Menu

Kawai ES4, digitales contra analógicos

  • Publicado en Teclados y síntesis
  • Correo electrónico

Kakay ES4

Coichi Kawai era un japonés que en 1890 trabajaba para la compañía YAMAHA, pero que en 1927 se independizó creando su propia empresa, asignándole a ésta su apellido, KAWAI, y la sabiduría adquirida en tantos años de intenso trabajo a estos menesteres. Hicieron en KAWAI excelentes y personalizados pianos musicales de aspecto tradicional, brillantes y muy al gusto norteamericano, a quienes les exportaron gran cantidad de ellos.

En 1930 decidieron ampliar este tipo de negocio creando los llamados "órganos de lámina", que lograron hacer famosos por todo el mundo. Al fallecer, a sus 70 años, Koichi Kawai en 1955, le releva Shigeru al frente de KAWAI, quien reestructura los procesos y acabados fabricados, desarrollando a partir de 1960 su gama electrónica, que pasa a ser una gran referente mundial, en constante evolución hasta nuestros días, especialmente cuando a partir de 1963 crean su compañía KAWAI AMERICA en EE.UU., así como una Universidad con métodos propios para una enseñanza musical altamente cualificada y modernizada. En 1974 amplían su presencia en Europa, así como en 1975 en Canadá, logrando alcanzar en 1978 el record de fabricar un millón de pianos.

Pero realmente su etapa brillante en la fabricación de pianos digitales data desde 1985, lo que sorprendió a muchos músicos teclistas, especialmente desde que en 1998 lograron su excelente modelo CA-750, al que le han seguido otros magníficos de las denominadas series CN, ES, HA, CL, PN, CP y MP.

Utilidades apropiadas del ES-4
Yo diría que se trata de un "teclado maestro" de gran calidad, pero con ciertos complementos algo más que esenciales. Por supuesto que si de "teclado" se trata, lo primero importante será contemplarle esas "teclas" y desde luego éstas tienen un acabado mucho más que digno, similares en tamaño, tacto y contrapesado a las de un piano de los más convencionales, con presión, yo diría que semiblanda, eficaz para lograr cierta facilidad de virtuosismo al realizar con él una ejecución.

Al tener dentro distribuidos seis altavoces, queda muy repartido el efecto de su sonido, así como las vibraciones que se sienten en la máquina cuando aplicamos nuestros dedos sobre su teclado, al estilo de como ocurriría en un piano "convencional" o analógico.

Y si lo fundamental fuera encontrarnos aquí con un buen sonido "de piano", en efecto es el primer sonido programado que aparece cuando lo encendemos.
Ese principal sonido de piano está muy logrado, excelentemente muestreado, bastante parecido al que obtendríamos de un gran piano de cola, en lugar de en uno vertical y de menor tamaño. Los graves que escuchamos son poderosos y los agudos bastante brillantes, pero nada molestos. Además de éste, tiene otros tipos más de sonidos de pianos acústicos, así como otros eléctricos, desde el estilo Rhodes a otros mas "acampanados", órganos diversos, clavecín, cuerdas, voces "humanas", etc., hasta 21 tipos diferentes muy escogidos, sonidos ya "clásicos" en algunos de los mejores teclados electrónicos del mercado.

Pero además, aquí han logrado que cada sonido responda muy eficazmente a su intensidad con respecto a la presión que con nuestros dedos ejerzamos a cada una de las teclas musicales.

Pueden combinarse estos sonidos de manera independiente o reunidos de 2 en 2, bien separados a cada lado de las 2 mitades del teclado (split), o superpuestos a lo largo de él, pudiendo ajustar con facilidad cual de ambos sonidos queramos que tenga mayor presencia acústica respecto al otro. Y en estas "combinaciones" de 2 sonidos simultáneos son muy agradables, por ejemplo, los de uno de piano, tanto natural como eléctrico, junto a unas "cuerdas" o las voces humanas con algún tipo de órgano, e incluso con vibráfono.

Ya con estas características, sería eficaz el ES-4 para pensar sustituir con él en nuestra habitación de trabajo a uno grandote convencional o analógico; no sólo por su volumen, mucho más reducido, sino porque incluso podremos recogerlo y "hacerlo desaparecer" dentro de un armario poniéndolo en posición vertical, o bien bajo una cama, tras unas cortinas, etc.
Asimismo, al disponer de dos entradas para conectar auriculares y poder con ello silenciar sus altavoces, podremos ensayar con él en nuestros estudios musicales sin molestar absolutamente a nadie de alrededor e incluso compartiendo con otra persona a nuestro lado, y con sus propios auriculares, nuestra interpretación.

Ya hasta aquí sería en muchos casos un aparato de mucha utilidad para una gran cantidad de músicos teclistas, pero es que, además, a través de sus previstas conexiones por MIDI o USB, puede enlazarse con un sistema informático, ampliando significativamente sus cualidades como magnífico teclado maestro. Con este ES-4 hasta te ahorras los servicios periódicos de un buen afinador...

Con muchos extras
Por supuesto que tiene conectores para sacar su señal de línea de audio hacia fuera, bien por ambos canales por separado o en un solo conector ambos juntos en modo monoural. Pero es que también admite que le sea "inyectada" una señal de audio estereofónica desde fuera y hacia el interior de esta máquina cuando así nos apetezca requerirlo (por ejemplo para sincronizar nuestra ejecución sobre el teclado junto con otra fuente de sonido que venga del exterior y cuyo conjunto escuchemos a través de los auriculares del ES-4).

Viene con un pedal de expresión musical que manejaremos con el pie a fin de prolongar el sonido y así aprovechar su dimensión espacial cuando, por ejemplo, la "cuerda" acompañe al sonido de un piano. Gracias a poseer mayor polifonía que el ES-3, mejora su eficacia en un caso de este estilo. Existe otro tipo de pedal opcional aplicable si se desea que hace efecto "Soft".

Tiene añadidos diversos efectos acústicos que mejoran su dimensión de espacio, así como la reverberación que podremos añadirle según el caso deseado. "Rizando el rizo" puede acompañarnos un eficaz metrónomo, bien en su forma convencional o como si se tratara de una "batería completa", incluidos algunos "break" a determinados números de compases, según cada caso, y pudiendo elegir entre 100 tipos diferentes de estilos de percusión, que también pueden silenciarse en el momento que deseemos.


Transponer el teclado e incluso hasta cambiarle de octava (hasta 3) si lo deseamos es muy sencillo, usando su correspondiente conmutador sobre la carcasa principal, así como la forma más o menos expresiva o de respuesta "Touch" a los sonidos con una sensación más percusiva que hayamos elegido en cada momento.

Como colofón a este teclado y como extra, dispone de un grabador en estéreo en el que podremos almacenar hasta 4 temas que ocupen hasta un máximo de unas 10.000 notas. Lo que realmente graba no es audio, sino nuestra interpretación sobre el teclado, por lo que su reproducción es acústicamente y exactamente la misma que habíamos escuchado cuando lo produjimos y sin ningún tipo de ruido de fondo. Pueden grabarse por separado o conjuntamente la ejecución de ambas manos del músico sobre el teclado.

Un mando de volumen, sobre la carcasa principal y a la izquierda, permite ajustes rápidos de tal estilo y en cualquier instante que deseemos. La carcasa es de color negro semibrillante, aunque también se fabrica en color plateado.

Demos del ES-4
Sobre la cubierta principal, parte izquierda, nos encontramos un botón que va lanzando diversas opciones sonoras (hasta un total de 22 temas) en formato demo. En ellas se aprecian los recursos acústicos que ofrece la máquina y con resultados espectaculares en algunos casos. El teclado esta disponible cuando estamos escuchando cualquiera de estas demos. Por tanto podremos intervenir con nuestra interpretación sobre cualquiera de ellas.

Novedades dl ES-4 con respecto al ES-3
Ambos tienen un teclado con 88 notas, 2 conexiones independientes pa-ra auriculares y entrada y salida para MIDI.
La polifonía (número de notas que podrán sonar simultáneamente) ya difiere entre ambos modelos, que son de 64 para el ES-3 y de 96 en este ES-4 (como también de 96 en el modelo MP-4). Eso puede ser importante, especialmente cuando hacemos sonar simultáneamente dos tipos de instrumentos diferentes (piano con cuerda por ejemplo) y, sobre todo, si además estamos usando el pedal de "retención" de notas, que así enlazan mejor entre acordes simultáneos (en el efecto "colchón" por ejemplo de esa "cuerda" que así queda como más "ligada"). Aquí, además, entran en juego unos procedimientos matemáticos integrados a la memoria de esta máquina, lo que sus programadores denominan "temperamentos", y que eliminan disonancias armónicas inapropiadas para terceras o quintas en algunos estilos musicales.

El número de instrumentos obtenidos en ambos modelos parece similar, aunque yo diría que en el ES-4 están aún un poco mas logrados, son de percusión brillante y además podemos, en este ES-4, matizar mejor su expresividad mediante controles específicos y con varias opciones diferentes. Ambos tienen transpositor, efectos que se pueden añadir a los sonidos de los instrumentos (que creo en algo de esto se mejora el ES-4) y el grabador de 4 temas en dos pistas.

Han cambiado también entre ambos modelos la disposición de sus altavoces internos, 2 de 8x12 cms. en el ES-3 y, sin embargo, en el ES-4 han preferido distribuirlo con hasta 6 altavoces, pero de 5 cms cada uno, proporcionándole una sensación más homogénea, no sólo del sonido resultante sino también de la vibración que se capta al pulsar este teclado. En otros pianos digitales que no son de KAWAI o que no llevan los altavoces integrados en la máquina como en éstos, la sensación "fría" de tocar sobre sus teclados la notan mucho los músicos que están acostumbrados a tocar sobre pianos convencionales de madera ("analógicos"...) y en estos ES sí da esa sensación como si tuvieran realmente mas viveza natural.

Las medidas externas de ambos modelos son de un largo de 136,2 cm., alto de 13,8 cm., fondo de 32,1cm. y su peso es de 19,5 Kg para el ES-3 y de 20,7 Kg en el caso del ES-4.

USB y MIDI
Cuando se conecta ese USB a un ordenador, esta conexión toma preferencia a la que también pudiera estar dispuesta por MIDI, igualmente prevista en esta máquina. Ya tiene incorporado un driver especial que reconocen algunos sistemas operativos informáticos como el XP de Microsoft, lo que le evita tener que instalar ningún otro programa para que sea reconocido el teclado desde el computador.

En forma preferente, inicialmente se conecta al primer canal de los 16 del MIDI. Pero pueden cambiarse fácilmente a cualquiera del resto de esos 16 canales, incluso redirigiendo la señal de nuestra interpretación desde este ES-4 hacia o desde otros módulos MIDI externos y de cualquier tipo.

¿Pegas?
A mi juicio, la "ventanita" que le han dejado a esta máquina para ver su comportamiento o en la manera que le estamos enviando las órdenes de su funcionamiento es algo pequeñita, aunque sin duda suficiente; pero si yo lo hubiera diseñado creo le habría dado un tamaño algo mayor.

Cuando, tras ajustar esta máquina e interpretar algún tema con ella, decidimos desconectarla de la corriente, la mayoría de tales "ajustes a nuestro gusto" desaparecen y se reinicia el teclado con su primer sonido de piano, teniendo que reajustar los sonidos apetecidos hasta el punto en donde nos encontrábamos antes de apagarlo. También es verdad que hay memorias que permanecen, como son las del grabador. ¡Pero! (hay un "pero") tiene una función de memoria (en su botón "Registration") que puede retener estos ajustes, que habrá que aprender específicamente de esta máquina en su práctica y que puede conservarnos hasta 7 tipos de ajustes diferentes, lo que no sé si parecen suficientes...

Hay máquinas de este estilo que hacen muchísimas más cosas, pero yo creo que hay que ser objetivos y se trata de la botella medio llena o medio vacía. Desde mi punto de vista este teclado sustituye ampliamente, de manera eficiente a un piano grandote con el que realizar nuestros estudios musicales y muchas más cosas que jamás nos podría proporcionar ese piano "tan grandote". Por un precio sensiblemente menor, ocupa menos volumen, siendo transportable e incluso para usarlo en grabaciones, escenario, etc.

Si lo que pretendemos es que tenga miles de sonidos, rueda de modulación y tantas cosas como tienen esos otros teclados digitales que superan en más del doble el precio a este, pues sinceramente ya se deberá pensar en comprar otra máquina. Utilizando un ejemplo en vehículos, es como si lo que quieres es un coche de carreras para meterte en carreteras en las que no puedes pasar de 90 kms/hora; En nuestro caso de hoy y visto de otra forma, podrías ir cómodo por esa carretera a 180 kms/hora en lugar de a 250...

Como piano digital de sustitución a un clásico de madera en casa... no tiene vuelta de hoja: este es una "excelente opción". Pero si tienes sitio en casa para meter un buen piano de cola y de marca muy reconocida... quizá ya lo empezaríamos a estudiar más a fondo...

 

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec