Menu

Egnater Tourmaster 4212. Pedazo bicharraco.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Tras probar una gran cantidad de amplificadores, parece que cuando vas a tocar con uno nuevo no hay muchas expectativas. Especialmente cuando eres afín a las válvulas y sientes predilección por los sonidos más tradicionales, cargados de dinámica y empaque. Pues bien, una vez más las ideas preconcebidas se han ido al suelo cuando probamos el 4212 de Egnater. Aporta cosas que no he visto en ningún otro amplificador hasta la fecha. Os lo contamos.


Introducción
El modelo que hoy analizamos es el 4212, que es exactamente igual a su hermano 4100 en cuanto a controles y posibilidades. La variación entre ellos es que el primero es un combo con dos altavoces Celestion Elite 80 de 12 pulgadas, y el segundo es el formato en modo cabezal, al que deberás añadir su recinto correspondiente.

Creo que la frase que más me llamó la atención de este fabricante, en boca del presidente de la compañía Bruce Egnater fue parecida a la siguiente: “Nuestros amplificadores están concebidos para que encuentres y saques exactamente el sonido que está en tu cabeza”.

A primera vista
Hay varios aspectos que me han enganchado nada más verlo. Obviamente su acabado invita a pensar en un modelo custom de gama alta, antes de encenderlo. Por la calidad de su terminación y la selección de materiales elegidos. Ofrece un aspecto retro / vintage aunque tiene alojadas unas cuantas sorpresas entre su artillería.

En el primer vistazo se aprecian sus cuatro canales…¿Cuatro? Sí, sí, cuatro. Más una serie de controles muy apetecibles para experimentar. Además de los ya conocidos por cualquiera (graves, medios, agudos, gain, presencia, etc.) nos encontramos potenciómetros tales como “Contour”, “Density” o interruptores para pasar del formato “Classic” al “Modern”. Vayamos por partes.

Inicialmente sorprende el hecho de encontrar interruptores que adaptan y varían el sonido entre una onda más retro y una más actual, en un amplificador custom de válvulas. Este hecho indica que pese a su aspecto retro, su interior está “updateado” y bien preparado para el año en el que estamos.

Ahora por secciones: panel frontal
Encontramos cuatro canales bien diferenciados, cada uno con sus controles de EQ, graves, medios, agudos, ganancia, switch y potenciómetro contour y volumen. Huelga comentar la acción de la sección EQ, así que nos centramos en el resto.

Canal clean/vintage 1
Es el más transparente y limpio de los cuatro. Brinda sonidos cristalinos, con una nitidez y transparencia difícil de encontrar en un válvulas, pero con personalidad y sin el tono chascarrillo que ofrece una guitarra por línea. Al presionar el conmutador “contour” se abren aún más tonos de ambientes brillantes y de especial claridad. Un canal limpio sobresaliente.

Clean/ vintage 2
Parecido al anterior pero con una chispa más de ganancia. Algo discreto que acerca estos tonos a un rollo de rock clásico y blues “azul”. Me encanta. Tanto para ritmos casi limpios, arpegios un poco desgarrados y solos. Potente chicos, os lo aseguro. El contour vuelve a brindar cambios significativos en los tonos que ofrecen amplias posibilidades sonoras.

Overdrive 1
Seguramente en otro ampli, este sería mi canal preferido. En este caso, creo que mis preferidos son los cuatro. Cuando tocamos en este modo nuestro sonido se carga de adrenalina, la saturación quiere gritar, pero podemos contenerla desde una carga a lo AC/DC muy crunch y clásica, hasta (con la ganancia a tope) rollos realmente cañeros. Creo que abarca desde el British hasta el metal, especialmente cuando jugamos con los parámetros Classic / modern y contour a la hora de variar recursos.

Overdrive 2
Este canal viene como “regalo” añadido. Estamos acostumbrados a que la caña viene en el tercero y punto. En el Tourmaster disponemos de una cuarta opción aún más agresiva que la anterior. Desde tonos de los 80 hasta los sonidos más punteros y actuales del metal moderno. Los canales hipersaturados suelen ser, para mi gusto, bastante complicados pues muchos de ellos suelen emitir unos sonidos muy artificiales y mosquiteros. En este caso, he disfrutado realmente de este artefacto en modo guerra. Excelente.

Sección master
Tras recorrer las posibilidades que podemos configurar de forma independiente en cada canal, nos dirigimos a la sección general, común a los cuatro canales. Además del volumen independiente de cada canal, útil para dejar configurado cada rollo y cambiar a golpe de pedalera rápidamente, disponemos a la derecha de cuatro controles master: Reverb, volumen master, presencia (brillo y cercanía) y densidad. Este cuarto control es poderoso para afinar más aún el grosor y consistencia del tono de nuestra guitarra.

Como era de esperar en un ampli de gama alta ofrece interruptores metálicos para el encendido y modo standby de las válvulas.

No se vayan todavía amiguitos… aún hay más
Cuando le das la vuelta al trasto, ya empiezas a flipar del todo. Además del poderoso sonido que la combinación de sus válvulas de previo y master, en acción con los altavoces Celestion 12” Elite nos otorgan, aún podremos masticar mucho más cada detalle del sonido de nuestro instrumento. ¿Cómo?

Panel trasero

- Control de potencia. Encontramos un cuadro de interruptores que nos van a permitir moldear la potencia de cada canal por separado. Si, por separado. Así hallaremos las opciones:

• Canal 1, modo 100/50 w – 50/25 W – 20/10W
• Canal 2, modo 100/50 w – 50/25 W – 20/10W
• Canal 3, modo 100/50 w – 50/25 W – 20/10W
• Canal 4, modo 100/50 w – 50/25 W – 20/10W

- Salida para pedalera (Footswitch)
- Loop de efectos: Control de nivel de retorno y mezcla, nivel de envío, entrada y salida, switch paralelo, serie e interruptor para controlar los efectos en loop en modo Remoto/off, master, canales 1 y 2, canales 3 y 4.
- Record out. Salida para la grabación directa, por línea. Con una poderosa simulación para llevar nuestra guitarra a la mesa sin pasar por el micro. Al lado de la salida en formato ¼ TRS, se encuentra un potenciómetro de nivel de salida.
- TUBE-BIASING. Ajuste de la polarización y energía de las válvulas.
- Control de impedancia. Como no podía ser de otra forma en un ampli pata negra, disponemos de un amplio selector de impedancia para añadir diversas secciones de altavoces/recintos. 4, 6 y 16 Ohms
- Compartimento de cambio de fusibles
- Selector de voltaje (230 / 114 V)

Conclusiones
La firma nos presenta diversas opciones en precios, tamaños y potencias. Este combo es sin duda una gran y poderosa herramienta para cualquier guitarrista. Destacaría muy especialmente la gran calidad en todos sus canales, ya que lo convierte en un amplificador muy versátil. En muchas ocasiones si nos vamos a unas válvulas british, tendremos grandes sonidos en este rollo, pero seguramente encontremos alguna dificultad en sonidos metaleros modernos, por ejemplo. En el caso del Egnater 4212, vamos a manejarnos con gran soltura en todos los entornos: Desde el limpio más transparente hasta los sonidos trash más cañeros y modernos. Es realmente significativo el cambio que procura el interruptor Classic/modern en cada canal. Aunque tengo claras preferencias entre un modo y otro, es algo personal y el hecho de que me brinde la opción de poder elegir según mi necesidad, hace de él un compañero perfecto de extrema calidad y todoterreno.

La parte que más asusta, su precio. Es imposible hacerse con un ampli de estas características a un precio de transistor chino. Ahora bien, aunque su precio recomendado es de 2.310 €, lo hemos visto (sin buscar demasiado) a 1.900 € aprox. en una tienda nacional, así que buscando un poquito y peleando, lo mismo lo adquirimos a precio de joya, pero bien comprada.

Un magnífico amplificador.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec