Menu

Suhr Classic Fiesta Red. Guitarrón. Sobran las palabras.

Este mes nos encontramos con una superestrella, que además está de moda; tiene todos los ingredientes para triunfar en este complicado mundo que son las Stratos®. Poco se puede añadir ya a lo escrito sobre la guitarras tipo Stratocaster®, ya hace más de 50 años desde que por primera vez vio la luz la primera Fender®. Y ni que decir tiene la cantidad de guitarristas famosos y no tan famosos que la han utilizado. Pero claro, con el paso del tiempo surgen guitarras de este “estilo” espectaculares, algunas de ellas son Fender® y otras no. Ese es el caso de nuestra siguiente invitada, que se nos cuela entre todo nuestro equipo y acapara nuestra atención. Hagamos un poco de historia y veamos qué es o, más bien, quién es Suhr. Detrás de la marca, se encuentra su dueño John Suhr, él comenzó hace ya unos 35 años, trabajando en una tienda en New Jersey, y donde se encontraba relacionado con Ruby Pensa. En esos momentos la cartera de encargos iban desde Mark Knopfler, a Eric Clapton pasando por Lou Reed o Red Beach. Por eso en aquellos tiempos todas sus guitarras eran conocidas, como las “Pensa-Suhr”. Posteriormente, Suhr comienza a trabajar directamente en Fender® Custom Shop, y es en ese momento cuando comienza su relación con Michael Landau o Scott Henderson.

Posteriormente reabre de nuevo su compañía y la mantiene hasta la actualidad, momento en el que produce más y más guitarras. Siempre desde un punto de vista “handmade”, es decir, todo hecho a mano y de la forma más artesanal posible.

Todo el catálogo que tenemos para elegir en Suhr es bastante amplio; ya que si lo que te gusta son las Strato® las tienes de todas las posibles opciones, tres singles, dos humbucker, con floyd, etc., y si te gustan las Telecaster®, exactamente lo mismo, etc.

Hoy nos centraremos en una Classic Fiesta Red, que nos da una imagen completamente retro. Esta guitarra es una gama que realmente se debe tener en cuenta, ya que no se encuentra en la mitad de la tabla, es decir, es parte del top. Por tanto, comencemos a desmontarla y ver de qué y cómo está hecha.

Construcción
Cuando la ves, piensas que estás ante un Strato® más de las que has visto a lo largo de los años, pero cuando te acercas y ves todos los detalles que tiene la guitarra, te das cuenta que lo que ha caído en tus manos es algo más que una guitarra de batalla.

Podemos empezar por el cuerpo. La madera utilizada es Aliso, un valor con el cual nunca nos equivocaremos. En este caso, y si comparamos el cuerpo con una Fender® Strato® Standard, observamos que la Suhr® tiene un mayor tamaño. No es una diferencia realmente sustancial, pero sí algo que notas al minuto de cogerla. El ejemplar que tengo en mis manos monta tres pastillas simples, Suhr FL (Fletcher-Landau), en formato exactamente igual que una Strato® Standard. Además nos proporciona un conmutador de tres posiciones, con el que podemos acceder a pastilla de mástil, pastilla de mástil más la pastilla del medio, la pastilla del medio, pastilla del medio más la pastilla del puente y pastilla de puente. Por supuesto, cuando sumamos una pastilla con la del medio, se hace en paralelo y no en serie, si no daría como resultado una humbucker un poco abierta. Por otro lado, contribuyen para terminar la circuitería de la guitarra, tres potenciómetros, en concreto uno de volumen y dos de tono. La entrada de jack corresponde a una Standard de Strato®, posicionada a la misma altura que los potenciómetros. El puente al más estilo retro viene anclado al cuerpo con seis tornillos, y eso hace que la trasmisión de la onda sea más consistente. La palanca se incrusta en el hardware gracias a la presión que ejercen las gomas que hay dentro del propio puente; es una de las pocas cosas en la que guitarra se aleja, de una manera técnica, de lo que es una Strato® original. Generalmente la palanca de estas últimas suele introducirse mediante rosca. Esto provoca que con el tiempo aparezca algo de holgura que yo, personalmente, necesito al utilizar la palanca, debido al hábito que durante años he adquirido. Con la Suhr® nos aseguramos que nunca tengamos ese juego en la palanca.

En toda guitarra el mástil es crucial. Esta Suhr Classic debe hacer honor a su reputación y, por tanto, el mástil que tenemos entre manos no es menos impresionante que la guitarra. Está construido con arce y en su superficie es de palo rosa bastante oscuro; lo cual hace ver ya su alta calidad. El acceso al alma de la guitarra no se realiza por el clavijero, sino desde el cuerpo, como las antiguas Stratos®, eso además da una sensación aún más de retro. La pala se caracteriza por tener una forma picuda con la marca impresa, y los clavijeros son completamente vintage. Una de las cosas que son realmente alucinantes son los trastes. Nos permiten hacer unos bends infinitos, podemos decir que son lo suficientemente grandes como para poder tocar con comodidad, pero no son tan grandes como para estar continuamente desafinado. El tacto del mástil es nuevamente increíble, ya que no es el típico barnizado, donde la mano no deja de engancharse, pero tampoco es un mástil completamente desnudo, en madera descubierta, el cual sufriría todos los cambios de tiempo y humedad. El tamaño del mismo no se encuentra en un extremo, es decir, no es un mástil muy fino tipo Ibanez®, ni es algo considerablemente gordo, como puede ser el de una Les Paul®; podemos decir que se encuentra entre medias, pero sobre todo lo que es, es cómodo, ya que su radio es casi recto y eso hace que sea realmente sencillo tocar la guitarra.

El puente se encuentra sujeto al cuerpo con tres muelles, que por supuesto se pueden ampliar para conseguir aún más tensión tanto en el puente como en las propias cuerdas. El set-up de la guitarra está cuidado al detalle, todo está calibrado. Debemos decir que el set de cuerdas que monta es 10-46, lo cual me parece el juego más apropiado para una strato®, ya que el 009 se queda un poco flojo, y el 11 para ocasiones está genial, pero no para todos los contextos es la mejor opción.

Para resumir la composición de la guitarra diremos que es a simple vista una Strato®, pero cuando comienzas a ver los detalles te das cuenta que es bastante más que eso. El cuerpo es algo más grande de lo que estamos acostumbrados con las originales, el mástil es bastante más cómodo y los trastes son para tenerlos en todas las guitarras que tengas.

Sonido
Si hasta aquí la guitarra no había pasado demasiado desapercibida, ya que estaba muy ligada a su predecesora, es cuando la conectas cuando te das cuenta dónde está todo el encanto. La primera sensación que recibes cuando la conectas es sencillamente que te suena a Mark Knopfler, es decir, que si la coges es imposible no tocar el “Sultan of Swing”. Es una guitarra que suena a Strato®. En la pastilla de grave suena con cuerpo pero con los agudos asomando, en la pastilla intermedia (puente-mástil), una de mis posiciones favoritas, suena completamente a Stevie Ray; para limpias bonitas con cuerpo, o si quieres hacer el solo con un sonido crunch, pero atacado y con todo el cuerpo de la guitarra, ésta es tu posición. La posición del medio, la cual no es una que utilice mucho, me parece una de las pocas (en este tipo de guitarra) que puedo utilizar sin ningún problema. Si realmente quieres un sonido completamente Funk, con todo el ataque para que tus semicorcheas queden más que claras cuando tocas, sin ninguna duda esta es tu posición.

La siguiente posición (medio-puente) es la de sonido “pato”, completamente blues de texas. Posiblemente para mí una de las posiciones más versátiles, si quieres sonar fino y completamente limpio es tu posición, o si quieres sonar como la entrada del “Pride and joy” de Stevie Ray.

En la última posición tenemos la ubicación más alta, con todo los agudos arriba. Para los sonidos más agresivos quizás sea una de las mejores opciones.

Si comentamos un poco más profundamente sobre el sonido al ejecutar con la Suhr, tenemos que decir que una de las cosas que te llama la atención es la facilidad de sacar ese sonido “grrrr”, cuando golpeas fuerte a las cuerdas, ya que los muelles que sujetan al puente vibran y te dan esa resonancia, un sonido muy Jeff Beck. Por supuesto la guitarra es genial para hacer esos bends interminables de sustain infinito y al final un vibrato para mantenerlo. Si tenemos que tener algo en cuenta es el amplificador con el que lo vayas a combinar; el único peligro es conseguir un sonido demasiado fino con una guitarra así, ya que las pastillas te permiten conseguir una gran cantidad de armónicos, sea cual sea la posición a la que optes. Pero debes pensar que si lo conectas a un amplificador que te dé una gran respuesta de armónicos pero no de cuerpo, puedes tener un sonido demasiado fino y eso puede hacer que no empastes con el resto de la banda.

La guitarra es genial para conectarla a un Fender Bassman®, o Marshall®, con un tube sreamer o derivados, o un Boost, y por supuesto completamente versátil, no tienes nada que preocuparte si lo que necesitas es cubrir un sonido Standard, de pop – Rock – Funk – Blues. Para algo más subido de tono que el rock se va a quedar corta, debido a sus tres pastillas singles y por su propia definición de Strato®.

Conclusión
El final del artículo me gusta cerrarlo con una conclusión para dejar un pequeño resumen en nuestra cabeza de lo que es la guitarra y, cuando la veamos cara a cara, saber más o menos lo que nos vamos a encontrar. En este caso hemos ido describiendo lo que sería la moraleja de la propia guitarra, pero hay que tener en cuenta que si lo que quieres es una Strato® de una vez por todas, la Suhr es una opción que se debe tener en cuenta. Eso sí, hay que pensar que al ser algo tan artesanal, cada guitarra sonará realmente distinta, por tanto, debes probar bien una y otra guitarra, aunque sean el mismo modelo. Por otro lado, hay que tener cuidado con los excesivos armónicos y con qué combinarla. Y por último, hay que considerar el precio del instrumento, ya que es una inversión bastante elevada. Si tu enfoque cumple todos eso requisitos, no lo dudes, prueba todas las Suhrs® que puedas, porque seguro que encontrarás alguna que sea la Strato® de tus sueños.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec