Menu

Vox Night Train 15. Tamaño mini, precio saludable.

Vox-Night-train-ISPMusicaTras recorrer el sabor total del Mesa Boogie y la fascinante calidad de Matchless, llega el turno de Vox, otra firma de reconocido prestigio con características muy personales, tanto de construcción como de sonido. Vamos a abordar dos propuestas de la firma. En ambos casos, buscamos equipos fácilmente transportables, con buen sonido, a válvulas y con atenuadores para elevar la ganancia sin tener que trabajar a volúmenes infernales.

Desembalando
Acostumbrado a los cabezales y recintos tamaño frigorífico (ésos que tanto nos gustan a los guitarristas y que cubren nuestras espaldas en el escenario), se me hizo curiosa la apertura de esta caja por su reducido volumen. Ya había visto el Transatlantic de Mesa Boogie ® y, desde luego, el cabezal de Vox, en cuanto a tamaño, va muy en la onda. Considerando que la idea de este especial era enfrentarnos a alternativas que calienten las válvulas sin necesidad de machacar los tímpanos, el concepto del Night Train nos va que ni al pelo.

Se trata de un muy coqueto cabezal con el legendario aspecto vintage de Vox. Un atractivo look metalizado en su carcasa, rematado por unos potenciómetros firmes pero también estilo grunge. Aunque no creo que sean muchos los que observen este inconveniente, ese acabado se queda con nuestras huellas como si de un espejo se tratara. Curioso: Vox incluye una gamuza azul para sacar brillo a nuestro pequeñín. Me gustó el detalle.

Minicabezales
Como se anticipa en la introducción, los desarrollos de la amplificación siguen un camino bastante definido. Independientemente del clásico ampli de toda la vida, que no pasará de moda nunca, durante los últimos años los guitarristas hemos seguido pasos concretos al respecto. De todos es conocida la calidez de las válvulas con respecto a la amplificación de transistores. También conocemos el precio que suelen tener los bichos de tubos, su fragilidad y el volumen habitual al que hay que trabajar con ellos para sacar buena chicha. Aprovechando el desarrollo de la tecnología DSP, el mercado fue invadido de productos de simulación. Ya hemos descrito en diversas ocasiones sus ventajas (tamaño reducido, versatilidad, sonidos calientes a bajos volúmenes, trabajo por línea a cualquier hora con sonidos dignos, etc.). Somos muchos los que hemos trabajado (y lo seguimos haciendo) con este tipo de simuladores; en determinadas circunstancias, desde luego, son muy prácticos. Ahora bien, cuando te enchufas de nuevo a un buen cabezal de válvulas sólo piensas en una cosa: quiero un amplificador. El problema es que los contextos en los que podemos movernos son diferentes, y no siempre nos será fácil trabajar con un pedazo de ampli de válvulas. Dicho de otro modo: esta claro que en el local, bolos etc., podremos trabajar sin problema al volumen que nos haga falta, pero ¿y si necesitamos esa calidad de válvula caliente a un volumen reducido? Es una tarea muy complicada, pero existen ya muchas alternativas que brindan soluciones. Si estas harto de la simulación, y te apetece mejorar el sonido de tus guitarras, aquí tienes una alternativa.

Tamaño
No cabe duda: el tamaño tan reducido y su peso, inferior a 8 Kg, hacen de este cabezal una pieza de fácil transporte. Puedes moverlo del local al estudio, del estudio a tus bolos, etc. El producto viene acompañado de una funda muy chula para llevarlo de un lado a otro cómodamente.

Potencia y reductor
Es asombroso lo que pueden llegar a cundir 15W. De hecho, hemos probado varios amplis con esta potencia y nos hemos quedado perplejos. Una caña infernal, lo aseguro. Si lo comparamos con un monstruo de 400W notaremos diferencias significativas, pero estamos hablando de equipos versátiles que no arruinen de por vida nuestros tímpanos. En cuanto a la chicha, os confirmo que hay volumen holgado para desenvolvernos bien en diversos contextos, trabajando a un volumen satisfactorio, incluso peleón si lo buscamos. Moderado pero muy peleón. Justo lo que buscábamos.

En el panel frontal nos encontramos con un selector de tres posiciones:

1) Pentodo. Desarrolla 15W en este modo
2) Triodo. Desarrolla 7,5W en este modo
3) Standby. Válvulas encendidas y calientes pero sin sonido.

Como en cualquier otro equipo dotado de este sistema, podremos atenuar el volumen trabajando con menos decibelios. Esta condición nos permite subir la ganancia, calentar las válvulas y conseguir saturaciones de alto rendimiento sin tener que trabajar a volumen máximo. Por si acaso necesitas una saturación un poco más cañera, tienes la opción pentodo, con la que trabajarás a la potencia máxima del ampli.

Panel frontal y trasero
Aunque lo veis claramente en la foto, os voy a describir sus posibilidades. El panel frontal dispone de la entrada (sólo una), ganancia, agudos, medios, graves, volumen, selector OP mode (pentodo, triodo, standby), encendido y led. Salvando las peculiaridades del OP mode, que ya hemos descrito, cabe destacar un segundo selector con posiciones Bright y Thick. Con este invento, puedes elegir entre un sonido brillante (primera opción) o un sonido mucho más guerrero que dispara la ganancia. En el modo Thick, los selectores de tono quedan anulados.

En cuanto al panel trasero, hay poco que descubrir: toma de corriente, fusible y salidas para altavoces a 8 o a 16 Ohm.

El sonido
Llegamos a la parte esencial. Ya tenemos claro que el cabezal es manejable, ligero, estético, transportable y versátil en cuanto a potencias. Pero, ¿suena o no suena?

Pruebas en el recinto VOX V112NT
25W, a 16 Ohm, con un altavoz de 12” (Greenback speaker cabinet) cerrado.

Conectamos el cabezal a esta caja, expresamente preparada para recibir al Night Train. Vox con Vox casa de maravilla si buscas ese sonido tan legendario de la marca. En cualquier caso, cabe destacar la gran versatilidad sonora del equipo. Pasamos de sonidos cristalinos, recorriendo crunch peleón y llegando a saturaciones abrasadoras que, aunque no llegan al metal pesado, lo rozan. Con el refuerzo de un pedal de megacaña tenemos toda la escena sonora totalmente cubierta. De todos modos, y en mi opinión, lo más importante no es la versatilidad (que también), sino la calidad de los sonidos que nos ofrece, sean muchos o pocos. Tras las pruebas, creo que este VOX nos aporta una calidez de válvulas extraordinaria y una buena flexibilidad de saturaciones. Utilizando este recinto, el sonido es un poco nasal, aunque para determinados rollos va perfecto. La pareja tiene puntos realmente curiosos. Me ha gustado mucho.

Pruebas en un recinto 4 x 12” de 100W
Pasamos el cabezal a un recinto algo más grande. Se veía un poco diminuto; tanto altavoz para un ampli tan pequeñín. Como era de esperar, ganamos en densidad, en graves y en empaque. Pese a que el cabezal tiene una potencia máxima de 25” y el recinto soporta hasta 100W, quedé sorprendido de la energía con la que el Night Train movía los altavoces. En definitiva, un sonido versátil, muy cálido y, en esta ocasión, con más amplitud.

Conclusión
Aunque el manual del producto dice (literalmente) “Ya seas un músico de sesión como un aspirante a súper estrella del rock….”, discrepo. Lo de “músico de sesión” está claro: disponemos de un aparato manejable, de buena calidad y perfecto para trabajar en estudio. Con respecto a lo segundo, ese enfoque de amateur se queda algo corto. Aunque es cierto que existen amplificadores mucho más aparatosos (y caros), creo que este modelo roza lo profesional, si lo sabes ajustar y lo empleas con los recintos y guitarras adecuados.

Todas mis valoraciones están, como puedes imaginar, relacionadas directamente con el precio. No es lo mismo evaluar las posibilidades de un amplificador de más de 2.000€ que un buen sistema de 500€ (o poco más). Realmente, el Vox Night Train me parece una propuesta fantástica, capaz de dar mucho de sí si dispones de los recintos, pedales y guitarras necesarios.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec