Menu

Parker PM20. Estrena diseño.

Ya conocíamos estas guitarras, pues además de un diseño personal e innovador, mostrado en su modelo Fly, nos consta que causan buenas impresiones entre los guitarristas. Sin ir más lejos, hace unos días estaba (de espectador) en un bolo ante una banda que no conocía. Se trataba de un grupo que fusionaba rollos étnicos y acústicos con una potente tralla de guitarras. Cuando montaban equipo sobre escenario situaron dos amplis de guitarra. Uno de ellos era un pedazo de Marshall de esos que despeinan, al otro lado un reducido (en tamaño) combo de VOX junto al conocido "riñoncillo" rojo POD de Line 6.

Entrando los músicos a las pruebas apareció un guitarrista más bien joven con una Gibson Les Paul y un músico algo más maduro (treinta y bastantes) con una Parker Fly. Al ver su aspecto y guitarras colgadas ya sabía de antemano qué intérprete era el dueño de cada ampli.

Os narro esta anécdota por dos razones. La primera, porque me hizo gracia ser capaz de discernir cuál sería la configuración de cada uno de ellos según su aspecto, edad y guitarra. La segunda, porque, sin desmerecer a mister Les Paul + súper Marshall, al oír tres frases mis ojos y oídos quedaron fijos en el dueño de la Parker. Este guitarrista tocaba, tocaba mucho; me sorprendió además lo bien que sonaba su guitarra en las diferentes configuraciones que iba pasando, desde pases cañeritos hasta frases limpias y con potentes ataques.

Sobre la PM-20
Este fabricante consiguió en su momento marcar un diseño totalmente personal. Viendo desde lejos el instrumento ya puedes conocer de qué guitarra se trata: Parker Fly.
La PM-20 es la primera nueva forma de guitarra Parker desde que, hace once años, se presentó el modelo Fly. Nacida del diseño innovador, de cuerpo en caoba con un solo cutaway y mástil encastado, la PM-20 incorpora pastillas Parker Stinger humbucker.

Construcción y acabado
Creo que es importante resaltar el diseño. Nuestros ojos, acostumbrados a diseños tradicionales a lo largo de la Historia, quedan algo asombrados cuando topamos con Parker. Las líneas de la guitarra son atrevidas y distan en cierta medida de los modelos básicos que han sido referencia para la mayoría de fabricantes.

Una vez entendido este nuevo concepto en el diseño de Parker, nos paramos a analizar las formas de la guitarra. Ninguna de sus curvas está hecha al azar. Muestra un claro estudio de dónde situar cada curva de modo que sirva para algo más que para la estética, encontrando un sentido práctico a cada curvatura. Por ejemplo, el cutaway inferior (cuerno) es bastante abierto; esto implica mayor libertad de la mano cuando recorremos el diapasón en sus notas más agudas. El otro lado de esta misma sección, es decir, la que apoyaría en la pierna si tocamos sentados, está bien diseñado, pues tocando en la silla la guitarra se adapta cómodamente a la pierna. En la parte trasera del cuerpo encontramos otra línea curva en el diseño, pensada para una buena adaptación del cuerpo al torso del músico.

En cuanto a materiales, si habéis ojeado la ficha técnica habréis leído caoba y arce o ébano. Fabricación coreana con materiales de primera. Esto para ti (usuario o consumidor) supone que dispones de una guitarra construida con buena materia prima al tiempo que su fabricación (por origen) ha aprovechado mano de obra y sistemas de montaje más económicos. Por tanto, te ahorras un dinerillo al comprarla.

Muchas de las últimas guitarras llegadas a nuestros bancos de pruebas en gamas medias han sido concebidas en cuerpo de caoba, véase Paul Reed Smith, Gibson Les Paul serie Faded, etc.

El acabado es excelente y todos los detalles están cuidados a la perfección.

Electrónica y sonido
Nos encontramos con dos pastillas humbucker Parker Alnico. Sobre la referencia Alnico, puedo aportar que este tipo de pastilla apareció a principio de los 50 (obviamente no me refiero a las Parker), con imanes de hierro, aluminio, níquel y cobalto. En cuanto a la composición de las pastillas desarrolladas por Parker, carezco de los detalles. Lo que sí conozco es el sonido, pues he estado probando cada milímetro del instrumento.

Antes de liarnos con el sonido, comentemos el resto de controles del circuito. Dispone de un selector de pastillas de tres posiciones para seleccionar y combinar las pastillas, así como de dos potenciómetros con push - pull, en castellano, potenciómetros que además de rotar suben y bajan (dos posiciones en total por potenciómetro). Lógicamente, este tipo de potenciómetro presta más funciones que uno convencional a la hora de ajustar nuestro sonido.

He estado utilizando la Parker PM20 durante varios días para pillarle mejor el rollo. Lo cierto es que la guitarra me ha sorprendido gratamente. Pese a que su look no me entusiasma, me gusta porque me parece sólida, bien armada y consistente. El tacto sobre el diapasón te hace sentir que tocas con una guitarra bastante bien hecha. No es excesivamente blanda pero tampoco resulta dura, por tanto es muy manejable. La parte más atractiva es la de su sonido. Se trata de una guitarra versátil pues dispone de la adrenalina "guerrera" de las pastillas de doble bobina, un buen abanico de sonidos espesitos y gordotes pero, sin embargo, no pierde ataque ni brillo en sonidos limpios. Por consiguiente, me parece un instrumento dúctil que puede adaptarse a muchos entornos y estilos de música, con unos niveles de calidad interesantes.

Puente y clavijero
Poco más que añadir. Como reflejo en la ficha, sus clavijeros son grover y el puente fijo, ambos acabados en cromado. Tiene un sistema curioso de fijación de cuerdas puesto que atraviesan la parte superior e inferior del cuerpo para pasar posteriormente al puente, mástil y clavijero. Esto añade un toque diferencial añadido a su revolucionario diseño.

En cuanto a el efecto de estas piezas sobre la octavación y afinación, la PM-20 pasa con nota el apartado. Ya sabéis que los puentes fijos dan menos guerra que los flotantes con vibrato, aún así conviene cerciorarse de que la guitarra afina bien, no se vuelve loca y octava a la perfección en todo el diapasón.

Conclusiones
Es muy bueno que las nuevas marcas pisen fuerte con objeto de ofrecernos buen material y hacer que los pesos pesados no se confíen. Cuanta más variedad existe, más fácil se hace nuestra búsqueda y elección, además de animar a todas las compañías a sacar productos competitivos y a buenos precios. Éste es el caso de Parker, una firma que ha entrado con buen pie, que fabrica buenas guitarras y que presenta un abanico de precios razonable. Nos gustaría que el hecho de que la guitarra esté fabricada en Corea dejase ver una mayor reducción del precio de venta, si bien aceptamos como potentes los materiales de construcción y entendemos esta PM-20 como una opción muy interesante dentro de guitarras bien hechas y con buena versatilidad.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec