Menu

Yamaha Motif XS

  • Publicado en Teclados y síntesis
  • Correo electrónico

Yamaha Motif

Antes de esta serie, YAMAHA sacó otra parecida: la “MOTIF ES”. Ahora “refina” sus contenidos y aporta sus “XS6”, “XS7” y “XS8”, con respectivamente 61, 77 y 88 teclas, todas ellas con efecto de “martillo balanceado” (sensación de pulsación que sentiríamos tocando las teclas en un piano convencional). Este que está entre mis manos, lo noto “algo blando”, lo que por su parte facilita una ejecución algo más ágil o virtuosa. Entremos en materia.

 

YAMAHA, desde los años 60, ha logrado muchos instrumentos electrónicos de reconocidísimo éxito, entre los que cito al “PortaSound” de 1980, sus magníficos y aún vigentes “Clavinova” o el mismo “DX-7”, que desde 1983 sigue siendo un gran referente entre el resto de los acabados de otras compañías, pero sobre todo entre los músicos que manejen teclados electrónicos.

Han llegado a refinar el gusto de su posible usuario al equiparlo también con un ajuste en su “función de respuesta de pulsación”, pudiendo con ello modificar la expresión de la pulsación inicial y posterior efectuada sobre su teclado.

MOTIF XS6
En el momento de la prueba en mi mesa de trabajo, me comunican que sólo hay dos ejemplares de este modelo en España, incluido este... Es pues todo un prototipo novedoso.

Otro lo está usando por todo el mundo Bert Smorenburg, un holandés de Rotterdam nacido en 1966, demostrador oficial de YAMAHA para estos aparatos. Magistralmente nos acaba de dejar atónitos al presentarlo en una exclusiva premier en la Sala Manuel de Falla de SGAE en Madrid, el pasado 22 de febrero. Allí no sólo nos enseñó las grandes capacidades de este nuevo modelo, sino que nos demostró que es un auténtico showman, divirtiéndonos y impresionándonos con sus habilidades a casa paso que daba.

Características del MOTIF XS6
Con una polifonía de 128 notas (gama superior) distribuidas en 16 partes internas, tiene predefinidas 1.024 excelentes voces o sonidos completos, más otras 64 de percusión, muestreadas en cada caso para la totalidad del teclado, a cuál más sorprendente y, en muchos casos, con cierta “autenticidad” por sus sutiles detalles. Por ejemplo en sus “guitarras clásicas” (y para cada tipo de cuerdas), en las que se escuchan esos pequeños chasquidos que producen los dedos de un guitarrista sobre el diapasón al cambiar de trastes o de acordes. También ese tañido especial de las cuerdas que se escucha al tocarlas con cierta fuerza y al pasar a pulsar a otras cuerdas.

Lo mismo en metales (flautas, saxos, etc.) donde se oyen hasta “las respiraciones del músico” o esos sonidos no musicales de chasquidos al posicionar “la boca” sobre el instrumento o, por ejemplo, esos armónicos en la flauta que, en la realidad, el músico obtiene al mover su boca sobre la embocadura. Y todo ello también jugando en función con la presión que ejercemos sobre las teclas y que se corresponde con la conseguida al esforzarnos al tocar sobre “instrumentos reales”. Escuchando los resultados acústicos del XS6, muchas veces uno pierde la noción de lo digital respecto a instrumentos convencionales.

Uno a mi juicio de los sonidos mejor logrados aquí es el correspondiente a los violines y, en especial, a “violín solo”, con ese ataque inicial del “arco sobre cada cuerda” y, poco después, el “vibrado especial” que los violinistas aprenden a realizar con ese instrumento tan histórico. Pocos de la competencia pueden conseguir eso que aquí YAMAHA ha logrado.

Prácticamente están en esta máquina todos los instrumentos musicales que encontraríamos en cualquier agrupación musical. Además almacena muchos otros, algunos que recuerdan los de su celebrado DX-7 y posteriores, de enorme riqueza de armónicos y suntuosos efectos. Otros incluso no musicales, pero espectaculares, que servirán para ilustrar muchas bandas de sonido en montajes de todo tipo de eventos escénicos, cine, televisión y demás medios audiovisuales.

La memoria de sus sonidos está centrada en 228 MB (en formato a 16 bits) y hasta para 2.670 formas de onda diferentes. En GM dispone de 128 voces, más otra para percusión.
Además de los sonidos predefinidos, dispone de una gran cantidad de bancos que el usuario podrá configurar a su gusto, copiando partes de los predefinidos, pero ajustándolos a su gusto, estableciendo así hasta 128 x 3 nuevas “voces”, más la voz normal y 32 de kits percusión.
Se puede ajustar cada voz o sonido con 18 tipos de filtros, 22 diferentes de coros (“chorus”), nueve de reverberaciones, 53 de efectos de inserción distribuidos en ocho bloques, nueve de efectos, ecualizador maestro a cinco bandas, a tres bandas y en estéreo para sus diferentes partes.

Por ejemplo, usando el sonido típico de Hammond, que hoy tienen ya muchos sintetizadores como algo “clásico”, en el XS6 se puede realizar variaciones en sus armónicos, como suele hacerse en los teclados que ofrece la propia casa Hammond, algo que no suele ser posible en otros de la competencia, manejando sus ocho potenciómetros sitos a la izquierda, y que también podremos usar para otra multitud de circunstancias.

Dispone de hasta 1.024 formas de onda (muestras múltiples) y 128 bancos de teclas por forma de onda. Hasta 4.096 bancos de claves. Su frecuencia de muestreo principal es de 44.1 kHz.

  • Tiene un gran secuenciador integrado
  • Con capacidad como para unas 130.000 notas con polifonía máxima de 124 notas.
  • Admite sobregrabación y “pinchado” de entrada y salida a tiempo real.
  • Trabaja con hasta 16 pistas y en cada una podrán ajustarse por separado sus parámetros, admitiendo hasta 64 patrones (x 16 secciones) en hasta 256 compases
  • Puede guardar hasta 64 canciones.

Dispone de un soberbio sistema de arpegiados con 6.000 tipos diferentes predefinidos, más otros 256 tipos ajustables por el usuario. Esta función es especialmente apreciada cuando se usan patrones de ritmos, o en sus efectos especiales, cambiando así incluso las armonías, según las teclas que estemos pulsando en cada momento. Con sus ocho potenciómetros de la izquierda ajustaremos también la velocidad y otras formas del proceso.

Por cada canción se pueden hacer hasta cinco diferentes ajustes en sus “mezclas finales” y guardar todas y cada una de ellas en las previstas y llamadas “Memorias de Escena”.

Software interno
El XS6 está totalmente configurado y listo para trabajar directamente conectado a un PC en Windows, con Cubase 4 o con Sonar 5.2 . Si fuera trabajando con un sistema Macintosh, podría hacerlo junto a Cubase 4, Logic 7.2 o con el Digital Performer 5.1. Eso es mucho de lo que suelen hacer la mayoría de los “teclados maestros”, cuando al tiempo esta máquina tiene también el resto de las funciones más habituales para trabajar desde un teclado maestro junto a un computador, pues tiene también “Rueda de modulación”, PITCH BEND, controladores de cinta, ocho mandos deslizantes (con controles asignables a cada uno de ellos), así como otros ocho potenciómetros con funciones asignables y otros dos botones configurables.

Se suministra el teclado con un disco complementario para ajustar sus funciones junto a nuestra computadora de trabajo, conteniendo software DAW, tanto para Windows como para Macintosh, con asistencia técnica contratada por Yamaha para esta máquina con la propia STEINBERG y que funciona también a través de Internet. Los manuales del XS6 se pueden bajar también desde la página en Internet de Yamaha, en formato PDF e igualmente imprimible en más de 300 páginas de tamaño A-4 y en cualquier idioma, incluido un perfecto español.

Pantalla LCD retroiluminada y a color
La pantalla va situada en el centro de la parte superior en un tamaño de 5,7 pulgadas y 320 x 240 puntos. En ella aparece, cambiando en todo momento a tiempo real, su variada información. Tiene muy buena calidad visual, pudiendo ajustarse su contraste según nuestra situación. Esta pantalla tiene una sola posición fija acostada. Particularmente, echo en falta que pudiera ajustarse su inclinación como Yamaha lo hace en su Tyros2, lo que me parece más práctico.

Cuando necesitemos ver las 16 pistas del secuenciador, por esta pantalla aparece la información detallada sobre lo contenido en cada una de esas pistas, como cuando trabajamos con Cubase, por ejemplo; también se muestran las funciones de diferentes mezclas y ajustes muy variados.

Con los conectores adecuados
Casi todos los conectores están situados por detrás y admiten los estándares más normalizados en el mercado, por ejemplo para entradas y salida de señales de audio, también en digital, USB (de dos tipos) para enlazarlo con computadoras (mejor con el cable IEEE1394 especial, que Yamaha ha previsto para esta máquina), para varios tipos de pedales, para asi efectuar controles en los sonidos y otras funciones mediante nuestros pies. Por supuesto con MIDI in/out/thru, Ethernet, entrada de corriente, etc.

Aparte de la salida de línea o audio “normalizada en estéreo”, tiene otras que pueden realizar diversas funciones, tanto para uso de monitores externos de sonido (también para auriculares) como hacia procesadores concretos de partes del sonido que luego pueden devolverse al XS6 mediante otras conexiones ahí previstas, por las que también podrán entrar señales de audio desde micrófonos, guitarras u otros instrumentos que así trabajarán conjuntamente con el XS6. Varios de los sonidos previstos en el XS6 tienen efectos de VOCORDER para, con nuestra voz, añadir “letras de canciones” cuando, por ejemplo, usemos sonidos que simulan “voces humanas”.
* El MOTIF XS6 pesa 14,8 Kg y mide 1.045 (ancho) x 391 (fondo) x 122 (alto) mm.
* Trabaja a 220 voltios y sólo consume 30 W.

 

 

 

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec