Menu

Cort Pagelli. Gran cantidad de prestaciones.

Este número nos adentramos completamente dentro de las guitarras Cort con un modelo muy particular: Pagelli. La compañía Cort se caracteriza por ser una empresa increíblemente grande, con un nivel de producción inmenso. Su target de guitarras van desde económicas, pasando a medias y gama más alta. En este caso es bastante especial, ya que no es una guitarra realmente cara, pero sí nos ofrece una gran cantidad de prestaciones no dadas en este tipo de instrumentos, de este sector. La propia guitarra es una signature, por lo cual me parece muy importante destacar que el dueño de la idea es el luthier Pagelli www.pagelli.com, que colabora con Cort para fabricar su propio modelo.

Al sacar la guitarra del estuche me vienen una serie de imágenes a la cabeza, tiene cierto aire a Les Paul, con algo de PRS y, no sé por qué, me da reminiscencia a Explorer. Mástil encolado, puente fijo, dos humbuckers, push – pull. Todo me da una sensación de curiosidad atractiva, así que pasemos a describirla.


Maderas
Un instrumento de estas características es bastante particular con ciertos factores, ya que si tenemos entre nuestras manos un instrumento realmente caro y, por así decirlo, con cierto pedigree, hace que se supongan muchas cosas, como el tipo de construcción, maderas, etc. Pero cuando tenemos un instrumento de coste reducido hace que si de repente ponen maderas, hardware, etc. de calidad, nos llame la atención y entre dentro de nuestra consideración.

En este caso, al ser una guitarra con una imagen, como hemos dicho al comienzo, Les Paul hace que la caoba sea la madera elegida para el cuerpo, por tanto nos ofrece una gran coherencia con lo que representa. Esto hace que el sonido se empiece a intuir como algo grueso, grave, etc. Donde el sustain es la principal característica frente al ataque.

El otro factor importante que debemos tener en cuenta es el mástil, la construcción y los componentes utilizados son vitales. En este caso se ha decidido seleccionar como tipo de madera el arce. Una combinación perfecta es la seleccionada en esta guitarra, caoba en el cuerpo y arce en el mástil. Hay que decir, por otro lado, que el mástil está construido mediante dos piezas: una hasta el traste cinco, aproximadamente, y otra desde ahí hasta el final de la pala.

Por último, nos preguntamos qué tipo de madera se utiliza en el diapasón, ya que también es decisivo para el sonido final de la guitarra. En este caso nos encontramos ante palo rosa, y he de aclarar que en el modelo que tengo entre mis manos, tiene un color bastante atractivo, ya que está bastante oscurecida e hidratada, lo cual le da una sensación de más calidad.

Adelantándonos un poco en la construcción misma de la guitarra, nos salta la pregunta de: ¿Y como está ensamblado el mástil al cuerpo? En este caso es un punto muy coherente, ya que (a mi entender) la mejor manera de conectar este cuerpo de caoba con el mástil de arce es mediante el encolado, permitiendo una transmisión suave y larga (a nivel de sustain) de la nota, que se produce principalmente en el mástil y pasa al cuerpo.

Hardware
Debemos centrarnos ahora en: ¿Qué tipo de herrajes han utilizado? La verdad es que en este caso es también algo bastante peculiar, ya que da la selección de pretender buscar los elementos más selectos dentro del rango de precio donde se mueve esta guitarra.
Por así decirlo, debemos tener en cuenta que, salvo modificaciones de la propia forma de la guitarra, nos centramos en algo muy parecido a una “Les Paul”/PRS. Por tanto, debemos pensar en varios puntos inmediatamente, que son: Puente fijo, las cuerdas no atraviesan el mástil y pala con ángulo.

Empecemos por saber qué tipo de puente tenemos en la guitarra. Para este caso vemos un puente tipo Tun-o-matic, pero además tenemos, por así decirlo, un puente Tone Pros, es decir “licensed by”. Con un setup más o menos coherente, es decir, un ángulo no demasiado suave ni agresivo. Aquí me vienen preguntas del tipo ¿romperá muchas cuerdas? ¿Qué tal le sentará 011 de calibre, ya que viene con 010? Las respuestas intuyo que pueden ser resumidas en: “como una Les Paul”.

El tipo de pastillas y demás los comentaremos más delante, lo que sí quiero mencionar aquí es que van sujetas con cajones tipo Gibson y cubiertas con una tapa (“cubrepastillas”) de metal, al más puro estilo Les Paul Standard/Custom /PRS.

El cambio de pastillas es exactamente igual que las Les Paul, colocado en el mismo sitio (parte superior izquierda), pero creo que puede que con el paso de los conciertos tengamos algún problemilla, nada grave que no se pueda solucionar con un cambio por un selector de mayor calidad, que supone un coste mínimo.

Con respecto a los clavijeros, es aquí donde a lo mejor tenemos algún que otro problema, ya que, aunque no están mal, no se encuentran a la altura del propio puente o cualquier otro factor de la guitarra. Por tanto, un cambio a tiempo de los propios clavijeros, por algo superior, nos dará quizás más tono y nos eliminará cualquier problema de afinación, aunque puedo decir que después de estar un tiempo tocando no noté problemas graves de afinación.

Los trastes son parte fundamental de muchas variables: la comodidad, la afinación, etc. En este caso tenemos 22 trastes de tipo jumbo, bastantes grandes, lo cual nos permite una gran comodidad y nos mantendrá bastante estable la afinación de las notas al pisarlas. La resistencia y durabilidad nos las dirán el tiempo y el uso, pero a priori me da una sensación de robustez. Posiblemente estos trastes y la construcción del mástil sean uno de los éxitos de su comodidad en la mano izquierda.

Por último nos centraremos en la propia cejuela, la cual en muchas ocasiones es la principal culpable de los dolores de cabeza producidos por las desafinaciones. En este caso creo intuir que nos surten con una cejuela de grafito, lo cual nos ayuda a no romper cuerdas y mantener bastante la afinación, posiblemente contrarresta a los clavijeros.

Circuitería
Cómo está cableado y para qué sirve cada uno de los potenciómetros que nos ofrece es algo realmente interesante y con el que tiñe a la guitarra de una versatilidad o no. En este caso nos enfrentamos a un caso perfecto de “todoterreno”, ya que aunque conserve gran parte de la esencia de una guitarra tipo Gibson, la circuitería ayuda a que sea más versátil.

Nos ofrece dos potenciómetros, uno para controlar el volumen y el otro para el tono. Ambos son generales, es decir, no podemos seleccionar para cada pastilla volúmenes distintos o tonos distintos, eso puede ser un pequeño problema para los acostumbrados a tener volúmenes independientes. Pero aquí encierra uno de los secretos de la guitarra, el control de tono viene provisto con la opción de push pull, por tanto nos da la posibilidad de hacer simples o dobles cada pastilla. Así tenemos las siguientes combinaciones: Si el control está push tenemos las opciones básicas de dos pastillas y si está pull tenemos las pastillas externas de cada una de las humbuckers.

Ensamblaje
Ya hemos ido viendo cómo venían dadas las diferentes partes de la guitarra, pero vamos a detenernos un poco más en este capítulo. Como ya decíamos anteriormente, el mástil viene encolado al cuerpo, dando notas con menos ataque pero con más sustain. El momento de conexión entre ambas partes está muy cuidado, esto hace que el acceso a las notas más altas sea bastante fácil y cómodo.

La construcción general de la guitarra me parece bastante buena y eso hace que aparente ser, y así sea, una guitarra bastante cómoda. También hay que decir que el peso de esta pieza no es excesivo, como ocurre en otras ocasiones. Solemos estar acostumbrados a que este tipo de instrumentos nos hagan sufrir en nuestras espaldas todos su peso y que, con el paso de los conciertos, parezca que va pesando más y más.

Uno de los puntos que personalmente más agradezco es el hecho de rebajar la parte interior del cuerpo, haciendo mucho más ergonómica la guitarra y siendo un instrumento sumamente cómodo.

Sonido
Éste es uno de los puntos críticos de cualquier instrumento y, por así decirlo, para mí el más importante, ya que independientemente de la estética de la guitarra o incluso de cuánto de cómodo o incómodo nos encontramos, el sonido es primordial y, personalmente, está por encima de todo lo anterior.

En este caso me encanta comentar cómo en un instrumento con un precio bastante reducido podemos encontrar un sonido muy decente y útil. Es el caso perfecto para aplicar el fenómeno exponencial que ocurre en la música: es decir, si yo tengo dos instrumentos y uno cuesta el doble que el otro, el sonido no va a ser doblemente mejor, será algo mejor, pero no tanto como el doble. Al tocar la guitarra me da la sensación de que suena un timbre completamente cremoso y que te envuelve con unos graves más o menos definidos; te da la sensación de poder doblar cada nota que vibras y controlarla y colocarla donde realmente quieres. Por así decirlo, me lleva a sonidos más en la onda John skyes, o Dough Aldrich, por supuesto quiero dejar bastante claro que son sonidos que me recuerdan o “pretenden sonar a”, aún así queda mucha distancia entre el sonido y el ideal.

Tacto
El tacto de la guitarra es en este caso algo realmente especial, ya que tiene un mástil pequeño no demasiado ancho pero sí grueso, que te permite estar completamente cómodo en todo momento y situación.

El cuerpo está perfectamente pensado para poder ser tocada tanto de pie como sentado, incluyendo un rebaje en parte trasera que yo personalmente agradezco, para no acabar clavándome el borde de la guitarra.

En cuanto a peso y estabilidad, está perfectamente diseñada para no pesar demasiado y además no cabecear, como en ocasiones nos encontramos.

Conclusión
He de decir que me ha sorprendido gratamente. Yo soy partidario de mantener los estándares y, en este caso, nos encontramos con una guitarra que los conserva y, además, incluye ciertas mejoras que yo siempre he pensado. Si a esto le añadimos un buen sonido, buen acabado y un precio más que asequible, nos hace un instrumento altamente recomendable.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec