Menu

Fender G5 by Roland. Versión económica de la VG

fenderG5

¡Qué interesante se presenta la tarde! ¿Por qué? Pues porque cuando dos grandes del mercado del instrumento musical unen sus fuerzas para lanzar un nuevo producto, hace que la situación pinte más que emocionante. ¿Qué podemos decir de Fender que no se sepa? Es uno de los grandes de toda la vida. ¿Y de Roland? Exactamente lo mismo. Cada uno está dirigido a un target determinado, pero se complementan perfectamente y juntos han conseguido desarrollar una guitarra nueva, actual e hiper-versátil.

¿Qué tipo de guitarra es?
Comencemos a dar forma a nuestra protagonista de hoy. Por un lado, tenemos a Fender, que con sus Stratos, Telecaster, etc. han ido labrando el mundo de la guitarra actual. Por otro lado, encontramos a Roland, que se ha encargado de desarrollar muchas innovaciones, pero sobre todo destacan en el mundo MIDI. Así que Fender pone el cuerpo de una Stratocaster y Roland todo el conocimiento, el hardware y software del mundo MIDI, que en este caso lo denominan COSM Technology. Así nace la Fender VG - 5.

¿Qué materiales de construcción tenemos?
Tenemos varias posibilidades para nuestra guitarra Strat, una de ellas es una Strato con mástil de arce o una Strato con mástil de palorrosa. Podríamos decir que son las dos opciones más claramente diferenciables entre las guitarras, más allá de los acabados ‘sunburst’, negro, etc.

A nivel de construcción consiste en una Strato Classic Standard, donde la facilidad y adaptabilidad quedan más claras que nunca debido a años de uso. Posee 22 trastes jumbo, lo que supone un mástil realmente cómodo. Realmente es muy placentero el hecho de tenerla en las manos. Nos provee con un trémolo de seis tornillos al estilo más vintage, el cual soporta las diabluras que quieras hacerle a la palanca, así como sus clavijeros standards de Fender. El cuerpo es de aliso, como buena Strato, y el mástil de arce de una pieza, o de arce y palorrosa, según el modelo. El golpeador es de tres capas, con un acceso para un nuevo potenciómetro.

¿Qué nos trae como novedad?
La principal innovación la incorpora Roland mediante la tecnología COSM, la cual ya presentó hace un tiempo, pero que ahora viene al completo para ofrecer nuevas especificaciones aplicadas directamente a la guitarra. Debemos comentar que existe una guitarra prima hermana de la VG – 5 la cual se llama GC -1. Esta posee una pastilla MIDI, que permite controlar cualquier módulo, como por ejemplo el GR – 55. Pero en este caso la VG-5 cuenta con todos los sonidos que puedas necesitar dentro de la misma guitarra sin necesidad de ningún módulo. La VG-5 tiene dos modos de funcionamiento:

a) El caso en que utilicemos la guitarra sin considerar la tecnología COSM. La guitarra se comportará como una Stratocaster de alto nivel, con tres pastillas simples y donde podemos pasar como cualquier Fender Strat, salvo que solo posee un control de volumen y otro de tono, ya que el segundo control de tono de una Strato convencional ha sido duplicado por dos nuevos controles para utilizar la tecnología COSM. En cualquier caso, podremos utilizar la guitarra como una Fender Strat más, aprovechando la buena construcción de la misma.

b) En caso de que utilicemos los dos controles que se encuentran abajo, posibilitando la entrada de todo el arsenal Roland, la guitarra se hará completamente novedosa e innovadora. Estos dos controles son los que tienen todo el poder para hacer que la guitarra suene de mil formas. El primer control te permite:

1. Drop D: Sin necesidad de tener que tocar el clavijero, la guitarra baja la sexta cuerda de E a D. Extremadamente útil para ocasiones donde los repertorios varían entre afinación Standard o Drop D. Es decir, en muchas ocasiones debemos casi alternar canciones en Standard y Drop D, y en dichos casos la guitarra sufre ya que la sexta cuerda va y viene dejando una sensación incómoda para afinar. Con este control simplemente la cuerda pasa a D con mover el potenciómetro.

2. Open G: La guitarra pasa a afinarse por completo en afinación de G abierto. Donde desde la cuerda más fina (la primera) a la más gruesa (la sexta), son D, B, G, D, G, D. Es muy popular en blues del delta, o incluso algo pop, o grunge. El principal problema es el hecho de tener que tocar un repertorio en el que en algún momento aparece alguna canción con dicha afinación y te obliga a tener que llevar dos guitarras, ya que con una tienes el contratiempo de tener que gastar una gran cantidad de tiempo en afinar, así como el desajuste que supone al mástil. En el caso de utilizar la VG-5 conseguimos (a golpe de potenciómetro) estar completamente afinados, en menos de 1 segundo y sin que nuestro mástil sufra.

3. D Modal: Esta es la afinación típica de D,A,D,G,A,D. Muy utilizada en diferentes ocasiones.

4. B Baritone: Si necesitemos utilizar una guitarra barítono, simplemente tendremos que mover el potenciómetro y colocarlo en la penúltima posición donde la sexta cuerda se convertirá en un B y por tanto el resto de cuerdas van relacionadas, es decir B, E, A, D F#, B. Perfecto para sonidos más metaleros o incluso para algún coqueteo con el country.

5. 12 cuerdas: En la última posición, tendremos la posibilidad de duplicar todas las cuerdas y convertir la guitarra en 6 cuerdas dobles, y por tanto, dependiendo donde coloquemos el segundo potenciómetro, tendremos diferentes posibilidades: Podremos tener una Strato de 12 cuerdas, una Telecaster, o una acústica, etc. Es decir, podremos tener casos muy típicos o casos no tan comunes en el mundo de las 12 cuerdas.

El segundo control se encarga de modular el sonido de la guitarra. Así conseguiremos el sonido que queremos sacarle a nuestra Strato:

1. Stratocaster: Nos permite tener otro sonido de Stratocaster distinto al que nos puede dar la propia guitarra sin utilizar la tecnología COSM. Quizás el sonido de la guitarra sin la opción COSM, es un sonido más 70 y en el caso de utilizar esta opción es un sonido más Stevie Ray, con una característica más twang, con ese sonido tan conocido “a pato”. Las 5 posiciones del selector de pastillas coinciden con las posiciones de una Strat convencional de 3 pastillas simples.

2. Telecaster: En esta opción la guitarra se convierte en una Telecaster, con un sonido evidentemente ‘vintage’ y ‘twangy’. Pero la pregunta que se nos plantea es la siguiente: ¿Cómo interactúa con el selector de pastillas de 5 posiciones de la Strato? Pues en este caso conserva las 3 posiciones de las pastillas típicas de una Telecaster, que únicamente posee 2 pastillas. Las otras dos posiciones consisten en un sonido más “gordo” de ambas pastillas de la Tele.

3. Humbucker: En esta posición obtenemos una Stratocaster con 2 pastillas dobles o humbuckers, preparadas para obtener mucha más salida que en los casos anteriores. Una vez más, el hecho de tener nada más que dos pastillas, hace que las posibilidades que aparecen en el selector de pastillas de una Strato sean de 3 combinaciones. Así aparecen dos nuevas opciones que consisten en obtener dos sonidos de pastillas dobles con un brillo extra.

4. Por último accedemos a la sección acústica. En dicho caso, según coloquemos el selector tendremos diferentes instrumentos. De esta forma, tendremos en la posición de inferior, una acústica; en la siguiente posición otro sonido acústico, una guitarra española, para luego pasar a un sitar, y acabar con un sonido de guitarra de caja de jazz.

Por tanto, ya ha quedado claro que los dos potenciómetros son claves para sacar el máximo rendimiento a la nueva VG-5. Sin embargo, debemos pensar que existen muchas combinaciones entre los dos ‘poten’. Es decir, habrá casos típicos que podrás encontrar fácilmente en guitarras, como el caso de una acústica de 12 cuerdas, o quizás una Strato de 12 cuerdas, aunque más raro sería encontrar una Telecaster de 12 cuerdas, un sitar de 12 cuerdas o una guitarra española barítono.

Por otro lado, comentar el hecho de que para alimentar toda la guitarra se necesitan cuatro pilas convencionales de AA, las cuales únicamente son necesarias cuando se utiliza la tecnología COSM. Al mismo tiempo posee un led azul, que indica la cantidad de pila que nos queda, disminuyendo la intensidad y llegando a parpadear para hacernos ver la poca batería que nos queda.

¿Y a qué suena?
Poco a poco hemos ido viendo a qué suena este gran avance en la técnica de la guitarra actual. Sin embargo, vamos a ir concretando aún más dónde encaja a la perfección y dónde podremos utilizarla de una manera exacta para obtener el máximo rendimiento.

Generalmente, cuando nos encontramos con innovaciones en el mundo guitarrístico nos ocurre que siempre tenemos las dudas de ¿y cómo suena esto?, ¿es lo suficientemente creíble?, ¿en realidad la utilizaré o tiraré de mis sonidos de siempre? He de comentar que la cercanía de los sonido modelados con los sonidos originales, son simplemente perfectos, de tal manera que puedes vivir perfectamente utilizando la VG-5 sin necesidad de llevar 1000 guitarras para un concierto, y sin tener que pagar el precio “Suena bien pero, ¿no sería lo mismo si tuviese mi Telecaster?”.

Los sonidos de Strato, como ya comenté más arriba, consisten en un sonido más cercano a una Strat con Texas Special, completamente twangy y donde muy probablemente Stevie Ray acamparía a sus anchas. El sonido de la Telecaster es genial, ya que te ofrece un caracter vintage, muy twang…Sobre todo en la pastilla de agudos. Cabe destacar que me sorprendió la calidez de la pastilla de graves, la cual te da un color muy fácilmente utilizable como rítmica de canción pop/rock. Por otro lado, cuando conectas la posición de pastillas dobles, obtienes el sonido perfecto de una Strato con dos ‘humbuckers’, mucho más comprimido y con más salida, que hace rugir a cualquier amplificador y así llevarlo al extremo de la saturación. Por último, comentar la sección acústica, que es más que real, ya que cuando conectas una acústica por línea, el tamaño de la caja, la madera, etc. pasan a un segundo plano. La guitarra española está muy bien conseguida, pero lo que me sorprendió muy gratamente fue el sitar, ya que encontré con él mil y una posibilidades.

Conclusión
Las Stratos y las Telecaster son parte de nuestra cultura musical occidental. Ahora, tenemos en nuestras manos una guitarra que cuenta con los sonidos Fender más importantes de los últimos 60 años. De esta forma, han conseguido un nivel de calidad que te permite no echar de menos a tu amada Strato o Telecaster. Y todo esto ¿para qué? En el fondo para hacernos más fácil la vida, ya que aunque pudiéramos tener una Strato, una Telecaster, varias acústicas, el sitar, la española, etc. sería más complicado, puesto que aunque contaras con todas las combinaciones posibles en el concierto de tu banda, no podrías pasar de unas a otras con un simple cambio de potenciómetro…Sobre todo a un precio de una guitarra Fender Strat más que asequible. Os recomiendo que si tenéis ocasión de probarla no la dejéis pasar…Vais a quedaros muy gratamente sorprendidos y os hará plantearos muchas cosas.

11/09/2012

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec