Menu

Kurzweil PC3X. Uno de los grandes en sonidos de síntesis digital

  • Publicado en Teclados y síntesis
  • Correo electrónico

Kurzweil PC3X

Los músicos teclistas más profesionales con los que he charlado sobre el tema, siempre han admirado el personal estilo de los sonidos sintetizados, tan logrados y desde hace tanto tiempo, por KURZWEIL en cada uno de sus productos. Y se diferencian en mucho a los de la competencia, quizá debido a que estos incorporan en sus circuitos electrónicos chips diseñados exclusivamente para ellos y denominados ASIC, que además van perfeccionando a lo largo del tiempo y, sin duda, les proporcionan personalidad y espectacularidad, además de una muy baja latencia casi imperceptible.


Está claro que esta compañía trabaja “a su aire”, sin tratar de ser “competencia de otra”, sino marcando un estilo tanto en el proceso y muestreo de sus sonidos (de acusada personalidad), como también en su forma de organizarlo, disposición de controles y fiabilidad minuciosa en cada uno de sus diseños.

El teclado que aquí propongo ahora y que tengo la suerte de probar bajo mis manos contiene, entre muchas otras cosas, 88 teclas similares a las de los pianos convencionales. Y no sólo por su tamaño, sino también en sus sensaciones al presionarlas con nuestros dedos, diría yo que este se trata de un teclado “semi-duro”, no tan blando como el de muchos de los sintetizadores existentes en nuestras tiendas y ofrecidos igualmente por la competencia. Seguro que un pianista profesional que ha estudiado sobre un piano “normal” lo preferirá a este estilo y con él se sentirá incluso algo más cómodo que ejecutando lo mismo ante un “piano clásico”.

Su polifonía es de hasta 128 sonidos trabajando simultáneamente, lo que se agradece al realizar con él trabajos musicales y al usar así, por ejemplo, grupos de “cuerdas” (violines, violas, chelos, bajos, etc.) Sólo de este tipo de grupos ofrece ya “de salida” más de 250 combinaciones o de formas diferentes. Estas secciones, junto con las de los sonidos de sus diferentes pianos, son unos de sus “platos fuertes”. Pero, además, también contiene cualquier sonido que le demandes de entre los de una orquesta, tanto convencional como sinfónica. Y por supuesto que se incluyen otros que podrían parecer ser menos convencionales, por ejemplo los de sintetizadores o, igualmente, los llamados “pads”, tanto monourales como los que contienen unos amplios espectros más complejos en su generación de ondas. También otros como los pertenecientes a “voces corales”, que a algunos ENTUSIASMAN... A mí por ejemplo me ocurre con el banco que denominan “NYC in LA”, donde parece que esas “voces humanas” están “casi articulando palabras” y que van como respondiendo a la “apertura de sus vocales” según la presión con que se vaya ejerciendo con nuestros dedos sobre esas teclas musicales. Si sólo uno de nuestros diez dedos ejerce más presión que el resto, ese parecerá que estuviera “marcando la melodía...”

Algunos de sus sonidos de piano, amplificados exteriormente de forma adecuada, sin duda que te darán la sensación de estar interpretando sobre algún magnífico mueble de piano gran cola...

Pero hay otros estilos de pianos diferentes muy logrados, por ejemplo en su buena colección de sonidos al estilo Rhodes, alguno tan expresivo como el denominado “Hotrod Dyno Rhds”. Y por supuesto, encuentro todo estilo de piano “convencional” con extraordinaria fuerza expresiva que responden a la intensidad o fuerza de mis pulsaciones sobre las teclas, como realmente ocurre más o menos en los pianos de cierta categoría y no electrónicos.

Como módulo de sonido es tan altamente satisfactorio (y a veces muy, pero que muy sorprendente...), sobre todo si antes de probar el PC3X ya pasaste por conocer algunos de los productos sobre esta línea, pero fabricados desde otras marcas... Y llegarás a la conclusión de muchos: ¡Esto es otro mundo...!

Resulta embriagador ya solamente el explorar una a una las diferentes combinaciones o bancos de sonidos que el PC3X puede aportar a tus estilos de interpretación; pero sólo ya esa tarea empieza a parecer una locura, cuando advertimos que contiene de origen, en principio, más de mil muestras de sonidos distintas, por supuesto ampliables a otras si así lo desearas, y cada una de ellas muy cuidadas, tanto en sus expresiones como en las diferentes intenciones acústicas que se producen según la sensibilidad con que en cada momento pulses con tus dedos sobre el teclado general en este modelo. En algunos bancos hay preparados ciertos split que parecen “lógicos” y que pueden “apoyarte”. Al interpretar sobre PC3X tus temas, te da la sensación, por ejemplo al usar las “cuerdas”, de que están bien repartidos sus diferentes “instrumentos”, desde los contrabajos a la izquierda, con especiales matizaciones, hasta los violines que lógicamente estarán a tu derecha, pasando por los sonidos intermedios de otros instrumentos, todo en un perfecto estéreo y hasta sutiles “chasquidos” de los arcos sobre sus correspondientes cuerdas. Enriquecerán de seguro muchas de tus posibles grabaciones, con la sensación de haber contado para lograrlo con la colaboración de muchos otros músicos y de gran categoría profesional...

Abundantes estilos de sonidos
Sin pasar página a lo ya comentado, han dedicado también muchos recursos para lograr en este producto, otros tipos de sonidos musicales igual y agradablemente sorprendentes. Por ejemplo, contiene emulaciones vintage, magníficos registros en guitarras, algunos de los cuales emulan muy bien a los auténticos sonidos de diversas guitarras “clásicas españolas de caja en madera”, así como de otras eléctricas muy puntuales.

Otros muy concretos recuerdan aquellos tan logrados en algunos “Mellotrons” de los años 70, los famosos pianos Rhodes de muchos estilos, desde los de sonidos dulces a los más agresivos o enérgicos usados para algunos estilos Funk, otros tipos de pianos eléctricos como los más cercanos a los clavecines e incluso los de aquellos legendarios “Farfisa”.

En el capítulo de los sonidos de órganos, por supuesto que cuenta, entre otros, con estilos como los eclesiásticos, pasando por otros menos solemnes, hasta los del muy afamado B3, no sólo con sus efectos demandados de Leslie, sino también pudiendo usar en ellos los nueve deslizadores situados a la izquierda de la tapa superior en este PC3X para localizar, a nuestro gusto, aquellos armónicos o efectos que mejor queramos destacar en cada momento. Podrás, por ejemplo, lograr variarlos a tiempo real sucesivamente cuando lo demandes y sin dejar de interpretar al tiempo tus temas musicales sobre esta máquina.

Por supuesto que han incluido también muchos bancos de percusión y con una amplísima gama de sonidos y posibilidades de todo orden que puedas imaginar. También contiene excelentes sonidos de vibráfonos, xilófonos y hasta de arpas, algunas de las cuales ejecutan “barridos de cuerdas” que, de otra forma, sería difícil de hacer con el teclado de este aparato para dar esa sensación de, en efecto, estar usando esa propia arpa que, en su auténtico origen como instrumento, tiene una disposición de ejecución musical muy diferente a la que ofrece un teclado como el que utiliza este PC3X.

Han creado una serie de programas en la maquinaria de este modelo, distribuyendo los diferentes sonidos a través de la DSP por medio de hasta 32 capas diferentes y que podrán combinarse de tantos modos distintos que un solo sonido, alterando sus características a nuestro gusto y a tiempo real, podrá acabar por parecer que se trate de un banco diferente.

Comprobar los cambios producidos
A través de una pantalla retroiluminada con dimensiones 244 x 64 mm. y situada en el centro del PC3X, podemos comprobar visualmente los cambios producidos. Además, cada mensaje va acompañado de aclaraciones en forma de ayuda. También se puede acceder a ellas pulsando suavemente un botón denominado “info”. Estas constantes informaciones de funcionamiento evitan que sea necesario serigrafiar sus diversas funciones alrededor de los botones de control, como sí suele ocurrir en otros productos de la competencia.

Efectos añadidos
Contiene 16 efectos añadidos, a los que habría que sumar otros dos auxiliares. Todos estos efectos podrán usarse encadenados o en serie y distribuidos a nuestra conveniencia entre los 16 canales multitímbricos de este PC3X. Entre ellos tenemos distorsiones, compresores, phaser, diferentes reverberaciones y ecualizaciones, etc. También los parámetros pueden ser asignables, para activarlos a tiempo real mediante sus deslizadores, los pedales, las ruedas situadas a la izquierda del mueble (de modulación y de pitch), etc.

El PC3X contiene un secuenciador de pistas en número ilimitado y con una resolución de 1.536 PPQ. Por supuesto también ofrece clásicas herramientas de edición de canciones (de cortes, duplicación, copias de fragmentos, borrados y correcciones de todo orden) y también conserva grabada una colección de frases musicales previas y para diferentes tiempos.

Algo que sorprende al ver usar este modelo a algún teclista que ya lo haya experimentado es el comprobar que, a tiempo real y “sobre la marcha”, van generando diferentes secuencias y reutilizándolas en otras partes del mismo tema, antes de que ese concluya. Hay varios video-demos de este estilo colgados en la red, por ejemplo con la maestría al usarlo de Jordan Rudess, que en estos momentos se está haciendo muy popular por ello.

Pero es que, además, contiene un par de conmutadores a un lado que proporcionan diversos tipos de arpegiados y fraseos musicales que son espectaculares con muchos de sus sonidos, por ejemplo al usar determinados tipos de cuerdas o de guitarras, arpas, pianos, etc. Tiene previsto el uso del estándar General MIDI (GM) y también hasta 1024 localizaciones de usuario para registrar diferentes bloques de nuestro uso, mediante sus programas previstos. También dispone de dos ranuras de expansión de sonidos por ROM.
Su sistema de control de ecualizaciones y compresor no consumen recursos extra.

Algunas características más

  • Dispone de cuatro salidas analógicas en el panel trasero, así como una para los auriculares.
    Tiene salidas digitales de 24 bits, estéreo S/PDIF (de 44.1 a 192 kHz, pasando por otros tipos de ajustes intermedios).
  • También conectores del tipo DIN para MIDI, “in” y “out”. Tal conexión MIDI igualmente podrá producirse a través de USB y éste, a su vez, podrá utilizarse también para transferir diferentes trabajos o configuraciones, tanto hacia dentro como hacia fuera del PC3X, así como adquirir por este medio sus posibles nuevas y futuras actualizaciones a su sistema operativo.
  • Hay una ranura para poder insertar en ella tarjetas de Memoria Flash del tipo xD que pueden contener infinidad de datos y secuencias útiles para trabajar con este PC3X.
  • El precio con el que salió al mercado el  PC3-X (con 88 teclas) es de 2.395 € IVA incluido. Y con las mismas características pero con sólo 76 teclas, al precio de 2.125 € impuestos incluidos.
  • Ya es famoso en el mundo su procesador KSP8, gran motor interno que le permite manejar internamente más de 800 programas.
  • Su pantalla visual central tiene ajustes de brillo y contraste.
  • Su software funciona igualmente tanto en PC como en MAC.
  • Sale de fábrica con 96 configuraciones MIDI, siendo programables por su usuario otras 128 y, cada una de estas, comprende 16 zonas independientes que, entre otras cosas, tendrán ajustados los efectos y arpegiadores que correspondan al gusto de cada usuario.
  • Por detrás se insertarán los cables que provengan de los pedales; estos podrán realizar a nuestra conveniencia funciones diferentes y no sólo la del mantenimiento de algún sonido.
  • Dimensiones: Ancho 138 cm, fondo 35,5 cm y altura 11 cm. Su peso total es de 25 Kg.
    Hasta mí ha llegado junto con unos cables de conexión, un pedal y unas instrucciones con abundantes dibujos y buenas descripciones de uso, pero sólo en inglés. Supongo que, si lo necesitaras, el distribuidor te lo podrá suministrar en el idioma que te fuera más útil.
  • Funciona directamente a la corriente de 120 ó 240 voltios, sin necesidad de ningún transformador externo (como ocurre con otros aparatos de la competencia, lo que a veces es engorroso, sobre todo si se extravía).

Apreciaciones personales
Sin duda es un workstation muy eficiente y con mucha personalidad e inimitables bancos de sonidos, cuyas síntesis difieren de entre los de la mayoría de la competencia, por su potencia, matices y expresiones, sobre todo aquellos que quieren emular a sonidos analógicos de instrumentos musicales “reales de toda la vida...”, para los que sin duda logra emocionantes diferencias respecto a los de otras marcas, que también lo intentan conseguir. En especial en los referidos a los instrumentos de cuerda y algunas de sus “voces humanas”, KURZWEIL tiene una identidad muy personal y en el PC3X, abundantes logros.

Yo quizá le incorporaría una ventana o display más grande, por parecerme más útil con esta máquina, por ejemplo, al editar los temas en multipistas. Siempre podremos enlazarlo por USB con un computador y, desde la pantalla de este, visionar los trabajos realizados desde el PC3X. Para su uso “en directo” y en especial como fuente de sonidos y su ejecución, realmente no necesita adosarle ningún computador.

Otros workstations disponen de controles directos para disparar algunas de las secuencias de ritmos o percusiones, e incluso forzar “breaks” a tiempo real, cosa aquí no prevista y muchas veces no necesaria, especialmente si su uso es junto a un grupo de músicos sobre un escenario, donde otros ya se encargan de que suene esa percusión, con instrumentos o mediante otras máquinas también electrónicas preparadas para tal cometido. Creo que quien busca un PC3X sabe que tal cosa aquí es secundaria, aunque tampoco carece de recursos como para hacer eso y otros trabajos aún mucho más complejos.

 

 

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec