Menu

Budda Wah-Wah, calidad en un mundo de posibilidades

Buda Wah

Pedales, pedales y pedales… Hoy en día tenemos mil opciones, pero dentro de esa piscina de posibilidades, muy rara es la pedalera que no tiene un wah-wah. Es perfecto para utilizarlo en esa parte rítmica funk, ese solo a lo Hendrix o un arreglo un poco más creativo. El ejemplar que analizamos es el wah- wah de la empresa Budda, conocido como BudWah. La compañía comienza en 1995 construyendo unos amplificadores de guitarra de gran aceptación, que fueron introducidos en el concepto de amplificadores de boutique.

El único pedal que han construido es el que ahora tenemos delante, por tanto es una empresa que da la sensación de trasmitir el concepto “menos es más”. Pero antes de nada vamos a hacer un poco de historia y ver de dónde proviene el wah- wah.

Haciendo un poco de memoria
El wah-wah es un efecto de guitarra que consiste en un filtro pasa alta con frecuencia de corte variable. Esta opción de permitir variar la frecuencia de corte hace que tengamos dos tipos de wah: los automáticos y los manuales. Los primeros son un pedal más convencional, con un interruptor on/off y los controles de parámetros; el segundo caso es lo que conocemos como un pedal de wah- wah, en el que podremos con mover una plataforma con el pie y así controlar su frecuencia de corte.
La primera vez que aparece un wah es a partir de un diseño de Leo Fender. Luego acabó siendo Vox quien sacó el primer pedal de wah, posteriormente apareció el conocido “Cry baby”, y a partir de ahí una gran infinidad de pedales de wah.
Y si hay alguien que no tiene muy controlado el sonido del wah y no sabría donde encontrarlo, ahí va una pequeña referencia de canciones conocidas de diferentes estilos donde el wah es un elemento indispensable en la canción. El primer ejemplo de la lista es el “Voodoo child” de Hendrix, que seguro todos conocemos; “Bulls on parade” de Rage Against the Machine, donde Tom Morello tiene todo un riff a desarrollar con el wah-wah; el solo de “Sweet child o´mine” de Guns ´n Roses, en la segunda parte entra con el sonido del wah; el solo de EnterSandman de Metallica; “Summer song “ de Satriani… Y así podríamos eternizarnos, ya que la lista de canciones conocidas con wah –wah puede ser muy larga.

Diferencias entre Wah
Podemos hacernos la pregunta de: “¿Y en qué se diferencia cada wah?”, “¿qué es lo que tiene de diferente cada uno?”. Son preguntas con mucho sentido. Para simplificar, hay que para qué tipo de sonido está más pensado el pedal: si está pensado para un sonido limpio, lo usaremos para sonidos más funks o relajados, más blues; o si están pensados más para timbres agresivos. Al mismo tiempo, otro factor importante es el recorrido que tenga el pedal. Así vemos cuánto podremos recorrer en cuanto a frecuencia tímbrica o del propio pie, es decir, hay veces que el pedal de wah tiene un gran recorrido y otras que es mucho más corto. Para según qué estilos riffs y solos, te vendrá mejor una opción u otra. El ejemplo que más cerca puede estar es el del pedal de embrague de un coche: cada coche tiene un pedal de embrague distinto y la sensación es distinta.

Budwah
Una vez que ya hemos hecho una larga introducción al mundo del wah-wah, vamos a pasar a hablar de nuestro invitado: el Budwah. Su aspecto exterior hace que veamos un pedal muy parecido al pedal de Vox, especialmente el armazón donde soporta la plataforma móvil. Lo que sí que es cierto es que es realmente robusto, soporta el maltrato de los ensayos y el desgaste de los conciertos y giras. Uno de los mayores enemigos de los pedales de wah-wah es el polvo. Con el paso de los días y el sufrimiento de los ensayos y/o conciertos, el polvo entra dentro del mecanismo que hace que la plataforma funcione y haga los barridos de frecuencia. Cuando el polvo entra, ocurre que comienza a sonar un pequeño rasgueo que con el tiempo aumenta y acaba siendo extremadamente molesto, hasta tal punto de no poder utilizar el pedal. Con el BudWah, he comprobado que con el uso y el paso de las giras sigue manteniendo el recorrido perfectamente, sin ningún atisbo de sonar rasgado. Como venía diciendo, el pedal es completamente robusto, así que aunque se te caiga dentro de la maleta de pedales no le va a ocurrir nada.

Si analizamos las diferentes partes del pedal, tenemos una entrada de jack y una salida. Una entrada de 9 W y la posibilidad de poder introducir una pila de 9 W, pero sin la necesidad de abrir todo el pedal, como viene siendo normal entre los wah-wah. La plataforma y la base donde descansa todo el pedal. No tiene ninguna otra característica de conexión o potenciómetro que tocar. La plataforma móvil, al final de su recorrido, cuando llega a tocar con la base, tiene un click que hace que se active o desactive el pedal. Es algo bastante común en los pedales de wah-wah el tener un click donde activarlo. El conector tiene la resistencia perfecta, ni más ni menos, ya que en ocasiones tener demasiada resistencia hace que nunca lo acabemos desconectando, y si tienes muy poca resistencia puede hacer que en tu propio recorrido del wah lo acabes desconectando por accidente. Quizás una posible mejora, pero que es aplicable a la mayoría los pedales de wah de este tipo, consistiría en colocar un pequeño led donde indicase cuándo está activo y cuándo no.

Sonido
En este apartado es donde más puede destacar el pedal, ya que tiene una gran facilidad para sonar bien, no necesitas darle muchas vueltas , ni combinarlo con nada muy especial, simplemente con conectarlo a un amplificador de calidad y una buena guitarra, el pedal te va a respetar el tono de tu instrumento, tanto como si está conectado como si no. Puedes comprobar cuando lo utilizas que con tu pie puedes controlar la onda, hasta tal punto de notar analógicamente el recorrido de tu nota. Ante la pregunta de si es para sonidos limpios o sonidos más saturados, podemos decir que es un pedal que se desenvuelve perfectamente en ambos campos; quizás en los sonidos más metal se puede quedar un pelín corto, pero se acerca bastante. Para el sonido limpio funk es perfecto, y para el sonido Hendrix es genial. Para el blues te da un tono cálido perfecto que permite sacar todo el partido a tus licks. El pedal permite conectar cualquier guitarra, y eso te va a hacer sacar mucho partido del propio efecto. Personalmente le he conectado Stratos, Les Paul, Telecaster, 335, etc., y se ha comportado excepcionalmente. Podría decir que las Les Paul suenan especialmente bien, así como las Stratos, con sonidos crunch.

Si tenemos que decidir a qué sonido se puede parecer más, deberíamos decir que al sonido Vox, pero sin las frecuencias tan altas, y quizás un poco más engordado y con algo más de cuerpo.

Conclusión
Para ir terminado el artículo, podemos decir que el propio pedal BudWah te va sorprender. Sea cual sea el estilo que toques y el equipo que tengas, siempre será una opción a tener en cuenta. Pero si tu estilo va desde el blues hasta el hard rock y tu presupuesto está dentro del precio del pedal, no dudes en probarlo; te dará mucho que pensar.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec