Menu

Cort ELV K6. Para metaleros.

Nos centramos en el lado más oscuro del registro guitarrístico. Si te gusta el Heavy Metal / Trash / Hardcore, etc., y te gusta una imagen realmente gótica, debes chequear la Cort EVL K6, está completamente dentro del estilo. El número pasado empezamos hablando de la guitarra Cort Pagelli, la cual se encontraba entre dos aguas: Les Paul y PRS. En este caso, la EVL K6 es una guitarra mucho más específica. Cuando sacas el instrumento de la funda te llaman la atención varios factores: primero la estética y el acabado, que están completamente cuidados al detalle, posteriormente te fijas en el hardware que lleva y, para terminar, empiezas a pensar cómo sonarán todos esos riffs demoníacos que están pasando por tu cabeza al ver esta guitarra.

Construcción

Maderas
La verdad es que cuando cae en mis manos un instrumento de este tipo, se me plantean muchas consideraciones: una guitarra la cual está tan marcada para un estilo determinado hace primero plantearse cuáles son las características del estilo, por tanto, las necesidades que vamos a tener cuando nos enfrentemos al repertorio y a nuestro estilo. Cuando escuchas bandas, y más concretamente, guitarras en estos estilos, nos damos cuenta que las frecuencias graves son las más usuales y, por tanto, necesitamos tener un gran arsenal de sonidos graves para poder utilizarlos y defendernos dentro de ese espectro. Pero atención, debemos andar por los registros más bajos, pero sin llegar a pasar la línea del bombo o del propio bajo.

Las maderas utilizadas dentro de la guitarra son varias en función del mástil o cuerpo. En este último caso, nos encontramos con un cuerpo de caoba, por tanto le da un color un poco más brillante a ese sonido oscuro, ya que si consideramos la configuración con la que viene provista la guitarra, nos damos cuenta la tendencia oscura del sonido, por tanto, el cuerpo de caoba nos da un brillo para que no nos hundamos tanto en la frecuencias bajas. El mástil está construido de arce, para conseguir algo más de sonidos altos dentro del timbre grave. El diapasón utilizado es de ébano, la verdad es que se ve nada más coger la guitarra, ya que un palo rosa tan oscuro no se suele ver en guitarras actuales. Esto, posiblemente, puede ser más bien una cuestión estética, ya que el negro es el color que engloba a toda la guitarra y el ébano, al ser tan oscuro, no desentona con el tono del global.

Un factor importante en un instrumento de este tipo, es cómo se encuentra unido el mástil al cuerpo. Esa conexión será decisiva para decantarnos más por un sonido que por otro. Es decir, si ensamblamos el mástil al cuerpo mediante tornillos (tipo Fender) obtendremos un sonido con más ataque, por otro lado, si pensamos en conectar ambas partes de la guitarra, encolando el mástil con el cuerpo, conseguiremos menos ataque que en el caso de atornillarlo, pero obtendremos una mayor duración en las notas, lo que se conoce como sustain. En este caso de la Cort EVL K6, se optó por la opción de encolar ambas partes, dándonos notas mucho más largas y un timbre más oscuro, es decir, acercarse a un sonido más Gibson.

Hardware
Como indicamos al principio, estamos ante un instrumento muy definido en lo referente a su estilo; podemos verlo en muchos detalles, como en todo aquello que está más allá de la madera. Pasemos a describir, uno a uno, todos los factores de herrajes, pastillas, etc.:

· Puente / Clavijeros: Si nos centramos en lo que engloba, por así decirlo, la afinación de la propia guitarra, nos encontraremos con un sistema típico “a la Floyd Rose”, pero de propiedad Cort, que prácticamente es idéntico al de Floyd. Tenemos, por tanto, un puente flotante que parece lo suficientemente robusto para soportar todas las embestidas de nuestros palm muted, alternative pickin, etc., y cualquier ataque de palanca extremo. Además, podemos observar sus controles para la micro-afinación, con la que se supone que la guitarra estará casi siempre completamente afinada, y simplemente será corregir ínfimamente un poco la afinación. Una de los detalles que personalmente me gusta es que la palanca incluida es del tipo “bloqueables”, es decir, tienen una seudo-tuerca que permite fijar la palanca en un punto fijo o dejarla movible y que la fuerza de la gravedad se encargue de colocarla siempre vertical. Esto te permite utilizarla de varias maneras y así encontrar la mejor posición para diferentes técnicas de palanca tipo floyd. En la pala nos encontramos a las típicas presas para fijar las cuerdas y cancelar los propios clavijeros, son tres, como cualquier floyd, los cuales vienen dotados de tornillos Allen. Por último, tenemos los clavijeros, los cuales son de propiedad de Cort y, después de poseer esta cantidad de herrajes, hacen que la afinación no sea dependiente en un gran porcentaje de la calidad de los clavijeros, así que con tener seis de éstos que cumplan tendremos suficiente. Los clavijeros se reparten en la pala de manera de “3 y 3”, es decir, como cualquier guitarra con clavijero tipo Gibson. Además, la pala se encuentra angulada, por lo cual no es vital la necesidad de guías para conseguir más twang (si es posible), pero aún así, posee un puente que mantiene las cuerdas aún más cercanas del clavijero.

· Potenciómetros/ Cambio de pastillas: La guitarra está concebida como una mezcla entre Strato y Les Paul, pero con una intención de “Ibanizarla”. Esto lo podemos notar en detalles como los siguientes: Poseemos dos potenciómetros, uno de volumen y otro de tono, con lo cual la sencillez está servida, pero nos resta versatilidad. Por otro lado, el cambio de pastilla está representado por un conmutador tipo Gibson, pero no se encuentra en una posición (dentro de la guitarra) Les Paul, por así decirlo, se acerca más a una posición tipo “SG”, aunque tampoco es exacto, se encuentra entre ambos potenciómetros, lo cual a mí me parece realmente incómodo, ya que cualquier cambio de pastilla supone sortear los controles. El conmutador viene dado con tres posiciones, esto hace limitarnos aún más las opciones, pero al saber el tipo de pastillas comprenderemos aún más el porqué de la falta de versatilidad.

· Pastillas y circuitería: La Cort EVL K6 viene dotada con un arsenal importante de pastillas EMG. Los modelos seleccionados para esta guitarra son EMG 81 y EMG 85. Esto nos hace pensar inmediatamente en que son pastillas activas y, por tanto, tienen una gran salida debido al circuito activo, y el otro factor a considerar es que son pastillas que necesitan alimentarse con una pila de 9 V, con lo que eso supone, es decir, el propio mantenimiento. Aunque lo veremos más adelante en la sección “SONIDO”, podemos ir dando pinceladas sobre el sonido de la guitarra, como bien podemos imaginar, estas pastillas son un arma perfecta para los sonidos más agresivos y, sobre todo, para la máxima ganancia, (el circuito activo hará el trampolín para conseguir saturar hasta al ampli más limpio). Y además, una de las propiedades de estas EMGS es que, al estar tan bien aisladas, es mucho más complicado que consigamos acoplarlas, algo realmente útil cuando trabajamos a altas saturaciones. Las pastillas se activan según el conmutador de tres posiciones. Como se puede imaginar, si el conmutador está en la posición de arriba es la pastilla del mástil, si se encuentra en medio son las dos, y posición inferior es la pastilla del puente.

· Mástil: Con respecto al mástil, debemos centrarnos en los trastes, ya que aquí es donde realmente a mí acaba de encajarme la guitarra en un sector claramente Metal, pero con una intención “Shred”. El motivo principal por el que digo esto es porque este tipo de guitarras suelen tener trastes grandes pero, en este caso, los trastes son realmente grandes (“Jumbo”); esto nos va a permitir tener una gran facilidad a la hora de realizar cualquier tipo de técnica. Los legattos, sweeps, tappins, etc. serán realmente sencillos. Este tipo de trastes tan sumamente grandes y un tipo de cuerda del 10-46 (que son las que mejor funciona para el floyd rose) no son los mejores amigos para mantener una afinación perfecta. Así que, posiblemente, podremos tener algún que otro problemilla con la afinación al intentar grabar. Además, el número de trastes indica una vez más la intención de poder tocar en los registros más altos, es decir, poseeremos 24 trastes y, además, por la construcción nos permitirá un acceso fácil y sencillo a esos trastes tan altos.

Ensamblaje y acabado
Esta es una sección a la que, personalmente, le doy importancia pero que para mí no es crucial, salvo en un instrumento de estas características donde el aspecto y el acabado son letales, ya que puede ser lo que acabe decidiendo entre una guitarra u otra. El aspecto gótico se ve resaltado con los inlays del mástil, los cuales son representados con un tipo de estrella, entre los logos de Slayer y HIM. Pero lo que más llama la atención es el traste 12, el cual se encuentra marcado con una gran cruz de nácar, dando un “look” de lo más atractivo.

La guitarra tiene un acabado muy perfeccionista, todo está estudiado y pensado para que nada escape de esa imagen sobria, resaltada con un acabado mate que me recuerda a los modelos Gothic de Gibson.

El ensamblaje está perfectamente realizado, de hecho una de las cosas que más me ha gustado es la gran facilidad con la que nos permite acceder a los trastes más altos, la conexión está excelentemente hecha.

Tacto
El tacto de la guitarra es curioso, ya que a nivel del mástil es genial no sentir que se te queda pegada la mano debido a la nitro pero, por otro lado, siento que en algunas ocasiones la primera y última cuerda están demasiado al borde, con la posibilidad de poder salir del propio mástil. El 10-46 de cuerdas tiende a perder un poco el feeling de tener un trozo de madera sonando en tus manos. El cuerpo es genial, ya que al ser de tipo Strato se adapta en todas las situaciones a tu cuerpo. Y por supuesto, una vez más, el acceso a los trastes más altos es realmente genial.

Sonido
El sonido de la guitarra, como se puede ya percibir, va a ser dentro de unos registros muy marcados por el Heavy / Trash / Gothic Metal. La sexta cuerda nos da el punch perfecto para conseguir realizar los riffs gruesos, y los trastes más altos nos permite mantener bends con un sustain prácticamente infinito. Todo esto es debido, en gran medida, a las pastillas utilizadas y, por supuesto, al hecho de que sean activas. Por tanto, olvidémonos de sonidos con dinámica, ni sonidos cremosos, ni sonidos atacados y pasemos a sonidos muy comprimidos, oscuros, con mucho grano en las distorsiones. Por otro lado, pienso que el uso del floyd le resta contundencia, y usar cuerdas tan finas pierde ataque. Por así decirlo, echo de menos un puente fijo donde la afinación sea prácticamente perfecta y el puente me ayude a mantener la contundencia de una guitarra para este estilo.

Conclusión
La Cort EVL K6 es una guitarra determinantemente Metal, su aspecto, su sonido, su acabado, hasta el hecho de cómo está concebida despide metal por todos los lados. A mi entender, me parece una guitarra realmente competitiva, sobretodo es una gran opción para casos en el que seas el Lead Guitar de una banda Trash / Heavy Metal y te guste mantener una imagen gótica en tu instrumento.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec