Menu

Roger Mayer: Voodoo Vibe y Axis

Hoy nos encontramos ante dos pedales de una empresa bastante conocida en el mundo de la guitarra. El motivo por el cual todo el mundo conoce los pedales Roger Mayer es, a parte de por la calidad de los mismos, por poseer una larga historia relacionada con nombres como Jeff Beck, Jimi Page, etc. Pero, principalmente, por ser la marca gurú de Jimi Hendrix. Con esta carta de presentación, ya te predispone a escuchar sonidos que todos tenemos en la cabeza. En este artículo veremos dos pedales dentro de la extensa lista de productos que posee la empresa: el Voodo Vibe, el cual corresponde a un vibrato, con una pequeña sección de chorus; y el Axis, que representa el sonido de fuzz. En cualquiera de los casos, sólo al ver los pedales te das cuenta que respiran Hendrix.

CONSTRUCCIÓN
Al ver los pedales de Roger Mayer nos damos cuenta de lo diferentes que son uno del otro, parece como si fueran de marcas distintas, el Voodoo Vibe da el aspecto de un pedal frío, correcto, elegante, etc., y el Axis todo lo contrario, grande, espacial, muy pocos potenciómetros, de color naranja, y un aspecto más de una nave espacial que de un pedal. En cualquiera de los casos, los dos pedales tienen el aspecto de ser algo completamente robusto, y que soportarán los pasos de los conciertos, ensayos, grabaciones, etc.

Podemos empezar a describir al Voodoo Vibe según cómo se encuentra diseñado y construido. Este pedal es de tamaño relativamente grande, lo que hay que tener en cuenta cuando diseñemos nuestra pedalboard, ya que va a ocupar un tamaño algo más que un pedal convencional. Es completamente plano y los potenciómetros se encuentran colocados en la parte superior fácilmente accesible. El foothswitch está completamente separado de estos, lo cual hace que pisarlo sea una tarea completamente fácil, ya que no tenemos que estar haciendo malabares para conseguir acertar con el cambio. Posee cuatro potenciómetros: velocidad, suavidad, intensidad y mezcla de vibrato con chorus. Además de una entrada, tenemos tres salidas (esto me ha parecido una gran idea): una salida normal y dos salidas con un buffer para ser utilizadas en caso en que tengamos cables largos, para no perder ningún armónico. Y por último, tenemos el cargador de la pila, el cual es de lo más innovador, ya que minimiza el tiempo de cambiarla; esto es algo que también es útil, puesto que en medio del concierto no puedes estar tanteando dónde poner el conector, etc. Por último, decir que también existe la opción de conectarle un transformador de 9 V convencional.

Centrándonos en el Axis, apreciamos la sencillez con lo que está diseñado. Dejando a un lado el aspecto espacial, vemos cómo la parte superior del pedal tiene el foothswitch (imposible no acertar), y en la parte lateral contiene el input y el output, así como el potenciómetro de volumen y el de ganancia. Esto tiene sus pros y sus contras; el aspecto negativo es que no es tan accesible a la hora de modificar cualquiera de los controles pero, por otro lado, están mucho más protegidos de pisotones, golpes y demás percances. La pila va conectada dentro del propio pedal, por tanto, tienes que quitar tornillos y extraer toda la parte inferior del mismo para colocarla.
Esto nos lleva al hecho de que, por algún motivo (posiblemente por fidelidad al original pedal de Hendrix), no posee ninguna entrada para conectar algún alimentador de corriente, por tanto sólo funciona con pila.

SONIDO
Llegado a este apartado es donde reside gran parte del secreto de por qué Roger Mayer posee buenas críticas, independientemente de su relación con los clásicos guitarristas.

Comenzando por el “Voodoo Vibe”, ya sabemos que consiste en un pedal de vibrato, con una opción de chorus. Personalmente, pienso que son efectos muy útiles y recurrentes, por tanto, requiere que sean muy precisos, ya que el tiempo de uso será mayor que el de otros, que sólo utilizarás en alguna parte especial que dura diez segundos. El “Voodoo Vibe” se caracteriza porque al conectar la guitarra y activarlo, ya suena increíble, Da igual cómo lo pongas, que en todas las posiciones le encontrarás algún punto que te llame la atención. Fijándonos en los diferentes controles podemos decir que el pedal posee cuatro potenciómetros que son:

· SPEED (velocidad): Con él controlamos la velocidad de la onda.
· INTENSITY (Intensidad): Podemos elegir cuánto de salida queremos del propio efecto y, por tanto, la profundidad del mismo.
· SWEEP (Suavidad): Este control está relacionado con el siguiente control de MIX. En resumen, podemos decir que redondea los picos de las ondas haciéndolas más suaves, o no, según la posición de nuestro potenciómetro.
· MIX (Mezcla): Este potenciómetro nos permite añadir al vibrato un chorus. He de decir que el efecto chorus es bastante suave, y en algunos momentos posee un punto de compresión.

A nivel de sonido, cuando conectas el pedal, sientes como tu propio tono crece, de tal manera que aparecen armónicos que antes no oías. Sientes, a su vez, cómo la onda va y viene de una forma natural, y agradeces la sensación analógica. Con sonidos limpios funciona de maravilla y con sonidos crunch funciona realmente bien. Las pruebas las realicé con un Les Paul y una Sg con P-90, y de amplificación utilicé un Koch Studiotone.

En segundo lugar, pasamos al sonido más Hendrix. Este pedal fue concebido allá en 1967, para Jimi. De ahí viene su relación con el disco “Axis bold as love”; además, puedes escucharlo en el “Band of Gypsies”. A nivel tímbrico, puedes apreciar cómo define cada una de las notas que das, dentro de que es un Fuzz y, por tanto, vas tener una distorsión muy arenosa y tus notas van a estar completamente definidas, tanto de acordes como de notas simples. He de decir que para los sonidos de solos va sin problemas, una vez más, aún sabiendo que es un fuzz y, por tanto, no suele ser el mejor candidato para ello, pero en este caso no existe ningún problema. Quizás para notas simples a veces puede quedar un poco fino, pero es de entender, ya que los Plexis que usaba Hendrix le darían todo el cuerpo que le podría faltar al fuzz en notas simples. Ahora bien, por lo que realmente es increíble este pedal es por la cantidad de sustain que te puede proporcionar, si golpeas un acorde puedes mantenerlo eternamente, y si tu volumen es considerable puedes recibir unos feed backs de lo más interesantes. A nivel interno, el pedal es un sistema reducido, que da la sensación de representar al detalle el que podría llevar Hendrix.

Las pruebas las realicé con una Strato con pastillas simples y la Sg con P-90; a nivel de amplificador utilicé un Koch Multitone.

CONCLUSIÓN
Hablar de estos dos pedales es comentar algo que realmente mucha gente ya conoce, es decir, son sonidos tan sumamente identificables que todo el mundo los puede ver al segundo. El Axis es el caso más claro, ya que es un efecto muy utilizado por Jimi y, por tanto, perfecto para tu set 60´s 70´s; por supuesto también es útil para otro tipo de sonidos. Quizás el tamaño sea un elemento que se deba tener en cuenta dentro de tu set de pedales. Por otro lado, el Voodo Vibe es mucho más versátil y anónimo, perfecto para mezclarse con cualquier tipo de guitarra y amplificadores. Su sonido es sencillamente genial. Su precio es algo que también se debe tener en cuenta, pero cuando entramos en estos niveles de sonido, el precio también se incrementa, como es lógico.

 

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec