los "Drawbar" que además cuando los deslizas, aparecen sus efectos "escritos" en la pequeña pantalla de cristal líquido iluminada y situada en la parte izquierda del instrumento, por donde además se va indicando cualquier observación o ajuste que se produce dentro de la máquina, para que lo tengamos en cuenta y lo dominemos mejor. Las funciones que acometan estas "barras de registro" también podremos reajustarlas previamente.

Su preamplificador
Está diseñado especialmente por Hammond, al que le llaman "tubo amplificador" y que produce igualmente sonidos cálidos o agresivos, según el caso deseado. Tiene un circuito de sobrealimentación o sobrecarga de dos bandas, de manera que si el sonido llegara a distorsionarse, se produce entonces un armónico puro.

Efectos de vibrato
Dispone de un generador de efecto DSP para resaltar el escáner vibrato y la simulación de altavoces en el efecto "Leslie", ajustables cómodamente según nos apetezca (sus mandos están a la izquierda del teclado). No obstante, por detrás del aparato, hay una entrada especial para un conector grande de 11 pines al que podremos enganchar, si lo compramos como opcional, uno o dos (para cada lado de un escenario) de esos "cajones grandes" de los auténticos "Leslie" (con sus altavoces dentro girando a base de motores eléctricos) con los que adueñarse del sonido en la Sala de Audición, ya que las diferentes reflexiones del sonido que emanan de estos altavoces al girar, bajo los efectos "Doppler", nuestro órgano Hammond adquiere una diferencia espectacular de sonido, con respecto a cualquier otro invento de la competencia.

También por MIDI
Detrás también del mueble, cuenta con conexiones MIDI para poderlos acoplar a otros aparatos que usan tal sistema y así poder expandir sus funciones que de este modo quedarán "disparadas" desde este propio teclado XK-3 de Hammond.

Especificaciones

  • Dos generadores de sonido tipo "Vase III"
  • 73 teclas: 61 (cinco octavas musicales) mas otras 12 teclas con sus "colores invertidos" preseteadas y desde la que quedan seleccionados los diferentes ajustes generales
  • Ecualizador integrado de tres bandas
  • Diez programas de reverberaciones que se pueden también ajustar con una rueda especial situada junto a la pantalla de órdenes iluminada, donde también se visualizan las informaciones correspondientes a su modo de actuación: profundidad, tipo y tiempos de retardos
  • Se le puede conectar un pedal de expresión (opcional) para variar el grado del volumen total generado
  • También conectar otro pedal llamado "Switch" para controlar este órgano con el pie, en lugar de hacerlo con los interruptores de mano, al tiempo que estemos ofreciendo nuestra interpretación musical con las manos ocupadas
  • La pantalla iluminada de órdenes, muy visible ("display"), contiene dos líneas de veinte caracteres cada una, por donde accedemos visualmente y al instante a cuanto sucede electrónicamente dentro de esta máquina
  • El peso total de este modelo XK-3 es de 19,5 kgs. Lo que es bastante más manejable que sus antiguos "hermanos" que a veces ni dos personas podían moverlos, cuando aún también eran menos sofisticados por dentro que este nuevo diseño
  • Ancho: 119 cms. Profundidad: 40 cms. Alto: 12 cms
  • Se puede reajustar en cualquier momento según la disposición con que salió de su fábrica ("reset") apretando una pequeña serie de teclas. Pero conserva una memoria interna de nuestras proposiciones, aún cuando no tenga un suministro externo de corriente eléctrica (apagado)
  • Precio aproximado: 2.800€
  • Publicado en 2013. Actualizado el 09/03/2018

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec