Menu

Ovation® iDea CC54i. ¿Acústica con USB?

Ovation-idea ispmusicaSe trata de un original instrumento que combina las capacidades acústicas a la que la marca nos tiene acostumbrados con una ocurrente tecnología capaz de reproducir y grabar mp3. Dentro de su propio previo disponemos de una pantalla digital con la que podremos manejar archivos de audio y transferirlos, además, a nuestro ordenador vía USB.

 

Construcción
Se trata de una guitarra con la característica construcción de la marca, Ovation’s clasic Mid-Depth, de cuerpo compuesto. Esta particularidad dota al instrumento del conocido tono de las guitarras de la compañía: amplia proyección sonora y un tono sólido. En cuanto al mástil, hay que decir que tiene el estilo de una eléctrica, es delgado y posee 20 trastes acabados a mano en níquel plateado.

El cuerpo presenta, por la parte trasera, la curvatura convencional de la firma, que tan popular hizo, entre otros, el virtuoso Al-Di-Meola. Una combinación de materiales exclusivos que dotan a estas guitarras de un aspecto y sonido personales. Tres orificios en la tapa y el confortable cutaway para acceder a las notas más agudas del diapasón (de palisandro, por cierto).

Electrónica
Bueno, es más que probable que la referencia que da título a este instrumento, Ovation iDea, venga marcada por su previo tan particular. Por una parte, encontrarás las características habituales de una acústica “electrificada”: tu jack TRS ¼ hembra de toda la vida para conectar tu cable estándar y sonar amplificado. Pero la gracia no está aquí. El previo, situado en el lateral superior, es bastante particular: además de encontrar en él los controles de volumen y un ecualizador de tres bandas (agudos, medios, graves), nos topamos con una salida de cascos y una entrada USB. ¿Cómo lo ves?

¿Y para qué sirve un puerto USB en una acústica?
El previo dispone de una pantalla digital y una especie de mini joystick para navegar por la misma. Además de ofrecernos un práctico afinador digital, encontramos un reproductor de MP3 y la opción grabar. Nos vamos moviendo por el menú y seleccionamos el archivo que queremos reproducir, bien por la salida de cascos (incluidos con la guitarra) o bien por la salida directa del instrumento. La configuración de serie trae preinstalada una demo y una serie de lecciones; es curioso, puesto que te puedes poner los cascos e ir escuchando las clases, tocar encima e ir practicando.

Aquí es donde interviene el puerto USB. Puedes conectar tu guitarra al ordenador y, gracias a Internet y las aplicaciones pertinentes, podrás bajar lecciones, temas, bases y transferirlas de tu instrumento a la CPU, y viceversa. También puedes grabar, por ejemplo, una base rítmica tuya (o una voz o…) y puntear encima. En fin, tu imaginación puede dar toda la caña que quieras a este dispositivo, práctico y novedoso.

Entonces, y en resumen, ¿qué puedo hacer con este previo?
1. Grabar la propia guitarra mientras tocas o la voz (gracias a un micro que lleva incorporado). Incluso puedes grabar ambas cosas. Le das a rec y te pones a tocar, cantando. La guitarra registrará ambas señales y las grabará. Hasta 100 minutos en archivos MP3.
2. Reproducir. Ahora le das al play y escuchas lo que has grabado. Puedes, además, modificar el tempo sin cambiar la afinación. Y, ya puestos, te marcas un solito encima de tu base cantada.
3. Componer. Es una herramienta útil para grabar ideas y transferirlas posteriormente (mediante el puerto USB) a tu ordenador. Una vez copiadas, puedes abrir tu programa habitual de edición de audio y trabajar la canción más detenidamente.
4. Aprender. Como comentaba más arriba, dispones de una serie de clases preinstaladas. Y puedes bajar muchas más. Además, el hecho de poder cambiar el tempo sin variar la afinación, te permite reducir la clase para tocar más despacio o ir acelerando, según le vas pillando el truco a la lección en cuestión.

Nuestro banco de pruebas
Además de todas estas filigranas técnicas, probamos con detenimiento sus prestaciones acústicas, tacto y comodidad de ejecución, afinación, empaste y sonido.

Paso a paso
El tacto del diapasón es confortable. Presenta la típica dureza de las acústicas, pero en una tensión razonable. Podemos, por tanto, decir que la guitarra es cómoda, muy especialmente si consideramos la delgadez del mástil, al estilo de una eléctrica.

Con respecto a la afinación/octavación, hay que señalar que el instrumento llegó prácticamente afinado. Utilizamos su afinador digital para ponerla a punto y grabamos cuatro o cinco pistas, junto a una eléctrica EVH® Wolfgang Special (amplificada con un VOX) y un bajo Squier Vintage Modified Precision Bass®. Todo ello sobre Pro Tools. La intención era ver empastes y el engranaje natural de la acústica, objeto de nuestro test. La conclusión sobre este aspecto es: octavación precisa y afinación estable. La sensación, en cuanto a afinación, es la de estar tocando un instrumento de gama media –alta.

Vemos ahora el sonido y el tono. La construcción de las guitarras Ovation® proporciona unas peculiaridades acústicas muy concretas. He probado unas cuantas y, con ligeras variaciones obvias según modelo, todas enfocan en una misma dirección. El sonido es brillante pero grueso, tiene un empaste en acordes muy nutrido, sin estridencias. En cuanto a solos y riffs, el grosor tan definido de estas guitarras es realmente inconfundible.

Equilibrio
Una de las cosas que más me gustan a nivel acústico de la CC54i es el perfecto empaste de volumen y tono entre sus cuerdas. No encontramos estridencias, y tanto en los rasgueos en acordes abiertos como con cejilla y en solos melódicos, obtenemos cierta seguridad en cuanto a la matización de intenciones. Sin sorpresas repentinas de una cuerda a la que se le va la pinza. Ni en octavación, ni en volumen.

Conclusiones
Tengo la impresión de que la guitarra está concebida para un usuario medio. No se trata de una guitarra de principiante o, si lo es, tiene una calidad más que sobrada para esa categoría. Seguramente, los detalles USB, grabación y reproducción de audio en MP3, posibilidad de alojar clases para practicar, etc., la orientan especialmente al guitarrista amateur. No obstante, existe una discrepancia en este sentido, y en relación a su sonido y tacto, pues el instrumento tiene un nivel, a nuestros ojos, por encima del concepto de estudiante.

Siempre recomendamos aprender con instrumentos de una mínima calidad, puesto que los más mediocres hacen más difícil el estudio. En este caso, pensamos que se trata de una muy buena guitarra para iniciarse, por su sonido, afinación y prestaciones digitales. Tanto es así que es perfectamente válida para guitarristas más experimentados que, además de grabar ideas, componer y practicar clases más chungas, quieran usarla en directo e incluso en estudio.

Ovation®, en su línea, no defrauda. Y ahora en digital.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec