Menu

Yamaha SA500. No sólo para el jazz.

Yamaha-SA500-ISPmusicaHace unos números hablábamos de este tipo de guitarras. Arch-Top, semi-caja. Orientadas y preferidas por los músicos de jazz. Tal vez por su mayor limpieza, sonidos más claros, menos estridentes y en muchos casos, con más cuerpo. Lo cierto es que cuando tocas un instrumento de este tipo, sientes sensaciones diferentes a las percibidas en uno de cuerpo macizo.

 

El pasado invierno, durante la feria NAMM, Yamaha presentó dos nuevos modelos en guitarra de semi-caja. La AES500 y la SA500. Guitarras que se presentaban como versiones económicas para aquellos que buscan una alternativa frente a las guitarras de cuerpo macizo.

El cuerpo
Este instrumento, bajo el sello de Yamaha, está construido en arce. Con una caja de 4,5 centímetros de fondo. Destaca el diseño de las perforaciones del cuerpo, que como veis en las fotografías no son las tradicionales en forma de f, al estilo tradicional.

Los dos cuernos en su diseño recuerdan de lejos a la querida Gibson, Lucille del gran maestro y predecesor de muchos: B.B. King. Un aspecto bastante convencional con referencia a este tipo de guitarras "HollowBodie", pero con ciertos toques de modernidad. Como son los mencionados cortes de la tapa o el aspecto "guerrero" de sus humbucker vistas, acabadas en negro. La combinación de su corte con el acabado sunburst en negro le confiere un aspecto atractivo. La guitarra es, pese a la fragilidad de la caja, por ser hueca, consistente, sólida. La sensación inicial es la de un instrumento bien armado, más aún si consideramos su razonable precio.

Puente y clavijero
El puente añade más carácter diferencial al instrumento. Algo sencillo pero efectivo que mantendrá considerablemente bien nuestra afinación. Por su parte, el clavijero ha llamado mi atención por tener una sensibilidad bastante adecuada, más bien dura, pero precisa. Pasé un buen rato haciendo diversos pases, con una afinación relativamente estable tras el acople inicial, ya que la guitarra venía bastante desafinada. Algo normal por otra parte si consideramos las altas temperaturas a las que habrá estado expuesta en su transporte, dado el agotador calor que nos acompaña este verano.

Electrónica y sonido
Interesante esta electrónica de Alnico, instalada en una guitarra inicialmente pensada para el jazz. Dos pastillas de doble bobina, con carácter, grosor contundente y potente sostenimiento de las notas. Todo ello sin perder el brillo que matiza las notas en agudos. Tres posiciones del selector, junto a los cuatro potenciómetros que regulan el volumen y el tono, son los responsables de la versatilidad sonora de este instrumento, dentro de un campo de acción característico.

Sin dirección fija, me puse a tocar, recorriendo todas las combinaciones de pastillas y "jugueteando" con diversos efectos. El objetivo: descubrir en que parcelas me sentía más cómodo con esta Yamaha SA500. Tal y como esperaba, la guitarra tiene sonidos especialmente "jazzeros" en graves. Emana limpieza y grosor con menos estridencia que las guitarras de cuerpo macizo. Las primeras pruebas fueron encaminadas a sonidos limpios, en la combinación más grave de la guitarra. ¿ Que si tiene graves ?, tuve que rebajar las dosis de frecuencias bajas, pues no solo es capaz de cubrir perfectamente los graves, llega incluso a sobrepasarlos si fuerzas también el amplificador o la mesa ligeramente.

Posteriormente descubrí un área de sonidos realmente apetecible. De hecho, es la parcela en la que más me ha gustado esta pieza. Utilicé una saturación moderada, algo de reverb y situé el selector de pastillas en la posición más aguda. De fondo, una base de funk / blues, en la que estaba trabajando. Guau !! , que bien suena esto. Decidí borrar las pistas de las guitarras anteriores, pues este rollo de la Yamaha le iba que ni al pelo al tema. Hice la guitarra aún más aguda y bajé una chispa la saturación. Las guitarras rítmicas entre el funk y el blues sonaban de maravilla. Ya puestos, mutee la pista del solo, que había realizado anteriormente con otra guitarra. Ahora, subí un poco los niveles de gravé y añadí bastante más saturación. Me encanta, es un sonido perfecto para este tipo de música. La guitarra se comporta de modo excelente en blues saturado, algo que no me esperaba.

Buscando un cambio radical, situé el selector en la posición intermedia y anulé todos los efectos del rack. ¿ Probamos un ambiente Country ?. Dicho y hecho. Este instrumento ofrece unos sonidos excelentes, bajo mi punto de vista, también en este estilo. Ese sonido grueso, con mucho cuerpo pero brillante y definido.

Conclusiones
Siempre en esta última fase de nuestro análisis, barajamos el precio como rasgo fundamental a la hora de evaluar el instrumento. 420 € (a fecha del articulo),  una cantidad bastante aceptable, discreta y equilibrada en relación a lo que la guitarra ofrece. Dicho de otra forma, creo que la Yamaha SA500 podría incluso comprarse aún siendo una pizca más cara. En cuanto a su versatilidad, no se trata de una guitarra todo terreno, aunque abarca más de lo que aparenta. Creo que es un instrumento adecuado para aquellos que ya disponen de una de cuerpo macizo y tienen inquietudes por buscar nuevos sonidos, más relajados o bien para los aficionados al jazz, al blues, al country o al funk peleón de los 70.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec