Menu

Triton Extreme. Una leyenda extremadamente poderosa.

  • Publicado en Teclados y síntesis
  • Correo electrónico

Triton Extreme

Yo diría que es uno de los más apasionantes sintetizadores que han pasado por mis manos, especialmente porque es capaz de despertar con su programación la creatividad incluso a aquellas personas que tengan tan solo una pequeña intención de sentirse músico, ya que tú pones ese pequeño interés, posas tus dedos sobre el teclado y TRITON saca el resto, procesándolo todo a tiempo real, con una potencia impresionante y un resultado acústico de gran espectacularidad.

Como consecuencia: un soberbio disfrute. Imagínatelo ahora que de aquellos 32 Mbytes que comentaba contenía allá en "el siglo pasado" (1999), ahora este nuevo modelo EXTREME trae nada menos que 160 Mbytes PCM de ROM, con 962 "multisamplers" (muestreos de sonidos) y 1.175 para percusiones... ¡Ahí es ná...! = DE TODO.

Filosofía en su forma de trabajo
Todo queda muy a la mano; además del teclado musical, sobre la cara superior hay una serie de mandos (rotatorios y deslizantes) todos muy relacionados entre sí y que pronto sabremos manejarles y adaptarnos a ellos, pero quizá lo fundamental, aparece en medio, donde apreciaremos visualmente sus resultados, sobre el comportamiento interno de sus circuitos en una gran pantalla LCD de 320 x 240 pixel, cómoda por su visibilidad y que al ser del tipo "táctil", continuamente puede recibir órdenes desde tus dedos cuando los poses en alguna de sus partes, ofreciéndote muchísimas opciones que aparecen sobre ella, abriéndose en ese momento unos y otros submenús hasta completar tus deseos, pero de modo bastante intuitivo; es como si allí se asentara el famoso "genio" de la lámpara maravillosa de Aladino.

Todo comienza desde sus circuitos y a partir de 60 osciladores que combinando sus diferentes tipos de ondas generadas (sinusoidal, diente de sierra, etc.) son capaces de crear una polifonía de hasta 120 notas simultáneas. Por supuesto que solo tenemos diez dedos, pero que llegue a cifra tan alta nos será útil cuando usemos un pedal (existen dos opcionales) que mantenga nuestras variadas pulsaciones sobre el teclado musical, pero mucho más, cuando hacia fuera estemos usando un secuenciador, bien de sus herramientas internas o a través de otro aparato conectado a éste, como lo pueda ser un ordenador. Realmente ya podríamos tener suficientes recursos con su propio secuenciador de 16 pistas que además dispone de una capacidad de almacenamiento para 200.000 notas que luego podríamos volcar en distintos soportes y volver a reutilizarlos en su integridad. Tanta cantidad de notas "ya dan de sí...".
Digamos que en la práctica todo nace desde los sencillos 128 típicos sonidos del conocido "General MIDI" a los que va mezclando y enriqueciendo a su, "estilo TRITON", consiguiendo sonidos ("sonidos PROG") que muchas veces se parecen a los auténticos analógicos interpretados por buenos músicos, otros se entremezclan con efectos, reverberaciones, filtros, segmentos atonales que los tornan muy originales o extraños pero cautivadoramente atractivos, desde los más aterciopelados a los más agresivos, en donde perderse, sea uno como quiera ser de exigente y para cada ocasión en su elección. Podríamos combinarlos hasta la saciedad una y miles de veces, hasta agotar nuestros tiempos disponibles de ocio y por supuesto de trabajo musical, logrando el TRITON apreciar un gran gozo de sensaciones interminables.

Pero si deseamos resultados más inmediatos en tales combinaciones posibles, TRITON ya nos presenta 1.344 programas de acceso rápido, formando los llamados "PROG BANK" (que podríamos considerar como "básicos del TRITON"), en series numeradas del 1 al 127 y cada una de ellas asignadas a las teclas que aparecen a la derecha con letras que van de la A, hasta la N. Y a cada uno de ellos, si nos apetece, los podremos alterar inmediatamente en cada una de sus partes usando para ello toques sobre distintas zonas de la pantalla de órdenes táctil LCD, que incluso muestra gráficas sobre los efectos realizados en sus múltiples parámetros y opciones, como son la fuerza y efecto de las notas presionadas sobre el teclado tanto al inicio, mantenimiento, como al dejarlas de pulsar. Pero tales ajustes de parámetros al mismo tiempo lograremos realizarlos igualmente moviendo los cursores y controles giratorios que tenemos muy accesibles sobre la tapa del TRITON, justo inmediatamente después del teclado musical. Todo está muy inteligentemente combinado, lo que al principio parece algo lioso, pero en cuanto lleves unas pocas horas intentándolo, te parecerá muchísimo mas intuitivo y ni mucho menos tan complicado, hasta "lógico". Es una forma de trabajo propia de TRITON, de gran capacidad y desarrollo inteligentemente necesario, cómodo y accesible. Luego no encontraremos desgraciadamente la misma filosofía de trabajo para otros aparatos con teclados musicales de la competencia (que dicho sea de paso... ¿es que aquellos después de éste son tan necesarios.... ?).

Dispone así mismo de 1.536 combinaciones de programas (1.280 de ellos ya pregrabados), junto a 50 bases rítmicas muy espectaculares y que parecen bastante reales, "samplers" compatibles con AKAI, con los que podremos a su vez generar varios tipos de ficheros como los wav, aiff , etc., y todo compatible con el sistema MIDI.


Yo me he pasado horas y horas tratando de escuchar "¡qué demonios de combinaciones programaron!" en el modelo que ha llegado a mis manos y te lo creas o no..., me ha robado literalmente muchas horas de sueño porque es tan apasionante el tema que se hace difícil romper con la curiosidad para posponer tal experiencia y luego, cada uno de esos sonidos te inspira interpretar sobre su teclado melodías de tu repertorio que ahora suenan de manera nueva, muy espectacular y engrandecida, sabiendo que en cualquier momento puedes modificar minuciosamente sus parámetros para ser aún más expresivos con nuestras intenciones, hasta lograr nuevos caminos que antes no conseguíamos con otras máquinas. Te aseguro que llevo casi una semana durmiendo menos de cuatro horas por esta causa... ¡me cachissss!...

Tres modelos Triton Extreme
Podremos elegirlo de 61, 76 ó 88 teclas (musicales); el resto de la maquinaria interna es similar en los 3. Yo he experimentado con el modelo de 61 teclas (cinco octavas), es decir, el mas pequeño y me parece mas que suficiente para el goce que supone entretenerse e imbuirse con esta máquina, ya que dispone en su parte izquierda de unos conmutadores con los cuales en el momento que queramos podremos cambiar su octava hacia arriba o hacia abajo, según el timbre del tono que estemos usando. A mí este modelo "corto", ni mucho menos me lo ha parecido y se agradece "condensar tanto" en ese espacio "suficiente".

* Los precios de salida con el que se iniciaron en el mercado fueron:  PVP en 2.850, 3.150 y 3.650 euros (IVA incluido).

Sus teclas, con un ancho "normal", son parecidas a las que podríamos encontrarnos en un piano convencional, a mi parecer algo blandas de presión, lo que facilita sin duda la agilidad para una interpretación más virtuosa o ágil, ya que además la altura de cada una de esas teclas no es excesiva pero si lo suficiente como para programar en muchos de sus sonidos distintas sensaciones acústicas, según la presión ejercida con nuestros dedos, por ejemplo, en sonidos que escucho de instrumentos "de metal", como pongo por caso, de saxos, trompetas, flautas traveseras, en los que si pulsamos la tecla suavemente, parece que "tocamos ese instrumento" aterciopeladamente, siendo "mas agresivo" su sonido, si lo hacemos con una presión mayor, tal y como en la realidad ocurriría si en vez de hacerlo por teclado, usáramos esos instrumentos "analógicos" a los que tratamos de imitar. Otras veces, con una presión suave suenan un tipo de instrumentos y si lo hacemos con mas fuerza "aparecen en la escena" otros diferentes (cuerdas, metales, etc.) que ayudan a enfatizar los eventos o melodías a las que así enriquecemos de contenido y grandiosidad.

La mayoría de los programas almacenados, tienen repartidas diferentes zonas del teclado con distintos instrumentos, que escucharemos saltando de una a otra zona del mismo. En eso naturalmente, tiene más ventaja el modelo de 88 notas, e igualmente en éste si pretendemos "convertirle en un piano de concierto de gran cola", ya que si cerráramos los ojos, entonces pensaríamos que lo tenemos ahí mismo delante; será importante la forma en que amplifiquemos su señal de salida, según la sala en donde haya de escucharse, pero si esa señal se envía directamente a una mesa de mezclas, la "confusión" es TOTAL...

Tantos detalles excelentes
Se me escapará contar muchos en tan escasas páginas de este modesto artículo, mientras que al teclado le acompañan cuatro "librotes" repletos de posibilidades e indicaciones muy intuitivas, llenos de dibujos fáciles de entender, aunque te obliguen a hacerlo en inglés, pero, eso sí bastante comprensible; como yo diría "es un inglés para tontos" que en los tiempos del internet no sorprenderá a casi nadie. Me aseguran sus distribuidores que se acompaña un CD-ROM con instrucciones en español, pero el que yo he visto, en su caja las contiene en inglés y japonés; en español que yo perciba, viene sólo una hoja de introducción.

Una vez estructurados uno a uno los sonidos que más nos hayan gustado, podremos asociarlos independientemente a diferentes estilos de arpegiadores y efectos muy variados. Por ejemplo, si se trata de una guitarra, usando tan solo tres dedos de nuestra mano sobre el teclado musical, parecerá que estemos rasgueándola o "completando" su interpretación con diferentes arpegios como si estuviéramos tocando la propia guitarra con las dos manos, no pareciendo que lo estamos haciendo desde un teclado con forma de piano... Del mismo modo, usando las herramientas de "arpegiadores" para los sonidos de percusión, creamos diferentes ritmos que parecen bastante "reales", lo mismo que para el bajo, cosa muy agradecida cuando intentamos sacar ritmos de jazz, rock o de funk, entre otros muchos.

Tiene hasta sonidos de gaita escocesa muy logrados, muchos pianos eléctricos (entre otros unos tipo Rhodes que me fascinan), cuerdas de cualquier estilo, algunas muy grandiosas y con multitud de efectos (tocadas con arco en muchos estilos, en pizzicatos, etc.) arpas, efectos diversos y muchos, muchos sonidos espectaculares para encajar a los estilos mas brillantes que hoy se suelen escuchar en casi todas las discotecas (tipos "disco", "pop", "house", "acid", "Hip Hop", etc) y que con esta máquina se pueden conseguir con bastante mas "clase" que con los "juguetitos con botones que suenan solos" y que proliferan baratillos por muchas tiendas. Esto es más profesional... dentro de a quién le guste más estos estilos. Personalmente suelo ser mas exigente con la armonía de la música y hasta con los silencios que también me parecen deben ser una parte importante de las buenas partituras que se hacen perennes pasado un cierto tiempo. No obstante no aparto de mi vida ningún estilo y por supuesto los vanguardistas. Prueba de ello es que recientemente he publicado hace tres meses y desde esta misma tribuna, otro banco de pruebas sobre el programa para PC llamado "LIVE-3" (acaba de salir la versión 4) de www.ableton.com, uno de los más completos para generar ese tipo de eventos en el modo mas espectacular. TRITON que sigue todas las líneas en apetencias, también colabora en proporcionarnos un derroche de herramientas e incluso un demo sobre ello para los entusiastas en generar estos estilos tan novedosos, pero sin dejar apartado cualquier otro estilo musical que nos pueda apetecer desarrollar. Diría que es IMPOSIBLE que con esta máquina no encuentres tu estilo, por raro que te puedas sentir y si tienes más amplitud de criterio, mejor para ti porque no sabrás en que momento apagar la máquina...

Me he tomado la molestia de escuchar cada uno de los estilos programados como "básicos" (todos sus parámetros retocables a voluntad), lo que me ha llevado como una semana de horas extras..., pero anotando los que más me llamaban la atención, para regresar a ellos en cualquier momento. En mi lista de los "fuera de serie" y con los que encuentro que yo puedo desarrollar "grandes cosas" (temas musicales nuevos y propios) cuento CINCUENTA Y SIETE EXTRAORDINARIOS DE NOTA ALTA... Hay de toda clase de combinaciones a los que asignan nombres arbitrarios, por ejemplo uno llamado JAM WITH ME! que ejecuta un ritmo funky (por supuesto el tempo, entre otros muchísimos parámetros puede variarse de manera inmediata) en el que la "batería" y bajo se ejecutan como si estuvieran esperando tus órdenes a cada instante, especialmente generando este bajo unos arpegios armónicos "de acuerdo" con las melodías que se produzcan al posar tus dedos sobre el teclado musical con sonido de un piano eléctrico; es como si tu capacidad interpretativa se multiplicara de repente por CUATRO y te sientes alucinantemente cómodo y creativo con ese ritmo. Otro llamado DREAM OF ME, "congrega" bajo tus dedos a "un grupo de músicos" con una percusión latina aparentemente "natural", bajo "entregado y muy acorde con tus armonías", piano eléctrico y hasta guitarra; inmediatamente se te mueve todo el cuerpo, con el que "te sales" y hasta llegas a bailar... en un embelesado ritmo contagioso. A poco que improvises con tus dedos sobre el teclado, la máquina te hace el resto y... a grabar... Pero los hay con otros efectos no tan ritmados como el llamado DEEPIN SPACE en que bajo tus dedos surgen unas campanillas repicantes o con delays (ecos) acompasados y misteriosos que te embriagan en cierto ambiente de misterio y dulzura relajante. Otros formatos (muchos) poseen los típicos instrumentos de "películas grandiosas" con gran orquesta, grandes timbales, trompas y trompetas, trombones, cuerdas, cajas de percusión redoblando, triángulos a tiempo, arpas por encima... y es que hay muchísimo en donde escoger para cada ocasión. ¡Un alucine!... sobre todo por lo "real" que esos sonidos se sienten, como si se tratara de ejecuciones con instrumentos orquestales "de toda la vida" y fácilmente "bajo tu batuta..."

Con facilidad conectaremos el TRITON a un ordenador mediante una USB o con conexiones ópticas; el TRITON será desde ese momento tu fuente principal de trabajo e incluso en actuaciones en directo, puede que prescindas del resto de añadidos...

Sus herramientas son muy precisas
Cuando te acostumbras (en poco tiempo) a trabajar con los controles que aparecen en el TRITON, te das cuenta de su eficacia y de lo relacionados que están unos con los otros. En la pantalla central estás viendo en todo momento lo que está ocurriendo y desde ella puedes retocar muchísimas funciones rápidamente, pero si se trata de alterar cualquier parámetro en valores "altos" (subir un volumen del 3 al 85 pongo por caso) una tecla deslizante a la izquierda denominada "VALUE" nos ayuda en sobremanera a acercarnos rápidamente a ese valor, y también con otra rueda situada a la derecha de la misma pantalla, se llega a los mismos fines, hasta lograr una precisión inmediata y certera sin entretenernos demasiado en toquetear los mecanismos de acceso a cada función. Cambiar un sonido por otro, un efecto o un tipo de arpegio con que variar de inmediato la forma de ejecutar un instrumento determinado, será pues al poco tiempo de probarlo, algo inusitadamente previsto, fácil y cómodo que se agradece.

Por detrás tiene entradas hacia esta máquina desde fuera para un micrófono o para una línea de sonido externo que queramos incorporar a las pistas grabadas dentro del TRITON, sin menoscabo de completarlo con las otras herramientas que explicamos antes con respecto a su unión con otro ordenador externo.

Igualmente, además de las salidas en mono o estereo entregadas desde el TRITON hacia otros equipos y además de esas salidas ópticas citadas, tiene otras cuatro independientes por las que podremos entregar cuatro sonidos diferentes emanados desde una de nuestras únicas interpretaciones musicales sobre el teclado, por ejemplo cuando estamos usando una de sus combinaciones programadas; de este modo, batería por un lado, bajo por otro, guitarra por otro, piano por otro, aunque todo "lo hayamos tocado a la vez", salen de manera independiente por esas cuatro conexiones hacia el exterior, de modo que si luego las aplicamos a cuatro pistas de nuestro secuenciador externo del programa a tal fin instalado en nuestro ordenador, podremos remezclarlo de modo distinto a como "en origen" lo hicimos desde el TRITON.

Por supuesto, también dispone de todo tipo de entradas y salidas MIDI, sistema al que le es muy compatible y complementario. Cualquier forma de trabajo que se te ocurra posiblemente el TRITON te lo va a responder afirmativamente de que con él sí es posible o incluso con un "y mucho más..."

Y aunque hay máquina "para rato", aún dispone de posibles ampliaciones futuras por ejemplo las compatibles con COMPAT FLASH, USB, tipo A y B, conexiones de entrada y salida ópticas SP-DIF.

Diferencias entre el EXTREME frente a su modelo anterior más básico
Con este modelo EXTREME ya no te tienes que gastar un presupuesto extra en adquirir las ampliaciones de sonidos que necesitaba el TRITON primitivo para enriquecerle acorde a las nuevas tendencias musicales. Ahora las lleva todas incorporadas en su interior y perfectamente accesibles, así como organizadas para un uso cómodo e inmediato.

Tiene más conectividad y eficacia al conectarle y trabajar conjuntamente con un ordenador, por ejemplo por sus conexiones USB que antaño no existían, o a través de fibra óptica.

Al EXTREME le han añadido un espectacular y notorio efecto que visualmente apreciamos sobre su carcasa con una "válvula" de color azul intenso, con lo que se asegura se obtiene un sonido más cálido al estilo de los instrumentos analógicos, restándoles el clásico efecto de máquina que generalmente aparecen en los generadores de sonidos digitales; es decir, se le ha "humanizado". Su efecto se nota con unos sonidos más que con otros, pero sin duda se atiende a las peticiones de los músicos que los usan y los diseñadores están dispuestos al parecer a seguir "atando cabos sueltos" para que nada se le escape.

Tiene sin duda muchísima mas memoria interna, mayor polifonía, cosa que naturalmente se agradece al trabajar con mayor comodidad en secuenciaciones de sus sonidos tanto dentro como gobernados desde fuera de la máquina. En esencia es pues UN TRITON ACTUALIZADO.

¡Algo malo tendrá que tener... !
Si no malo... quizá si mejorable, por ejemplo que al secuenciarle sus eventos, se sigue trabajando más cómodamente haciéndolo desde un PC que a través del secuenciador que se controla con la pantalla táctil del TRITON que aunque es magnífica, no es comparable a las facilidades gráficas con respecto a las posibles de usar en los muchos programas que a tal fin pueden complementar al TRITON dentro de algún ordenador a él conectado, aunque también es verdad que una vez finalizado el trabajo dentro del ordenador, se podrá de nuevo transferir al TRITON incluso para depurar y corregir otros detalles puntuales, según nos convenga.

Usando el TRITON como grabador multipista, quizá debería tener mas conexiones de entradas para un mayor número de micros a él insertados con los que trabajar simultáneamente desde diferentes fuentes. Quizá en lugar de una pantalla central pudiera tener dos con funciones separadas sobre tratamiento de sus sonidos y sobre como distribuirlos en su secuenciador multipista, observando todo ello a la vez.

KORG hace más tipos de teclados que no son como el TRITON y es que éste es un estilo muy concreto y para un público exigente a una forma de trabajar. Tiene desarrollados otros estilos de sintetizadores que lo hacen de una forma distinta, pues si KORG sólo hiciera teclados de la gama TRITON, parecería que debiéramos reprocharle no haber realizado cambios más drásticos en una versión más moderna, cuando realmente el EXTREME es ya un aparato destinado a muchísimos músicos bastante exigentes. Extreme es pues simplemente una actualización del TRITON.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec