Menu

Fernandes Monterey Pro y su sustainer

Fernandes-Monterey ispmusica

Un nuevo encuentro con Fernandes , guitarras que ya había tenido ocasión de escuchar en los locales de ensayo y en banco de pruebas, mediante el modelo "Vertigo". Hoy se encuentra entre mis manos la Monterey Pro, la cual es utilizada, entre otros guitarristas, por Robert Fripp de King Crimson.

Todas mis experiencias con Fernandes me han dirigido hacia la "tralla", ya que su exclusivo sustainer tiene particularidades muy concretas, que dan un potente juego. En el caso de hoy, he estado experimentando con otros tipos de efectos diferentes a la distorsión (a lo que inicialmente se presta) que os contaré en el apartado "su sonido".

El cuerpo
Su ficha técnica nos habla de maderas nobles, caoba, arce o palo de rosa. El corte del diseño parece tener una referencia en la Les Paul, con variaciones personales que le confieren ese aspecto más cañero: extremos más afilados, estilización del canto superior y cambio de proporciones (con respecto al corte clásico Les Paul). Visualmente hacen de esta Fernandes Monterey una guitarra agresiva pero elegante. El acabado en rojo sangre (denominación personal, no del fabricante) de aspecto semitransparente y que permite ver las vetas, es para mi gusto muy agradable.
Creo que este es un look perfecto para una guitarra "trallera", personal y que no pierde los parámetros de comodidad de interpretación. Un toque diferencial en la Fernandes Monterey , diseñando así su personalidad más agresiva y basada a la vez en el aire clásico.

Como observación, añadir que el instrumento es ligero y se agradece en sesiones prolongadas en las que la guitarra cuelga de nuestro hombro, así como en el transporte del mismo.

La electrónica
Sin duda esta es la parte que define mejor el sello de esta compañía. El instrumento presenta una pastilla humbucker de alta ganancia en el puente (de Fernandes) y el ya conocido Sustainer de Fernandes.
Los controles, cromados se sitúan en la parte inferior con tres potenciómetros desde los que manejaremos el volumen, tono y coloración de la humbucker. Uno de los controles, además de girar tiene la función de interruptor (pull push), es decir que pulsándolo pasamos a una nueva función del mismo.

A ambos lados de los potenciómetros están dispuestos, por una parte, el selector de pastillas de tres posiciones y por otra, lacado en negro, el interruptor de activación del sustainer.

Abría la sección de la electrónica comentado que es la parte más diferente, respecto a otras, de este instrumento. La incorporación del sustainer Fernandes en este modelo (como en otros de la compañía) le dan un punto totalmente personal a la firma.

Su sonido
Primero he realizado un test del sonido general de la Monterey. Pasando el selector de pastillas de su posición más aguda hasta la intermedia y grave. Al mismo tiempo he realizado diversas variaciones de color tímbrico mediante los controles en forma de potenciómetro. Mi intención, probar la guitarra como tal, sin la actuación del sustainer. El sonido es bastante potente, muy rico en agudos y medios. Me parece adecuada para interpretaciones bluseras, heavy, rock (y otra gran infinidad). La sección de graves me parece algo menos contundente, y veo un uso más interesante en todas sus partes afiladas, aunque ahora viene lo mejor...

Una vez comprobada la eficiencia del brío de esta Fernandes, dejamos actuar al sustainer. La cabeza directamente nos pide total caña de saturación/distorsión y así lo hice. Añadí efectos a la prueba en una mezcla de válvulas, distorsión "bestial" y un toque de reverb. Sin duda es una buena experiencia pues el hecho de que el sustain mantenga de forma indefinida (hasta soltar la cuerda) la nota, nos hace sentir "dioses". Fui variando los efectos, incluyendo diferentes distorsiones y toques de octavación metiendo octavas, quintas y terceras en agudos, según cada caso. Me gusta mucho la sensación sustainer pues cada efecto "pilla" un acople diferente y ganas en expresividad. Con la octavación, buscaba acoples simultáneos.

También probé, por curiosidad, la actuación del sustainer en un sonido mucho menos agresivo. Un rollo blues con sonido británico saturado. Si dejas el dedo en el traste, la nota sigue sonando (incluso aumenta su volumen al caer), pero, lo que más me "enrolla", son todos los puntos de acoples y armónicos que van saliendo por ahí según tocas y mantienes.

Puente mástil y clavijero
Poco que decir sobre estos elementos. Un puente fijo sencillo (graduable) sujeta las cuerdas que llegan, como es de suponer, hasta sus clavijas - en este caso de Crover-. La pala esta lacada en negro y hace una estética combinación con el rojo veteado.

Conclusiones
Como siempre, mi primer parámetro de pensamiento es lo que nos ofrece Fernandes en relación al precio: 881,57 Euros. Creo que debemos resaltar como positivo el esfuerzo en un diseño agresivo, pero cuidado, su bonito acabado e, indudablemente, el sustainer que le da el punto total al instrumento. La parte que menos me ha gustado es el tacto de las cuerdas.. Siendo todo correcto y de calidad suficiente, para mi gusto las cuerdas están un poco altas. He echado de menos un puente flotante con vibrato para terminar de sacar jugo al sustainer. En cualquier caso concluyo en que se trata de una guitarra personal, con sonidos interesantes y con algo que las demás no tienen incorporado que la diferencia.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec