Menu

Taylor 314 CE. El lujo con sonido personal.

Taylor 314 CE ispmusicaYa había tenido impresiones parecidas al probar otras guitarras de la casa Taylor. Aunque anteriormente había testado modelos de gama inferior. Taylor se caracteriza por una construcción totalmente personal. Este aspecto me gusta, pues aunque es atrevido (como todos los innovadores), se rige por su propia investigación, evitando la construcción basada en los clásicos y desarrollando así sus propios prototipos.

Descubriremos a lo largo del banco de pruebas estas peculiaridades, tanto en su construcción, materiales y circuitería electrónica.

Desembalando: primeras impresiones y tacto
El instrumento ha llegado a mis manos en perfectas condiciones de embalaje y protegido por un perfecto y lujoso estuche a medida. Así mismo, en el interior venía abundante documentación del instrumento (eso sí, en inglés) e incluso un DVD con interpretaciones varias y proyecciones que explican (también en inglés) peculiaridades de las Taylor.
Inicialmente, hubo tres aspectos que llamaron poderosamente mi atención. El primero la falta de la cavidad habitual en la parte superior del lateral para la ubicación del previo, presentando tres controles directamente incrustados en la guitarra, sin duda muy curioso y diferente. En segundo lugar: ¿dónde está la pila del previo?; si no existe el recinto característico del previo, ¿dónde se alberga la batería?. Por último la presencia de un cable jack ¼ stereo , XLR hembra, balanceado. Para todos los "guitarreros" lo habitual es un jack ¼ -jack ¼ mono y "santas pascuas".
Posteriormente, como es de suponer probé los primeros pases para comprobar el tacto y el sonido, nuevamente detecté el característico sonido de Taylor: agudo, punzante y algo metálico sin perder lo apetecible. Ya que describiré más abajo el sonido de una forma más extensa, dejar atada la descripción del tacto en este párrafo. La guitarra me ha resultado suave y cómoda para tocar. Como ya he mencionado en otros bancos de pruebas, resulta difícil encontrar una acústica con una dureza de cuerdas accesible. Esto no implica problemas cuando rasgueamos y hacemos ritmo pero se convierte en molesto cuando queremos hacer un pase melódico con, por ejemplo, algún forzamiento. En el caso de la 314 CE, la tensión de las cuerdas y sus ajustes procuran una sensibilidad que, pese a ser la que se espera de cuerdas de acero, se hace manejable.

La Taylor 314 CE : Construcción y sonido
La construcción, forma de ensamblar el mástil al cuerpo y en general los detalles de "ingeniería" o concepción, son típicos de Taylor, saliendo de las normas convencionales.


Centrándome en nuestras pruebas y análisis, continuar diciendo que los materiales empleados como la Caoba americana y africana o el ébano ya nos hablan de que se trata de un instrumento de gama alta. El hecho de que el fabricante presente innovación, no quiere decir que no utilice las maderas que mejor resultan por su resonancia, dureza u otras cualidades, para la construcción de guitarras. Se trata de una guitarra de gama alta, y "la materia prima" está acorde al precio.

Tengo clara la afinidad del instrumento conmigo , en relación a algunos tipos de sonidos Taylor característicos. El resultado obtenido me resulta bastante "americano", con mucho ataque y brillo. Inicialmente me resultó excesivo, aunque "pillando" el punto terminas por sacarle el partido que merece. Podría diferenciar tres tipos de sonidos bien marcados:
1. El producido al rasguear. Considerando que luego podremos moldear el resultado mediante la ecualización (incluso con los controles del mismo previo del instrumento), tocando en plano obtenemos un rasgueo bastante brillante, con potencia en los agudos y medios, sin exagerar los graves y con un empaste equilibrado, pero más bien "agresivo".

2. Los solos. Aquí la contundencia de las cuerdas graves al presionar fuerte me gusta, mejor dicho la sensación de ganar en cuerpo de una forma rotunda al ir subiendo de cuerda, permite gran expresividad. La sección de la primera, segunda y tercera, sigue en la línea afilada, pero manejable.

3. Los arpegios. Esta es la sección que más me gusta de entre los sonidos de esta Taylor. Para comprobar el empaste y "dulzura acústica" preparé una grabación de arpegios, pasando una pista por la derecha y otra por la izquierda y realizando arpegios paralelos bien empastados (podéis escuchar las demos en www.ispmusica.com) . Me gusta mucho el cuerpo en esta parcela, las cuerdas emiten un sonido grueso y menos afilado al ser tocadas con los dedos (en lugar de con púa). Es sin duda un sonido muy personal, identificaría una Taylor al oírla, rápidamente, sin duda. El empaste entre las dos pistas fue perfecto, generando un enorme abanico de tonos y contrastes que completaban mi intención "melosa" con algo de ataque y cierta expresión "metálica" si era solicitada.

Finalizando el apartado del sonido, decir que creo que experimentando unas cuantas horas más con el instrumento, se puede llegar a sacar más jugo a sus características sonoras y en este sentido, es curioso escuchar las demos de CD para conocer como "juegan" otros instrumentistas experimentados con Taylor, con su rica y particular gama tonal.

La electrónica. Taylor Expression System
Aquí, terminaron por desvelarse los misterios que albergaba en la primera ojeada. El sistema electrónico de Taylor es realmente novedoso. A la pregunta ¿ donde esta la pila ? encontramos la respuesta. En la parte lateral del fondo, cercana a la entrada del jack, se encuentra una pequeña superficie que se abre con una moneda (por ejemplo); el sistema de ranura que gira.

Siguiendo lo original y como mencionaba al principio, los potenciómetros situados en el aro, cercanos al mástil, están "incrustados" directamente y la guitarra es atravesada únicamente por los tres pequeños "pivotes" metálicos que posteriormente estarán cubiertos por los embellecedores de los potenciómetros. Estos controles gradúan el volumen, los agudos y los graves.

Lo que más me gusta, tanto de la ubicación de la pila, como la forma de sacar los controles que atraviesan la guitarra, es que los agujeros que se han de realizar para poner en lugares accesibles los mismos, son mucho más pequeños que en otros sistemas y, por tanto, parece que la agresión contra la sonoridad y resonancia del instrumento es, igualmente , menor.

Ahora y una vez enchufada la guitarra mediante el cable balanceado, detectamos nuevas peculiaridades. La capacidad del previo en cuanto a ganancia es rotunda, procurando una señal extremadamente potente y con una magnifica definición, en paralelo a una emisión de ruido baja, pues dado que la señal es tan alta, no hemos de forzar la ganacia o los previos de nuestra línea de entrada.

Tenía la guitarra encima de las piernas y controlaba la ecualización de la mesa en mi línea de entrada cuando percibí por los monitores la amplificación del sonido de mi mano pasando por los aros del instrumento. Tras una parada de reflexión, me dispuse a pasar de nuevo y de forma suave la mano, acariciando el instrumento. De esta forma conseguí localizar perfectamente los sensores internos que la guitarra lleva en su interior. Entre otras cosas, esta prueba (además de alucinar) te hace comprobar la extrema sensibilidad de captación de todos los matices que posteriormente el instrumento y tu pulsación emitirá.

Puedes dirigirte a la web del fabricante para leer en profundidad la documentación referente al Taylor Expression System y su sistema de sensores.

Conclusiones
Obviamente se trata de una guitarra para "paladares exquisitos", más bien sentidos del oído y tacto exquisitos. Buenos materiales de construcción, gran demostración de trabajo en la parte de investigación y desarrollo, buen acabado y un sonido de gama alta con un sabor absolutamente personal.

Un instrumento que, desgraciadamente, no estará al alcance de todos por tener un precio algo exclusivista, aunque justificado por el esfuerzo del fabricante en conseguir una pieza realmente original. En cuanto al sonido, creo que puede apasionar a muchos y tal vez lo mejor es que te dirijas a tu tienda preferida e intentes hacerte momentáneamente con una Taylor 314 CE para saborear lo que es capaz de hacer y decidir si ahorras un poco hasta poder comprártela.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec