Menu

Roland GR-55. Un universo de posibilidades.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Se trata de una unidad en forma de pedalera llamada GR-55, que está pasando a convertirse en el equipo de mayor éxito del 2011, levantando una inusitada expectación y un torrente de comentarios positivos.

Mi impresión después de algunos días tocando y experimentando con el GR-55 es muy buena, así que voy a detallar algunos aspectos de este sobresaliente equipo.

De entrada, hay que decir que el procesamiento y conversión de la señal es el más rápido y preciso que hasta ahora haya tenido ningún sintezador de guitarra de Roland; detecta la tonalidad y la velocidad francamente bien, y en gran medida responde a nuestra personal pulsación y articulación de las notas de forma efectiva. El retardo tan habitual en los sintetizadores de guitarra aquí es imperceptible, y la emisión de sonidos y armónicos no deseados está también bastante atenuada.

Cómo definir el GR-55... Pues como unsintetizador de guitarra, previo, simulador de amplificador, pedales, altavoces; también como multiefectos, looper, pedal de volumen, wha, afinador... un autentico "todo en uno" .

Conectividad
La conectividad del GR-55 nos recuerda de alguna manera a sus predecesores, como el Roland VG-99, GR-33 o GR-20. Para su uso, nuestra guitarra o bajo debe ir equipado con un sistema GK2 o GK3 o, en su defecto, un piezo- eléctrico midi compatible con este sistema, como, por ejemplo, los RMC, que podemos encontrar en la guitarras Godin, entre otras marcas. En la parte trasera de la unidad nos encontramos con la entrada del GK, dos salidas con los sonidos sintetizados o de modelado, otra para el sonido limpio, una salida de auriculares y dos midi in/out. También consta de dos puertos USB, uno para conectar al ordenador y otro interno, donde a través de una pequeña entrada podemos conectar un pendrive.

Ajustes
Algo esencial en este equipo es el ajuste. Debemos ser muy meticulosos en ese sentido si queremos obtener el mejor resultado posible. Desde el propio equipo, vamos definiendo una serie de datos que va grabando en la memoria, como la escala de la guitarra o bajo a usar, es decir, distancia de la cejuela hasta el puente, así como la distancia desde el puente hasta la pastilla midi. También podemos ajustar la sensibilidad de cada cuerda. En definitiva, se trata de darle a la unidad una serie de variables que le permitirá recoger con suma precisión nuestra interpretación a través de la pastilla.

Posibilidades
Uno de los puntos positivos del GR-55 es que dispone de un display y rueda frontal que hacen muy cómodo, rápido e intuitivo cualquier ajuste.

Desde el equipo, hemos de definir si la salida que usamos va a conectarse a una mesa de mezclas, a un ampli combo, a un previo, etc. Este ajuste marca una gran diferencia en cuanto al timbre que esperamos conseguir. Por ello, considero importante tenerlo en cuenta.

Puestos a trabajar con la unidad, lo que primero vamos a percibir es la cantidad de posibilidades de las que disponemos y que seguramente nos ayudarán a encontrar nuestro sonido o el timbre específico que estemos buscando. Los programas se configuran de manera que tengamos la opción de usar dos bancos de sonidos de sintetizador, así como un sonido de modelado y otro con el sonido "real" de nuestra guitarra, procesado por la unidad de efectos. A partir de aquí nos sumergimos en un océano de posibilidades inmensas.

Los sonidos de sintetizador están basados en muestras PCM, y nos encontramos con más de 900 timbres distintos y de una excelente calidad. Pianos, órganos, bajos, cuerdas, sintetizadores solistas, pads, efectos especiales, etc. De un modo u otro, todo lo que puedes encontrar en un buen sintetizador puedes hallarlo aquí.
Bajo mi punto de vista y por lo que he podido experimentar, llaman especialmente mi atención la calidez de los pianos eléctricos, los sonidos de vientos y las cuerdas para crear colchones. Por otra parte, tenemos la posibilidad de editar los sonidos para personalizarlos o pulirlos según nuestro criterio. Para ello, contamos con un gran número de parámetros: curva de volumen, sensibilidad, panorámica, afinación cuerda a cuerda, portamento, etc. Pero si queremos ahondar en esta edición en todo su potencial nos encontramos con muchos más parámetros que nos ofrecen una moldeabilidad tímbrica mayúscula. Por mencionar algunos: filtros de distintas bandas, profundidad, tiempo de ataque, tiempo de retardo, release, sustain, sensibilidad de ataque, de matiz y mucho más. Con tantas opciones sería muy complicado que los amantes de los sintetizadores de guitarra se viesen decepcionados. Y, por si fuese poco, ambos sonidos de sintetizador se pueden direccionar hacia los diferentes efectos de los que consta la unidad, y que relataré más adelante, con lo que todavía estamos en disposición de enriquecerlos más aún.

Simulación de guitarras y amplificadores

En la categoría de sonidos de modelado penetramos en otro interesante mundo.
Por una parte, tenemos una acertada selección de guitarras simuladas de las que podemos disponer virtualmente. Algunas son eléctricas, otras acústicas, también algunos bajos o guitarras sintetizadas analógicas con diferentes tipos de filtros. El listado es amplio, pero no quiero dejar de reseñarlo: Fender Stratocaster clásica, otra Strato con pastillas EMG singles o humbucking, también Telecaster, Gibson Les Paul o Junior, Danelectro 56-U3, Rickenbaker 360, Gibson 335 y Gibson L4. También tenemos acústicas de cuerdas de bronce (Martin, Gibson, Guild, etc.,) de nylon, banjo, coral sitar, dobro... En definitiva, grandes posibilidades que se multiplican por otras tantas opciones que nos ofrece el modelado de amplificación y efectos.

En cuanto a amplificación, cabe destacar el modelado de Fender® Twin Reverb, de distintos tipos de Marshall, Mesa Boogie, Matchless, Vox, Soldano y otros muchos que serían igualmente reseñables. La calidad del modelado es notable y su posibilidades muchas, teniendo en cuenta las opciones que nos ofrece como: la selección del tipo de altavoz, la del micro con el que recogemos la señal, la distancia a la que este actúa e incluso su posición con respecto al cono.

Efectos

Y, por otra parte, podemos dirigir la señal real de la guitarra, es decir, de nuestro instrumento, con sus propias pastillas, a esa cadena que está formada por los diferentes efectos y simuladores de amplificación. La variable que nos ofrecen tales efectos son muy dignas de mencionar, especialmente por la gran calidad que poseen. Personalmente, las reverbs me parecen sencillamente extraordinarias, al igual que los delays, pero también son sorprendentes los overdrives y distorsiones, los chorus, ecualizadores, phasers, flangers… En definitiva, un interesantísimo laberinto de sonidos y timbres que explorar. Por cierto, tanto los efectos como la conversión analógico/digital y digital/analógico son de 24 bits con frecuencia de muestreo de 44,1 kHz.

Generador de loops

No quiero acabar este articulo sin comentar otras importantes funciones. Una de ellas es la de generador de loops. Podemos grabar una interpretación de unos 20 segundos y volver a reproducirla o grabar otras líneas musicales, acordes o ritmos encima, todo ello de forma bastante precisa y cómoda. Y, por otro lado, otra función nada desdeñable, la posibilidad de utilizar el equipo como reproductor de audio. A través de un pendrive podemos reproducir archivos wav o aiff, con una frecuencia de muestreo de 44,1 y 24 bits. También podemos usar el GR-55 como tarjeta de audio y como conversor midi, haciendo sonar sintetizadores en formato hardware o instrumentos virtuale, y librerías de audio en formato software, por medio de su conexión USB al ordenador.

Conclusiones
Tanto para guitarras eléctricas como acústicas o cuerdas de nylon, pasar nuestra señal por un equipo de estas características puede constituir un auténtico lujo, aparte de la extraordinaria comodidad que supone, sobre todo si lo comparamos con el arsenal de equipo y racks de efectos que necesitábamos hace años para conseguir un rendimiento equiparable. Con respecto a la relación calidad- precio, la unidad ronda los 600€; creo que es justa. Mi percepción es que nos encontramos ante un auténtico paso adelante en cuanto a la aportación de posibilidades tímbricas para guitarristas y a bajistas se refiere. Un extraordinario equipo que puede sernos de gran utilidad tanto en estudio como en directo. Aunque su manejo no es especialmente complejo y la curva de aprendizaje es fácilmente abordable, creo que es el tipo de equipo que requiere tiempo para poder aprovechar todo lo que puede dar de sí.

En las próximas semanas voy a ir subiendo al canal Youtube de ISP varios vídeos mostrando algunos de las múltiples posibilidades de esta maravilla. Si tenéis alguna duda, espero que quede despejada en esas demostraciones.

 

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec