Menu

Steinberger ZT3 TransTrem®. De carreras.

Tras las pruebas de este instrumento, he recordado con precisión a qué hacemos referencia cuando hablamos de un guitarrón. Impecable en prácticamente todos sus aspectos. La mires por dónde la mires, sobresale. Os detallamos a continuación cuáles son sus secretos; algunos conocidos, otros realmente novedosos: ¿Un puente capaz de transponer nuestro instrumento a cinco afinaciones alternativas…?

Un poco de historia
Hablamos de Steinberger, una firma subsidiaria de Gibson especializada en la fabricación de bajos y guitarras eléctricas. Famosa por sus innovaciones, es la creadora del primer bajo eléctrico headless (sin cuerpo ni clavijero). La radicalidad de sus propuestas no siempre ha sido bien acogida por todos, pero, por lo general, todas sus revoluciones, que no son pocas, suelen ser muy apreciadas por lutieres y coleccionistas. El secreto de su éxito se basa en un buen equipo de artesanos y técnicos que se dedican a hacer instrumentos teniendo en cuenta los deseos de los músicos.

Steinberger ZT3 ISPMusica

Su historia es todo un ejemplo de que, cuando las cosas se hacen bien y uno se empeña, el éxito llega tarde o temprano. El fundador y propietario de la marca, Ned Steinberger, había estudiado arte y diseño industrial. A mediados de los años 70, mientras trabajaba para una empresa de fabricación de muebles en Brooklyn, conoció al lutier de bajos Stuart Spector. Para éste, diseñó, a modo de prueba, un primer modelo de bajo eléctrico que acabaría convirtiéndose en un instrumento casi legendario: el modelo Spector NS (de Ned Steinberger). Ned continuó sus andanzas y, tras experimentar con maderas ligeras (cuyo sonido no le convenció), empezó a emplear materiales como la fibra de vidrio y el grafito. En 1977, Steinberger produjo su primer instrumento completo, un prototipo headless de granito reforzado que ofreció al bajista Stanley Clarke. Sin embargo, no pudo encontrar ninguna compañía interesada en distribuir su bajo, así que decidió fundar “Steinberger Sound”, junto a Bob Young, para poder distribuir él mismo sus productos.

Entre los primeros modelos de bajos Steinberger se encuentran la serie H1 y H2, con una y dos pastillas DiMarzio de alta impedancia. La serie L1 y L2, mucho más conocida, reemplazaban las pastillas DiMarzio con unas EMG de baja impedancia, lo que proporciona un sonido mucho más agresivo. Al principio, la aceptación de sus modelos fue muy lenta, debido a su inusual aspecto, pero no tardarían en popularizarse a raíz de su adquisición por músicos como John Entwistle (The Who), Tony Levin (King Crimson) y Andy West (The Dregs). En 1981, en el Musik Messe de Frankfurt, el bajo L2 deja el mundo de la música sorprendido con su diseño. Tres años más tarde, el modelo L2 fue sustituido por el modelo XL2, que reúne en su diseño las características más definitorias de la marca: headless, con dos pastillas EMG activas, cuerpo rectangular de grafito de una sola pieza y sonido demoledor. Posteriormente aparece la serie GM inspirada por Mike Rutherford, Roger Griffin y Geoff Banks. En ella, el clásico cuerpo de madera de arce lleva un doble cutaway. En 1986, Ned vendió su firma a Gibson.

En los años 90, nace la línea “Spirit by Steinberger”. Mientras que las Steinbergers suelen llevar mástil de grafito, Spirit by Steinbergers se compone de tres piezas de arce, en construcción tipo through-neck (GT y XT series) o arce en construcción modo bolt-neck (GU and XZ series), lo que la hace mucho más asequible.

El modelo que vamos a analizar en este número apareció por primera vez hace sólo dos años: la ZT3. En el corazón de esta guitarra se encuentra la última versión del sistema de trémolo TransTrem (del que hablamos detenidamente más abajo). Pero el ZT3 no es sólo TransTrem. Este nuevo diseño "Z" creado por Ned Steinberger es un instrumento híbrido que combina la resistencia, la rigidez y la claridad del grafito con la calidez y belleza de la madera.

A prueba en ISP
A pesar de que conocíamos de antemano la marca, aún no habíamos tenido la oportunidad de probarla. Aunque ya sentía gran intriga por experimentar con esta gran pequeña, mi excitación aumentó cuando leí que nuestra portada de este mes, Andy McKee, eligió Steinberger® para trabajar con eléctricas, y cuenta con una de ellas en su colección personal. Todavía no se le ha visto por la red de redes utilizando cuerpo sólido, pero las acústicas que muestra en los famosos vídeos de Youtube® se caracterizan siempre por una exquisita afinación, octavación y apasionante sostenimiento.

Cuerpo y primeras impresiones
Llama la atención, como te habrás fijado en las fotos, la particularidad de la firma en la ausencia de clavijero. El look es afilado, ergonómico y peleón pero discreto. Esa veta de arce en su tapa, color negro translúcido, ya indicaba determinados aspectos positivos, tanto en la calidad de sus materiales de construcción –y, por tanto, el concepto “gama alta”-, como en las peculiaridades de su sonido que, en efecto, con posterioridad, hallamos en la guitarra.

Hablando de ergonomía, llaman la atención dos aspectos. En primer lugar, sus curvas: poco convencionales y perfectamente diseñadas para el acomodamiento del instrumento a nuestro cuerpo. Se añade, además, el hecho de la inclusión de una pequeña pieza en la parte inferior, que permite (si se desea) alzar la guitarra sobre la pierna. Algo realmente confortable a la hora de tocar sentados, en estudio, por ejemplo. La guitarra queda en una posición idónea para la ejecución y no se resbala.

Hablamos de calidad: cuerpo en arce, con tapa del mismo material, unido al mástil de Grafito CybroSonic y tres piezas de madera, también en arce. El cuerpo y el mástil están unidos mediante el sistema bolt-on, de cuatro tornillos.

La electrónica
La ZT3 TransTrem viene cargada con una potente y versátil artillería. Encontramos dos pastillas humbucker, USA Gibson custom voiced 90R, en el caso del mástil, y USA Gibson custom voiced 91T para la doble bonina situada junto al puente. Tanto el control de tono como el de volumen son push pull, lo cual quiere decir que, además de su función como potenciómetro, pueden ser levantados: posición A y B en tono + posición A y B en volumen. La actuación del push pull variará los estados de la circuitería entre modo serie y modo paralelo. Adjuntamos un gráfico en el que se pueden apreciar las diversas combinaciones de pastillas en modos activos y pasivos.

Sumamos ahora el tradicional selector de tres posiciones que pasa de posición puente a la suma de ambas pastillas, para llegar a la selección mástil en su última posición. Echa cuentas: tres combinaciones de pastillas + modo A o B de push pull volumen y modo A o B de push pull tono. Esta suma de posibilidades se traduce en un espectro tonal especialmente amplio. En resumen, el instrumento muestra una contundente versatilidad en lo que a electrónica y colores tímbricos se refiere.

El hardware
Muy probablemente, éste es el apartado más espectacular de la ZT3. El corte del mástil sin pala es, evidentemente, la primera sorpresa. Y ésta, a su vez, va encadenada a la forma en la que sujetamos las cuerdas y a la manera de afinar desde el puente.

El trémolo, por su parte, es la pieza más espectacular y novedosa de la guitarra. Se trata de un sistema capaz de transponer el tono del instrumento mediante sus cinco posiciones. Es algo parecido a lo que hace una guitarra “electrónica”, capaz de afinar mediante simulaciones, sólo que en este caso la transposición es real puesto que lo que varía es la tensión de las cuerdas. Y todo ello a través de un sencillo movimiento de la palanca de nuestro trémolo.

Leyendo acerca de estas innovaciones, cabe preguntarse sobre la estabilidad en lo relativo a la afinación. Tengo la guitarra entre mis manos y os cuento en base a una realidad tangible. La he sometido a las más salvajes tensiones, cometiendo todo tipo de barbaridades para ver su respuesta. Puedo constatar que es una de las guitarras más precisas y estables que he probado en los últimos tiempos en cuanto a octavación/afinación. Sus revolucionarios sistemas no sólo funcionan, lo hacen de maravilla y con absoluta exactitud.

El sonido
Hasta ahora, hemos analizado el diseño, los materiales de construcción, la electrónica y el hardware. Todas las parcelas mencionadas han superado con nota las pruebas y valoraciones ISP Música. Pero llega el momento de la verdad: ¿Cómo suena? Sería casi imposible que una guitarra de arce, con un sistema de afinación perfecto y unas pastillas Gibson USA Custom Voice sonara mal, ¿no crees? En efecto, la guitarra es francamente impecable.

Realizamos pruebas en limpios, saturados y distorsiones. Aunque la apariencia humbucker te dé impresión de rollo gordote, has de saber que la ZT3 tiene unos agudos cristalinos. Brillo con cuerpo y extremo ataque si lo pedimos. Nada que envidiar a los sonidos más punzantes que conozcas.

En cuanto a saturaciones, puedes desenvolverte en cualquier terreno que se te ponga por delante. No obstante, el tramo en el que me ha resultado más poderosa, dentro del rollo peleón, es en la distorsión extrema. Posee un brillo acompañado del grosor de la doble bonina realmente magnífico. La cantidad de armónicos y sutilezas que podemos sacar a sus notas es propia de los instrumentos pata negra. También el sostenimiento (sustain) juega un papel importante en la onda de sus sonidos más cañeros.

Conclusiones
Es peleona, mucho, pero sus resultados en limpio no dejan nada que desear, posee brío, ataque y mordida. Por otra parte, y considerando los armónicos, la limpieza de ejecución, el trémolo matemático, su riqueza en matices y su confortable tacto, me atrevería a afirmar que se trata de una de las guitarras más poderosas que nos ofrece el mercado en el área de las saturaciones e instrumentos estilizados.

El hardware, como he mencionado, es revolucionario y extremadamente efectivo. Gran tacto, gran afinación, mucha versatilidad y extraordinario sonido. ¿Qué nos falta? Poder pagarla. Si no buscas un rollo vintage de garaje británico sino más bien una guitarra precisa, clara y cañera, y tu presupuesto ronda los 1.000 €, que es aproximadamente por lo que la podrías conseguir, te recomiendo encarecidamente que la pruebes. Es una guitarra distinta y muy apetecible.

Dada su precisión, armónicos, sustain y fantástica construcción, ahora entiendo por qué McKee eligió la marca como su compañera en el ámbito eléctrico.

email  facebook rec  Twitter rec  Google rec  Printrest rec  Linkedin rec  RRSnews rec