Menu

Istanbul AGOP, XIST. El pasado se hace presente en tu batería.

IstambulHoy tengo el placer de presentaros el set de platos Xist de la reconocida marca Istanbul Agop. Representa una opción que hay que tener muy en cuenta si lo que queremos es vestir nuestra batería con un número adecuado de platos, sin tener que realizar una alta inversión económica. Antes de entrar en profundidad en el análisis de este material, vamos a echar un vistazo a la historia de esta marca, ya que para entender el presente es necesario conocer el pasado.

Es bien conocida la tradición en la fabricación de platillos en Turquía; allí podemos encontrar muchos productores que presumen de su añeja fórmula de creación de aleaciones o de su elaboración al más puro estilo tradicional, aunque tengo que añadir que no todos opinan lo mismo. Muchos proclaman solamente la parte más romántica de la historia de su fábrica y otros simplemente maquillan su producción en masa tratando de ofrecerte un artículo novedoso y espectacular.

Creo que a la hora de fabricar un instrumento musical no deberíamos escatimar tiempo, esfuerzo y sacrificio, aunque razonablemente esto eleve mucho el precio final del producto. No olvidemos nunca que tanto el instrumento como la función que va a desempeñar estarán orientados a nuestros sentidos, a lo espiritual, al arte. Estas cosas saben poco de tiempos y de costes.

Por otra parte, toda empresa ha de ser rentable y debemos asumir, más en la sociedad en la que vivimos, que la comercialización de un producto está sujeta a la rentabilidad del mismo.

Istanbul
La marca Istanbul fue creada por dos grandes nombres de la leyenda turca en la creación de platillos, Mehmet Tamdeger y Agop Tomurcuk. Los dos fueron empleados de la prestigiosa marca Zildjian en la década de los cincuenta. Mehmet afirma haber aprendido su arte de Mikhail Zilcan, el nieto de Kerope Zilcan y Agop era el capataz de la fábrica de esta marca en Estambul.

Debido al traslado de Zildjian a EEUU, los dos forman su propia empresa y sus primeros platillos fueron exportados en 1984, primero bajo el nombre de "Zildjiler" y poco después como "Istanbul". Los artesanos firmaban cada pieza; algunos de estos platillos son ahora objetos de colección.

Durante los años siguientes, se fueron desarrollando muchos diseños originales, siempre empleando los métodos tradicionales. Muchos de estos diseños se encuentran en sus líneas de producción de hoy. En 1996 Agop Tomurcuk murió en un accidente y, como resultado, la compañía comenzó a caminar en dos direcciones distintas. Se determinó que la empresa debía ser dividida. Los hijos de Agop, Arman y Sarkis, continuaron su camino siguiendo los pasos de su padre, y Mehmet era libre de dirigir su propia empresa de una forma independiente y como él conviniera. Ambas empresas tenían el beneficio de la muy respetada "Istanbul", utilizaron el mismo nombre, pero diferenciándolo por la adición de "Agop" y "Mehmet" en sus productos, esto puede verse en sus respectivos logotipos.

La factoría Istanbul Agop fue trasladada a un centro nuevo y más grande en 2007, donde hoy combinan la fabricación de los artículos hechos a mano con la utilización de máquinas, para dar lugar a líneas de productos muy elaborados y de diferentes cualidades. Siguen siendo una de las principales marcas elegidas por los bateristas, que buscan el sonido de los platillos tradicionales hechos a mano.

XIST Series
La gama Xist constituye una opción seria para los baterías que buscan unos platos económicos y con un sonido aceptable. No nos llevemos a engaños, son unos platos baratos pero con una buena calidad en su fabricación, diseño, acabado y sonido. Istanbul trata con esta serie de modernizar su sonido y así salir del estereotipo de platos para jazz o para un público exigente e instruido.

El set consta de cuatro platos, conjunto hi-hat de 14’’, crash de 16’’ y ride de 20’’. Además de estos, incluye un crash de mayor tamaño que el anterior, un 18 pulgadas que viene de regalo, más una funda de bastante calidad para todo el conjunto.

Como nos explica el fabricante, son unos platos que están hechos combinando las técnicas más modernas de elaboración, sin perder nada de la tradición de los maestros artesanos en dicho proceso. Tengo que decir que no sé hasta qué punto el producto pasa por las manos de los trabajadores, ni si éstas sólo se limitan al embalaje de los platos o a algo más. El aspecto me hace desconfiar, todos sabemos que los hechos a mano tienen alguna “señal” que les delata, aunque la calidad de estos evita que se emplee más tiempo en este factor.

La aleación que forma el metal es de un 80% cobre y un 20% estaño, muy utilizada y adoptada por varios productores y con una buena naturaleza en el compuesto. El acabado en este caso es el denominado brillante, aunque también tenemos la opción del acabado natural. No obstante, la mejor forma de valorar su calidad es probar los platos y tratar de sumergirnos en un mundo de colores y sonidos que inundan nuestros sentidos.

Los platos
Lo primero que me llama la atención es su aspecto, con un color atractivo, elegante y con un brillo casi natural. Llevan impreso, aparte del logo de la marca, la denominación Xist perteneciente a la serie. Puedo observar antes de escuchar su sonido que todas las piezas vienen torneadas, los surcos tonales están distribuidos de una manera proporcionada a lo largo de todo el perímetro de la pieza y el martilleado está aplicado de una forma uniforme y ordenada. Esto nos indica un proceso de elaboración no muy complejo y prolongado, pero sí bien ejecutado y sin fallos en la confección.

Son unos platos con una buena apariencia y si no prestamos mucha atención a su aspecto, podrían parecernos un producto de una calidad comparable a cualquier plato de alta gama.

Hi-Hat 14’’
La pareja de platos bien situados en su respectivo pie se comporta de una manera muy digna y no deja entrever debilidades en su cometido. Ofrecen un sonido cálido y tono agradable, con una buena definición y con un sonido chic sólido y claro. El conjunto tiende a situarse en un rango de frecuencias un poco grave, con cuerpo, con un buen ataque y con un volumen amplio, aunque he de confesar que a mí me gustan bastante más los hi-hat de medidas más pequeñas, con un sonido más definido y más agudo. Sin embargo, me gustaría añadir que este modelo no me disgusta y reconozco que ofrece unas buenas características en cuanto a peso, sonido, y tono. Es un hi-hat polivalente y se adapta bien a diferentes estilos musicales, situándose cómodamente en expresiones como el pop, rock, funky o blues.

Crash 16’’
Este crash ofrece unas buenas cualidades y un comportamiento realmente noble. Tiene un grosor que podríamos calificar como medium, medium-thin y sus surcos tonales están distribuidos de una manera muy uniforme y con poca separación entre ellos, lo cual facilita una buena respuesta y un sonido agudo, rico y brillante. El martilleado es regular y poco pronunciado, lo cual controla y hace uniforme la vibración en toda la superficie del plato.

He de indicar que su sonido me ha gustado bastante y me sorprende que un plato de esta gama ofrezca calidez, una respuesta rápida a la baqueta, así como un decaimiento suave y digno. Es un plato muy musical con un sonido, volumen y tono muy agradable. Seria un plato perfecto para acompañar cualquier tema de pop, funky o fusión, donde se necesitan claridad, brillo y proyección.

Crash 18’’
Es el plato que más me ha llenado. Los señores de Istanbul Agop nos ofrecen un regalo muy apetecible, sabroso y completo. Es una medida que cubre muy bien el salto de un crash al ride, dando carácter a nuestro set y aumentando las posibilidades tonales de éste. Tiene carácter y fuerza, además de un toque personal en su sonido y combina muy bien la amplia medida con su grosor, no siendo un plato muy pesado, conjugando agilidad y robustez al mismo tiempo. Obviamente, ofrece un tono mucho más grave que su compañero de 16’’ y los dos se complementan de forma magnífica. El martilleado, acabado, surco tonal y campana viene a ser igual que el crash de 16’’ y su peso y su grosor, podrían describir al plato como un peso medio con gran endereza y solidez.

No ofrece una respuesta muy rápida, pero sí un sonido mantenido y completo, rico en matices y con un decaimiento suave y controlado. Es el complemento ideal para cualquier juego de platos y nos da muchas posibilidades a la hora de tocar, brindándonos un buen apoyo en pasajes con muchos acentos u ofreciéndonos volumen y potencia en rellenos de gran amplitud.

Ride 20’’
La serie Xist nos ofrece dos tamaños de ride, el incluido en este set, un 20 pulgadas, o el tamaño 22. En mi opinión y sin haber podido probar el plato, creo que el de mayor tamaño se comportaría muy bien en un contexto influido por géneros como el rock o el jazz. El que analizamos hoy va encaminado hacia terrenos más pop. No obstante, es un plato que se adapta bien a diversas situaciones y cumple la función con creces de fiel compañero del batería, asumiendo el peso en el acompañamiento de un estribillo, dando color al solo del guitarrista de un grupo o aportando un sonido suave y tranquilo en una balada.

Es un plato abierto con bastantes sobretonos, con brillo y amplitud tonal, con una campana de tamaño considerable que nos ofrece un ping alto y claro, con una frecuencia aguda y sostenida. La respuesta a la baqueta en el cuerpo del plato es definida y con mucho color, mientras que si actuamos con fuerza sobre el borde de éste obtendremos un amplio abanico de sobretonos y frecuencias ricas en medios y agudos.

Lleva un martilleado un poco más pronunciado que el resto de platos del set, lo que hace que tenga una vibración más controlada. Los surcos tonales confluyen en el borde del plato de una manera compacta y regular, lo que ayuda a que el sonido abra rápidamente y de manera muy natural. Creo que es un buen ride, indicado a un amplio espectro de músicas y a un gran número de músicos.

Conclusión
En la fábrica de Istanbul Agop han sabido mantener la tradición en la elaboración de sus platos, aún cuando el progreso y los avances tecnológicos arrollan todo a su paso dentro del mercado y forman parte de su más directa competencia. Istanbul ha sabido modernizarse sin perder su identidad, su buen hacer y su calidad.

Este set ofrece unas buenas cualidades dentro de un rango de precios muy asequible, ofrece un buen número de platos orientados a una gran variedad de estilos y de público. Istanbul apuesta por un nuevo público más ecléctico, abriendo así un campo en el que antes podíamos encontrar marcas más comerciales y convencionales.

Mientras la dirección de esta marca no apueste por el cambio radical, sigan manteniendo sus productos de gama alta con la excelente calidad que les caracteriza y mantengan las propiedades en productos como el que vemos hoy, Istanbul seguirá siendo un referente en el mundo de los platos hechos a mano.

 

 

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec