Menu

Raimundo 630 E. Un modelo de versatilidad.

 

Hacía algún tiempo que no realizaba un banco de pruebas a una guitarra española. Esta ocasión es algo particular, la casa fabricante, Raimundo, celebran su 40 aniversario. Es sin duda una ocasión para darles la enhorabuena. Ellos comenzaron, como muchas de las marcas míticas (Fender, Gibson, etc.), con una empresa pequeña y familiar. Desde entonces no han parado de crecer en todos los sentidos y ganar numerosos premios. Personalmente, puedo decir que he trabajado con su guitarra flamenco-midi los últimos dos años y mi experiencia es que la calidad les avala.

chema vilchez retratoEn esta ocasión he recibido de una guitarra Raimundo, concretamente el modelo 630 E. Nos encontramos ante un modelo algo particular en el terreno de las guitarras españolas. De entrada, tenemos dos aspectos destacables: La construcción con cutway y un sistema de preamplificación instalado en el propio instrumento. Estos dos puntos son claves para determinar el sonido de la guitarra. Sucede que el cutway o curvatura hacia dentro en el diseño del cuerpo, la aplicación de un elemento (preamplificador) en el aro superior, y muy especialmente la colocación de un piezo eléctrico debajo del hueso, de entrada no puede sino afectar de alguna manera al sonido, y presumimos a priori que no muy positivamente. Pues en este modelo no es el caso. La guitarra tiene un timbre natural y un volumen más que aceptable, de tal forma que no parece haber afectado el añadido de estos aspectos al resultado global del sonido. Más bien al contrario, la consecuencia final es muy positiva, ya que la construcción de una guitarra con cutway va a facilitarnos el acceso a las notas más altas y, por otra parte, el disponer de una guitarra preparada para conectar a cualquier sistema de amplificación le añade un plus de versatilidad.

Este modelo tiene otra particularidad. En cuanto a sonido y prestaciones lo podemos considerar como de gama media-alta, pero su precio de venta al público apenas llega a los 450 euros. Así que para los que desean una buena guitarra sin sacrificar en el coste puede ser una excelente opción.

TactoRaminundo630E
La guitarra es bastante cómoda, en apenas unos minutos de estar tocando te sientes bien adaptado a sus medidas, que por otra parte son similares a las habituales. Seguramente, todos aquellos acostumbrados a tocar en guitarra eléctrica se pueden ver en la necesidad de ajustar la altura de las cuerdas. Tal y como viene de fábrica la tensión y la altura de cuerdas, está preparada como en una guitarra clásica. De este modo, al igual que un guitarrista clásico no creo que tenga la necesidad de ajustar nada en el instrumento para una óptima interpretación, los guitarristas eléctricos e incluso flamencos posiblemente se sentirán más cómodos ajustando un par de milímetros a la baja la altura de cuerdas. Aún así, la tensión de éstas no es muy elevada, por eso puedo afirmar que es cómoda.

Sonido
En cuanto al sonido, el modelo que tengo en mis manos se encuentra en esa curiosa frontera de la versatilidad. Puede sonar clásica, puedes tocar con púa y sacarle otra sonoridad muy distinta. Con algún ajuste y un toque flamenco, puedes variar el timbre drásticamente y llevarla a ese terreno. Seguramente esto es posible por el equilibrio de frecuencias. No destacan especialmente ni graves, ni medios, ni agudos. Tenemos un timbre muy cálido, pero que reparte su sonoridad por una amplia gama de frecuencias sin excederse en ninguna de ellas.

Datos técnicos
La escala es de 650 mm, el ancho del mástil en la cejuela de 51,5 mm y en el traste 12 es de 61,5 mm. El diapasón es de palosanto, la tapa de pino, los aros y el fondo de sicomoro. El ancho de la caja en el traste 12 es de 95 mm y en la culata de
100 mm. Los perfiles son de palosanto en blanco y el puente es también del mismo material.

Otro elemento muy importante es el sistema de preamplificación y el piezo eléctrico. En este caso es un modelo Fishman, concretamente el CL4-010. Dispone de tres bandas de ecualización, graves, medios, agudos, y otro pequeño fader que añade brillo añadiendo más presencia a las frecuencias altas. También tenemos un control de volumen y el afinador incorporado, que además es bastante preciso. La calidad del previo es buena, estos sistemas tienen sus limitaciones y no pueden aportarnos el sonido de un buen micro, pero si controlamos los acoples inherentes al uso de los piezos en instrumentos acústicos podemos darnos por satisfechos en más de una ocasión.

Un punto nada desdeñable que quiero comentar es la belleza del instrumento. Viene con un barnizado prácticamente incoloro que deja resaltar el tono natural de la madera y sus formas. Sin duda un acierto. Por lo demás, en la sencillez está su belleza.

Conclusiones
Definitivamente la impresión general que me queda al estar tocando durante un par de horas en esta guitarra es francamente positiva. Comodidad, buena tímbrica y afinación estable. La amplificación es buena y el sistema Fishman cumple bien con su función, que en teoría debería ser amplificar la guitarra sin colorear la señal. Con este tipo de sistemas las dificultades no están ubicadas en la calidad del sonido, sino en los problemas de acople a volúmenes altos. Tener un buen sistema de amplificación nos puede ayudar en este sentido.

Me parece una guitarra al alcance de todos y con un resultado muy superior a las que se encuentran en esa franja de precios que rondan los 500 euros. Siento repetirme, pero siempre que hablo de instrumentos acústicos recomiendo que se prueben varios, aunque sean del mismo modelo, ya que cada instrumento es único y difícilmente encontraremos dos guitarras que suenen exactamente iguales, aunque compartan un variado número de características. Así pues, si tenéis la posibilidad de probar varios modelos de la Raimundo 630 E hacedlo, seguro que os aguardan sorpresas muy gratas.

email  facebook rec  twitter rec  google rec  printrest rec  linkedin rec  rssnews