Menu

Mesa Boogie, Transatlantic TA-15. Pequeños a válvulas.

mesa-boogie-Trasatlantic-TA-15-ISPmusicaEn los tiempos que corren, muy pocas son las personas que tengan relación con el mundo de la guitarra y no conozcan Mesa Boogie®. Pero si eres una de ellas, ésta puede ser la ocasión para conocer algo sobre uno de los fabricantes más importantes de amplificadores del momento; y, si ya eres veterano en el mundillo, es un buen momento para descubrir el nuevo amplificador de 15W que nos propone la marca.

Mesa Boogie® es una compañía que comenzó allá por los años 70, relativamente ligada a los amplificadores Fender®, aunque posteriormente se fueran separando. Todo comenzó en un pequeño garaje, donde ya en aquel momento el mismo Santana se interesó por ellos. A partir de ahí, la carrera de Mesa Boogie® empezó a despegar, dándonos modelos tan conocidos como el Mark IV, Nomad, Rectifiers, etc. y otros más actuales como Stiletto, LoneStar y el que tenemos en nuestras manos, la nueva entrega de la firma: el Transantlantic. Se trata de un pequeño ampli de 15W, completamente manejable por su peso y tamaño. Además, tenemos la opción de disfrutar de tres canales (o dos canales que nos ofrecen tres canales en total) y de otras muchas opciones.

Descripción técnica
Vamos a comentar cada una de las partes del hardware del sistema, una de las cosas que más me ha llamado la atención. Desde su tamaño y su peso, que permiten llevarlo en tu maleta de pedales, hasta su imagen (cuando se enciende el interruptor ON, puedes ver cómo se ilumina de un color azul todo su interior, en especial las válvulas, lo que lo hará destacar en medio de un escenario o decorar el salón de casa). Por otro lado, el armazón, al estar construido en modo “reja”, es decir, en plan industrial, tiene un aspecto robusto, aún siendo pequeñito. Pero pasemos a analizar la parte frontal del amplificador:

1) Entrada jack. La entrada habitual de cualquier amplificador donde conectar la guitarra.

2) Entrada de footswitch. Sirve para el cambio de canal que, contra todo pronóstico, sólo tiene un conmutador para pasar de un canal a otro.


3) Empezando con el primer canal, hallamos el control de volumen, para elegir el volumen del previo. Es un control muy a tener en cuenta a la hora de saturar el amplificador.

4) Treble/Bass. Son los dos controles que sirven para ajustar la ecualización y así adaptarse un poco al tono de la guitarra.

5) Control de master. Este control tiene una gran utilidad, pues ofrece doble funcionalidad. Podremos utilizarlo como control de volumen (sin actuación master y, por tanto, sin elevar la saturación). En contraposición, también puede actuar como potenciómetro estrictamente master, ayudando a generar climas saturados. Para pasar de una función a otra, el control está dotado de un sistema push/pull. Cada posición ofrece un tipo de actuación del regulador: volumen o master.

6) FT SW. Con este control podemos elegir qué canal queremos utilizar, sin necesidad de utilizar el pedal.

7) Control NORMAL/TOP BOOST. En modo normal, el amplificador nos proporciona la señal limpia, como entra. Sin embargo, el modo TOP BOOST aumenta los niveles de salida, elevando por tanto la saturación de nuestra guitarra.

8) Pasamos al selector de potencia: 5, 15 y 25W. Además de generar diferencias tímbricas notables, nos ayuda a saturar, calentando válvulas a menores niveles de salida (en decibelios). Está claro: si trabajamos en modo 5W podemos subir el master para saturar a tope, y el estruendo sonoro será menos bestia que si realizamos la misma operación con el selector en potencia 25W.

9) Seguimos recorriendo el frontal, que continúa con el canal saturado. Comenzamos con el mando Gain: la cantidad de saturación que obtenemos del previo.

10) Igual que en el primer canal, encontramos los agudos y graves para obtener la ecualización afín a nuestra intención.

11) El master, como control del volumen general del amplificador.

12) Ahora nos topamos con un interruptor de tres posiciones que nos brinda las siguientes alternativas en modificación de la señal de la guitarra:

a. Tweed: Proporciona un sonido más suave donde podemos ver quizás un punto vintage.
b. H1: Obtenemos un sonido con más ganancia y un poco inglés, es decir, con algo más de medios, y también con un punto vintage.
c. H2: Se trata del ambiente más agresivo, con más ganancia. En este abanico sonoro entramos de lleno en el sabor Mesa Boogie® peleón.

13) El bloque de este segundo canal cuenta también con un interruptor (independiente) de potencia. Del mismo modo que en el canal uno, podremos actuar en potencias de 5, 15 y 25W.

14) Por último, hallamos los conmutadores de On/Off y stand by, como en todo amplificador de válvulas que se precie.

Pasemos ahora a la parte trasera del amplificador, donde encontramos conexiones bastante estándar:
1) Tenemos las salidas al cabinet, que pueden ser de 4 y 8 Ohm. Son salidas bastantes comunes. Como sabemos, si queremos una mayor pegada optaremos por la de 4 Ohm, y si queremos algo que empaste más tenemos la opción del 8 Ohm.
2) También encontramos el fusible y la entrada del cable de corriente.

Sonido
Hablar del sonido del Transatlantic es hablar del sonido Mesa Boogie. Cuando me enchufé a él, lo reconocí fácilmente, e incluso me vinieron a la mente algunos modelos específicos como el Nomad o el Rectifier.

En el canal limpio, podemos obtener un rollo con una gran cantidad de graves. Aunque coloquemos el potenciómetro al mínimo, necesitaremos controlar esa frecuencia con especial cuidado. Hay que señalar que cada control de ecualización te permite manipular, además de la propia EQ, ese factor afilado y cercano a las variaciones de un boost.

El conmutador NORMAL/TOP BOOST es una manera óptima para aumentar la salida y, por tanto, la propia saturación y el realce de graves, que se acusa en mayor medida. Como indicábamos antes, la mayor diferencia de sonido se la va a dar el conmutador de potencia. En la salida de 5W, el amplificador suena bastante pequeñito; al paso de 15W, percibimos un mayor número de armónicos; con 25W, conseguimos su mayor esplendor, es decir, un sonido mucho más abierto y repleto de armónicos.

Manipulando el segundo canal, más cañero, trabajaremos campos de saturación que recorren sonidos discretamente peleones hasta aquellos radicalmente distorsionados. Siempre con el sello sonoro, tan afamado, de Mesa Boogie. En resumen, esta cantidad de variaciones, entre canales y limpios/saturados/guerreros, brinda una excelente versatilidad que nos permitirá trabajar en muchas direcciones y situaciones distintas. De todos modos, recuerda, se trata siempre del mismo amplificador, con sus características intrínsecas, pero actuando por diferentes caminos.

Insistiendo en el conmutador Tweed, HD1 y HD2 , hay que decir que es clave para conseguir matices en todo el trayecto: desde los puntos crunch, pasando por semi-saturados y hasta metal.

Conclusión
El Transatlantic® es un amplificador muy atractivo, fácilmente transportable, de la talla y categoría Mesa Boogie, y que no te deja sordo al segundo ensayo. Tal vez sea sensato plantearse el precio, ya que puede llegar a ser equiparable al de algún amplificador con mayor potencia. ¿Qué es lo que quieres y necesitas? Si lo que estás buscando es buen sonido, rollo Mesa, algo manejable y que tu espalda y tus oídos no lo sufran, estás ante una gran opción. Pruébalo, lo mismo flipas.

 

email  facebook rec  twitter rec  google rec  printrest rec  linkedin rec  rssnews