Menu

Alhambra J 3 AB-E5. Manos artesanas para manos virtuosas.

Txt: David Martín

Introducción
Siempre es un placer para mi probar guitarras de la firma Alhambra. Entre otras cosas porque independientemente de los resultados, que suelen ser muy satisfactorios, se percibe el mimo y entusiasmo con el que sus guitarras son fabricadas. Me gustan todos los detalles que el fabricante incorpora, de tal modo que cuando abres la caja te encuentras un buen estuche, documentación del instrumento y del previo si lo hubiere, una tapa para el aro del cuerpo y una gamuza para la limpieza y buena conservación del instrumento. A estos elementos, se añade el olor a maderas nobles que rezuma por los rincones del estuche y que llegan a mis sentidos indicándome que tengo una buena pieza a mi alcance.

Por otra parte y como otros guitarristas piensan, e incluso manifiestan en el foro ISP (www.ispmusica.com), está bien que la producción de acústicas se haga en España, pues con tanta tradición en la construcción de guitarras en nuestro país, son pocos los que se lanzan a la fabricación de este tipo de instrumento.

Cuerpo y acabado
Tenemos en banco de pruebas una guitarra de caja ancha, concretamente de medidas 41,5 cm de ancho x 51 cm de largo x 10 cm de fondo. Como habréis apreciado en la ficha técnica, los materiales de construcción empleados son excelentes y esto afecta de una forma totalmente definitiva en el sonido del instrumento.

El acabado de la guitarra es exquisito, todos los detalles cuidados a la perfección y por tanto, la sensación que transmite, tal y como anunciaba en la introducción, es de un instrumento preciso y delicado.

La construcción de Alhambra es peculiar, pues es la única en este tipo de guitarras, que se realiza mediante sistemas con técnicas artesanas y tradicionales - método de cola de milano (dove tail joint) o de espiga (tenon joint) , o sus variantes - . Las mismas que en sus guitarras clásicas españolas. Esta forma en las técnicas de construcción, aportan solidez al conjunto del instrumento: Mástil + Cuerpo, como si se tratase de una sola pieza.

Termino este apartado comentando la existencia de un golpeador transparente situado justo en la parte inferior del aro (lógicamente).

El clavijero y afinación
Cromado en dorado, este clavijero (en suma a su construcción) hace que la guitarra tenga una afinación extremadamente precisa. El tacto de las clavijas es firme pero sensible, procurando una minuciosa capacidad de ajuste. Siguiendo con afinación, subrayar (algo común en otras guitarras Alhambra que he probado) una octavación impoluta. Afinación /octavación excelente, es una combinación que confiere seguridad al guitarrista, pues sabrá que el instrumento no le hará sentir incómodo en un momento dado, y nuestra preocupación podrá volcarse al 100% en la interpretación, sin estar pendientes de esa parte del diapasón que suena poco templada, por ejemplo.

La electrónica
Antes de entrar en el sonido (enchufado y desenchufado), nos detenemos en el previo: un Fishman Prefix Premium Blend (Acoustic guitar system).

El previo esta diseñado para captar el sonido del instrumento por dos vías: la pieza sobre el puente y bajo las cuerdas y el micro situado en el interior (visible desde el aro). Este particular, nos permite realizar tomas en mono (cosa habitual), pero también abre nuestras posibilidades a la captación en estéreo. Un Jack ¼ estéreo conectado a la guitarra y dos mono (o dos XLR) serán los responsables de transmitir la captación del instrumento en dos canales. Todo ello con los oportunos ajustes desde el previo, facilitando una buena versatilidad en las tomas.

Como todos sabéis, el hecho de captar la guitarra por dos fuentes, procura una mayor riqueza y manifiesta un realismo superior en las grabaciones.

Siguiendo con el previo, además de contar con los ajustes habituales de notch, phase, volumen, ecualización graves y agudos, contour, led de batería, frecuencia, y blend, nos brinda un afinador incluido. Un sistema sencillo (en realidad no hace falta más) pero efectivo. Mediante el pulsador "turner", activamos el afinador, que nos irá indicando cuerda por cuerda el estado de la misma (en tono) y la corrección precisa para conseguir la afinación perfecta.

En definitiva, herramientas más que suficientes para conseguir un enorme abanico de sonidos cuando la guitarra está amplificada.

Su sonido
Sin amplificar
El instrumento me ha parecido especialmente dulce. Esta dulzura viene aderezada por un juego de cuerdas Elixir, que además de poseer cualidades que prolongan su larga duración de vida, proporcionan un sonido agresivo y metálico. Esta combinación es buena, pues la guitarra no queda apagada, pero a la vez no resulta estridente.

El buen tamaño de la caja de resonancia hace que la guitarra tenga un volumen más que satisfactorio. Aunque he de decir que lo que más me gusta en esta y otras Alhambra, es su buen empaste entre todas las cuerdas. No existen picos, cosa que en otras guitarras si pasa; es decir, que el sonido es muy uniforme y podemos matizar intenciones más fuertes o marcadas sin peligro de provocar un "chillido" inesperado. Estas características que describo, junto a la buena afinación que comentaba antes, hacen de la guitarra un instrumento completamente seguro ya que sabes bien como va a responder y no has de tener cuidado con posibles "imperfecciones" ajenas a tu interpretación.

Incluso con las cuerdas Elixir, el tono no es chillón y la guitarra suena estupendamente bien, tirando hacia lo oscuro. Personalmente, me gusta.

Amplificado
Este tono discreto (pero magno) que describía en las líneas anteriores, puede modificarse por completo a través del previo. Las posibilidades, en cuanto a colores de sonido, crecen de forma considerable una vez amplificada la guitarra. Podemos buscar la combinación más indicada para cada tema, según la necesidad, ampliando los medios, graves, agudos, variando el notch, blend etc....

La posibilidad de captar la guitarra en estéreo y con tomas diferentes, hacen que consigamos dos pistas llenas de matices y realismo, cosa que por ejemplo en "colchones" de acústicas en ritmo, dan una vidilla estupenda a la grabación.

He realizado diversas pruebas, tanto en rasgueos, arpegios y solos, con resultados muy satisfactorios. El sonido de una acústica es muy personal, y cada cual tendrá sus propias preferencias. En este sentido, es difícil evaluar si su sonido te gustará o no, aunque a mi personalmente me parece tan versátil que puedes conseguir prácticamente cualquier sonido que busques. Puedes escuchar como suena en www.ispmusica.com

Si realizas una grabación, en mono, con un arpegio y luego grabas de nuevo en mono otro arpegio que juegue con el anterior, abriendo un poco cada canal (izquierda / derecha), obtienes una fusión perfectamente empastada, aunque toques en lugares muy diferentes del diapasón, consiguiendo un resultado final súper interesante.

Conclusiones
Creo que está casi todo dicho. Al hilo de lo que decía sobre que es difícil evaluar si un sonido acústico te puede gustar o no, lo que si sé es que a una guitarra acústica se le debe exigir afinación, octavación, sonidos uniformes, flexibilidad y realismo en el previo, buenas maderas, cuidado en los acabados, precisión en el clavijero y esta lo tiene todo. Concluyo pues en que independientemente de lo afín que pueda ser el sonido a lo que tu buscas, la guitarra es excelente y tiene prácticamente todo lo que un guitarrista puede pretender de una guitarra acústica.


 

01/01/2005

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec